AutorentingAuthor website

Jeep Renegade 2.0 Multi-Jet II 140 CV Limited 4×4 Auto Active Drive Low

No hay fronteras

¿Todocamino o todoterreno? Esta es la primera incógnita que me planteó el Renegade camino de nuevas aventuras. Es la mejor combinación de ambos mundos en tamaño compacto, porque te ves con idéntica naturalidad circulando por la ciudad, por autopista o por pistas quebradas. Jeep ha dado en clavo con un modelo que se viste de duro para el trabajo diario y de etiqueta para los días de fiesta.


Para todos los públicos, para todos los días y para todos los ambientes, así es el Renegade. No me atrevería a definirlo como un SUV, porque pasa por sitios reservados a los más sofisticados y duros todoterrenos, pero luego, en carretera, te ofrece el confort y las prestaciones de una berlina.

Desarrollado sobre la Plataforma Small Global Modular Architecture, la misma que utiliza el Fiat 500X, el Renegade es el trabajo conjunto entre los ingenieros americanos e italianos de Fiat Chrysler Automobiles y el primer Jeep que se fabrica en Italia. Y eso se nota, porque toma el conocimiento de Jeep en sistemas de tracción y sofisticación todoterreno y de Fiat, sus eficientes motores y su marcado estilo y elegancia. Por eso, no extraña que haya recibido multitud de premios en todo el mundo, los más recientes, «Mejor SUV pequeño» de la web coches.net y mejor «4×4 del año 2016» de la revista británica 4×4 Magazine, por no mencionar que la norteamericana Consumer Guide Automotive Best Buys la ha valorado como la mejor compra 2016. Tiene para eso y para más, sobre todo, nuestro protagonista, que encaja a la perfección las piezas de un puzle integrado por el fiable turbodiésel 2.0 Muti-Jet II de 140 CV, la primera caja de cambios automática de 9 velocidades del segmento y la tracción 4×4 Active Drive Low.

El motor diésel de inyección directa por raíl común, turbo de geometría variable e intercooler eroga 140 CV a 3.750 rpm y rinde 35,7 mkg de par máximo a 1.750 vueltas. Es una mecánica suave y silenciosa de funcionamiento, con una respuesta rápida al acelerador y con suficiente potencial para circula a una velocidad máxima de 187 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 10 segundos. Pero también, asociado al cambio de 9 velocidades, a la tracción 4×4 Active Drive con función Low y bloqueo de diferencial central y al control de descensos, para circular sin apenas dificultades por pistas y trialeras, aunque para ello precise unos neumáticos de mayor agarre que los de carretera que montaba nuestra unidad. Porque de cotas todoterreno anda sobrado, con un ángulo de ataque de 30,5º, de salida de 34,3º, ventral de 25,7º y una altura libre al suelo de 198 mm, lo que le facilita vadeos de hasta 450 mm de profundidad.


Agarre y confort

La primera incursión de la historia de Jeep en el segmento de los SUV compactos merecía el mejor sistema de tracción posible. Y el Active Drive Low lo es, porque rodando por carretera, siempre que las ruedas tengan similar adherencia, desconecta el eje trasero para que el Renegade consuma menos. Fuera de la misma, si es preciso, pasa todo el par a la rueda que tenga mejor agarre. Además, monta control de tracción Jeep Select-Terrain que, a través de un mando con cuatro posiciones (Auto, Nieve, Arena y Barro) en la consola frontal, reparte la fuerza entre las ruedas en función de las condiciones del terreno, asegurando una salida airosa en cualquier circunstancia. Desde el mismo mando pueden seleccionarse la función Low, una reductora 20:1 que hace más sencilla y segura la subida por terrenos quebrados; el bloqueo de diferencial central, que pasa el 50% del par a cada eje, y el control de descenso Hill Descent Control, que facilita las bajadas. Probé a fondo todas las funciones por una pista escarpada y el resultado fue genial. Subiendo, active la función Low y la relación de primera se acortó muchísimo, de forma que el Renegade ascendió pasito a pasito. Al activar las posiciones Nieve, Arena o Barro, entra automáticamente el bloqueo de diferencial central y el control de tracción se acomoda al modo elegido. En el primer caso, reparte la fuerza un 60% al eje delantero y un 40% al trasero; en el segundo, un 40% al delantero y un 60% al trasero, y en el tercero al 50% entre ambos ejes, igual que si activas únicamente el bloqueo de diferencial central. Durante la bajada presioné sobre el control de descenso y bajó lenta y suavemente. Por la cima de la montaña, con terreno muy complicado, el Renegade pasó centímetro a centímetro por todos los obstáculos con facilidad, gracias a la reductora y al bloqueo de diferencial central, que en el cruce de puentes (cuando una rueda se queda en el aire), transmitió la fuerza a las tres que apoyaban en el suelo, aportando tracción.

