AutorentingAuthor website

Renault Zoe Bose 40 R110

A mayor potencia, mayor eficiencia

Esa parece ser la consigna adoptada por Renault en relación con el Zoe. Paradójico, pero real. El Zoe Bose 40 R110, en el mercado desde 2018, es un modelo eléctrico cuyas principales novedades son la incorporación de una evolución del motor R90, que aumenta la potencia hasta 108 CV, y del sistema R-Link Evolution, ahora compatible con Android Auto. Pero, ¿no ha habido cambios en el software? Renault asegura que no, pero su autonomía crece y se hace más llevadera.

Ante la llegada del Zoe 2, seguramente a finales de este año o principios del próximo y que dispondrá de mayor potencia, 130 CV, y mayor autonomía 400 km, gracias a un acumulador de alrededor de 90 kW, la marca del rombo evolucionó el anterior R240 en 2018 a R110, pasando de 92 a 108 CV. En principio, se trata sólo de un aumento de potencia. Y digo en principio porque la web de motor francesa Caradisiac llevó a cabo, por el mismo recorrido a las afueras de París, una prueba de consumo del R110, con el que consiguió recorrer 565 km, 170 km más que con el R90, situando al Zoe como el tercer modelo con mayor autonomía, sólo por detrás del Tesla S 100D y del Opel Ampera-e. Si el motor eroga más potencia y la batería es la misma de 41 kW, ¿cómo es posible que recorra 170 km más? Posiblemente, haya mejorado el software.


Cierto es que la mayoría de los conductores no conseguiremos recorrer esa distancia con el Zoe R110, pero también lo es que su autonomía ha ganado muchos kilómetros y, hoy por hoy, es una alternativa viable a los modelos de combustión, sobre todo, en ciudad y en recorridos interurbanos. En este sentido, resulta ilustrativo un vistazo al II Estudio de Eficiencia de Vehículo Eléctricos, elaborado por LeasePlan en base a más de 2.250 km recorridos por vías urbanas, interurbanas y autovías con cinco modelos eléctricos: Nissan Leaf, Renault Zoe, BMW i3, Hyundai Ioniq y Volkswagen e-Golf. En el mismo, el modelo francés es el que mejor autonomía demuestra, con 271 km en trayecto urbano, 289 en interurbano y 236 km en autovía.

Ante estos guarismos, y después de probar el coche por ciudad y carretera, me tentó repetir el ensayo Madrid-Valencia-Madrid, que en a finales de 2015 hicimos en Autorenting con el Zoe R240.

Más eficiente

Desde mi punto de vista, el Zoe R110 con batería de 41 kW, respecto a aquel R240 con batería de 22 kW, ha ganado algo más que potencia y prestaciones. Con una autonomía WLTP homologada de 300 km, ahora es más eficiente. De hecho, conduciendo por autovía, a una media de 90 km/h, el Zoe entra más veces en rodaje por inercia que lo hacia el R240. Y no sólo eso, sino que apenas tarda unos segundos en alcanzar de nuevo la velocidad de crucero cuando baja ligeramente de la misma y en descensos, por livianos que sean, entra enseguida en modo de recuperación de energía. Si el motor ha subido a 108 CV y en modo recuperación invierte su funcionamiento, es de suponer que también recargará más electricidad y, por tanto, su autonomía será mayor. Con esto, no quiero decir que sea un modelo para realizar largas «tiradas», pero sí para afrontar medias distancias con garantía; es decir, para todos aquellos que viven alejados de las grandes ciudades pero necesitan ir a ellas a resolver asuntos, o para quienes viven en sus alrededores y, con una carga, pueden ir y volver toda la semana de casa al trabajo, y viceversa.


En vías rápidas, si se van a hacer muchos kilómetros, lo más recomendable es utilizar el modo Eco (se activa desde un botón ubicado junto al cambio), que ahorra hasta el 10% de energía a cambio de limitar las prestaciones del motor y disminuir el rendimiento del climatizador. En cualquier caso, si queremos disponer de toda la potencia, por ejemplo, para adelantar, basta con pisar a fondo el acelerador para que el Zoe recupere todo su brío y realicemos la maniobra con la máxima celeridad. De hecho, la mejora de las prestaciones es otra de las grandes bazas del R110, que acelera de 0 a 50 km/h en 3,9 segundos (4,1 segundos el R90), de 0 a 80 km/h en 7,6 segundos (8,6 el R90) y de 0 a 100 km/h en 11,4 segundos (13,2 segundos el R90), además de recuperar de 80 a 120 km/h dos segundos más rápido que el R90.

