AutorentingAuthor website

Citroën Berlingo Talla M PureTech 110 S&S 6v Shine

Virguero

Hábilmente diseñado para responder a las necesidades y expectativas de las personas, tal y como marca la filosofía «Inspired by You» de Citroën, y con la buena calidad de construcción «made in Spain» acostumbrada por la planta de Vigo, la tercera generación del Berlingo se ciñe con precisión a la definición de virguero dada por la Real Academia Española; a saber, cosa hecha con gran perfección y que requiere mucha habilidad y trabajo.

En esta primera prueba del Ludospace de la marca francesa me he centrado en la versión talla M de 5 plazas y mecánica gasolina PureTech de 110 CV con caja de cambios de 6 marchas, si bien la oferta de la tercera generación del Berlingo contempla también dicha carrocería de 4.403 mm de longitud con 7 plazas y talla XL, de 4.750 mm de largo, también con 5 o 7 plazas. Pueden combinarse con motores turbodiésel BlueHDi 75 (sólo M), 100 y 130 o con el mencionado gasolina PureTech 110, al que más adelante se unirá otro de 130 CV. Se asocian a cajas de cambios manuales de 5 y 6 velocidades y, en el caso del turbodiésel más potente, también a la transmisión automática EAT8 de 8 relaciones.


Hecha la presentación, el nuevo Berlingo cambia radicalmente respecto a su predecesor. La parte delantera toma como punto de partida la plataforma EMP2, que dota al modelo galo de mayor maniobrabilidad, por asistencia y diámetro de giro de la dirección, optimiza su peso e introduce los últimos sistemas de ayuda a la conducción, tales como aviso de cambio involuntario de carril activo, alerta de vehículo en ángulo muerto, reconocimiento de señales de tráfico, frenado de emergencia automático… En la trasera se opta por una evolución de la plataforma del Berlingo de segunda generación para incrementar el espacio de carga (pasa de 544 a 597 litros). Por medidas, crece 19 mm en longitud, 38 mm en anchura y mantiene la altura, a la vez que amplía 57 mm la distancia entre ejes, 48 mm la vía delantera y 13 mm la posterior, de manera que gana en amplitud y habitabilidad.

Estéticamente, presenta voladizos más reducidos, un capó más alto y corto, un frontal más ancho y un parabrisas avanzado que aporta más espacio y luminosidad. Además, la cintura de la carrocería es más alta, incorpora ventanillas biseladas, que ahora disponen de elevalunas eléctricos, y mantiene sus dos anchas puertas laterales deslizantes que facilitan el acceso. En la zaga, el enorme portón facilita la carga y descarga del equipaje y, para mayor comodidad de acceso, la luneta puede abrirse independiente del portón

La versión probada incorporaba el pack XTR, que se distingue por los apliques naranjas que rodean los antiniebla y la zona delantera de los Airbump, por la zona inferior del paragolpes en color carrocería, por los retrovisores en negro Onyx, por las llantas de aleación de 17″ Spin y, en el interior, por el ambiente Wild Green.


Para todos y para todo

El habitáculo es generoso para los ocupantes y para sus cachivaches. Los asientos, tal y como corresponde al acabado Wild Green, están realizados en tejido Line Green y en los respaldos integran una banda de color naranja. Los delanteros, con reposabrazos incorporado, son amplios, cómodos y sujetan bien el cuerpo. El del conductor se regulan en altura, profundidad e inclinación de respaldo, además de contar con ajuste lumbar. El del pasajero dispone de los mismos ajustes, excepto el de altura y lumbar, y puede abatirse por completo, de forma que si se pliegan también los respaldos de los asientos posteriores dejan una longitud de carga de 2,70 metros.

Detrás, el Berlingo se configura en base a tres asientos independientes e idénticos, todos ellos con Isofix para anclar las sillas de los más pequeños, quienes además disponen de

cortinas laterales retráctiles (junto al retrovisor interior de vigilancia de niños conforman el Pack Niños, en opción por 208 euros) y mesitas tipo avión tras los respaldos de los asientos delanteros. Son confortables, ergonómicos y amplios para que no haya roces a la altura de los hombros. Tampoco habrá quejas por espacio para las piernas ni en distancia al techo, porque la amplitud trasera es destacable. Además, pueden abatirse fácilmente uno a uno para incrementar el volumen del maletero hasta alcanzar los 2.126 litros, y lo que es más interesante, con un piso totalmente plano y a nivel del umbral de carga. La capacidad de éste con todas las plazas ocupadas es de 597 litros y estrena bandeja cubre-equipaje, que puede situarse a dos alturas. De formas muy regulares, incorpora ganchos de anclaje y una toma de 12 V.

