AutorentingAuthor website

BMW X3 xDrive30d

Un placer al límite de la extinción

Disfrutar al volante del BMW X3 xDrive30d puede ser, si no cambian las cosas, un placer al borde de la extinción. Está claro que al Gobierno le da igual la ingente inversión que marcas como BMW hacen por limitar las emisiones en sus modelos de gasóleo. Es como si tuvieran anteojeras y sólo vieran la zanahoria en forma de vehículo eléctrico. Ya está bien, constituyamos la ONG “Salvar al diésel” para que no nos priven del gozo de conducir automóviles como este X3.


Sigo sin entender si nuestros gobernantes no tienen personal cualificado que les asesore o si su obcecación con el diésel responde a un golpe que se dieron de pequeño en la cabeza. Por si acaso, les repito, una vez más, lo que todo el sector de automoción sabe y ellos ignoran: quien contamina son los coches antiguos, por lo que es necesario una renovación del parque automovilístico español. Tampoco encuentro sentido a que un etiquetado de la DGT sea el que permita circular o no a determinados coches por ciudad en episodios de alta contaminación, porque hay híbridos que contaminan más que los diésel modernos y, a pesar de ello, los modelos con motor de gasóleo no pueden acceder a la etiqueta ECO. ¿Cómo se explica esto? Mientras tanto, las tempranísimas declaraciones de la ministra de Energía y Medio Ambiente han tumbado las ventas no sólo de automóviles diésel, sino del sector del automóvil en general, que arrastra caídas desde hace 5 meses; es decir, han retrasado aún más la regeneración del parque, lo que conlleva un aumento sistemático de la polución ambiental.

¿A qué viene este ataque al comienzo de una prueba, os preguntaréis muchos? Pues, ni más ni menos, a que creo que a los motores de combustión les queda mucho recorrido y a que me niego a que me priven de conducir coches tan fantástico como el X3 xDrive30d, que dicho sea de paso, dispone de sistema BMW Blue Performance para purificar los gases de escape y filtro de partículas, catalizador de oxidación y de acumulación de NOx y catalizador SCR con inyección AdBlue. Un compendio de tecnología que rebaja las emisiones de CO2 a 154 g/km, con un consumo medio oficial de 5,9 l/100 km, lo que es de alabar en un todocamino que eroga 265 CV.

La marca bávara, además, ha trabajo en profundidad su estrategia EfficientDynamics, utilizando en el X3 de tercera generación materiales ligeros en el motor y en el chasis, lo que ha rebajado 55 kilos su peso, y ha mejorado el Cx, que ahora es de 0,29, el mejor del segmento. En este sentido, los bajos disponen de revestimientos adicionales, cuenta con nuevo alerón con deflectores laterales que controlan el flujo del aire y suma control activo de las trampillas en las entradas frontales de aire, que controla óptimamente el aire dirigido hacia el motor, los frenos y el sistema de aire acondicionado, de manera que se reduce el consumo, la sonoridad e incrementa la eficiencia, con una mejor gestión de la energía y control térmico.


Más dinámico, cómodo y seguro

Con un reparto de pesos ideal, 50% sobre cada eje, el nuevo X3 es puro dinamismo. Ha mejorado su comportamiento deportivo, su capacidad de mantener la trayectoria en línea recta y las sensaciones que se perciben al volante, y todo sin menoscabo del confort. Se ha trasladado mucho más par al eje trasero y el sistema de tracción total xDrive incide más en dicho eje, al que la fuerza llega con mayor suavidad cuando se necesita y siempre con máxima capacidad de agarre. En esto ha tenido mucho que ver el diferencial posterior más ligero y el distribuidor modificado, procedente de la Serie 7, que, además, repercuten en la mayor eficiencia y menor consumo de la tracción xDrive.

Asimismo, ha ganado en seguridad con un renovado sistema de regulación de la estabilidad dinámica, que trabaja conjuntamente con el ABS, el sistema de control de la tracción DTC, el bloqueo electrónico del diferencial ADB-X, la función de asistencia de frenado en curvas CBC, el asistente de frenado DBC, y el asistente de puesta en marcha cuesta arriba y de control de conducción en pendientes HDC.

Al volante, se perciben claramente los retoques a nivel de chasis, con un reglaje de amortiguación y suspensiones más duros y barras estabilizadoras más rígidas, a los que nuestra versión de pruebas añadía amortiguación electrónica de dureza variable, que adaptan las suspensiones al terreno y a la dinámica del X3. Y para aquellos que quieran personalizar aún más el reglaje del chasis, pueden hacerlo a través del selector Driving Experience Control, ubicado junto al cambio y al control dinámico de la amortiguación, desde el que se seleccionan los modos Eco Pro, Confort, Sport y Sport+, en función de la eficiencia, la comodidad o la deportividad que busquemos.


