AutorentingAuthor website

Entrevista a Marta Blázquez, vicepresidenta ejecutiva de Faconauto

“El mercado está en un punto muerto”

 

Licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y Máster MBA en el IE Business School, se incorporó al Grupo PSA en 1997 como directora de Marketing y Desarrollo en Banque PSA Finance. Desde entonces, ha desarrollado varios puestos en Peugeot como directora de Comunicación y Relaciones Externas o directora de Marketing, Calidad y Ventas B2B Peugeot Citroën Retail España y Portugal. En febrero de 2015 toma la responsabilidad de la animación de ventas a empresas y vehículos de ocasión de Peugeot España. Además, en su faceta más personal, es una persona comprometida con la sociedad, concretamente con el empoderamiento de la mujer. Es miembro del Comité de Pilotaje de Women Engaged for PSA y directora general de Desarrollo de la Asociación Hispano-Francesa Mujeres Avenir. A principios de 2018 fue fichada por Faconauto como vicepresidenta ejecutiva.

 

Señora Blázquez, tras veinte excelentes años en el Grupo PSA, ¿qué la motivó para cambiarse a Faconauto?

– Me entusiasman los proyectos ambiciosos e inteligentes. Los retos a los que se enfrentan los concesionarios y el papel que tiene que desempeñar su patronal, Faconauto, me parecen tremendamente motivantes. La dimensión política de mi puesto, combinada con la parte comercial en la búsqueda de propuestas de valor para los concesionarios, me parecía una oportunidad a la que no podía decir que no. Creo que mi llegada a Faconauto se produce en un momento de efervescencia y cambios trascendentales en el sector. Esto implica poner en marcha proyectos e iniciativas de calado, que es lo que estamos haciendo, para acompañar a los concesionarios a la hora de abordar todos los retos que tienen por delante.


Las matriculaciones han vuelto a bajar en enero, ¿Cree que sería necesario algún plan cono el PIVE?

– Si tenemos en cuenta la evolución negativa del mercado en la última parte del año 2018, no podemos ser muy optimistas. La desconfianza que está provocando en el consumidor el clima extraño alrededor de la automoción está impactando sobre el mercado. Los concesionarios están detectando entre los compradores incertidumbre porque, en muchos casos, no saben ni qué coche adquirir ni cuándo, por lo que retrasan su decisión de compra. El mercado está en “punto muerto” y sería muy importante despejar las dudas que los clientes tienen en cuanto a las diferentes tecnologías disponibles. Sobre un nuevo PIVE, pensamos que es absolutamente necesario poner en marcha un plan de achatarramiento para atajar el problema del envejecimiento del parque, que está en 12,5 años de media y que seguirá creciendo, si no se toman medidas, hasta los 13,7 años, según nuestra previsión. En este sentido, el País Vasco ha entendido el problema y ha anunciado un plan de achatarramiento que contempla todas las tecnologías disponibles. Este es el camino a seguir.

 

El tema diésel está en el candelero, ¿qué futuro le ve a esta motorización en España?

– El debate que se está generando desde ámbitos sociales y políticos alrededor del diésel es poco realista, no responde a las demandas de los consumidores y está acelerando artificialmente su desaparición, lo que puede ser contraproducente para el objetivo común, en el que el sector es el primer interesado y está absolutamente involucrado, que es alcanzar una movilidad sostenible. En lugar de alimentar esta polémica, habría que ir a la raíz del problema, que es un parque automovilístico muy antiguo y contaminante, y propiciar la solución, que pasa por facilitar que se achatarren esos coches viejos, por una nueva fiscalidad “verde” del automóvil y porque las Administraciones Públicas se tomen en serio la implantación de los Vehículos de Energías Alternativas, como comentaba antes. Desde Faconauto, preconizamos la neutralidad tecnológica, que incluye el diésel, porque no vemos otro modo de recorrer el camino que queda hacia esa movilidad descarbonizada, que es en lo que están comprometidos los concesionarios.


¿Qué aceptación tiene el vehículo eléctrico para el usuario? ¿Le ve futuro?

