AutorentingAuthor website

Škoda Fabia Style 1.0 TSI 110 CV 6 vel.

Más atractivo, más seguro y mejor equipado

El número 1 en ventas de la marca checa ha pasado por el quirófano para someterse a un ligero rediseño que le mantenga en la brecha, al menos, dos años más. No han sido muchos los cambios, pero ha rejuvenecido y ha ganado en atractivo, en seguridad y en equipamiento tecnológico. Y, de paso, se ha reajustado la mecánica para reducir las emisiones.


Cuando está a dos años de la llegada de la nueva generación, desarrollada sobre la plataforma MQB A0, la misma que emplean Audi A1, Seat Ibiza y Volkswagen Polo, y que significará un verdadero salto cualitativo, tanto a nivel tecnológico como de eficiencia, el Fabia hace un alto en el camino para «ponerse guapo» y seguir compitiendo con garantías frente a sus rivales. Y en ese alto, aprovecha también para introducir nueva carga tecnológica y que el comprador no eche nada de menos; es decir, para que se sienta totalmente satisfecho. El resultado, a la vista queda, el tonificado Fabia es mucho más elegante, avanzado, tanto por fuera como por dentro, seguro y no pierde por el camino ni un ápice de esas condiciones que lleva grabadas a fuego en su ADN y que le convierten en un modelo práctico, amplio, dinámico y cargado de soluciones inteligentes y económicas y que, en suma, honran a uno de los modelos con mejor relación precio-equipamiento del mercado.

Nada mejor para adentrarnos en los cambios que hacerlo en la versión más potente y una de las mejor equipadas de la gama, que además incorpora algunas de las opciones más novedosas, interesantes y, si lugar a dudas, recomendables. ¿Listo?, pues arrancamos el Fabia Style 1.0 TSI de 110 CV con cambio manual de 6 velocidades (también disponible con cambio DSG de 7 relaciones).

Estéticamente, recibe un nuevo frontal, en el que estrena paragolpes, parrilla del radiador en forma de panal de abeja y faros antiniebla, y añade la posibilidad de incorporar, por primera vez, ópticas led con encendido y apagado automático. Dichos faros, que son más luminosos, consumen menos y duran más que los halógenos, emplean una led para las luces largas y cortas (éstas emiten el 66% más de luz) e integran, en una segunda led, la iluminación en curva, función que en las versiones con halógenos corresponde a los antiniebla. Otras cuatro led se encargan de las luces diurnas y de estacionamiento. Estos faros, opción que cuestan 755 euros y contempla también pilotos traseros led, son los que traían nuestra versión y, dicho sea de paso, emiten un amplio espectro de luz más clara que los H7 de serie, por lo que si vas a hacer muchos kilómetros son altamente aconsejables.


En el lateral apenas recibe cambios y sigue contando con cortos voladizos delantero y trasero, si bien estrena diseño de llantas de aleación de 16″ (Evora negras en nuestra versión de pruebas), que cubren mayor superficie en el paso de ruedas y transmiten un aspecto más deportivo, mientras que en la zaga, la única novedad es el rediseñado paragolpes, que incorpora en la parte inferior los catadióptricos.

Actualización interior

Los cambios en el habitáculo son leves y se centran en nuevo diseño gráfico para el cuadro de mandos y en la actualización de acabados interiores para la consola y asientos, que en el acabado Style son de microfibra. Los plásticos empleados son duros, si menoscabo de la calidad de terminación, que es bastante buena. Los asientos son ergonómicos, recogen bien el cuerpo en apoyos fuertes y su mullido es correcto. Se regulan en altura y profundidad, mismos ajustes que el volante, por lo que es sencillo acoplarse en el puesto de conducción. En torno a éste, mandos y huecos portaobjetos están ubicados con lógica y cerca del conductor. No olvida las «famosas» soluciones Simple Clever, que en esta área se centran en una papelera para residuos en el lateral de la puerta y un soporte para paraguas debajo de la plaza del copiloto. A ellas se suma el conocido rascador de hielo que, ubicado en la tapa del depósito del combustible, ahora puede utilizarse también para medir la profundidad de los neumáticos.


