AutorentingAuthor website

Avanzadilla del Corsa VI

Opel Corsa-e

Opel quiere su trozo de tarta en el mercado de vehículos eléctricos y, ante la llegada del Corsa de sexta generación, manda a la versión eléctrica, el Corsa-e, como avanzadilla. Desarrollado sobre la plataforma modular CMO, la misma que utiliza el Peugeot e-208, modelo con el que comparte tecnología, el cero emisiones alemán ofrece 136 CV y 330 km de autonomía. Ya está abierto el plazo de pedidos, aunque las primeras unidades no llegarán hasta 2020.

Cuando está a punto de presentarse la nueva generación del Corsa, la sexta, que traerá novedades importantes tanto a nivel de estética como de habitáculo, así como de chasis y motores, la marca alemana anticipa la versión totalmente eléctrica, el Corsa-e, convirtiéndose en el primer modelo de Opel 100% eléctrico.

Como es tradición en Opel, marca que lleva 120 años fabricando coches y poniendo la tecnología al alcance del máximo número de compradores posibles, el Corsa-e ofrece tecnología eléctrica de última generación, que comparte con su primo-hermano el Peugeot e-208.


Su sistema de propulsión eroga 136 CV y 26,5 mkg de par máximo instantáneo, de forma que ofrece una respuesta inmediata a cualquier solicitación sobre el acelerador y promete enorme agilidad y buen comportamiento dinámico. Acelera de 0 a 50 km/h en 2,8 segundos e invierte 8,1 segundos en alcanzar los 100 km/h desde parado, lo que sitúa sus prestaciones al nivel de algunos deportivos. Su autonomía, medida según la normativa WLTP, es una de las mayores de su segmento, con 330 km, lo que le habilita para una utilización diaria sin agobios ni restricciones. Para ello, incorpora un acumulador de 50 kWh, que puede cargarse de forma rápida hasta el 80% de su capacidad en 30 minutos. El Corsa-e está preparado para todas las opciones de carga –cable, wallbox o alta velocidad– y la batería está cubierta por una garantía de ocho años. El estado de la carga puede verificarse con «myOpel», aplicación para smartphone desde la que pueden optimizarse en los tiempos de carga y los costes en cualquier momento. En este sentido, el Corsa-e permite elegir entre tres modos de conducción, para adaptar la autonomía a las necesidades y gustos de cada conductor. Son Normal, Eco y Sport. El último aumenta la capacidad de respuesta y la dinámica de conducción, con una pérdida moderada de autonomía, mientras que en Eco, se convierte en un corredor de fondo, con un aumento significativo de la autonomía que apenas afecta al confort.


Exterior deportivo

El Corsa-e mantiene las dimensiones exteriores compactas de las generaciones anteriores, lo que le da un aspecto dinámico, que se ve enriquecido por su diseño deportivo. Su interior homologa 5 plazas y asegura Opel que es un coche «ágil, práctico y bien configurado». Mide 4.060 mm de longitud, apenas 4 mm más que el 5 puertas de la generación anterior, y 1.433 mm de altura, lo que rebaja la línea del techo, de tipo coupé, 48 mm sin detrimento de espacio libre para la cabeza. Con el puesto de conducción situado 28 mm más bajo, su comportamiento, dinámico e intuitivo para mayor placer al volante, se beneficia de un centro de gravedad más bajo.

Poco se sabe del interior, salvo que el cuadro de instrumentos es totalmente digital y que puede mejorarse con asientos de cuero.

En cuanto a seguridad, el Corsa-e equipa por primera vez tecnologías y sistemas de asistencia normalmente reservados a segmentos más altos. Entre sus características más destacadas figura el sistema de iluminación adaptativa matricial IntelliLux Led, que no deslumbra, ofrecido por Opel como primicia en el segmento de coches pequeños. Los ocho elementos led, controlados por la cámara frontal de alta resolución de nueva generación, adaptan continuamente el haz de iluminación a la situación del tráfico y al entorno. Los avanzados sistemas de asistencia al conductor ofrecen una significativa seguridad adicional. Gracias a la nueva cámara frontal, el Asistente de Reconocimiento de Señales de Tráfico ahora detecta información adicional como, por ejemplo, las señales led. Los límites de velocidad guardados en el sistema también aparecen en la pantalla. Otros asistentes a disposición del conductor son el Control Adaptativo de la Velocidad, el Asistente Lateral basado en radar y sensores, el Asistente de Ángulo Muerto…