– En nuestro último Congreso, que celebramos los pasados 11 y 12 de febrero, el director de Relaciones Institucionales de la NADA, la patronal de los concesionarios de Estados Unidos, decía que lo clientes allí todavía no toman en cuenta los vehículos eléctricos a la hora de cambiar de coche. Lo mismo ocurre en España; la demanda es todavía pequeña y ésta sólo crecerá cuando haya una apuesta real por parte de las Administraciones Públicas por estas tecnologías de bajas emisiones; es decir, destinar presupuestos suficientes y extendidos en el tiempo, como ocurre en los principales mercados de nuestro entorno, y se amplíe la oferta con precios asequibles para todos los bolsillos.

 

¿Cuál es su opinión sobre la situación del sector del automóvil en España, tras la crisis sufrida?

– El sector de la distribución ha salido reforzado, porque supo adaptarse en lo peor de la crisis, impulsando departamentos como el de VO y la posventa, racionalizando gastos, profesionalizado sus perfiles profesionales e invirtiendo en digitalización. En cuanto al mercado, creemos que está en su “velocidad de crucero” y que se mantendrá en 1,5 millones de unidades matriculadas en los próximos dos años. Eso sí, si no se calman los ánimos alrededor de la automoción, podríamos ver como el mercado podría empezar a caer.

 

¿Cómo ve el renting desde su posición actual?

– El renting está viviendo una transformación, como todos sabemos. Creo que ya está jugando un papel muy importante en este momento de incertidumbre para los compradores, no sólo para las empresas, sino también para los particulares, porque pueden optar a un coche nuevo durante tres o cuatro años, de tal forma que ganan tiempo para ver cómo se desarrolla el sector a nivel normativo o para ver que impulso van teniendo los vehículos de energías alternativas.

 

Pero hablemos de Faconauto, ¿cómo están las relaciones con las demás asociaciones del motor?

– Nuestra relación con las otras patronales es magnífica, de colaboración y de trabajo en todas aquellas cosas que nos unen, que son la mayoría. Destacaría el grado de colaboración que tenemos con Anfac, con la que estamos trabajado muy estrechamente en temas concretos que favorecen al todo el sector en su conjunto. Queremos ser una patronal cercana y amable; ese talante se está notando ya en nuestras relaciones con las patronales sectoriales. Dicho esto, creo que la representatividad de Faconauto está muy clara: representamos prácticamente a la totalidad de los concesionarios oficiales de nuestro país y esa es, justamente, nuestra fuerza. Esto hace que no nos desviemos ni un milímetro de nuestros objetivos como patronal y realmente podamos hablar en su nombre.


¿Tienen planes de ayuda a los concesionarios para el cambio que se avecina?

– Los concesionaros son, sobre todo, grandes empresarios que están ya adaptándose a ese cambio. Creo que lo que necesitan, por encima de todo, es un marco de seguridad jurídica que les permita alcanzar sus objetivos marcados para los próximos dos años: una apuesta por la inversión local y regional, la capacitación digital y la descarbonización. Hoy existe un limbo jurídico debido a la ausencia de unas reglas de juego en lo que se refiere a los contratos suscritos entre marcas de automoción y sus distribuidores, y esto hace que el desequilibrio entre partes sea excepcional en nuestro país comparado con los países de nuestro entorno. Es preciso darle una solución a este problema si queremos que el sector siga creando riqueza.

 

Sabemos que están preparando un Plan Estratégico, ¿podría adelantarnos algo?

– Efectivamente, estamos siguiendo un ambicioso Plan Estratégico cuyas tres grandes líneas de actuación son: impulsar un contacto fuerte y eficaz con el Gobierno, las Administraciones Públicas y los partidos políticos, proporcionar un valor añadido a los concesionarios impulsando productos y servicios competitivos y apoyar a las asociaciones de concesionarios de cada marca en sus relaciones con los fabricantes. Respecto al primero, estamos llevando a cabo un calendario de contactos con los Ministerios involucrados en las políticas relacionadas con el automóvil, pero también con todas las organizaciones y patronales que los circundan. Otra de las “patas” que nos parece esencial es, justamente, trasladar a los concesionarios productos y servicios de valor añadido a través de acuerdos con los proveedores más importantes, para lo que ya hemos firmado acuerdos estratégicos con BBVA Consumer Finance, Santader Consumer Finance, Iberdrola, CaixaBank Consumer Finance y Mutua Madrileña.

 

¿Cómo ve el futuro de los concesionarios?