Al volante, esas prestaciones mejoradas se notan claramente y el Zoe tiene una salida desde parado tan rápida como la de un turbo y, a una velocidad de crucero de 80, 90 o 100 km/h, recupera más rápido que un diésel de similar potencia con suavidad y sin ruido alguno, lo que eleva notablemente su agrado de conducción y confort de marcha y refuerza la seguridad en carretera ante adelantamientos, por ejemplo. Bien es cierto que a ese ritmo consume más batería, pero también lo es que una vez alcanzada la velocidad de crucero deseada es suficiente con tantear el acelerador para que mantenga dicho ritmo con muy poco gasto, más aún si la orografía es plana. Un vistazo al ordenador de a bordo, en la zona derecha del cuadro de instrumentos digital, lo refrenda con un consumo instantáneo muy bajo, que también puedes corroborar a través del flujo de energía (gráfico disponible en la pantalla central), que muestra el rodar por inercia o como alterna constantemente el uso de electricidad y la recarga de la batería. Pero, dicho sea de paso, se podría haber mejorado, sobre todo, porque dentro de la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi hay tecnología para ello, como la que incorpora el Mitsubishi Outlander PHEV, que mediante levas permite cinco grados de recarga de mayor o menor intensidad y el rodaje por inercia a demanda del conductor.

Respecto a los tiempos de recarga, Renault estima en 25 horas la doméstica a 10 amperios, si bien puede reducirse hasta 2 horas y 40′ a 22 kW e incluso el 80% a 1 hora y 40′ a 43 kW.


Ciudadano ejemplar

Por autopistas y autovías, por tanto, se defiende bien en distancias medias y lo hará mejor cuando las infraestructuras de recarga se amplíen. Eso es a nivel mecánico, porque en cuanto a chasis, las suspensiones se decantan por el confort, pero sin poner en entredicho el aplomo; es decir, absorbe bien los baches y al mismo tiempo contiene los balanceos de la carrocería para que los pasajeros no se quejen. Vira plano en curvas cerradas y el bajo centro de gravedad, dado que las baterías están bajo los asientos, le hacen muy dócil de manejar en carreteras reviradas, donde la respuesta instantánea del par motor le llena de potencia para salir cargado de agarre. Enlaza curvas rápidas con agilidad y el tren delantero siempre se ve bien asistido para redondear la curva por el trasero. La dirección eléctrica es un prodigio de suavidad y tersura, además de estar muy bien asistida para que las maniobras no supongan esfuerzo y, sin embargo, presente esa dureza justa para gobernar el volante sin tener que corregir en cada bache. Los frenos, con discos ventilados delante y tambores detrás, dosifican correctamente al pedal, proporcionan cortas distancias de parada y durante la prueba no registraron fatiga.

Su amplio campo de acción, con una buena versatilidad de uso y comportamiento dinámico por todo tipo de carreteras, crece hasta el límite en la ciudad y su entorno, porque es en estas zonas donde demuestra todo su potencial y política de buena vecindad, con ausencia de emisiones y ruidos y una excelente economía de utilización. Los 300 km de autonomía dan para mucho más de lo que te imaginas y su rango de empleo se extienda a ciudades cercanas. Por poner un ejemplo, en Madrid no es un coche sólo para callejear, que te abre las puertas a la zona centro, te ahorra dinero en aparcamiento, ya que no paga en el regulado, y te ofrece movilidad siempre que quieras, sea cual sea el protocolo de contaminación del Ayuntamiento, sino que además es un modelo muy válido para quienes viven en Segovia, Ávila, Guadalajara… y trabajan en la capital.

Su longitud, 4.084 mm, le hacen especialmente idóneo para moverse por la ciudad, mientras que su motor eléctrico le dota de buenas prestaciones para desenvolverse ágilmente por todo tipo de calles. Arranca como el más rápido de los gasolina en los semáforos, Stop o Ceda el paso y por vías de circunvalación, como la madrileña M-30 o M-45, no tiene problemas para mantener los límites de velocidad. Es más, alcanza los 90 km/h en modo Eco, lo que supone un importante ahorro de electricidad y, en caso de precisar de mayor velocidad, pisas a fondo el acelerador y sale de modo Eco para darte todo el potencial que lleva dentro. Más impresionante aún es cómo lo hace, porque la fuerza llega al instante y casi te deja pegado al asiento cuando necesitas subir de velocidad rápidamente, sin tiempos de demora ni baches de potencia.


Además, cuenta de serie con programador/limitador de velocidad, seleccionable desde la consola central y accionable desde los botones ubicados en el volante, lo que hace aún más cómoda la ruta y evita excesos que pueden derivar en multa. Lástima que no pueda incorporar ni como opción el control de crucero adaptativo, que mantendría la velocidad con el vehículo precedente, aunque todo indica que la nueva generación incluirá Traffic Jam Assist, que lo mantiene en el carril y conserva la distancia con el vehículo que llevamos delante, además de ser capaz de detenerse por completo en caso necesario. Tampoco cuenta con sistema de mantenimiento de carril ni testigo de vehículo en ángulos muertos, aunque es de suponer que los incorpore en la siguiente edición. Aún así, la buena asistencia de la dirección y la cámara trasera facilitan las maniobras de aparcamiento, a lo que se une el Z.E. Voice, que avisa a los peatones mediante un zumbido que el coche está cerca y puede apagarse, si se desea, desde un botón en el salpicadero.