Si brillante es por modularidad, no deja de serlo por generosidad de huecos portaobjetos, hasta 28 con 186 litros de capacidad. Entre ellos destaca el Modutop de nueva generación, opcional que cuesta 883 euros y que está constituido por el techo acristalado panorámico con cortinilla eléctrica, retrovisor interior electrocrómico, arca traslúcida y bandeja y arcón de techo. El arca traslúcida, que recorre longitudinalmente el interior del Berlingo e integra iluminación ambiente en su perímetro, tiene 14 litros de capacidad y es accesible desde todas las plazas. La bandeja de techo, con 18,1 litros de volumen, está situada sobre las plazas delanteras, mientras que el arcón, con 60 litros de capacidad y un peso máximo admisible de 10 kilos, se sitúa en la zona superior del maletero y ofrece acceso desde el mismo o desde las plazas traseras (dos puertas correderas). En total, el Modutop ofrece 92,1 litros, a los que se añaden la capacidad extra de las guanteras inferior y superior del lado del acompañante. La superior o Top Box, de 11,8 litros (entra un ordenador portátil de 15″), puede ser refrigerada y aloja en su interior un puerto USB y unas toma jack audio. Ocupa el espacio que correspondería al airbag del acompañante, el cual se ha trasladado al techo (Airbag in Roof). Más huecos portaobjetos encontramos tras la pantalla de 8″ del sistema de infoentretenimiento, otro con sistema de recarga por inducción para smartphone bajo el climatizador; uno más, pequeño y circular, a su derecha, además de las guanteras de las puertas delanteras divididas en dos partes, una más grande en la que cabe una botella de litro y medio. También en el maletero cuenta con portabebidas y espacios para dejar objetos en los laterales, a los que se suma uno más bajo el asiento del acompañante, donde se esconde el gato.


Arsenal tecnológico

La nueva generación del Berlingo se ha puesto al día en materia de ayudas a la conducción con 19 funciones que lo igualan a las berlinas más avanzadas. De este arsenal tecnológico, son de serie y probamos el aviso de cambio involuntario de carril activo. Entre 65 y 180 km/h, contravolantea de forma suave cuando te sales del carril y devuelve al Berlingo al centro del mismo, a no ser que lo impidas agarrando firmemente el volante o activando los intermitentes. El indicador de atención conductor, que se complementa con el testigo de descanso recomendado. Activos desde 65 km/h, alerta al conductor de imprecisiones en el manejo y avisa de la necesidad de hacer una parada. El reconocimiento de señales de tráfico, que muestra en el cuadro de instrumentos y en el Head Up Display, en caso de llevarlo, la velocidad máxima y tiene también en cuenta la información del navegador. Igualmente bien realizaron su cometido el Active Safety Brake (entre 5 y 85 km/h, avisa mediante señales visuales y sonoras de riesgo de colisión y, si el conductor no frena lo suficientemente rápido, actúa automáticamente sobre los frenos) y la cómoda ayuda a la salida en pendiente (estabiliza durante 2 segundos el Berlingo en pendientes de más del 3%). Igualmente, comprobamos la buena actuación de opciones como el sistema de vigilancia de ángulo muerto, el cambio automático de luces o el Head Up Display en color, que muestra, sobre una lámina transparente en el salpicadero sin tener que retirar la vista de la carretera, velocidad, regulador/limitador de velocidad, límites de velocidad, aviso de cambio involuntario de carril o indicaciones del navegador. Y especialmente recomendable, por utilidad y comodidad en maniobras de aparcamiento, resulto ser la ayuda al estacionamiento delantero y lateral con cámara 180° Top Rear Vision, que avisa de obstáculos cerca del vehículo y permite ver sus alrededores en la pantalla central, que al efecto se divide en dos partes, una muestra el entorno próximo y la otra una vista cenital, si bien el conductor, a demanda, también puede escoger una vista estándar, una 180º o zoom (esta última es automática cuando se acerca a un obstáculo). Este sistema de ayuda apareja el sistema de vigilancia de ángulo muerto y el de aparcamiento asistido que, una vez activado, detecta plazas libres en línea o en batería y mueve la dirección para facilitar las maniobras.