– El futuro no puede ser más prometedor. Quien piense que los concesionarios estamos parados está muy equivocado. Las redes están absolutamente preparadas y en forma para adaptarse a los cambios. Estamos incorporando trabajadores a nuestras plantillas con perfiles totalmente novedosos, muchos de ellos nativos digitales, capaces de conocer muy bien a los nuevos clientes y sus hábitos de consumo. Se publicaba hace unas semanas que la mitad de los concesionarios iban a desaparecer en 2025. A mi juicio, hay demasiados “gurús” con tiempo libre que se dedican a vaticinar un futuro que desconocen. Por suerte, son nuestros clientes, que tienen el verdadero poder y la última palabra, los que se están encargado de desmentirlos. En definitiva: el modelo de distribución de automóviles seguirá basándose en los concesionarios.


¿Cree que la digitalización acabará con las visitas al concesionario?

– La capilaridad de este negocio siempre ha sido fundamental y no es lo mismo el centro de las grandes ciudades que otras zonas de España. Llegar al cliente con un mínimo de humanidad, o sea que la experiencia de compra tenga ese componente emocional-humano, siempre va a necesitar de una persona al final del proceso. Con esto quiero decir que, aunque los clientes efectivamente van a Internet a informarse sobre su coche nuevo, la venta física es insustituible.

 

¿Están digitalizados lo suficiente los concesionarios?

– Los concesionarios están invirtiendo, muchas veces al margen de las marcas, que en ocasiones van más lentas que nosotros, en conocimiento y tecnología para saber cómo es el cliente y poder ofrecerle nuestros servicios. Creo que el trabajo que han hecho en los últimos veinte años ha sido espectacular, y quien diga que un concesionario de hoy es igual al de hace dos décadas no sabe lo que es un concesionario en la actualidad.

 

¿Qué le parece la venta online?

– Se habla abiertamente, y con cierta ignorancia, de venta online sin la participación de un distribuidor. Un coche es un producto que, de media, tiene un precio de 22.000 euros, cuando la transacción media en Internet es de unos 254 euros. La compra de un coche no es repetitiva. Es una compra que moviliza muchos recursos. Será difícil que el cliente apueste por comprar su coche 100% online, pero tengamos claro que, si el cliente quiere hacerlo, nosotros querremos y sabremos proporcionárselo.

 

¿Tiene Faconauto algún plan específico para el rejuvenecimiento del parque automovilístico español?

– Lo que España necesita es un Plan Integral y coordinado para mejorar el medio ambiente. Ya nos lo están diciendo desde Europa. En este plan, el automóvil ha de ser visto como parte de la solución, y no como parte del problema. El Plan del que hablo tiene que pasar por: medidas para el rejuvenecimiento del parque que permitan achatarrar vehículos viejos y contaminantes, el impulso de los VEA y sus infraestructuras necesarias, un cambio ya en la fiscalidad del automóvil, que debería basarse en el uso y no en la posesión, el desarrollo de un transporte urbano de calidad y por racionalizar también los focos del problema que no son el automóvil.


Y, aprovechando que es usted mujer, ¿cree que debería haber más mujeres en el mundo de la automoción en España?

– La diversidad de género tiene que dejar de ser una excepción en la industria automovilística y pasar a ser una oportunidad para unir sinergias y dar cabida a nuevos perfiles que aumenten el compromiso y la reputación. Además, la “sociología” del comprador de coches ha dado un vuelco en los últimos cinco años; ahora estamos ante un cliente digital, conocedor del producto, exigente, independiente, sabedor de sus necesidades y cada vez más femenino. El gran reto de los concesionarios es dar respuesta a esta tendencia, poniendo en sus plantillas otros perfiles. Según mi experiencia, los concesionarios que están más evolucionados en este aspecto suelen ser también los que mejores resultados empresariales tienen. Por todo ello, también en nuestro último Congreso, hemos presentado Faconauto Woman, una iniciativa que forma parte de nuestro programa de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y con la que pretendemos que la distribución y reparación de vehículos sea más atractiva para el talento femenino y las generaciones más jóvenes, así como aumentar las oportunidades laborales de las mujeres dentro de la red de concesionarios.

 

 

Raúl del Hoyo

Fotos: Juan Luis Franco