Sencillo y habitable

En el interior, el Zoe recurre a plásticos duros y claros que transmiten sensación de amplitud (aunque producen molestos reflejos en el parabrisas) y los ajustes son buenos, incrementando la calidad percibida, a lo que también contribuye la lógica disposición de los mandos y la profusión de huecos portaobjetos. La mayor parte de las funciones se gobiernan desde la pantalla frontal del sistema de infoentretenimiento, ahora compatible con Android Auto, que parece flotar en la zona superior del salpicadero, a buena altura para que el conductor no precise retirar la vista de la calzada. Desde esta pantalla podemos observar el navegador, el flujo de energía, la eficiencia al volante, la calidad del aire o manejar el smartphone y el sistema multimedia, además de informar de puntos de recarga disponible y distancia hasta ellos. Por debajo de las salidas de aire frontales, se ubican los mandos del climatizador, de sencillo manejo; un vano portaobjetos con toma de 12 voltios, USB y entrada auxiliar, y la palanca de cambios de una sola velocidad. A su lado, los botones Eco y del programador/limitador de velocidad y, un poco más atrás, el tirador del freno de mano, que esperemos se sustituya en la próxima generación por un mando eléctrico. El cuadro de instrumentos, de fácil lectura y muy práctico, es una pantalla digital alargada que informa, entre otras cosas, de nivel y autonomía de la batería, eficiencia al conducir, flujo de energía y velocidad, además de mostrar los datos del ordenador de a bordo.


Los ajustes de volante y asiento de conductor te ayudan a conseguir una postura de manejo cómoda y rápidamente, mientras que el campo de visión es magnífico hacia todos los lados gracias a la posición elevada del asiento. Éste es cómodo y sujeta bien el cuerpo y, como el del acompañante, es calefactable. La amplitud delantera contrasta con la trasera, donde el espacio es justo en longitud y altura, aunque pueden viajar cómodamente dos adultos y un niño. El respaldo trasero es abatible de una sola pieza y amplía la capacidad del maletero de 338 y 1.225 litros, aunque no deja un piso plano ni el umbral de carga está al mismo nivel. Sin embargo, bajo el piso dispone de un amplio hueco para dejar el cable de recarga, los triángulos de emergencia y alguna cosa más, como un ordenador portátil.

El equipamiento de serie del acabado Bose contempla, entre otros elementos, climatizador, programador y limitador de velocidad, navegador en R-Link Bose con pantalla táctil de 7″, sistema audio prémium con 4 altavoces y 2 tweeters delanteros; retrovisores exteriores eléctricos, cámara de visión trasera, captador de toxicidad e ionizador (Pack Take Care by Renault), asientos delanteros calefactables con 3 niveles de intensidad… En materia de seguridad, baste decir que en 2013 obtuvo 5 estrellas EuroNCAP, certificándole como un modelo muy seguro.

En conjunto, si ya me gustó mucho el R240, el Renault Zoe Bose 40 R110 lo borda por sus mejores prestaciones y, sobre todo, por su mayor eficiencia y autonomía, además de por su bajísimo coste de utilización y mantenimiento. Sinceramente, creo que es un coche sobradamente preparado para ocupar plaza en el garaje de quienes tienen en la ciudad y sus alrededores su campo de acción, ya sea flotistas o para particulares.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Tipo: Síncrono con motor bobinado
  • Potencia máxima (CV/kW): 108 CV/80 kW de 3.395 a 10.886 rpm
  • Par máximo: 22,9 mkg de 500 a 3.395 rpm

BATERÍA

  • Tipo: Ion-litio
  • Ubicación: Central
  • Tensión total: 400 voltios
  • Capacidad: 41 kWh
  • Peso: 305 kg

CARGADOR

  • Tipo: Adaptable mono-trifásico
  • Recarga doméstica (10A): 25 horas
  • Recarga Green-up: 16 horas
  • Recarga a 3,7 kW (borne monofásico 16A): 15 horas
  • Recarga a 7,4 kW (borne monofásico 32A): 7 horas25′
  • Recarga a 11 kW (borne trifásico 16A): 4 horas 30′
  • Recarga a 22 kW (borne trifásico 32A): 2 horas 40′
  • Recarga (80%) a 43 kW (borne trifásico 63A): 1 hora 40′

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: Delantera
  • Caja de cambios: Automática, 1 marcha
  • Dirección: Cremallera con asistencia eléctrica
  • Diámetro de giro: 10,56 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Tambores

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente tipo McPherson, muelles helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Trasera: Rueda tirada con elemento torsional, resortes helicoidales y amortiguadores
  • Neumáticos: 195/55 R16

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.545 kilos
  • Long./Anch./Altura: 4.084/1.730/1.562 mm
  • Capacidad del maletero (mín./máx.): 338/1.225 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 50 km/h: 3,9 segundos
  • Aceleración de 0 a 80 km/h: 7,6 segundos
  • Aceleración 0 a 100 km/h: 11,4 segundos
  • Velocidad máxima: 135 km/h
  • Autonomía media verano: 300 km
  • Autonomía media invierno: 200 km
  • Autonomía WLTP: 300 km

EURONCAP: 5 estrellas (2013)