AutorentingAuthor website

DS 7 Crossback BlueHDi 180 Automático Grand Chic

Alta costura

Nominado como mejor Coche del Año en Europa 2019, la última incorporación de DS al segmento crossover sorprende. Ya no sólo por su estética, a medio camino entre los todocamino y los monovolumen, ni por su amplia dotación tecnológica, tiene de todo y funciona a la perfección, sino también por su enorme calidad de materiales y ejecución, que lo elevan a la categoría prémium y te sumergen en la exquisitez de la alta costura francesa.

Desarrollado sobre la plataforma EMP2 del Grupo PSA, por medidas, el DS7 se sitúa a medio camino entre el Peugeot 3008 y el 5008. Es más largo que el primero y más corto que el segundo, además de más ancho y bajo que ambos. Su distancia entre ejes, testigo implacable de la habitabilidad, se centra entre los SUV del león, mientras que presenta una vía delantera mayor que ellos y en la trasera, extrañamente, se ve superado por la del 3008. En peso y volumen de maletero, la lógica se impone y se posiciona entre los dos. Encuadro por cotas (4.570 mm de longitud, 1.895 de anchura y 1.620 mm de altura) en el segmento de los SUV medios, la primera impresión que recibe la retina es la de ser más grande de lo que realmente es.

Estéticamente, el frontal DS Wings se caracteriza por la calandra hexagonal, la parilla en forma de diamante, con el logo en el centro, y el capó de aluminio con cinceladas líneas, lo que transmite un aspecto deportivo y elegante. Sin duda, colaboran a dicha impresión los faros rasgados y las luces de día LED en posición horizontal, que encierran entre paréntesis la placa de matrícula, los faros antiniebla y una amplia boca de entrada de aire cromada en la zona inferior. La silueta, de formas labradas, cortos voladizos, musculosos pasos de rueda y grandes neumáticos y su diseño entre SUV y monovolumen le dan un porte señorial, mientras que la zaga, al estilo de los todocamino de Audi, recibe un portón envolvente que integra las finas ópticas, a los que el DS 7 Crossback añade alerón superior, remates cromados, dos grandes salidas de escape y un difusor plateado que, en conjunto, sugieren potencia.


Alta calidad

El interior es señorial, sin más, con muy buenos materiales, ajustes perfectos y un diseño que rompe moldes y que expresa calidad. Nuestra versión de pruebas, con acabado Inspiración Ópera, contaba con tapizados en cuero nappa y asientos delanteros con calefacción, ventilación y masaje. El salpicadero, flanqueado por dos salidas de aire verticales y dos más en el centro, dispone de dos pantalla de 12″, una la del cuadro de instrumentos y otra la del sistema de infoentretenimiento. La primera, muy original y configurable, elimina por completo las formas redondeadas de velocímetro y tacómetro para asimilar la geometría triangular, de forma que toda la información se muestra en barras zigzag. De grafía grande y gran resolución puede mostrar el nivel de combustible, el ordenador de a bordo, la velocidad en dígitos y subiendo a través de una línea calibrada (en tal caso, la línea con la que hace punta es la del cuentarrevoluciones), el navegador, los asistentes de conducción… en función del diseño escogido: Personal, Mínimo, Cuadrantes, Conducción o Navegación. Asimismo, cualquier variación que hagamos sobre el mando Drive Mode (situado en la consola central y que permite elegir entre los modos de conducción; a saber: Sport, Confort, Normal y Eco), se refleja en el cuadrante derecho. Por cierto, el Drive Mode modifica la respuesta de motor, cambio automático, dirección y suspensión. En los dos primeros, dotándoles de mayor o menor celeridad al acelerador, y en los dos últimos, suavizando o ablandando el tacto y la rodada, respectivamente.

Los mandos están al alcance de la mano y agrupados con lógica, si bien algunos cambian su disposición respecto a otros modelos. Por ejemplo, el botón de arranque se ubica en la consola frontal, por debajo del exclusivo reloj escamoteable B.R.M. R180, que, fruto de la colaboración con B.M.R. Chronographes, infiere un toque clásico al interior. O los de los elevalunas eléctricos y cierre centralizado, que abandonan las puertas para acomodarse en la consola central, junto al freno de mano eléctrico y el Drive Mode. O el de reglaje de retrovisores, a la izquierda del volante, junto al del Drive Pilot, al del sistema de mantenimiento de carril, al de apertura del maletero y a la luneta térmica. En el volante se ubican el de órdenes por voz, configuración de cuadro de instrumentos, teléfono manos libres, etc.

El siguiente punto de atención es la pantalla frontal táctil, desde la que se manejan prácticamente todas las funciones del coche. A su manejo cuesta un poco acostumbrarse (porque dispone de varios submenús que requieren atención y, por tanto, restársela a las condiciones del tráfico), pero dispone de botones de acceso directo a la mayoría de funciones en su base que facilitan la tarea (Sensorial Drive, climatizador, equipo de audio, navegador, funciones de conducción y reglaje del vehículo, menú principal y smartphone). No faltan tomas de corriente y USB ni puerto auxiliar.


