AutorentingAuthor website

Sinagoga del Agua. La celebración del solsticio y la creación

Rutas Sagradas. Lugares míticos y mistéricos de España

Nadie puede decir que el suelo de la península esté agotado, por lo que a descubrimientos se refiere. Cada día, en cada tierra, en cada ciudad, aparecen testigos de nuestro denso pasado y no importa si parece ya agotada la posibilidad de que surja algo nuevo, siempre hay más.

Esto es lo que ocurrió en la jienense ciudad de Úbeda hace unos pocos años. La maravillosa ciudad -Patrimonio de la Humanidad junto a su vecina Baeza por la profusión de sus edificios renacentistas- sorprendió al mundo al recuperar una sinagoga del siglo XIV, o quizás anterior. En 2007, un empresario compro varias casas en el casco histórico de la ciudad para convertirlas en apartamentos. Cuál no sería su sorpresa cuando fue a dar con lo que después se interpretaría como una sinagoga de, al menos, el siglo XIV. Paralizó las obras y decidió recuperar la construcción y convertirla, desde 2010 que abrió sus puertas, en un centro de actividades y de conocimiento orientado a las tres culturas que convivieron de forma más o menos pacífica: judía, musulmana y cristiana, con especial atención hacia la primera.

Los estudios de la judería ubetense, con la aparición de la Sinagoga del Agua, han de ser revisados. Puede que estemos ante una sinagoga clandestina, puede que hubiera judíos distribuidos por la ciudad en alguna época. Serán los nuevos estudios los que indiquen el porqué del emplazamiento de esta sinagoga y su relación con el resto de la comunidad judía de la ciudad. Pero el hallazgo ha cambiado la forma en cómo vemos la historia de los judíos en Úbeda tras la expulsión en 1492.


Solsticio en la sinagoga

Si el pasado musulmán de nuestra historia es tan evidente como profundo, el legado del pueblo judío no es menos importante ni influyente en la construcción de nuestra identidad como pueblo y nación. Siendo numerosas las construcciones que nos recuerdan ese pasado, hemos seleccionado esta sinagoga por las singularidades que presenta. Si la casa de enseñanza cabalista de Isaac «el ciego» en Girona -autor del libro Sefer ha bahir
o Libro de la Claridad-, la Sinagoga del Tránsito de Toledo o la judería de Hervás nos traen hasta hoy el perfume de una espiritualidad singular y específica -la de los sefardíes- , la sinagoga de Úbeda nos propone una visita especial. Una visita especial que el viajero debe procurar que se produzca un 21 de junio, el día del solsticio de verano.

Destinada a la discreción

Después del edicto de expulsión promulgado por los Reyes Católicos, fueron muchos los judíos que optaron por bautizarse y no abandonar Sefarad. Otra cosa fue que muchos de ellos mantuvieran sus costumbres y creencias religiosas, siendo su piedad cristiana solo una apariencia, pero lo cierto es que estos conversos dejaron una fuerte impronta como anteriormente la dejaron los judíos antes de la expulsión. Por eso, no es raro que dispusieran de «sinagogas clandestinas». Sin embargo, nuestra opinión es que la sinagoga de Úbeda era especial, además, porque en ella se celebraba una ceremonia cabalista: la de la creación.

En la visita a la sinagoga, lo más llamativo está abajo. En una pequeña sala abovedada veremos unas escaleras que descienden a un pequeño estanque con agua. Es un mikveh
o lo que es lo mismo, un estanque de purificación para los rituales judíos.


El mikveh

Este baño purificador está destinado principalmente a las mujeres. A las novias -también a los novios- antes del casamiento y a las mujeres, en general, después de la regla y del parto. Asimismo, se utilizaba para aquellos que se convertían al judaísmo. En cuanto a los hombres, debían sumergirse en el baño ritual después de emisiones nocturnas, antes de la celebración del Sabat y en cualquier otra situación que requiriese una purificación espiritual.

Sefarad, la casa de la cábala

No es aventurado afirmar que nuestra tierra fue el lugar principal de estudio y expansión de la cábala, toda vez que su obra más famosa tuvo aquí su cuna: el Sefer ha Zohar o Libro de los Esplendores. Sobre ésta no hay duda para los especialistas en que su autor fue un rabino español llamado Moisés de León y vio la luz en el siglo XIII, posiblemente, en Guadalajara. Es tal su importancia que ha sido llamada «la Biblia de la Cábala». Esta forma de conocimiento alcanzó entre los judíos sefarditas cotas esotéricas que iban más allá de la ortodoxia rabínica. Es el mismo caso que entre los sufíes o los cristianos gnósticos. Corrientes de pensamiento que necesariamente se movían al margen del control de los guardianes de lo que se debía pensar y creer y lo que no.

Esta cábala está hoy prácticamente perdida -o al menos en manos de muy pocos- pero la Sinagoga del Agua tal vez nos muestra de un modo más evidente y físico la prueba de ese conocimiento. A través del fenómeno lumínico del día de San Juan.

Ese día -precisamente el del Bautista cristiano- un rayo de luz que entra por una trampilla del piso superior incide en el arranque de la escalera y «baja» los peldaños hasta sumergirse en el agua. Es la propia luz la que purifica el agua, un agua -que sólo luego- será capaz de purificar al que se bañe en ella.


La construcción

Resulta curioso que parte del edificio de la Sinagoga fuera después la Casa del Inquisidor, quien, mirándolo bien, debe aún andar penando por haber tenido que dormir en lo que fueron las dependencias del rabino y sobre una sinagoga escondida entre cascotes y muros. Tras su restauración, la Sinagoga del Agua ha sido acondicionada para conocer la cultura sefardí, por lo que se han añadido pinturas, cerámicas, documentos y elementos decorativos propios de un lugar como éste. La visita empieza por la Sala del Inquisidor, que debía ser parte de las estancias del rabino, como el patio porticado que le sigue y que hace de antesala de la propia sinagoga, a la que se accede por la Puerta del Alma, original del edificio. El interior de lo que es la sala de rezo está dividido por dos arcos y cuenta con siete pozos comunicados entre sí. Por debajo, como hemos dicho, queda el Mikvéh, el lugar donde se efectuaban el baño ritual de purificación, además de otros dos espacios.

Esther de Aragón

www.damadelsur.com

Ficha técnica de Rutas Sagradas

  • Título: Rutas Sagradas. Lugares Míticos y Mistéricos de España
  • Sebastián Vázquez y Esther de Aragón
  • Ed.: La Esfera de los Libros, Col. Palmyra. Madrid, 2015