Este arsenal tecnológico se completa, en nuestro caso, con otra opción, el navegador 3D ConnectNAV con pantalla táctil capacitiva a color de 8″ y órdenes por voz para navegador, teléfono y sistema multimedia y que, asociado a TomTom Traffic, proporciona información en tiempo real de tráfico, precios de combustible en gasolineras cercanas, aparcamientos… Asimismo, integra Mirror Screen y es compatible con Android Auto, Apple CarPlay y MirrorLink; es decir, que tenemos nuestras aplicaciones del smartphone a disposición en una pantalla bien ubicada, en posición elevada, en el centro del salpicadero. Un guiño más a la seguridad y a la conectividad nos lo proporciona Citroën Connect Box con Pack SOS y asistencia incluidos, que garantiza el servicio de llamada de emergencia y de asistencia geolocalizadas.

Respecto al resto de equipamiento de serie y opcional del acabado Shine, señalar que el primero es muy completo e incluye, además de lo reseñado, 6 airbag, luces diurnas led, cierre centralizado, climatizador bizona, elevalunas y retrovisores eléctricos, sesnores de lluvia y luces, Bluetooth para móvil, puertos USB, equipo de audio, etc. En cuanto a los equipamientos con sobrecoste, son numerosos y permiten un grado de personalización amplísimo.

Buenas sensaciones

Plásticos duros (que se limpian mejor y más rápidamente), ajustes precisos y diseño moderno, este primer acercamiento al Berlingo transmite una agradable sensación de calidad, que extiendo, tras una semana de uso, a un elevado confort general. Primero, por la facilidad de acceso a todas las plazas; segundo, por la amplitud y confort de asientos y maletero y tercero, por el ergonómico y bien diseñado puesto de conducción que, con una posición elevada que amplía el campo de visión, los mandos correctamente ubicados en torno al conductor y una suavidad y silencio de marcha reseñables, ratifica día a día las buenas sensaciones de modularidad y sencillez de transformación de este polivalente vehículo para trabajo y ocio. Sin lugar a dudas, la carga tecnológica, amén de más seguro, equiparan su placer de marcha y comodidad a la de modelos de mayor empaque.


Ágil en ciudad, gracias a su dirección suave y precisa, al elevado puesto de conducción y a la buena ubicación de la palanca de cambios; agradable en vías rápidas, por los retoques en la suspensión, por su silencio de marcha y por la respuesta de su mecánica, y cómodo y estable en carreteras reviradas bajo el amparo de un trabajado chasis, el Berlingo ofrece un gran comportamiento dinámico. El motor tricilíndrico de gasolina, de inyección directa y turbo, pule el gran trabajo de Citroën con unas satisfactorias prestaciones, que le llevan a acelerar de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos y a alcanzar una velocidad máxima de 170 km/h. Perfectamente acoplado a los desarrollos del cambio de 6 marchas, es un motor muy elástico que desde bajas vueltas, sobre las 1.500 rpm, ofrece una excelente respuesta en salida desde parado, suavidad de funcionamiento a velocidad de crucero y rápida recuperación para efectuar adelantamientos con seguridad. En trazados sinuosos, muelles y amortiguadores contienen adecuadamente los balanceos de la carrocería, a la vez que anclan con aplomo el Berlingo al asfalto. Los frenos, con un sinfín de ayudas, se mostraron eficaces en todo momento y no perdieron eficacia en momento alguno.

Tras ese rodar íntegro a bajas vueltas, que faculta utilizar velocidades largas, y el excelente sistema de arranque y parada automático se esconde una aquilatada economía de combustible, que durante la prueba fue de 6,3 l/100 km de gasto medio, ligeramente superior a los 5,5 l/100 km homologados por la marca, pero realmente magnífico.