Conducción asistida

El rico equipamiento tecnológico del DS7 Crossback avanza hacia la conducción semi-autónoma y hacia una mayor seguridad y confort con sistemas como Connected Pilot, Driver Attention Assist, Vision Night y Active Scan Suspension. El primero es la base de la conducción semi-autónoma y su finalidad es asistir al conductor en viaje. Integrado por el control de crucero adaptativo con Stop&Start y el sistema de mantenimiento de carril, basta fijar la velocidad deseada, hasta 180 km/h, y la distancia mínima de seguridad que queremos que mantenga con los vehículos que circulen delante para que siga la trayectoria a la velocidad fijada sin que tengamos que tocar freno ni acelerador. En caso de retención, se adecúa a la velocidad del vehículo precedente y si hay que parar, lo hace e inicia la marcha automáticamente, siempre y cuando la detención no supere los tres segundos. Se activa con los mandos que hay a la izquierda del volante y con el que está en la caña del mismo.

Driver Attention Assist, por su parte, es un sistema que, ubicado sobre el cuadro de instrumentos, monitoriza el parpadeo, la orientación de la mirada, los movimientos de la cabeza y la trayectoria del vehículo (desviaciones del conductor) para detectar anticipadamente fatiga y/o distracción del conductor. En tales casos, emite una señal sonora y una alerta visual en la pantalla central.

Igualmente importante en materia de seguridad son los faros Active LED Vision, integrados por un LED principal y tres módulos rotativos que, en función del ángulo de giro del volante y de la velocidad, giran hacia un lado u otro y pueden inclinarse, de manera que se adaptan óptimamente a las condiciones de la carretera y a la velocidad. Dispone de cinco modos de iluminación: Parking, Town Beam (aumenta la anchura del haz), Country Beam (a partir de 50 km/h, amplía el campo de visión hacia delante), Motorway Beam (a partir de 110 km/h, los faros se elevan ligeramente para aumentar el alcance de la iluminación) y Adverse Weather (el haz se ensancha cuando se activa el limpiaparabrisas), a los que se suman los faros direccionales High Beam (alcance máximo) y DBL (siguen la trayectoria del vehículo en curva).


Pero el sistema de iluminación no termina aquí, porque el DS 7 Crossback también puede incorporar Nigh Vision, que detecta peatones y animales sobre la calzada hasta 100 metros, gracias a una cámara infrarroja situada en la calandra. La imagen se proyecta en el cuadro de instrumentos y, según el nivel de peligro, recuadra en amarillo o rojo. El Night Vision, junto a la cámara de 360º, el Adaptive Cruise Control Stop&Start, los modos de conducción, el frenado de emergencia automático avanzado, el sistema de mantenimiento de carril, la climatización bizona con salida de aire posteriores y el sensor de calidad del aire, forman parte del interesante Pack Grand Chic, opción que cuesta 2.079 euros.

Sin embargo, lo que sí es de serie en la versión que nos ocupa es el Active Scan Suspension, que en modo Confort escanea el estado de la carretera a través de la cámara del parabrisas, cuatro sensores y tres acelerómetros para, en tiempo real, modificar la dureza de la suspensión de manera continúa. Todo un lujo… de confort.

Amplio y confortable

Además de la tecnología, el lujo y la calidad, amplitud y confort son otros dos aspectos destacables de este SUV. Delante ofrece espacio holgado para conductor y pasajero, confort en los asientos con masaje, calefacción y ventilación y suficientes huecos portaobjetos para vaciarnos los bolsillos. Detrás, con un piso totalmente plano, sus dimensiones interiores permiten viajar desahogados a dos adultos en las plazas laterales y a uno algo más menudo en la central, que es más dura y poco ergonómica. Si el hueco para piernas, rodillas, caderas, hombros y en altura es grande, no lo es tanto para los pies, donde los asientos delanteros apenas dejan alojo. En el lado positivo, los pasajeros pueden regularse eléctricamente desde un pulsador en la puerta, junto al del elevalunas, la inclinación del respaldo y disponen de salidas de aire regulables en temperatura y potencia, así como dos tomas USB. Y como el asiento central se transforma en apoyabrazos con portabebidas integrado, dos adultos pueden hacer largos viajes con total comodidad.

Su capacidad de maletero alcanza los 555 litros, que se amplían abatiendo los respaldos posteriores hasta los 1.752 litros. Basta tirar de unas palancas situadas en las paredes del maletero para que, de forma sencilla, caigan sobre la banqueta. No dejan un piso totalmente plano, pero si muy utilizable por sus formas regulares, por la amplitud de la boca de carga y porque dispone de un doble fondo, bajo el que se ubica la rueda de repuesto, de dimensiones inferiores a las otras cuatro. De nuevo, DS tira de confort y el portón es de apertura automática y, en opción, manos libres.


