AutorentingAuthor website

SsangYong Rodius: salón con ruedas

Tan amplio como siempre, mucho más estético y con un motor turbodiésel moderno y muy silencioso, el Rodius suma muchos argumentos para ser un triunfador.

Hasta ahora, el Rodius era para muchos un candidato permanente al infame título del coche más feo del mercado. Sin embargo nadie duda de sus virtudes pues, desde su aparición en 2005, el gran monovolumen de siete plazas coreano ha sido un éxito de ventas gracias a su gran amplitud interior, robustez contrastada, y a un precio inferior a todos sus rivales.

SsangYong Rodius: salón con ruedas

Con la reciente renovación, el patito feo se ha vestido de gala y muestra un renovado frontal, con parrilla y faros al estilo de los nuevos modelos de la marca y una parte trasera totalmente nueva, ahora mucho más elegante, al estilo de los grandes monovolumen de la competencia.

Espacioso y versátil
El interior, con el suelo totalmente plano, es tremendamente espacioso y versátil, con siete plazas totalmente aprovechables, infinidad de variaciones en la colocación de los asientos y un maletero, con todos las plazas ocupadas, de 875 litros de capacidad, tan grande que permite guardar el equipaje de las siete personas. Este dato marca la diferencia, porque el mayor maletero de los modelos de siete plazas de la competencia, el Lancia Voyager, no pasa de 510 litros.

Aunque no se puede decir que el acabado sea refinado, los materiales y ajustes del habitáculo han mejorado apreciablemente, con plásticos de tacto blando en la parte superior del guarnecido de las puertas delanteras y parte del salpicadero. No hay cortinilla que oculte el maletero, pero los cristales están tintados para ocultarlo de miradas indiscretas.

SsangYong Rodius: salón con ruedas

La disposición de los asientos es de 2+2+3, con tres plazas en la tercera fila. Todos ellos se pueden desplazar hacia adelante o atrás, los respaldos ajustar su inclinación o abatir y los de la segunda fila parecen butacas, pues disponen de reposabrazos en ambos lados y una mesita plegable como en los aviones. Cada fila tiene luces propias en el techo, donde también se encuentra una pantalla de video abatible que se controla con un mando a distancia oculto dentro del gran baúl central entre los asientos delanteros.

El equipo de sonido está integrado en una pantalla táctil, en el centro del salpicadero, que también incorpora el navegador. Aunque tiene botones en el volante para controlar el volumen, tocar con los dedos la pantalla táctil para cambiar las emisoras, por ejemplo, requiere un dedo fino y bastante práctica.

Por detrás del volante aparece un velocímetro digital y los datos de consumo y autonomía del ordenador de a bordo. El cuadro de relojes está en el centro del salpicadero, como para que le hagamos poco caso.

SsangYong Rodius: salón con ruedas

MÁS SUAVE Y SILENCIOSO
Dejas atrás el anticuado propulsor de origen Mercedes, para montar un moderno 2.0 Diésel de 155 CV más eficiente, con raíl común, turbo de geometría variable y distribución por cadena. La diferencia fundamental es que el nuevo se muestra tremendamente suave y silencioso, con una gran facilidad para revolucionarse, eso sí, siempre que el cuenta vueltas marque por encima de las 1.400 revoluciones; por debajo de ahí apenas hay fuerza para nada y hay que estar atento para reducir de marcha cuando esto suceda.

La caja de cambios de seis marchas, con grandes desarrollos de la quinta y sexta, permite circular con muy poco esfuerzo mecánico, aprovechando que el propulsor ofrece su mayor par desde sólo 1.500 revoluciones. Los recorridos de la palanca son largos y, si queremos suavidad, es preciso marcar bien los pasillos para no equivocar la marcha a introducir. Como la primera y la marcha atrás están muy juntas, delante y a la izquierda, es fácil equivocarse y salir hacia atrás, cuando pensábamos haber engranado la primera, provocando una situación, digamos ‘embarazosa’.

Opcionalmente (2.500 €) puede equipar una automática de cinco, de origen Mercedes.

