AutorentingAuthor website

Infiniti Q30 1.5d Premium 7DCT

Con mucha clase

Por su bello aspecto, enorme calidad y completo equipamiento, el Q30 es un modelo de conquista; vamos, todo un dandi. Pero cuando hablo de conquista, me refiero también a la que ha de ganar en la batalla con las berlinas compactas premium, donde su interesante precio y elevadísimo nivel de seguridad añaden fuerzas de choque de cara al combate.


La simbiosis entre marcas está a la orden del día y de ellas se benefician tanto los fabricantes como los usuarios. El Infiniti Q30 es un claro ejemplo de lo que afirmo, pues comparte plataforma, suspensión y algunas piezas interiores con el Mercedes GLA (el cual, a su vez, las toma del Clase A) y de la Alianza Renault-Nissan adopta el motor 1.5 dCi de 110 CV, que como ya cité en otras ocasiones, es uno de los turbodiésel de baja cilindrada más fiables y económicos del mundo. Por supuesto, «made in Spain». Dicho de otra manera, en el modelo de entrada a su gama turbodiésel, Infiniti sazona a su gusto los mejores ingredientes de ambos fabricantes y sirve un «plato» con mucha clase, un gran coche de brillante relación precio-equipamiento.

Pero, vista su carrocería, ¿dónde lo encuadrarías? Unos lo califican de todocamino y otros de compacto. Tiene un poco del primero, su distancia libre al suelo es de 170 mm, y un mucho del segundo, el resto. Por nuestra parte, consideramos que se encuentra mejor entre las berlinas, donde compite con Audi A3, BMW Clase 1 o Mercedes Clase A; aunque su parecido razonable con el Mercedes GLA, amén de sus casi calcadas dimensiones, le meten de lleno entre los todocamino, donde rivaliza también con BMW X1. Ni en un sitio ni en otro desentona y ofrece similares argumentos: buen precio, completo equipamiento, fiabilidad, bajo consumo, prestaciones correctas, noble comportamiento y elevado agrado de conducción.


El mejor de su clase

Estéticamente, el Q30 combina con acierto una imagen deportiva, con líneas marcadas y aristas redondeadas, con un interior cómodo y ergonómico. En el frontal resalta la toma de aire con el logo de la marca en el centro, pero la mirada te lleva inmediatamente hacia el esculpido paragolpes, donde se alojan los estilizados faros con luz diurna de led, iluminación que presentan también en los antiniebla. El capó, cincelado en sus extremos, perfila el nacimiento del diseño que recorre al Q30 de delante hacia detrás, tanto a nivel de puertas (con líneas que unen los tiradores y culminan en las ópticas), como de techo. Los marcados pasos de rueda refuerzan su atlética figura, que en la zaga recibe la fuerza de la doble salida de escape, de unos pilotos estrechos y de un techo descendente que se remata en un prominente alerón. Y es en la parte posterior donde insinúa ese carácter todocamino, porque es ahí donde se hace más evidente la elevada distancia al suelo. Justo lo contrario ocurre con el morro, que en curva cerrada se pega al suelo como un deportivo.

Si llamativo es por fuera, por dentro, el acento lo ponen la calidad de materiales y los ajustes milimétricos, así como la buena disposición de la instrumentación, mucha de ella idéntica a la del GLA, como el cuadro de relojes, los mandos de la luces o del volante, el climatizador, las levas de intermitentes/limpiaparabrisas o las del control/limitador de velocidad. El nivel de acabado Premium contempla de serie, entre otros elementos de confort, climatizador dual con salida de aire trasera, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, asientos delanteros calefactables y con reglaje lumbar, encendido automáticos de luces y limpiaparabrisas, frenos de estacionamiento electrónico, retrovisores exteriores ajustables y plegables eléctricamente, dos puertos USB, Bluetooth, pantalla táctil a color de 7″ y radio CD. Como opciones de personalización, Infiniti ofrece el techo solar panorámico, la pintura metalizada, los rieles de techo cromados y la Navegación Infiniti InTouch, que incluye navegador, radio digital DAB y sistema de reconocimiento de señales de tráfico.


En materia de seguridad, el Q30, con 5 estrellas, se ganó la calificación EuroNCAP de «El mejor de su clase 2015» en la categoría «Familiar pequeño», con un 84% de protección de adultos, 86% de infantil, 91% de peatones y 81% de asientes de seguridad. Su dotación incluye airbag frontales, laterales delanteros, de cabeza delanteros y traseros, de rodillas para el conductor, control de estabilidad, ABS con ayuda a la frenada de emergencia, distribución electrónica de frenado y arranque en pendiente, advertencias de salida de carril y de colisión frontal, luces diurnas y antiniebla de led, Isofix, control/limitador de velocidad…

Atractivo y confortable

Lo primero que llama la atención al entrar en el Q30 es el atractivo salpicadero, que combina plásticos blandos agradables al tacto con cuero sintético en la zona superior del cuadro de instrumentos y frente al pasajero. Apliques plateados en volante, salidas de aire, mandos, palanca de cambios… se suman a la consola frontal en negro brillante para realzar aún más su encanto. Los mandos se distribuyen con lógica alrededor del conductor, que los encontrará intuitivamente al alcance de su mano. Sólo la rueda de manejo de la pantalla central, situada detrás del cambio, obligará al conductor a retirar la vista de la carretera. Y eso si quiere, porque todos los sistemas integrados en la misma (navegador, teléfono, aplicaciones, etc.) pueden manejarse desde la pantalla táctil y por voz.