En marcha, el DS 7 Crossback, con un puesto de conducción elevado y adaptable a cualquier talla, impregna al conductor de diseño, confort, lujo, seguridad y prestaciones. Silencioso en el arranque, inicia suavemente la marcha para que aproveches bien los espacios al salir del aparcamiento. Su motor de turbodiésel BlueHDi de 180 CV se acopla perfectamente al cambio de 8 relaciones para que ruede como un tiro, consuma como un mechero o equilibre ambos extremos, dependiendo del modo de conducción elegido. Acelera de 0 a 100 km/h en 9,4 segundos, alcanza 218 km/h y homologa un gasto medio de 4,9 l/100 km. Por ciudad, el nivel de asistencia a la dirección lo hacen muy agradable por calles estrechas, donde se mueve ágil y, con el modo Confort, cómodo frente a los baches, adaptando la suspensión convenientemente al trazado, pero sujetando balanceos y cabeceos de la carrocería. El control de crucero, el sistema de mantenimiento de carril y el testigo de vehículos en ángulo muerto favorecen una conducción segura y descansada por ciudad, donde el sistema Stop&Start fomenta la eficiencia, al detener el motor a una velocidad de hasta 3 km/h antes de que se produzca la parada. Luego, es suficiente con aflojar la presión sobre el freno para que arranque e inicie la marcha. Por autovías y autopistas, esos mismos sistemas cargan las tintas sobre la seguridad y te ayudan a relajarte al volante, pero tampoco en exceso, porque siempre te piden que seas tú quien tripules. Y si no lo haces, o muestras fatiga, avisos acústicos y visuales te alertan de que es hora de hacer un descanso, aunque la verdad, se viaja tan relajado y cómodo en el DS 7 Crossback que no deseas que se acabe la carretera, sobre todo, si el sillón, que recoge y sujeta muy bien el cuerpo, te masajea la espalda y escuchas tu música favorita en el equipo de audio Focal Electra que, con 14 altavoces, complacerá hasta al melómano más exigente.

Por carreteras de montaña, con el modo Sport activado, que endurece dirección y suspensiones, apura más las marchas y ofrece una respuesta inmediata al acelerador, disfrutarás de cada caballos del motor, de su comportamiento dinámico, con un paso por curva realmente alto y una asombrosa estabilidad enlazando unas con otras, sin que en momento alguno surjan inercias ni el DS 7 pierda la compostura. Si quieres sentir más y dominarlo todo, maneja las levas de cambio situadas tras el volante. Son grandes, para que las encuentres rápidamente, y rápidas en las transiciones, aunque no te permitirán llegar al límite y automáticamente actuará el cambio si pones en riego el motor. El control de estabilidad también te ayudará en un momento de apuro, pero sin que resulte intrusivo en caso alguno. Los frenos aportan buena dosificación al pedal, distancias de parada cortas y han cumplido sin fatiga en uso intenso.


En cuanto al consumo, sorprende ver como por carretera se mantiene la mayor parte del tiempo por debajo de los 5 l/100 km a velocidad legal y como, tras las sistemáticas mediciones, el gasto medio se situó en 5,7 l/100 km.

Con un precio de 44.150 euros en su versión más equipada Grand Chic, un consumo muy moderado, un comportamiento noble, una carga tecnológica que lo equipara a la conducción semi-autónoma y una calidad sobresaliente, donde el lujo es innato, el buque insignia de la marca francesa, por su relación precio-equipamiento-calidad, consolida y avanza posiciones en el segmento prémium, dominado hasta ahora por los alemanes. Buen trabajo, DS, y magnífico coche.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 4, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 1.997
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección directa por raíl común, dos turbos e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 180 CV/3.750
  • Par máximo/rpm: 40,81 mkg/2.000

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: Delantera
  • Caja de cambios: Automática-secuencial, EAT8
  • Dirección: Cremallera asistida eléctrica
  • Diámetro de giro: 10,45 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Discos

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente, tipo McPherson, muelles helicoidales, amortiguadores hidráulicos telescópicos pilotados y barra estabilizadora
  • Trasera: Independiente multibrazo, muelles helicoidales amortiguadores hidráulicos telescópicos y barra estabilizadora
  • Neumáticos: 235/55 R18

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.610 kilos
  • Long./Anch./Altura: 4.570/1.895/1.620 mm
  • Capacidad depósito: 55 litros
  • Capacidad del maletero (mín./máx.): 555/1.752 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,4 seg.
  • Velocidad máxima: 218 km/h
  • Consumo urbano: 6,1 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 4,2 l/100 km
  • Consumo medio: 4,9 l/100 km

EURONCAP: 5 estrellas (2017)