Respecto a sistemas de información y entretenimiento, el Corsa-e está disponible con el nuevo servicio telemático Opel Connect, que mantiene a conductor y pasajeros plenamente conectados. Dicho servicio se integra en el sistema Multimedia Navi con pantalla táctil a color de 7″, así como en tope de gama Multimedia Navi Pro con pantalla táctil a color de 10″. Sus funciones de ayuda, como la navegación con información de tráfico en tiempo real, la conexión directa con la asistencia en carretera y las llamadas de emergencia, proporcionan al conductor y a los pasajeros una mayor tranquilidad.

A toda prueba

Antes de su lanzamiento en verano, con entregas a partir de otoño, la sexta generación del Opel Corsa se ha sometido a distintas pruebas, que han pasado por los -30ºC del Ártico al desarrollo del chasis en Dudenhofen (Alemania), sin olvidar los test de resistencia a las ondas electromagnéticas en el laboratorio de EMC, en Rüsselsheim.

Aunque el nuevo modelo ha sido creado con la ayuda de los métodos de desarrollo virtual más modernos, más rápidos y eficientes, los ingenieros de Opel lo han llevado a los lugares habituales de pruebas, puesta a punto y validación en condiciones reales. Desde el pasado mes de enero, los ingenieros de Opel especialistas en chasis, motorizaciones, electrónica, iluminación y otros muchos sistemas, han utilizado el largo invierno polar en la Laponia sueca para realizar intensivas pruebas a temperaturas extremadamente bajas en lagos congelados y carreteras cubiertas de nieve. Actualmente, las unidades de preproducción están rodando en las pistas del Centro de Pruebas de Dudenhofen, mientras las pruebas de compatibilidad electromagnética se están llevando a cabo en las instalaciones de Rüsselsheim.


Thomas Wanke, ingeniero Líder Global de Desarrollo de Prestaciones de Vehículo, nos desvela algunos secretos, como que «es significativamente más ligero, lo que reduce el consumo de combustible y aumenta el factor de diversión. Nuestro objetivo, claramente, es ofrecer a los clientes una perfecta ejecución del chasis con un equilibrio óptimo entre seguridad, confort y diversión».

En Laponia, los ingenieros del departamento de control de chasis han estado configurando los sistemas controlados electrónicamente para la estabilidad, la tracción y el ABS en superficies de bajo agarre y a temperaturas muy bajas, con el fin de que funcionen de manera fiable y ofrecer altos niveles de seguridad, confort y dinámica de conducción.

En el centro de pruebas de Dudenhofen, los ingenieros han experimentado con los nuevos faros, así como con dirección y suspensión. La primera, asistida en función de la velocidad, se ha calibrado para ofrecer una óptima precisión, un aumento progresivo de la fuerza de asistencia y una buena respuesta. Los amortiguadores están diseñados para reaccionar inmediatamente a la menor ondulación en la superficie de la carretera o cambiar de dirección. Las unidades de preproducción utilizadas para llevar a cabo todas estas pruebas, también han logrado cumplir con altos estándares en el cambio de carril y en la estabilidad durante las frenadas. Después de completar todas estas pruebas, se comprobó la satisfactoria estanqueidad del Corsa en el túnel de agua.


Para las pruebas electrónicas, Opel prueba la inmunidad de los sistemas electrónicos contra las emisiones electromagnéticas en una cámara especialmente diseñada en el laboratorio de EMC en Rüsselsheim. El vehículo de prueba, expuesto a las emisiones irradiadas en una amplia gama de frecuencias, recibe luz verde sólo cuando todos sus sistemas han demostrado su inmunidad contra las emisiones electromagnéticas. El nuevo Corsa ya ha pasado su prueba; los componentes electrónicos están protegidos de forma óptima contra las perturbaciones.

Juan Luis Franco