Me libero de lo que me molesta en los bolsillos, llaves, móvil y cartera, alojándolos en los distintos huecos portaobjetos que hay a mi alrededor, y acomodo el amplio puesto de conducción a mis 1,80 metros de altura, regulando en profundidad y altura volante y asiento. Este, de mullido duro, sujeta bien el cuerpo, pero te permite mover con facilidad. Es el momento de echar un vistazo detrás, donde encuentro espacio suficiente para las piernas, caderas y altura, aunque a nivel de hombros resulta estrecho si viajan tres. Las plazas laterales son ergonómicas y cómodas y la de medio, como suele ser habitual, más dura y recorrida por el túnel central, lo que la resta confort para un adulto de cara a un viaje largo. Cuentan con salida de aire acondicionado y una toma de 12 voltios. Los respaldos se abaten por partes asimétricas, añadiendo capacidad extra a los 368 litros de maletero. Este, por sus formas regulares, por el piso prácticamente plano y por la amplía boca de carga es muy utilizable. Dispone de ganchos, perchas y una toma de 12 voltios y por debajo del piso esconde el kit reparapinchazos.

Seda al volante

Al volante, ninguna crítica puede hacerse al comportamiento dinámico del Q30, porque va como la seda, tanto en ciudad como en autopista o por sinuosas carreteras. La suspensión independiente delantera y la multibrazo trasera equilibran confort y agarre en su justa medida, mientras que el motor eroga suficiente par y potencia para acelerar y recuperar con seguridad y el cambio automático de 7 relaciones añade eficiencia, deportividad o un manejo manual, a través de las levas del volante, sencillo y rápido.

Algo sonoro al arrancar, el motor 1.5 dCi deja de oírse cuando alcanza su temperatura óptima, momento en el que gira suave y progresivo. Aunque pueden parecer pocos, sus 109 CV se baten correctamente el cobre sobre cualquier trazado y sus cifras así lo dejan ver, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,9 segundos y una velocidad máxima de 190 km/h. El cambio automático 7DCT de doble embrague, de origen Mercedes, es un importante bastión sobre el que se apoya el motor para que la fuerza fluya hacia las ruedas sin perder empuje en ningún momento o con el vigor suficiente para efectuar rápidamente un adelantamiento. Dependiendo de la posición elegida, Eficiente o Sport, se apuran más o menos los cambios, aunque siempre que pisemos el acelerador a fondo, dispondremos de toda la potencia. Para reducir el gasto de combustible, se decanta por unos desarrollos largos, que en ciudad permiten circular a muy bajas revoluciones. Ello, unido al sistema de arranque y parada automático, afianza el gasto medio en ciudad por debajo de los 5,9 l/100 km de media real. Sus dimensiones agilizan la circulación por calles, aunque el elevado radio de giro nos lo pondrá algo más difícil para maniobrar en sitios estrechos, unos sensores de aparcamiento delanteros no habrían venido nada mal.


Por autopistas y autovías, el placer de conducción y la seguridad del Q30 brillan a gran altura. Las suspensiones evitan la entrada de las imperfecciones del asfalto, mientras que la dirección transmite muy bien lo que sucede bajo las ruedas y el cambio gestiona con delicadeza y suavidad la elasticidad del motor.

Por carreteras de montaña es donde mejor comprobaremos sus excelentes dotes, pues las suspensiones evitan que la carrocería balancee en exceso y fijan las ruedas al asfalto con tesón, de forma que sigue correctamente la trayectoria. Incluso, para ayudar al redondeo de la curva, permite un ligero deslizamiento del tren trasero, controlado por el ESP, que le dota de mayor agilidad. Con la transmisión en posición manual, el motor responde rápidamente a los toques en las levas y sujeta las revoluciones hasta que decidimos el momento del cambio. Claro está que tiene sus zonas de protección y no permitirá reducciones al límite, pero los márgenes del cuentavueltas son amplios para divertirse con una conducción rápida, enlazando curvas y trabajando las manos. Los frenos proporcionan cortas distancias de parada, dosifican bien y no presentaron fatiga durante uso intenso.

Ágil y eficiente en ciudad, confortable en carretera y divertido en la montaña, el Q30 presenta un rasgo más, el ahorro, pues el consumo medio durante la prueba fue de 5,8 l/100 km, lo que añade un nuevo aliciente para su utilización diaria.

Seguridad, calidad, precio y equipamiento, cuatro virtudes que reúne el Q30 y que junto a un noble comportamiento y un elevado placer de conducción le acreditan para conseguir su objetivo y generar volumen de ventas a la marca de lujo japonesa. El éxito está asegurado.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 4, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 1.461
  • Nº válvulas por cilindro: 2
  • Alimentación: Inyección directa por raíl común, turbo de geometría variable e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 109 CV/4.000
  • Par máximo/rpm: 26,5 mkg/1.750-2.500

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: Delantera
  • Caja de cambios: Automático, 7 marchas
  • Dirección: Cremallera asistida eléctrica variable
  • Diámetro de giro: 11,4 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Discos

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente, tipo McPherson, con resortes helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Trasera: Independiente, multibrazo con resortes helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Neumáticos: 235/50 R18

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.497 kilos
  • Long./Anch./Altura: 4.425/1.805/1.495 mm
  • Capacidad del depósito: 50 litros
  • Capacidad del maletero: 368 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 11,9 segundos
  • Velocidad máxima: 190 km/h
  • Consumo urbano: 4,7 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 4,0 l/100 km
  • Consumo medio: 4,3 l/100 km

EURONCAP: 5 estrellas