AutorentingAuthor website

Un SUV de primera categoría

Citroën C5 Aircross

Citroën acaba de lanzar al mercado europeo (en China lleva funcionando hace tiempo), su último SUV, el C5 Aircross, con una serie especial para España “Comfort Class Edition” de 300 unidades, que destaca por su estilo y su elevado nivel tecnológico y de confort. Equipadas a tope, con las nuevas suspensiones y asientos, así como con el resto de elementos distintivos del modelo, tales como Highway Driver Assist, Grip Control con Hill Assist & Descent, Citroën Connect NAV o Citroën Connect Box, entre otros, su precio es de 32.490 euros, aunque la versión más barata cuesta 18.590 euros.

Cuatro son los niveles de equipamiento del nuevo SUV de Citroën: Start, Live, Feel y Shine, en los que destaca una carrocería sobreelevada, grandes ruedas de 720 mm de diámetro, una distancia al suelo de 320 mm, barras de techo que refuerzan su identidad y un aspecto sólido y robusto. Las dimensiones del C5 Aircross son las características de un SUV medio: 4,50 metros de longitud, 1,86 metros de anchura y 1,69 metros de altura.


Motores eficientes

El nuevo C5 Aircross dispone de una gama de motorizaciones Euro 6.2 de última generación con caja de cambios manual de 6 velocidades o caja automática EAT8 de ocho marchas. Hay 2 versiones de gasolina PureTech con 130 y 180 CV de potencia y dos BlueHDi turbodiésel con las mismas potencias. A finales de 2019 llegará una versión híbrida enchufable (Plug-in-Hybrid), que contará con aproximadamente 60 kilómetros de autonomía 100% eléctrica.

Ayudas a la conducción

El C5 Aircross ofrece hasta 20 sistemas de ayuda a la conducción, estrenando en la marca el denominado Highway Driver Assist, que combina el sistema de aviso de cambio involuntario de carril a partir de 30 km/h con el control de velocidad de crucero adaptativo, lo que permite una conducción semiautónoma de nivel 2. También puede incorporar control de estabilidad de remolque, para estabilizar posibles balanceos provocados por el arrastre de un remolque, además otros sistemas ya conocidos en otros modelos de la marca, como el sistema de reconocimiento de señales, luces automáticas, sistema de alerta de atención del conductor, control del ángulo muestro, alerta de riesgo de colisión, etcétera.


Habitáculo generoso

El habitáculo es amplio y ofrece bastantes huecos para dejar objetos de grandes dimensiones en guantera principal, bandeja de puertas, consola central con sistema de carga inalámbrica para teléfono o bajo el apoyabrazos central refrigerado. Llama la atención las dos pantallas digitales con las que cuenta el salpicadero, una de 12,3″, que hace las veces de panel de instrumentos y otra de 8″, que aloja el sistema multimedia del vehículo y que es compatible con Apple Carplay y Android Auto.

A destacar los tres asientos traseros independientes, que son de de las mismas dimensiones, pueden regularse 15 cm en longitud y disponen de respaldos abatibles y reclinables en 5 posiciones. Asimismo, el C5 Aircross ofrece uno de los maleteros más grandes entre los SUV de su tamaño, con 580 litros de capacidad, que pueden llegar hasta los 720 litros si se adelantan los asientos traseros, y hasta 1.630 litros si se pliegan los respaldos, lo que permite también llevar bultos de hasta 1,90 metros de longitud.

El C5 Aircross se vende con 30 combinaciones exteriores, siete colores de carrocería, una propuesta de techo bitono negro y tres packs de color formados por inserciones coloreadas sobre el paragolpes delantero, los airbump en la parte baja o bajo las barras del techo.


Las carreteras de Marruecos, y más concretamente las de Marraquech, fueron las elegidas para la toma de contacto con este interesante SUV. Al volante, el confort se hace notar de inmediato, especialmente en el mullido de los asientos que, gracias a una primera capa de espuma flexible de 15 mm, complementada con otra de alta densidad en el centro, los hace especialmente cómodos. A esta comodidad también contribuye la suspensión de amortiguadores progresivos hidráulicos, que favorecen una mejor capacidad de absorción ante grandes compresiones y extensiones del muelle. Esto, en la práctica, repercute en un filtrado de las irregularidades del pavimento especialmente benévolo con los ocupantes. Algo que pudimos comprobar “in situ” por las carreteras de Marraquech, que tienen un firme cambiante con baches pronunciados y arcenes muy rotos.

Raúl del Hoyo