AutorentingAuthor website

Cómo circular con patines y patinetes

Correctamente por Madrid

La circulación por las ciudades está sufriendo múltiples cambios, no sólo para adaptarse a un entorno que aspira a ser más conciliador con el medio ambiente, sino porque las necesidades urbanas requieren nuevas respuestas a demandas de todo tipo en centros cada vez más saturados de un público que solicita servicios con carácter instantáneo, servicios para los que rapidez y eficacia constituyen la mejor tarjeta de presentación.

Al mismo tiempo, la globalización de todo tipo de servicios permite llegar cada vez a más gente, y no sólo en la mayor brevedad de tiempo, sino también con la mejor presentación asociada la mayor parte de las veces a la idea de exclusividad. La pugna por dar un servicio lo más rápido y personalizado posible requiere respuestas inmediatas en el ámbito de la movilidad y, por ende, soluciones rápidas y sostenibles con el medio ambiente.

La nueva Ordenanza del Ayuntamiento de Madrid, que entró en vigor el día 24 de octubre de 2018 y que pretende dar respuesta a estas exigencias urbanas, regula, entre otras materias de total actualidad, la circulación de patines y patinetes sin motor por la vía pública con las siguientes limitaciones. Concretamente, el libro II, relativo a Modos de transporte y vehículo, en su artículo 134 apartado 4, señala que «las personas que se desplacen con patines y patinetes en aquellos espacios compartidos con el peatón deberán acomodar su marcha a la de los peatones, evitando en todo momento causar molestias o crear peligro. En ningún caso podrán exceder la velocidad de 5 kilómetros por hora, circular en zigzag ni tendrán prioridad respecto de los peatones».


Por su parte, el artículo 180 de la Ordenanza permite una regulación más específica y detallada, especificando los entornos en los que está permitida la circulación y la velocidad máxima a que deben ir

Art. 180. Patines y patinetes sin motor

Los patines y patinetes sin motor, monopatines o aparatos similares sin propulsión motorizada podrán transitar: a) Por las aceras y demás zonas peatonales a una velocidad adaptada al paso de persona que no exceda los 5 km/h, evitando en todo momento causar molestias o crear peligro. En ningún caso tendrán prioridad respecto de los peatones. b) Por carriles bici protegidos o no, aceras-bici, sendas ciclables, pistas-bici y ciclocalles exclusivas para la circulación de bicicletas.

Como apunte, aclarar que mientras el carril bici y la pista bici conviven en las ciudades con el tráfico rodado (el carril bici discurre adosado a la calzada y la acera bici utiliza la acera o parte de ella para que los ciclistas puedan circular), la senda ciclable, pista-bici y la ciclocalle se encuentran segregadas del tráfico motorizado (la pista-bici tiene trazado independiente de las carreteras, la senda ciclable es una vía para peatones y ciclos que discurre por espacios abiertos, jardines y parques, y la ciclocalle es una calle unidireccional limitada a 30 km/h, en la que las bicicletas tienen preferencia).


c) En los parques públicos, por aquellos itinerarios en los que esté permitida la circulación de bicicletas. En caso de tratarse de sendas compartidas con el peatón se limitará la velocidad de circulación a 5 km/h, respetando en todo momento la prioridad del peatón. En ningún caso podrán transitar sobre zonas ajardinadas.

Dentro de este artículo se hace una puntualización que apela en todo caso al sentido común, cuando especifica que «las personas que circulen con patines, patinetes sin motor, monopatines o aparatos similares por vías ciclistas habilitadas sobre las aceras o áreas peatonales, aceras-bici y sendas ciclables deberán hacerlo con precaución ante una posible irrupción de peatones y, muy especialmente, de niños y niñas, de personas mayores y de personas con diversidad funcional, así como mantener una velocidad moderada nunca superior a los 10 km/h y respetar la prioridad de paso peatonal en los cruces señalizados. Es decir, sobre las aceras y zonas peatonales los patines no deben superar los 5 km/h, mientras que si circulan por vías ciclistas habilitadas sobre las aceras o áreas peatonales no debe superar los 10 km/h. Y siempre, y en todo caso, con las precauciones debidas y la diligencia suficiente para evitar imprevistos debidos a la circulación habitual de los peatones. En definitiva, sensatez y sentido común.

Sigue diciendo la Ordenanza en su artículo 180 que «los monopatines y aparatos similares únicamente podrán utilizarse con carácter deportivo en las zonas específicamente señalizadas en tal sentido, así como en los parques públicos con las mismas limitaciones que las señaladas para patines y patinetes sin motor. Su utilización en determinadas aceras, zonas peatonales, o vías ciclistas podrá ser limitada por motivos de seguridad vial». Por tanto los monopatines quedan sujetos a las mismas limitaciones que los patines y patinetes sin motor.


Autorización municipal

Finalmente, el apartado 2 del art. 180 recoge la excepción a la regla cuando determina que «excepcionalmente, y previa autorización municipal expresa, podrá autorizarse la circulación de patines, patinetes, monopatines y aparatos similares por cualquier parte de la calzada, en circuitos segregados del resto de vehículos y bajo las condiciones que se indiquen en la correspondiente autorización».

En definitiva, las excepciones existirán sujetas a autorización municipal expresa, de modo que ésta regulará los pormenores de la circulación de estos elementos cuando así se prevea al margen de lo establecido en la Ordenanza.

Soluciones habitacionales, de movilidad, de transporte, todas ellas dirigidas a satisfacer demandas en núcleos urbanos cada vez más saturados y cuya conciliación con un entorno sostenible es prioritaria, por lo que se impone una cultura del respeto y la educación vial que no deja de ser aplicable en toda su extensión a estas nuevas y cada vez más extendidas modalidades de transporte, acorde a una presencia cada vez menor de vehículos en la zona centro de Madrid, y que es uno de los objetivos indiscutibles de esta Ordenanza.

Beatriz de Dueñas Moreno

Dpto. Jurídico / Pyramid Consuting

www.pyramidconsulting.es