Aún siendo el Fabia uno de los modelos con mejor habitabilidad trasera de su segmento, la verdad es que no sobra ni longitud ni anchura, aunque de altura anda sobrado. Acomodo el asiento del conductor a mi metro ochenta de altura y detrás podría sentarse una persona de 1,75 metros sin rozar con las rodillas en los asientos delanteros. Si viajan tres adultos de envergadura normal (1,73 metros) surgirán «roces» a nivel de los hombros. Por eso, y porque el asiento central es más duro y nada anatómico, es un buen coche para que viajen dos personas detrás o tres niños, lo cuales tendrán a su disposición, si han adquirido la opción, dos puertos USB tras el apoyabrazos delantero. Los respaldos de dichas plazas son abatibles por partes asimétricas, incrementado la capacidad del maletero de 330 a 1.150 litros. Aunque no deja un piso plano, las tácticas «simplemente inteligentes», como redes de almacenaje, compartimiento de almacenamiento flexible, alfombra de doble cara, ganchos de amarre o perchas, amplifican su modularidad y configuran un espacio, de formas regulares, muy práctico. La boca de entrada es grande, por lo que es sencillo acoplar objetos voluminosos, pero su umbral está por encima del piso e incomoda la carga y descarga de equipaje pesado.

Seguro y conectado

Más importantes son las actualizaciones en materia de equipamiento, principalmente, en sistemas de asistencia a la conducción, donde el Fabia puede incorporar elementos como control de crucero adaptativo, detector de vehículo en ángulo muerto y asistente de salida de aparcamiento low o detector de fatiga, entre otros. Lástima el olvido del sistema de mantenimiento de carril, que habría puesto al Fabia a la altura de sus rivales más equipados. Igualmente bajo pedido son el control de velocidad Tempomat, el limpiaparabrisas automático, la cámara de visión trasera, el climatizador, los sensores de estacionamiento, la suspensión deportiva, el arranque y acceso sin llaves, los cristales trasero y laterales oscurecidos, el control por voz, el navegador… Respecto a este último, señalar que sólo es posible con el sistema Amundsen, que apareja pantalla táctil a color de 6,5″, es compatible con SmartLink+ (Apple CarPlay, Android Auto, MirrorLink y SmartGate) e incluye una segunda conexión Bluetooth y un punto de acceso Wi-Fi, amén de Škoda Connect, que contempla Infoentretenimiento Online –información de tráfico en tiempo real, informes meteorológicos, precios de gasolina y plazas de estacionamiento disponible–, Care Connect –Servicio Proactivo de conexión con atención al cliente o el taller y acceso remoto al vehículo– y llamada de emergencia.


Entre los elementos de serie más relevantes, el Fabia Style integra volante multifunción de cuero con control de radio y teléfono, luces diurnas led, aire acondicionado, ordenador de a bordo, Maxi DOT, limitador de velocidad, Bluetooth, elevalunas eléctricos delanteros y traseros (que pueden subirse todos a la vez desde el interior o desde mando a distancia), arranque sin llave, etc.

En cuestión de seguridad, son de origen el Front Assist con asistente delantero de frenado automático, luces automáticas, 6 airbag, control de estabilidad, control de tracción, bloqueo electrónico de diferencial XDS, asistente en pendientes y sensor de presión de neumáticos. Un elenco de sistemas que le llevaron a calificar con 5 estrellas, la máxima puntuación posible, en los test de EuroNCAP de 2014.

A prueba de torpes

No todos los conductores tienen las mismas habilidades al volante, pero todos pueden ponerse tras uno; ni todos los coches muestran las mismas dificultades de manejo, por lo que el agrado de conducción (mediante prueba) debería ser un criterio fundamental a la hora de escoger vehículo, más que el color o la estética. El sano, que no soso, comportamiento dinámico del Fabia le convierte en un modelo a prueba de torpes por sus reacciones predecibles, su «pisada natural» y su elenco de asistentes a la conducción y sistemas de seguridad. Pero también es un coche para divertirse, porque no le faltan ni agilidad ni potencia para disfrutar de amplias dosis de deportividad. El motor tricilíndrico turbo de inyección directa, acoplado al cambios manual de 6 marchas, espera al doctor Jekyll o al señor Hyde. Tú decides. Su mecánica 1.0 de 110 CV, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos y alcanzar 195 km/h, ha mejorado con nuevos materiales y cambios en los sistemas de aceite y refrigeración, que le hacen más resistente al calor, así como en la electrónica, además de incorporar filtro de partículas y optimizar los sensores para gestión y diagnóstico del sistema de filtración de las mismas para reducir sus emisiones.