El precio de esta versión Shine, sin los extras montados en nuestra versión de prueba, es de 20.271 euros. Con ellos, de 24.745 euros, margen que merece pagarse por disponer de un vehículo comercial de lunes a viernes y de un centro de recreo para viajar con la familia los fines de semana.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 3, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 1.199
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección directa de gasolina, turbo e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 110 CV/5.500
  • Par máximo/rpm: 20,9 mkg/1.750

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: Delantera
  • Caja de cambios: Manual, 6 velocidades
  • Dirección: Cremallera con asistencia eléctrica
  • Diámetro de giro: 10,8 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Discos

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente tipo McPherson, muelles helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Trasera: Rueda tirada con elemento torsional, resortes helicoidales y amortiguadores
  • Neumáticos: 205/55 R17

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.431 kilos
  • Long./Anch./Altura: 4.403/1.848/1.800 mm
  • Capacidad depósito: 61 litros
  • Capacidad del maletero (mín./máx.): 597/2.126 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 11,5 seg.
  • Velocidad máxima: 170 km/h
  • Consumo urbano: 6,3 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 5,0 l/100 km
  • Consumo medio: 5,5 l/100 km

EURONCAP: 4 estrellas (2018)

CITROËN BERLINGO, UNA SAGA DE ÉXITO

El Berlingo representa la continuación de una larga tradición que Citroën comenzó en 1950.

1950 – Citroën 2 CV Furgoneta

Fue ese año cuando se presentó el 2 CV en versión furgoneta, un vehículo de culto que quedará en la historia como la primera furgoneta de gran serie con tracción delantera. Producido desde marzo de 1951 hasta marzo de 1978, los fabricantes de equipos para el automóvil se volcaron en ella desde su presentación. Desde mediados de los años 50, diferentes suministradores propusieron accesorios para transformar el 2 CV furgoneta en un verdadero ancestro del Ludospace. Fue un precursor del Berlingo.

1978 – Citroën Acadiane

En 1978, el Acadiane reemplaza al 2 CV furgoneta, que es idéntico pero con el frontal del Dyane. Se producirá durante nueve años y será el primero que ofrecerá una versión de GLP poco antes del final de su producción, en 1987. En los Países Bajos hubo una versión «Mixta» para suceder al «Week-end» sobre la base del 2 CV, pero también se ofreció una versión «Oasis» para el mercado italiano, casi un coche de camping.

1984 – Citroën C15

El C15 emplea un motor de 4 cilindros derivado del Visa y su vida se extendió hasta 2006. En 1986, el concept-car «Aventure», anunciaba ya el concepto del Ludospace y también fue campo de experimentación del concepto eléctrico, con un primer vehículo en 1987 y, posteriormente, una versión de serie en 1990. Dangel propuso versiones de tracción integral y en 1991 se hizo «Familiar» con su banqueta trasera, prefigurando la utilización polivalente del Berlingo. También hubo versiones de doble carburación empleando GNV y, opcionalmente, de GPL.

1996 – Citroën Berlingo (1ª generación)

Lanzado en 1996, el Citroën Berlingo fue el primer vehículo comercial de su segmento diseñado como un modelo independiente y no como un derivado de un turismo. Hubo versiones de Heuliez (Berlingo Bulle), germen del Citroën C3, y de Bertone (Berlingo Coupé de Plage), que estaba pensado para el ocio playero y que puede considerarse un antepasado directo del concept-car Citroën Cactus M y del Citroën E-Mehari. Igualmente, el prototipo Citroën Berlingo Grand Large (orientado al uso familiar y de ocio), fue el inspirador del Citroën Berlingo Multispace. De esta generación hubo versiones GNV, GLP, eléctrica, 4×4… La versión todocamino XTR data de 2003.

2008 – Citroën Berlingo (2ª generación)

En mayo de 2008, se presenta la segunda generación, que apareja nuevos equipamientos, como los tres asientos traseros independientes, la luneta posterior abrible o el nuevo Modutop. En 2009 integra Grip Control, para mejorar la motricidad, y en 2013 llega la versión eléctrica. En 2016, como guiño a los aniversarios simultáneos del 2 CV Furgoneta y del Berlingo, Citroën construyó para la marca francesa Colette dos unidades únicas para coleccionistas: 2 CV Furgoneta Colette y Berlingo Colette. En marzo de 2017 nace el E-Berlingo Multispace.