En marcha, todas estas mejoras se dejan sentir en su silencio de funcionamiento que, dicho sea de paso, ha ganado con un parabrisas fabricado en un material acústicamente aislante, que puede escogerse también para las ventanillas delanteras y que aminoran el ruido del aire contra los retrovisores a elevada velocidad. Así configurado, y con el modo Eco Pro seleccionado, inicio la jornada de prueba por la ciudad. Ningún ruido parásito interfiere en la magnífica acústica del equipo de audio y lo primero que me llama la atención es el buen tacto del volante y su grosor, que facilita un guiado sensacional.

Todo en su sitio

Los asientos delanteros (en opción, calefactados y ventilados) recogen muy bien el cuerpo, tanto por ergonomía como por dureza, y disponen de reglajes en altura, profundidad y lumbar, además de memoria. El volante, por su parte, se regula en altura y extensión, de manera que es fácil obtener una buena postura al volante, que además es elevada para una correcta visión hacia todos los lados. Abundan los vanos portaobjetos en torno al conductor y los mandos están situados al alcance de la mano. El del iDrive, desde el que se gestionan distintas funciones del coche, está a la altura del cambio, en buena posición para manejarlo. En el lado opuesto se ubican los del control de estabilidad, modos de conducción, suspensión regulable, ayuda al aparcamiento, cámaras y control de descenso de pendientes. Por detrás de la palanca encontramos el del freno de mano eléctrico y el de ayuda a la salida en pendientes. Desde el volante se maneja con absoluta sencillez el control de crucero adaptativo, el equipo de audio, el manos libres del teléfono y las órdenes por voz (con detección de idioma natural; es decir, no hace falta expresar órdenes programadas, sino que puede utilizar el lenguaje corriente). El mando de luces y sensores de parking se agrupan en la parte izquierda del conductor, mientras que la consola central recibe los del climatizador de tres zonas, equipo de música y Driving Assistant Plus, que asocia asistentes como el de maniobras de aparcamiento y de mantenimiento de carril, cambio de carril, mantenimiento de carril con protección contra colisiones laterales, de conducción prohibida y de presencia de tráfico transversal.


Por encima, como flotando sobre el salpicadero, se encuentra la pantalla multifunción táctil a color de 26 cm que, como en los Serie 5 y 7, permite el manejo de distintas funciones por gestos, si bien contempla la incorporación del sistema de navegación Professional, opcional. Asimismo, BMW ofrece una opción inédita en el X3, el kit Ambient Air, con el que el aire del habitáculo se perfuma y purifica mediante ionización.

En cuanto al cuadro de instrumentos, también es digital y presenta distintas informaciones y diseño en función del modo de conducción elegido. Si, como en nuestra versión de pruebas, cuentas con el magnífico Head Up Display, que proyecta sobre el parabrisas, en alta resolución y de forma nítida, las informaciones de mayor relevancia para la conducción, poco consultarás la instrumentación.

En cuanto al equipamiento, además de lo reseñado, el X3 puede incorporar de serie o en opción un sinfín de elementos de personalización para hacer mucho más grata la vida a bordo.

Detrás, las plazas son amplias y ergonómicas las laterales. La central, que puede transformarse en apoyabrazos, es más dura e incómoda, pero también utilizable por amplitud en anchura, altura y longitud. Los pasajeros de estos asientos disponen de salidas de climatizador de ajuste independiente y pueden contar con asientos calefactados. Además, los respaldos se regulan en inclinación y se abaten por partes asimétricas para ampliar el maletero de los 550 litros a los 1.600 (deja un piso casi totalmente plano), suficiente capacidad para el equipaje de toda la familia. La boca de entrada es amplia y el umbral de carga está a ras de piso, lo que facilita la entrada y salida de objetos pesados. Para sujetar la carga, dispone de raíles y ganchos de amarre, además de perchas.


