AutorentingAuthor website

Las ventas caerán el 3,3% en 2019 y el renting seguirá al alza

Arval Mobility Observatory 2019

Arval, un año más, y es el décimo primero, ha presentado las conclusiones de su Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO), si bien desde este año ha pasado a denominarse Arval Mobility Observatory. Este estudio, que refleja la realidad presente de la movilidad y sus previsiones a corto y medio plazo, señala que el mercado español de vehículos nuevos va a descender los próximos años, sobre todo entre los particulares, y que el renting seguirá al alza, además de estimar el aumento en las emisiones de CO2 y la imparable caída del diésel.

El estudio, presentado por Manuel Orejas, director de Marketing y Business Developement de Arval y director de Arval Mobility Observatory, señala que el mix energético en flotas corporativas es cada vez más diverso y lo será más en 2021, al mismo tiempo que asegura que el vehículo eléctrico puro no avanza y que el potencial de desarrollo de los híbridos aumenta de manera significativa, duplicando las empresas de más de 100 empleados su intención de incluir este tipo de modelos, del 24% en 2015 al 49% en 2018. En este sentido, España supera el promedio mundial en desarrollo de energías alternativas (eléctrica, totalmente eléctrica, híbrida e híbrida enchufable).


Entre las principales conclusiones del barómetro de este año, Manuel Orejas ha destacado que las empresas españolas están trabajando para reducir el nivel de emisiones de sus flotas y que más de la mitad (55%) ya han tomado medidas para reducirlas, el 5% más que la media europea. En este sentido, el 42% de las empresas ha implementado acciones para limitar las emisiones de CO2 y quieren también reducir emisiones de NOx (óxido de nitrógeno) y de partículas en suspensión.

Así pues, con un TCO equivalente entre gasolina y diésel, las empresas prefieren el primero, sobre todo en modelos urbanos, porque con niveles inferiores de NOx y NO2 creen que contamina menos, además de ofrecer una mejor imagen de la compañía y de su estrategia de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Es por ello que el mix de vehículo diésel en sus flotas se reducirá el 32%, pasando del 85% actual al 53% en 2022, reducción que parece imparable incluso si los nuevos motores de gasóleo emitiesen el mismo nivel de NOx que los gasolina; en cuyo caso, aclara el estudio, las empresas incorporarían vehículos con energías alternativas (híbridos o eléctricos) para reemplazar los vehículos diesel más antiguos. En este sentido, las opciones híbridas, tanto enchufables como autorrecargables, aumentan con fuerza, y si el 24% de los gestores de flota de empresa con más de 100 empleados indicaba en 2015 su intención de incluir este tipo de modelos, el porcentaje se duplicó en 2018 y llegó al 49%.

Impacto del WLTP

El 13% de las empresas consultadas confiesan haber sufrido ya el impacto, en sus políticas de flotas, de la introducción del nuevo protocolo WLTP para la medición de consumos y emisiones, el 33% entre grandes compañías. Este porcentaje crecerá hasta el 44% en 2021 (68% entre las más grandes). Para compensar este efecto, se han decantado por escoger modelos menos contaminantes y elegir combustibles alternativos, aunque el 84% de empresas sigue desorientada y no dispone de medidas planificadas.


En cuanto a previsión de compras, el nivel de confianza empresarial indica que las empresas con menos de 500 empleados esperan aumentar el tamaño de la flota, en línea con los del año anterior; mientras que las de más de 500 empleados son más cautas de cara el futuro. Aún así, el potencial de crecimiento de la flota es del 8%, claramente inferior al de 2018 y en niveles de 2012 y 2013.

Un potencial de crecimiento que tiene en el renting su mejor aliado, al menos, en España, que ocupa, dependiendo del tamaño de la compañía, el primer o segundo lugar en Europa por número de empresas que utilizan este sistema de financiación para su flota de vehículos, con mayor penetración entre las empresas más grandes, el 72% en empresas con 100 o más empleados. Las matriculaciones de renting en 2018 rozaron las 190.000 matriculaciones, lo que supone un incremento de algo más del 100% con respecto a 2014, y del 13,6% con respecto al ejercicio anterior. Independientemente del tamaño, el renting sigue creciendo, aunque moderando su ascenso, y las previsiones apuntan a mantener la misma tónica.

Observa también el estudio que, en gestión de flotas, el 46% de las empresas españolas demandan más servicios (65% en las de más de 500 empleados), figurando entre los de mayor interés la gestión de combustible, seguida de formación en conducción eficiente y segura, renting flexible, renting de vehículos de segunda mano, cuadros de mando digitales y telemática.

