AutorentingAuthor website

Bosch aumentó sus ventas en España el 6%

Con una facturación aproximada de 2.500 millones de euros

Bosch, líder mundial de tecnología y servicios, cerró 2018 con unas ventas aproximadas de 2.500 millones de euros en España, lo que supone un aumento del 6% frente a 2017. Javier González Pareja, presidente del Grupo Bosch para España y Portugal, ha señalado al respecto que «tras varios años de continuo crecimiento, España ha demostrado ser, de nuevo, uno de los mercados clave para Bosch en Europa, debido a sus soluciones innovadoras y conectadas en todas las áreas empresariales. Para 2019, esperamos un crecimiento moderado en el país». Con una plantilla en España de 8.650 empleados, similar al año anterior, el Grupo Bosch invirtió unos 80 millones de euros en nuestro país en 2018. Las ventas de Mobility Solutions, el área empresarial más importante para Bosch en España, representando más del 50% de sus ventas totales, experimentaron un aumento de dos dígitos en 2018, a pesar de una ligera disminución en la producción de vehículos en nuestro país. González Pareja asegura que «Bosch ha tenido un gran éxito, especialmente con los sistemas de seguridad para el automóvil y los sistemas avanzados de ‘cockpit’ e ‘infotainment'». La división Powertrain Solutions también se desarrolló de manera favorable, gracias al papel de liderazgo de Bosch en todas las opciones de propulsión existentes en el mercado.

Por otra parte, con el objetivo de mejorar la movilidad urbana Bosch lanzó en Madrid, en septiembre de 2018, el servicio de scooter eléctrico compartido COUP. Tras una exitosa introducción, la compañía aumentará su flota en 500 unidades más este año, alcanzando los 1.350 scooters en la ciudad.

En electromovilidad, Bosch se esfuerza por convertirse en líder del mercado y para 2025 pretende alcanzar 5.000 millones de euros en ventas en esta área, diez veces más que en 2018. Los componentes de Bosch para este tipo de propulsión equipan ya a más de un millón de coches eléctricos en todo el mundo. Sin embargo, la compañía pronostica que, en 2030, aproximadamente el 75% de todos los vehículos turismos y comerciales ligeros nuevos todavía serán propulsados por un motor de combustión interna, por lo que continúa invirtiendo cantidades considerables en la optimización de los motores de gasolina y diésel.

Por lo que se refiere a acción climática y calidad del aire, Bosch ha reducido las emisiones absolutas de CO2 en nuestro país el 10% en los últimos dos años, a pesar de que la capacidad en horas de trabajo se ha incrementado en más del 5% durante el mismo período. Para 2019, Bosch España planea invertir unos dos millones de euros en diferentes medidas para reducir aún más las emisiones de CO2 en sus emplazamientos.