Placer con copyright

Conducir un BMW asocia, indefectiblemente, su copyright al volante, el placer de manejarlo. Con un potente motor de 265 CV y una caja de cambios automática Steptronic de 8 velocidades, el X3 xDrive30d no iba a ser menos. Rueda por ciudad con soltura, con una amplia visión hacia todos los ángulos y una posición elevada que te permite anticipar. Sus ayudas a la conducción trasladan al conductor no sólo seguridad, sino también tranquilidad, mientras que las suspensiones absorben correctamente los baches, la dirección aporta un plus de suavidad y los frenos realizan un trabajo impecable, con cortas distancias de parada y una buena dosificación al pedal, aunque hay que acostumbrarse a ellos, porque son realmente potentes. El sistema de cámaras 360º y la ayuda al aparcamiento facilitan las maniobras y el sistema de arranque y parada automático proceden con celeridad. Así las cosas, conducir por estrechas calles urbanas es un verdadero placer, sólo comparable a cuando se le saca a carretera abierta y muestra todo el potencial que lleva dentro, como las ruedas trasladan al asfalto la potencia del motor y como los cambios se suceden con suavidad. Las curvas abiertas se las merienda sin apenas mover el volante y la amortiguación elimina los balanceos de la carrocería, mientras el X3 se agarra al asfalto con excelente estabilidad y confort de marcha. Con el control de crucero adaptativo y los asistentes a la conducción activos todo está bajo control y puede hacer cientos de kilómetros sin que te pesen. Es más desearás que la carretera no se acabe nunca para poder seguir disfrutando de ese copyright.


Cuando la carretera se revira y llegan las pendientes y descensos, la potencia y par del motor, la tracción total y los bien escalonados desarrollos del cambio, junto a unas suspensiones bien calibradas en estabilidad y confort, te harán sonreír, porque siempre tendrás fuerza a tu disposición y podrás seguir acelerando por mucho que se empine la cuesta. Además, en modo Sport y Sport+, verás como el X3 te permite “jugar” con ligeros derrapes del tren trasero sin comprometer tu seguridad. En curvas muy cerradas, apoya con aplomo para, a toque del acelerador, salir como un misil, bien asentado sobre el asfalto y sin apenas inercias. Y si lo tuyo es enlazar curvas rápidas, notarás la ligereza del volante mientras negocias una tras otra. De los frenos, poco más se puede decir, porque sus enormes pinzas de color azul actúan con contundencia sobre los discos ventilados para detener el X3 en distancias cortísimas, sin fatiga y con una buena dosificación al pedal.

Terminadas las jornadas de pruebas, llevamos a cabo la medición de consumo, y nueva sorpresa, el gasto medio fue de 6,7 l/100 km, una décimas por encima del homologado por el fabricante, pero francamente bueno.

La tercera generación del X3 trae cambios importantes en el interior, en el exterior, en el chasis y en el equipamiento, que no sólo le hacen más atractivo, manejable y seguro, sino que elevan su comportamiento dinámico al más alto rango. Con todocaminos así, capaces también de adentrase por pistas y senderos no demasiado exigentes, vadear arroyos y llegar a cualquier sitio, gracias a sus cotas todoterreno, disfrutar del placer de conducción no tiene límites. Su precio, con acabado M Sport con el de esta prueba, y que contempla volante y asientos deportivos M, faros y antiniebla LED, suspensión deportiva M, retrovisores exteriores plegables eléctricamente, paquete aerodinámico M, 4G LTE Connectivity (tarjeta SIM con red 4G), Navegación Business (Professional en nuestro caso), llantas de aleación M de 20″, entre otros elementos, tiene un precio de partida de 67.200 euros, muy atractivo para todo lo que nos da a cambio.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero longitudinal
  • Nº cilindros: 6, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 2.993
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección directa por conducto común, turbo de geometría variable e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 265 CV/4.000
  • Par máximo/rpm: 63,26 mkg/2.000-2.500

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: A las cuatro ruedas
  • Caja de cambios: Automática Steptronic, 8 velocidades
  • Dirección: Cremallera electromecánica servoasistida
  • Diámetro de giro: 12 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Discos ventilados

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Eje de doble articulación de aluminio, muelles helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Trasera: Eje de cinco brazos de acero ligero, muelles helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Neumáticos (del.-tras.): 245/45 R20 – 275/40 R20

COTAS TODOTERRENO

  • Ángulo de entrada: 25,7º
  • Ángulo de salida: 22,6º
  • Ángulo ventral: 19,4º
  • Altura libre: 204 mm
  • Altura de vadeo: 500 mm

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.895 kilos
  • Long./Anch./Altura: 4.708/1.891/1.676 mm
  • Capacidad depósito: 68 litros
  • Capacidad del maletero (mín./máx.): 550//1.600 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 5,8 seg.
  • Velocidad máxima: 240 km/h
  • Consumo urbano: 6,6 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 5,7 l/100 km
  • Consumo medio: 6,0 l/100 km

EURONCAP: 5 estrellas (2017)