AutorentingAuthor website

Un paseo por el acebal de Garagüeta

Localizado en Soria, es el mayor de la península

Hemos hecho un alto en nuestro deambular por Rutas Sagradas para invitar al lector a penetrar en el acebal de Garagüeta, un lugar mágico y sagrado, pues así lo fue en la antigüedad y con las nuevas teorías sobre «baños de bosque» también lo es hoy.

El momento no puede ser más oportuno. Puesto que se trata de un acebal, es en esta época del año cuando sus ramas, de intenso color verde, se adornan con infinidad de bayas rojas, muy rojas. Por si esto fuera poco, el paisaje que se abre desde el bosque se extiende infinito por pueblos y tierras de Soria, hasta alcanzar el Sistema Central, Picos de Urbión o el Moncayo.


El acebal de Garagüeta es la dehesa boyal de los pueblos de Arévalo de la Sierra, donde se encuentra la Casa del Parque, y Torrearévalo, en la zona norte de la provincia de Soria. No se sabe de dónde procede su nombre, pero su uso ganadero ha sido uno de los factores claves para que haya llegado a nuestros días. Lo cierto es que en su conservación ha jugado un papel muy importante el ganado, vacuno y caballar. Incluso su perímetro inferior, que presenta en muchos casos una especie de orla de hojas punzantes, no es otra cosa que su defensa natural contra el ramoneo del ganado, ausente en su parte alta, de hojas más ovaladas y sin púas.

Situado en la ladera meridional de la Sierra de Montes Claros o del Alba, hoy es todo un placer pasear por Garagüeta. Sólo hay que pensar que guarda una de las masas continuas de acebo más grandes de Europa y que 180 hectáreas, de las 406 que tiene, son masa pura de acebo.

Más allá de la protección del propio acebo, efectuada en 1991 para evitar las podas con fines ornamentales, el espacio cuenta con algunas figuras de especial protección. Pertenece a la red Natura 2000, está declarado zona ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves) y LIC (Lugar de Importancia Comunitaria). Además, desde 2008, está declarado Reserva Natural.


El mayor de la península

Se cree que es de origen natural y que procede de la degradación de los bosques de roble y haya de la zona, en los que se encontraba el acebo como especie acompañante. Bosques de estas especies se pueden encontrar en el entorno, pero no en el acebal, de donde han desaparecido.

En nuestra opinión, la explotación ganadera tradicional en la zona, dada la escasez de tierra fértil, puede ser otra de las causas de la existencia de este bosque. Si era necesario alimentar al ganado en los meses fríos del invierno, las ramas de acebo siempre fueron un buen recurso. Esta idea también se ve apoyada por el hecho de que la Cañada Real Soriana Oriental bordee el acebal por el cordel de la sierra, de manera que los ganados trashumantes podían utilizar la dehesa a partir junio, de lo que sacarían provecho económico los pueblos.

Tradiciones sagradas y medicinales

Lo cierto es que en muchos países europeos, el acebo es un árbol sagrado, el árbol de la buena suerte. No sólo es que se utilizara en las casas para alejar malos espíritus, es que sus ramas se utilizaban para limpiar las chimeneas y dejas penetrar mejor a los espíritus buenos (incluido Santa Claus). Por añadidura, sus ramas han estado presentes, desde época celta, en las fiestas del solsticio de invierno.

Antes de navidad, desde el acebal de Garagüeta saldrán unos 3.000 kilos de acebo soriano hacia el resto del país para adornar las fiestas y las casas y conseguir suerte y prosperidad. Se trata de las ramas resultantes de la poda, controlada y cuantificada por la Junta de Castilla y León, que comercializa una pequeña empresa soriana, El Acebarillo.


Tradicionalmente, el acebo ha sido empleado para usos medicinales, pero no las bayas, que son tóxicas. Con la corteza y las hojas se hacen decocciones e infusiones para tratar el resfriado, la fiebre y la gripe. Las hojas también tienen propiedades antireumáticas y diuréticas.

Pero hay otro aspecto que invitamos a tener en cuenta. Desde 1982, la Agencia Estatal de Japón inició la llamada «terapia del bosque» o la práctica del «Shinrin-yoku». Surgió para dar valor a los bosques, que cubren casi dos terceras partes de la superficie del país, y al mismo tiempo canalizar la demanda de contacto con la naturaleza de la creciente y estresada población urbana. Inspirada en tradiciones sintoístas y budistas, ha heredado de ellas los efectos beneficiosos de estar en contacto con la naturaleza a través de los cinco sentidos.

Un paseo por Garagüeta puede no sólo resultar placentero por la belleza de su paisaje, por su color y calma naturales, o por sus curiosos sestiles, que son las sendas que se abren entre las masas densas de acebos, casi cuevas naturales donde se refugian animales domésticos y salvajes. Un paseo puede aliviar males de nuestra sociedad. La neurobiología ha demostrado que pasear por un bosque disminuye la actividad del córtex prefrontal, la parte del cerebro donde residen las funciones cognitivas y ejecutivas, desplazándose la actividad a otras partes del cerebro relacionadas con la emoción, el placer y la empatía.


La comunicación con la naturaleza está vinculada a nuestros genes, porque hemos tenido que adaptarnos a ella durante muchos miles de años. ¿Qué mejor forma de sentirnos de nuevo en contacto con ella que a través de un bosque como el de Garagüeta?

 

Esther de Aragón

www.damadelsur.com

Puntos de interés

Por si todo ello fuera poco, a lo largo del paseo se pueden observas otras cosas de interés, como una choza de pastor -aquí llamado turruca-, los canchales de época glaciar o los castros celtíberos señalizados a través de un pequeño recorrido. Y, además, los pueblos de piedra del entorno, perdidos y bellos, la gastronomía tradicional de la zona -y las setas en esta época-, las casas fuertes de cuando La Mesta, los bosques de hayas y robles de la zona… todo un paraíso para los amantes de la naturaleza y la tradición.

Información práctica

Cómo llegar: El acebal de Garagüeta se encuentra al norte de Soria capital, a unos 25 km de ella, sobre los pueblos de Arévalo de la Sierra y Torrearévalo.

Información práctica. No hay problemas de alojamiento en la zona, gracias a las casas y hoteles rurales. Recomendamos: http://www.sorianitelaimaginas.com/