AutorentingAuthor website

Opel Corsa 1.4 GLP 90 CV Selective 5 puertas

Un Eco con muchísima autonomía

Impulsado por gasolina y gas licuado, el Opel Corsa 1.4 GLP 90 CV resuelve de un plumazo la dicotomía de quienes buscan libertad de movimiento en las ciudades y amplia autonomía para largos viajes.

La llave de las primeras está en la etiqueta Eco que luce en su parabrisas y la segunda está garantizada por los más de 1.000 km que puede realizar entre repostajes. Y todo ello, aderezado por una muy buena relación calidad-precio-equipamiento que, a poco que la marca alemana quiera, mejorará para dar entrada al Corsa de sexta generación.

Por regla general, lo primero que pensamos cuando escuchamos la palabra Eco asociada a un automóvil es «autonomía escasa». Tenemos en la cabeza los híbridos movidos por gasolina y electricidad, incluso los híbridos-enchufables y los eléctricos puros, aunque estos últimos no sean Eco, sino Cero Emisiones. En pocas ocasiones, ese Eco retorna como bifuel a nuestras neuronas, cuando los modelos de gasolina y GLP o GNC también se corresponden con dicha etiqueta de la DGT. Una etiqueta que permite el acceso a zonas como Madrid Central en episodios de alta contaminación, que se beneficia de una bonificación del 50% en aparcamiento regulado, que autoriza circular por el carril Bus-VAO independientemente del número de pasajeros que viajen en el coche, que pagan hasta el 30% menos en determinadas autopistas de peajes y que gozan del 75% de descuento en el impuesto de circulación durante los 6 primeros años desde su matriculación.


Ahora bien, ¿merece la pena pagar los 1.170 euros más que cuesta la versión BiFuel respecto al Corsa 90 CV sólo de gasolina? Son 13.801 frente a 12.631 euros, ambos con idéntico acabado Selective. La respuesta es rotunda, sí, y la razonamos. La libertad de movimientos que te da el Corsa GLP en el acceso a las ciudades no tiene precio, pero es que, además, elimina ese estrés que muchos usuarios sufren cuando en protocolos de contaminación no saben cómo van a acudir a su trabajo, sobre todo, si viven en ciudades y pueblos alejados y sin medio de transporte alternativo o escaso para desplazarse. En estos casos, dependen de un horario, de frecuencias de paso y de tiempo de trayecto, a lo que hay que añadir, en ocasiones, un viaje incómodo. Con el Corsa 1.4 GLP te olvidas de estas molestias. Te subes a tu coche, que cuenta con unas plazas delanteras holgadas, unos asientos ergonómicos ajustables en altura y profundidad y, con todos los mandos cerca de la mano, inicias un cómodo trayecto a tu destino. Si tienes que llevar a familia, amigos o vecinos, las puertas traseras facilitan el acceso a estas plazas, amplias para dos adultos y estrechas para tres, ya que la central es dura y más angosta que las laterales. Mochilas, maletines, maletas… tienen suficiente espacio en el maletero, que dispone de 285 litros de capacidad y si es necesaria más, abates uno o los dos respaldos traseros, porque también es modulable en este sentido, y dispondrás de hasta 1.120 litros, porque el depósito de gas se ubica en la zona reservada para la rueda de repuesto, sustituida por el kit reparapinchazos, y no resta hueco a la zona de carga.


Menor gasto con GLP

Bien acomodado a bordo, gracias a que el volante cuenta también con reglaje en altura y profundidad, inicias ruta hacia tu destino. Arrancas y el motor apenas suena ni transmite vibraciones al volante. Entonces decides si quieres viajar con gas o gasolina. Por defecto, el Corsa siempre arranca en gasolina, pero pulsado el botón LPG que hay a la derecha del volante utiliza gas licuado de petróleo. Con éste, el consumo aumenta cerca del 25% respecto a la gasolina, si bien su precio es casi el 50% inferior, lo que determina un ahorro importante. Concretamente, con los precios actuales de los carburantes, para recorrer 100 km con el Corsa gastarías 7,6 euros de gasolina (1,168 euros/l) o 4,5 euros de GLP (0,599 euros/l). El funcionamiento, la potencia y el par con uno u otro combustible son idénticos, porque en ningún caso notarás, ni tan siquiera cuando pasa de uno a otro en marcha, cambio alguno. Es más, como la combustión del GLP es más limpia que la de la gasolina hay menos riesgos de que se produzcan averías, a lo que hay que añadir un menor desgaste de pistones y cilindros, al ser el llenado de la cámara de combustión más homogéneo. Apuntan también desde Eurotaller que los cambios de aceite y filtros se amplían, ya que el lubricante registra menos desgaste y acumula menos residuos e impurezas. Dicho de otra forma, con el GLP no sólo ahorras en combustible, sino también en mantenimientos y averías.

Los primeros kilómetros transcurren por una carretera plagada de curvas y… baches. El Corsa traza con fidelidad por donde indicas, con una dirección bien asistida y suave de manejar; apoya estable en curvas y sale con muy buena tracción hasta de las curvas más cerradas. Las suspensiones están calibradas al milímetro para que sientas lo que sucede bajo las ruedas, pero sin restar confort de marcha ni permitir que las inercias deriven en los lógicos balanceos de la carrocería. Enlaza las curvas rápidas con pasmoso control y docilidad, lo que te infunde un elevado grado de seguridad al volante. Segunda, tercera, cuarta… las marchas entran con precisión y el agradable motor de 90 CV empuja con fuerza desde bajo régimen hasta la zona alta del tacómetro, con un elástico margen de funcionamiento y una respuesta rápida al acelerador. Recupera bien de 80 a 120 km/h, pero si lo queremos hacer con mayor celeridad es mejor reducir una o dos marchas, hay margen para ello. Oficialmente, Opel declara una aceleración de 0 a 100 km/h en 13,9 segundos y una velocidad máxima de 175 km/h, prestaciones más que razonables para utilización diaria. En el trayecto, abuso de los frenos con paradas al límite y ni ofrece una mala respuesta, con movimientos extraños, ni pierden eficacia en uso intenso; es más, son fácilmente dosificables desde el pedal.