Con el vadeo de un pequeño arroyo y la conducción sobre arena terminé una jornada divertidísima y llena de emociones, que es la que me lleva a preguntarme si el Renegade es realmente un SUV o un todoterreno. La solución es simple, es el SUV con mejor condiciones todoterreno que he conducido hasta ahora.

No es una afirmación gratuita, porque de regreso a la redacción, por una carretera de curvas cerradísimas, dejé que el Active Drive Low gestionara en automático la transmisión de la fuerza entre ambos ejes y el resultado no pudo ser mejor. Con un motor siempre cargado de energía y una transmisión que gestiona suavemente el cambio de marchas, aunque en determinados momentos resulta algo lento, funde un viraje con otro sin que la carrocería apenas se mueva. Notas como la fuerza pasa de un eje al otro y como los cambios de apoyo los solventa sin dificultad. Además, lo que a la suspensión le falta en extensión en tramos off-road, se agradece en zonas reviradas, de forma que el Renegade pisa con aplomo y sigue con fidelidad la trayectoria al volante. El equilibrio entre on y off-road lo calificaría de perfecto.


En autopistas y autovías, nada tiene que envidiar a una berlina compacta, porque ni hay rumorosidad mecánica ni aerodinámica, pisa estable y absorbe los pequeños baches y juntas de dilatación de puentes con dulzura, como si se deslizase sobre una alfombra. Y todo ellos con una aceleración y unas recuperaciones de primer nivel, tan alto como su aquilatado consumo, 6,3 l/100 km durante la prueba. El agrado de conducción es enorme, con la mirada siempre controlando lo que pasa más allá, gracias a la buena altura de la carrocería, y con la seguridad que te brindan sistemas como el de aviso de carril, el control de crucero adaptativo (opcional) o el de aviso de colisión frontal.

También en ciudad cumple con creces, porque no es muy grande (4.236 mm) y su radio de giro (10,76 metros), con apenas 2,7 vueltas de volante entre topes, le dotan especialmente para la circulación por calles estrechas y para aparcar. Además, el sistema Start&Stop reduce el consumo entre tanta parada y arranque y el cambio automático (con manejo manual desplazando la palanca hacia la izquierda) suma confort en atascos: basta acelerar y frenar. Y ya que hablamos de frenos, regulan bien las distancias y son incansables, incluso en uso intensivo.