En materia de movilidad compartida, el 49% de la gran empresa está dispuesta a adoptar alguna fórmula de sharing en los próximos tres años. La principal alternativa al vehículo de empresa para dicho periodo es el ride sharing (22%) o compartir vehículo en trayectos de larga distancia y esporádicos, por delante del carsharing, 18% de los encuestados, pero que alcanza el 30% entre las grandes corporaciones. Otro 15% optará por crear un presupuesto de movilidad. En todos los casos, los porcentajes son inferiores a lo del resto de países de la Unión Europea.


Flota conectada y seguridad

Actualmente, el 27% de las empresas españolas integra herramientas telemáticas para conectar su flota, lo que supone un aumento del 6% respecto a 2017, incremento que, en gran medida, llega de la mano de las pequeñas empresas, que señalan como principales razones conocer la ubicación exacta de sus vehículos (46%), mejorar la seguridad de los conductores (42%), optimizar los trayectos (28%), mejorar el comportamiento de conductores (24%) y reducir costes (17%). Estos mismos motivos, y en orden similar, son los argumentados por las compañías europeas.

Como puede observarse, la seguridad vial es una prioridad para las empresas españolas, por lo que el 37% ya ha implementado acciones para mejorarla y espera seguir haciéndolo en los próximos tres años. El campo de actuación se centra en la compra de vehículos con dispositivos nativos relacionados con la seguridad vial y en la formación online; esta última, sobre todo, en compañías con más de 1.000 empleados.

Visión del sector

El Estudio de Tendencias de Movilidad Corporativa supone también una visión completa del sector, por lo que es una magnífica herramienta para extraer conclusiones y tendencias. Al analizar la cifra de ventas del año pasado -más de un millón y medio de vehículos vendidos-, el informe asegura que el comportamiento del mercado fue más positivo de lo esperado por los fabricantes, pese a la debilidad de la demanda en los últimos meses y la entrada en vigor del WLTP. Para 2019, las previsiones apuntan una caída del 3,3% y del 2,2% en 2020, para un año después retomar el pulso y crecer el 1,2%, hasta cerca de 1,45 millones de matriculaciones, y volver a subir otro 1% en 2022, para alcanzar las 1.485.862 unidades. El de vehículos comerciales será uno de los pocos segmentos que registrará cifras en negro, con subidas del 3,6% en 2019, 1% en 2020, 2,9% en 2021 y 1,3% en 2022, para situarse en 233.292 unidades.


En este contexto, el canal de particulares disminuirá el 6,8% en 2019 (690.174 unidades) y seguirá bajando hasta 649.939 unidades en 2021, mientras que el de empresa subirá el 1,5% (539.977 unidades) en 2019 y llegará a 567.746 matriculaciones en 2021.

Respecto al envejecimiento del parque, el estudio de Arval señala que, con un parque de más de 27 millones de vehículos, el 2,7% más en 2018, su antigüedad volvió a crecer y los coches con más de 10 años ya superan el 62% del total y el de más de 7 años suma otro 13%. Ello supone que el 69,43% de los vehículos que circulan por nuestras carreteras están entre los más contaminantes y los de distintivos medioambiental C, CERO y ECO (los más ecológicos) no alcanzan un tercio del total, aunque han aumentado en el último ejercicio (las dos últimas han duplicando su presencia).

Por tipo de motor, el diésel sigue en caída libre, con un descenso en las matriculaciones del 11% en 2018, pasando de 782.731 unidades a 667.111. Tendencia que seguirá en los próximos años, de forma que, tal y como hemos señalado antes, reducirá su mix en flotas el 32%, pasando del 85% actual al 53% previsto para 2022. Los gasolina, por su parte, subieron casi 9 puntos en 2018, de 581.526 a 756.127 vehículos.

Este descenso de ventas de los diésel ha hecho que aumenten las emisiones de CO2 a la atmósfera, hasta situarse en 117 g/km de media por vehículo, casi el 2% más que en 2017. En los vehículos renting se ha pasado de 110 a 113 g/km, con el mayor crecimiento en el canal empresa, el 3,5% y 117 g/km.


Principal opción de compra

El mercado de vehículos de ocasión rozó las 2,5 millones de transferencias en 2018, de las que cerca de 2,1 millones fueron turismos, convirtiéndose en la primera opción de compra para los consumidores españoles. Por edad, el segmento que más creció fue el de los vehículos con menos de 5 años, que llegó al 28,3% del total, más de tres puntos de ascenso, mientras que la banda intermedia, los de entre 6 y 10 años, volvió a ceder cuota. La ratio anual de turismos de ocasión frente a nuevo, 1,6, se mantuvo en 2018 en el mismo valor que en los tres años anteriores. Las previsiones apuntan hacia una evaluación interanual positiva en este ratio a partir del presente ejercicio. El análisis en función del tipo de combustible utilizado vuelve a situar a los turismos diésel con una importante ventaja en las preferencias frente a los de gasolina, pese a las restricciones anunciadas e implantadas por diferentes administraciones.

Juan Luis Franco