Un familiar con mucha personalidad

Peugeot 508 SW

Al igual que la berlina 508, presentada hace unos meses, lo primero que hay que destacar de la versión familiar o SW es que sigue las mismas líneas de diseño, con una silueta baja y dinámica que llama poderosamente la atención.

Gracias a la presencia de las barras de techo funcionales y bien integradas en el diseño, es casi tan bajo como la berlina, sólo 1,42 metros, lo que supone una óptima aerodinámica. Con 4,79 metros de longitud (sólo 4 centímetros más que la berlina) su perfil revela unas líneas tensas y fluidas.

El frontal es impresionante, algo único en un break de una marca generalista, con sus faros LED y la firma luminosa vertical que generan las luces diurnas, que le confieren una identidad fuerte y exclusiva, subrayada por el león, situado en el centro de la calandra y el logo “508” en la punta del capó. La zaga sugiere potencia y modernidad, con la moldura horizontal de color negro brillante enmarcada por las luces traseras Full LED tridimensionales.

El acceso al maletero se realiza a través de un portón eléctrico, con un umbral de carga más bajo que en la berlina (-6 cm) y más amplio (+2,4 cm). La capacidad del maletero con los asientos en su posición convencional es de 530 litros, que pueden ampliarse hasta los 1.780 litros. La apertura y cierre del maletero puede ser eléctrica, además de contar con función manos libres mediante el acercamiento del pie a la zona baja del paragolpes trasero.


Interior de calidad

En el interior no existen diferencias con el 508 berlina y estamos ante un habitáculo de diseño con mucha personalidad y que ofrece un nivel de calidad de construcción y materiales muy alto, lo que le permite codearse en este terreno con vehículos de la categoría prémium. Confirman esta calidad los asientos, muy cómodos, tapizados en piel, con diferentes motivos y colores, con masaje, calefacción y múltiples reglajes eléctricos.


Muy bien equipado

Peugeot, como es habitual, ofrece una amplia variedad de posibilidades en el 508 SW, destacando los faros matriciales LED, el control de crucero adaptativo con mantenimiento de carril, la frenada autónoma de emergencia con detección de peatones o la cámara de visión nocturna. La gama 508 es, a día de hoy, una de las que más posibilidades ofrece de su segmento en lo relativo a equipamiento. El 508 SW se ofrece en acabados Active, Business Line, Allure, GT Line, GT y First Edition

Motorizaciones

El nuevo Peugeot 508 SW viene con la mismas gama de motores que la berlina; es decir, tres motores diésel y dos de gasolina. En el apartado diésel, tenemos los BlueHDi de 130 (cambio manual de 6 velocidades o EAT8), 160 y 180 CV. En gasolina, la oferta se concentra en el PureTech, con potencias de 180 y 225 CV (sólo acabado GT) y siempre con cambio EAT8.


En el segundo semestre de este año llegará una variante híbrida enchufable con 225 CV de potencia, resultado de combinar un motor eléctrico y otro térmico. Tendrá una autonomía estimada en modo 100% eléctrico de unos 50 kilómetros.

En cuanto a los precios, con el nivel básico Active, el 1.5 BlueHDi 130 CV con cambio manual de 6 marchas cuesta 31.450 euros (33.000 euros el Business Line, 34.050 el Allure y 36.350 el GT Line). Con caja de cambios automática de 8 relaciones EAT8, el precio sube 2.000 euros. El 2.0 BlueHDi 160 EAT8 Allure tiene un precio de 37.700 euros, que sube hasta los 40.000 euros en acabado GT Line, mientras que el BlueHDi de 180 CV en versión GT Line cuesta 42.100 euros, 46.100 el GT y 50.900 euros el First Edition. En gasolina, el de 180 CV con acabado Active tiene un precio de 34.300 euros, 36.900 en Allure y 39.200 en GT Line. El precio del Puretech de 225 CV es de 45.500 euros en GT y 50.300 en First Edition.

Raúl del Hoyo