Por ciudad, su potencia y par máximo, 20,4 mkg entre 2.000 y 3.500 rpm, caracterizan su elástico funcionamiento desde apenas 1.500 vueltas, de forma que se permite rodar a bajo régimen con marchas largas para rebajar el consumo, pero también sentir su rápida respuesta cuando pisamos el acelerador. Su contenido tamaño, no llega a los 4 metros de longitud, priorizan el ágil callejeo, a lo que contribuye la correcta asistencia de la dirección que, junto a los sensores y a la cámara posterior, facilitan el estacionamiento en los lugares más pequeños, mientras que la alerta de vehículo en ángulo muerto y el asistente de salida de aparcamiento, que a través de los sensores avisa mediante señales acústicas y visuales en la pantalla si hay riesgo de colisión por tráfico posterior, aportan seguridad. El sistema de arranque y parada automático del motor, de rápida y eficiente actuación, agrega unas décimas más de ahorro al gasto urbano, que Škoda homologa en 5,5 l/100 km y que durante la prueba no supero en ningún caso los 6,2 l/100 km.

Salgo a la carretera y la mecánica se muestra dócil y fácilmente controlable, pero si quieres unas reacciones más vivas, basta pisar el acelerador y mover el cambio, entonces el Fabia responde sin dilación a tus deseos y percibes su buena capacidad para acelerar y adelantar. La sonoridad del motor se oye en el interior, pero ni es acusada ni molesta. También el ruido de rodadura, que te acompaña durante el trayecto con un suave ronroneo que a los pocos minutos olvidas. Conecto el control de crucero adaptativo, marco la velocidad con el vehículo precedente y me olvido de radares, a la vez que me siento más seguro y sin una tizna de estrés. El fantástico equipo de audio me relaja y el tarado suave de las suspensiones me llevan en volandas kilómetro tras kilometro. Las curvas de amplio radio se las «traga» sin inmutarse y muestra nobleza en la trayectoria, sin requerir correcciones al volante.


En carreteras de montaña, sientes verdaderamente el brío y la deportividad del Fabia, que no se amilana ante encrespadas subidas ni ante las curvas más cerradas. La dirección copia tus deseos al volante, sin que se mueva ni un milímetro de la trazada. Las suspensiones contienen bien los balanceos y fijan con remachado aplomo las ruedas al asfalto. Muy colado hay que entrar para que te de una mala respuesta, pues el bloqueo electrónico del diferencial garantiza un comportamiento muy neutro. En cualquier caso, siempre cuentas con el respaldo del control de estabilidad, pero cuidado, que no obra milagros. Enlazando curvas rápidas es un fenómeno y se muestra diestro y veloz, con apoyos estables y salidas cargadas de tracción. Nada que objetar a los frenos, con correcta dosificación desde el pedal y distancias de frenada cortas.

Los asistentes a la conducción añadidos, junto al resto de mejoras, rejuvenecen al Fabia y lo mantienen en la brecha del éxito, donde presume de ser un coche muy equilibrado para uso particular y de renting. Su precio, 14.850 euros, demuestra, una vez más, la lógica que mueve al fabricante checo, fabricar buenos y equipados automóviles a un coste justo.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 3, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 999
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección directa de gasolina, turbo e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 110 CV/5.000-5.500
  • Par máximo/rpm: 20,4 mkg/2.000-3.500

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: Delantera
  • Caja de cambios: Manual, 6 velocidades
  • Dirección: Cremallera con asistencia eléctrica
  • Diámetro de giro: 10,4 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Discos

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente tipo McPherson, muelles helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Trasera: Rueda tirada con elemento torsional, resortes helicoidales y amortiguadores
  • Neumáticos: 215/45 R16

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.132 kilos
  • Long./Anch./Altura: 3.997/1.732/1.467 mm
  • Capacidad depósito: 45 litros
  • Capacidad del maletero (mín./máx.): 330/1.150 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,6 seg.
  • Velocidad máxima: 195 km/h
  • Consumo urbano: 5,5 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 4,0 l/100 km
  • Consumo medio: 4,6 l/100 km

EURONCAP: 5 estrellas (2014)