Esencia Jeep

Estéticamente, el Renegade conserva toda la esencia Jeep, tanto en el exterior como en el interior. Por fuera, los faros redondeados, la parrilla de 7 ranuras y los pasos de rueda trapezoidales nos conducen a los Willys de 1941, al Wrangler y al espíritu aventurero que siempre ha caracterizado a la marca norteamericana. El habitáculo, con buenos plásticos en el salpicadero y ajustes milimétricos entre piezas, transmiten calidad. Moderno, con una pantalla táctil a color de 6,5″, y con los mandos al alcance de la mano, Jeep hace un nuevo guiño al Wrangler situando un agarradero frente al asiento del acompañante. Desde el volante, que se ajusta en altura y profundidad para estructurar un puesto de conducción multitalla, se maneja con suma facilidad el control/limitador de velocidad, el manos libres del teléfono y el ordenador de a bordo, que detalla en una pantalla a color de 7″, a conveniencia del conductor, velocidad, presión de neumático, asistentes de conducción activos, autonomía… La pantalla frontal, a buena altura para que no tengas que retirar la vista de la carretera, es el centro neurálgico del sistema Uconnect con Radio NAV Live, que puede manejarse por órdenes vocales y da acceso al equipo de audio, navegador, smartphone y distintas aplicaciones. Por debajo encontramos el sistema de ayuda al aparcamiento y los pulsadores que activan las luces de emergencia y la advertencia Lane Sense de salida de carril. En un escalón inferior, los mandos del climatizador, de buen tamaño para facilitar su uso, y el Jeep Select-Terrain, además de los puertos USB, auxiliar y una conexión de 12 voltios. De esta última también hay tomas entre los respaldos de los asientos delanteros (con enchufe doméstico de 230V) y en el maletero. A continuación se ubica la palanca de cambios, en una posición idónea para manejar, con los botones del freno de mano eléctrico, del Start&Stop y del control de estabilidad a su lado. Por delante y detrás del mismo dispone de huecos portaobjetos, que se suman a la guantera y a los de las puertas para que dispongas de sitios para dejar pequeños objetos.


No habrá quejas por cuestión de espacio delante, donde los cómodos y ergonómicos asientos sujetan bien el cuerpo y cuenta con ajustes en altura, profundidad y lumbar, este último eléctrico. Detrás también se agradece la amplitud para piernas, caderas y en altura, y algo menos al nivel de los hombros. Las plazas laterales son más confortables que la central, que es más dura y estrecha, además de estar recorridas por el túnel central. El maletero, de formas muy regulares, es práctico, funcional y su capacidad alcanza los 351 litros, si bien tiene un doble fondo para ocultar objetos. Por debajo de este se ubica el kit reparapinchazos. Los respaldos de los asientos se amplían por partes asimétrica e incrementan el volumen del maletero hasta los 1.300 litros. Como Jeep ofrece la opción de montar respaldo del acompañante abatible, la modularidad aumenta al permitir transportar objetos bastante largos.

El equipamiento de serie de la versión Limited contempla, entre otros elementos, 6 airbags, controles de estabilidad y tracción, ABS, retrovisores eléctricos y calefactables, elevalunas eléctricos, pantalla TFT a color de 7″ en cuadro de instrumentos, climatizador automático bi-zona, llantas de aluminio de 17″, sensores de aparcamiento traseros, sistema de tracción Jeep Active Drive Low, Aviso de Colisión Frontal Plus (FCW+) y de Salida de Carril Plus (LDW+), monitorización de presión de neumáticos (TPMS)… además de diversas opciones que añaden mayor seguridad y personalización al Renegade. Y hablando de seguridad, la del Jeep es incuestionable, tal y como ponen de manifiesto sus 5 estrellas EuroNCAP.

El precio de tan versátil y eficiente todocamino es de 29.300 euros, lo que le definen como uno de los modelos de mejor relación coste-producto del mercado, sobre todo, porque no encuentra fronteras más allá de las carreteras y es un confortable compacto sobre el asfalto.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 4, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 1.956
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección directa por raíl común, turbo de geometría variable e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 140 CV/3.750
  • Par máximo/rpm: 35,7 mkg/1.750

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: A las cuatro ruedas
  • Caja de cambios: Automático, 9 marchas
  • Dirección: Asistida eléctrica
  • Diámetro de giro: 10,76 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Discos

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Trasera: Independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Neumáticos: 215/60 R17

COTAS TODOTERRENO

  • Ángulo de entrada: 30,5º
  • Ángulo de salida: 34,3º
  • Ángulo ventral: 25,7º
  • Altura libre: 198 mm
  • Profundidad de vadeo: 450 mm

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.623 kilos
  • Long./Anch./Altura: 4.236/1.805/1.684 mm
  • Capacidad del depósito: 48 litros
  • Capacidad del maletero (mín./máx.): 351/1.300 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 10 segundos
  • Velocidad máxima: 187 km/h
  • Consumo urbano: 6,9 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 5,2 l/100 km
  • Consumo medio: 5,8 l/100 km

EURONCAP: 5 estrellas