Llego a la autovía y los primeros kilómetros están despejados. Subo a quinta y a 120 km/h el motor trabaja a medio régimen, por lo que en más de una ocasión echo mano a la palanca de cambios para introducir sexta. No la hay, y es una lástima, porque rebajaría el consumo sin perder agrado de conducción. La carretera empieza a llenarse y desconecto el control de velocidad, que no es adaptativo y toca prestar máxima atención a la circulación. En cambio, sí incorpora en el volante, junto a los mandos del regulador/limitador de velocidad, un indicador luminoso de distancia de seguimiento y alerta de colisión, incluido en el pack Seguridad junto a la alerta de cambio involuntario de carril (no corrige, sólo avisa, y si las marcas viales son muy claras), la alerta en caso de colisión y servicio de emergencia 24 h Opel OnStar, la cámara frontal Open Eye, el control inteligente de cambio de luces, los faros bixenón adaptativos, el reconocimiento de señales de tráfico… Un completo paquete que, sin embargo, deja fuera el detector de vehículos en ángulo muerto, que se paga aparte, y fue premiado por EuroNCAP con el premio Advanced. Y ya que menciono este organismo, señalar que el Corsa obtuvo cuatro estrellas en 2014.


Más beneficios y ahorros

A medida que me acerco a Madrid, a las 8 de la mañana, el atasco se hace insoportable. Viajo solo, pero no hay problema para coger el Bus-VAO, la etiqueta Eco me habilita para ello. Dicho y hecho y recorro en pocos minutos los que otros tardan horas. Reflexiono sobre las ventajas hasta ahora señaladas: menos gasto en el traslado y en mantenimientos, comportamiento magnífico, confort de marcha y ahorro de tiempo, y cada vez estoy más convencido que pagar un poco más por la versión BiFuel es un acierto. Mi ruta pasa por el centro de la ciudad y accedo sin temor a ser multado, otra ventaja Eco. Las contenidas medidas del Corsa agilizan el callejeo, bien apoyado por una dirección rápida y suave y un voluntarioso motor que acepta sin rechistar velocidades largas a baja velocidad, rebajando el gasto de combustible. Aquí es necesario observar que el Corsa no dispone de Start&Stop, pues como dije, el motor arranca siempre en gasolina y, aunque con GLP sus emisiones en marcha sean mayores que en parado, el balance al arrancar no compensa. Busco aparcamiento y casi cualquier hueco me vale, gracias a sus poco más de 4 metros de longitud, los sensores de aparcamiento y la cámara trasera que, de nuevo, me hacen la vida más fácil y, además, me ahorro el 50% en el aparcamiento regulado respecto a un coche similar gasolina o diésel.


Placer de conducción y confort de marcha son dos actitudes muy bien valoradas por los usuarios, como también lo es el equipamiento de origen, y el del acabado Selective es tan completo como personalizable. De serie incluye, entre otros elementos, 6 airbags, controles de estabilidad y tracción, ABS con asistente a la salida en rampa, luz diurna led, cierre centralizado con mando a distancia, aire acondicionado, elevalunas eléctricos delanteros y radio CD con conexión Bluetooth para smartphone, puerto USB y conexión auxiliar. Las opciones, por lo general, se agrupan en paquetes, como el mencionado de Seguridad, pero hay otros como el pack Conectividad (alerta en caso de colisión y servicio de emergencia 24 h Opel OnStar, 4 altavoces, Wi-Fi 4G, control por voz, navegador, pantalla táctil de 7″ y asistencia en caso de robo del vehículo) o el pack Design Line (cámara trasera, control inteligente de cambio de luces, sensor de aparcamiento trasero, climatizador digital y sensor de lluvia).

Llegamos al final y, como si de un eléctrico se tratase, queda preguntarse por las infraestructuras de recarga, en este caso de GLP. Pues con una autonomía de alrededor de 1.000 kilómetros con los depósitos de gasolina y GLP llenos, sería casi imposible no encontrar una estación de servicio con gas, pues hay más de 600 instalaciones de suministro por toda España.

Con muy pocos aspecto en contra e innumerables a favor, hago cuentas de los beneficios que reporta el GLP y la etiqueta Eco asociada a la versión BiFuel. El fiel de la balanza señala claramente que merece la pena pagar esos 1.170 euros de más por ganar libertad de movimiento y tranquilidad y ahorrar tiempo y dinero todos los días.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 4, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 1.398
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección electrónica de gasolina
  • Potencia máxima/rpm: 90 CV/6.000
  • Par máximo/rpm: 12,65 mkg/4.000

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: Delantera
  • Caja de cambios: Manual, 5 velocidades
  • Dirección: Cremallera con asistencia eléctrica
  • Diámetro de giro: 11 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Tambores

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente tipo McPherson, muelles helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Trasera: Rueda tirada con elemento torsional, resortes helicoidales y amortiguadores
  • Neumáticos: 195/55 R16

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.252 kilos
  • Long./Anch./Altura: 4.021/1.746/1.481 mm
  • Capacidad depósito: 45 litros
  • Capacidad del maletero (mín./máx.): 285/1.120 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 13,9 seg.
  • Velocidad máxima: 175 km/h
  • Consumo urbano: 9,8 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 6,4 l/100 km
  • Consumo medio: 7,7 l/100 km

EURONCAP: 4 estrellas (2014)