AutorentingAuthor website

Las motos eléctricas mejoran las cifras de las flotas profesionales

Sólo en carburante hay una diferencia de 467 euros

Menores consumos, mantenimientos e inversiones, emisiones nulas y mayor movilidad, sobre todo en ciudad, son las principales ventajas que las motos eléctricas ofrecen a las flotas profesionales. Por ello, día a día ganan adeptos y se convierten en una alternativa rentable y limpia para las empresas.


Consumo, reducción de emisiones o personalización de los vehículos son algunas de las ventajas de las que se benefician las flotas profesionales que apuestan por contar con unidades sostenibles en su equipo. Sólo en gasto de carburante, la diferencia entre gasolina y electricidad es de cerca de 467 euros, ya que la carga de la batería tiene un coste estimado de 72,58 euros anuales, mientras que para los mismos kilómetros, el gasto de gasolina sería de 540 euros al año. En cuestión de emisiones no hay color, porque mientras las motos eléctricas no producen emisión alguna, las de combustión generan al año 1.037 toneladas de CO2. Y aunque sí dejan huella de carbono, comparativamente es inapreciable.

Un beneficio adicional viene de la mano de los costes mantenimientos. Los consumibles de la opción eléctrica son básicamente neumáticos y pastillas de frenos. Por el contrario, el motor térmico requiere de aceites, desgastes por rozamiento y tubo de escape, entre otros. Es decir, el ahorro se cifra en más de 300 euros anuales por cada moto.


Estas virtudes las evalúa José María Cuadrado, director de Operaciones de Transportes Autónomos por Carretera, distribuidor de las motos eléctricas Scutum S02 en España, que asegura que «las amplias características de movilidad que poseen los vehículos sostenibles permiten a los empleados desarrollar su trabajo de forma cómoda y las compañías dan respuesta en su compromiso con la huella medioambiental». Es por ello que las necesidades en materia de movilidad sostenible aumentan cada vez más en las flotas de servicios municipales, instituciones públicas y empresas de delivery. El sector del vehículo eléctrico ha visto como cada vez tiene más interés no sólo por los beneficios medioambientales, sino también por las ventajas empresariales que suponen para las compañías que apuestan por este tipo de movilidad ecológica.

Rentabilidad

Por otro lado, desde Transporte Autónomo por Carretera (TAC), fabricante español de las motos eléctricas Scutum, aseguran que la inversión necesaria para la adquisición de sus modelos se recupera en función del uso. Así, cuanto mayor es la utilidad de la moto por parte de los empleados, mayor es la rentabilidad de la misma. Un punto fuerte de TAC, compañía compuesta por dos grupos familiares con amplia experiencia en el mercado de la energía, automoción y servicios a nivel internacional, Magaña y Cosmen, son sus acuerdos de colaboración con empresas de renting, que ofrecen sus servicios/productos para facilitar la adquisición de motos eléctricas a través de una reducida cuota mensual (un buen momento teniendo en cuenta situación de los tipos de interés).


TAC, que tiene como objetivo acompañar a la movilidad eléctrica en España desde su nacimiento hasta su consolidación, señala que la transformación hacia el vehículo eléctrico es una realidad. Su director de Operaciones resume algunas de las características de las Scutum, de las que dice «son motos eficientes, soportan una carga de hasta 150 kg, alcanza los 80 km/h y responde a 3 modalidades de conducción», lo que posiciona a «las flotas municipales y profesionales que adquieren estas motos eléctricas como ejemplo a seguir en cuanto a movilidad sostenible».

Juan Luis Franco