TRAGAMILLAS
La fuerza del motor se transmite a las ruedas traseras. La dirección, con más de tres vueltas y media entre topes, es quizás demasiado suave y obliga a que el conductor esté atento y se anticipe a las curvas, pues la blanda suspensión, totalmente independiente, provoca balanceos en la carrocería que pueden llegar a ser excesivos, al enlazar las inercias hacia uno u otro lado.

SsangYong Rodius: salón con ruedas

Debido a su gran tamaño y distancia entre ejes, el Rodius no se encuentra a gusto callejeando por la ciudad. Agradece una conducción tranquila, por autovía o carreteras con pocas curvas, disfrutando de su cómoda suspensión y silencioso motor. Aunque los casi dos mil kilos de peso en vacío se dejan sentir, en autopistas y vías despajadas no es difícil alcanzar su velocidad máxima y mantener velocidades de crucero por encima de lo permitido. Sin necesidad de ir tan rápido, este gran monovolumen supera los baches con aplomo, transmitiendo seguridad a sus ocupantes, y apoyado en unos frenos de disco potentes, especialmente diseñados para su elevada masa.

Su alta cifra de par permite viajar cómodamente cambiando de marcha pocas veces incluso a plena carga. Declara un consumo medio de 7,5 litros cada 100 kilómetros algo, que en nuestra prueba hemos superado por poco, registrando una media de 7,9 litros de Diésel, lo que no es mucho para su tamaño.

Se revela así como un gran rodador, ideal para viajes frecuentes, y muy apropiado tanto para usos familiares como profesionales.

TAMBIÉN 4X4
A todas sus virtudes, añade la posibilidad de equipar tracción 4×4, conectable en marcha hasta 70 km/h, siendo el único monovolumen del mercado con reductora, que puede ser muy útil para superar grandes pendientes en mal estado o arrastrar pesados remolques.

Tres son los acabados disponibles: Básico, Premium y Limited. Desde el primero dispone de aire acondicionado, doble airbag frontal y lateral con pretensores, control de estabilidad, “bluetooth” y anclajes Isofix en la segunda fila, entre otros. El Premium incorpora una cámara de visión trasera para facilitar los aparcamientos y el acabado Limited incluye asientos de cuero calefactables y techo solar.

SsangYong Rodius: salón con ruedas

Se ofrece con 5 años de garantía, desde 28.280 € si se matricula como un turismo, a lo que se pueden restar hasta 8.000 €, sumando las ayudas del plan PIVE, promoción de la marca y descuento a los poseedores de un Rodius de la generación anterior.
Comparen precios: No hay quien dé más coche por menos dinero.

MIXTO ADAPTABLE
El Rodius también puede matricularse como vehículo «mixto adaptable», lo que supone un importante descuento sobre el precio final ya que paga menos impuestos, pero también implica limitaciones (como que no se pueden superar los 100 km/h o la necesidad de pasar la ITV con mayor frecuencia).

J.Miguel Quintana


FICHA TÉCNICA SSANGYONG RODIUS

MOTOR

  • Disposición: Delantero longitudinal
  • Nº cilindros: 4 en línea
  • Cilindrada (c.c.): 1.998
  • Nº válvulas por cilindro: 2
  • Alimentación: Inyección directa por conducto común, turbo de geometría variable
  • Potencia máxima/rpm: 155 CV/4.000
  • Par máximo/rpm: 36,7 Nm/1.500-2.750

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: Trasera
  • Caja de Cambios: Manual, 6 velocidades
  • Dirección: Cremallera asistida hidráulica
  • Diámetro de giro: 12,2
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Discos ventilados

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente, paralelogramo deformable, muelle y barra estabilizadora
  • Trasera: Independiente, paralelogramo deformable, muelle y barra estabilizadora
  • Neumáticos: 235/60 R16

PESO Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.968 kilos
  • Long./Anch./Altura: 5.130/1.915/1.850 mm
  • Capacidad del depósito: 80 litros
  • Capacidad del maletero (min./max.): 875/2.583 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: N.D.
  • Velocidad máxima: 180 km/h
  • Consumo urbano: 9,8 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 6,4 l/100 km
  • Consumo medio: 7,5 l/100 km

EuroNcap: N.D.