AutorentingAuthor website

Faconauto urge la reactivación del Plan Estratégico de la Automoción

Marco jurídico estable y avanzar hacia la movilidad descarbonizada, principales retos

La patronal de los concesionarios, Faconauto, ha instado a que el nuevo Gobierno que se constituya próximamente reactive el Plan Estratégico de la Automoción en sus primeros 100 días para afrontar los dos retos más urgentes del sector, el establecimiento de un marco jurídico estable y avanzar hacia una movilidad descarbonizada.

Tras agradecer la sensibilidad que los partidos políticos han tenido con la patronal de los concesionarios, al incluir sus propuestas en sus programas electorales, y proclamar «la voz de la distribución como la voz del cliente», Gerardo Pérez, presidente de Faconauto, ha instado a que, tras la formación del nuevo Gobierno, se reactive el Plan Estratégico de Automoción, que fue presentado al final de la pasada legislatura por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Faconauto considera que el Plan, en el que hubo aportaciones de toda la cadena de valor del automóvil, es un buen marco para que el sector no pierda competitividad, empleo y nuevas inversiones. Al respecto, el presidente ha señalado que «es una oportunidad que debemos poner en marcha en los primeros 100 días para que no caiga el empleo» y considera que hay margen antes de que acabe el año para que el nuevo Gobierno aborde los dos retos urgentes a los que se enfrenta el sector: el establecimiento de un marco jurídico estable y avanzar hacia una movilidad descarbonizada. En este sentido, recordó que nuestro país es el único de Europa en el que existe un vacío legal en lo que se refiere a las relaciones comerciales entre fabricantes y concesionarios; de forma que a la dependencia económica de la distribución se añade la capacidad de las marcas para cambiar unilateralmente las condiciones de los contratos, sin que existan actualmente derechos para salvaguardar las inversiones realizadas. «Esta situación ahuyenta la inversión y pone en riesgo la sostenibilidad de más de 5.000 pymes. Desde Faconauto, se comprobó que en la pasada legislatura ya existía un amplio consenso entre los partidos políticos para dar respuestas a esta situación, por lo que la estabilidad y la voluntad política deben de dar el impulso necesario en los próximos meses», aseguró el presidente de la patronal de los concesionarios.


Tras haber creado más de 7.000 puestos de trabajo en 2018, Faconauto exige unas relaciones equitativas, para lo que es imprescindible aprobar las modificaciones legales oportunas para que los contratos establecidos entre ambas partes se rijan por la Ley de Agencias, al igual que en otros muchos sectores, garantizando la justa competencia. En relación con este punto, la patronal ha indicado también que es urgente establecer un marco legal con reglas del juego claras para el conjunto del sector a nivel nacional que aseguren los principios de unidad del mercado frente a la disparidad de criterios a nivel autonómico. Ello concierne, entre otras cosas, a la discriminación tecnológica, la concesión de planes de renovación del parque o los planes de calidad del aire. En este sentido, son elocuentes las palabras del Gerardo Pérez cuando se preguntó «sobre las reglas del juego, pues hay marcas y bancos que están vendiendo coches por internet», y quiso saber si los fabricantes se van a reservar el canal online.

Plan de Achatarramiento

Por otro lado, Faconauto ha propuesto la puesta en marcha de un Plan Nacional de Achatarramiento 2020-2025, que debería contar, para ser eficiente, con un presupuesto de 2.500 millones de euros para achatarrar 2,5 millones de vehículos y 3.500 tractores. Este Plan permitiría frenar el envejecimiento del parque, cuya edad media se situaría en 11,8 años en 2025, tendría un retorno por recaudación de impuestos y otros ingresos de más de 10.000 millones de euros, así como un importante impacto en reducción de emisiones y ahorro de combustible. El presidente de Faconauto considera «imprescindible avanzar hacia un modelo adecuado de movilidad sostenible y descarbonizada, sin discriminar tecnología, con plazos suficientes y poniendo el foco sobre el principal problema que enfrenta el sector: un parque de automóviles muy envejecido de 12,3 años. Según nuestras previsiones, dicha edad aumentará hasta 13,7 años en 2025 si no se toman las medidas adecuadas».

Así pues, la patronal de los concesionarios estima que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), que tendrá que ser ratificado en los próximos meses, es una oportunidad para articular planes ambiciosos de achatarramiento y de impulso de los vehículos cero emisiones. De esta manera, se potenciaría la introducción de una tecnología aún con mucho recorrido, la eléctrica, mientras se achatarran vehículos y tractores antiguos, aquellos que empeoran la calidad del aire y la salud, particularmente, en las zonas más densamente pobladas o con una gran actividad agrícola.


En esta transición justa hacia una movilidad descarbonizada, Gerardo Pérez observa que todos se olvidan del aspecto «justa», y señala que «aunque el vehículo eléctrico será un producto de masas, hoy no lo es, hoy es un producto de lujo. El 99% de la población no puede acceder a un vehículo eléctrico y hay que ofrecerle una alternativa de movilidad justa». El precio de esta alternativa, estima el presidente de Faconauto, debería estar entre 16.000 y 21.000 euros.

Asimismo, al tratar sobre el nuevo marco de fiscalidad verde aseguró que «hoy, la fiscalidad debe gravar el uso y no la propiedad» y corroboró la falta de infraestructuras: «las Administraciones no han hecho sus deberes y no podemos exigir al cliente que los haga él», a la par que demandó unidad de mercado en planes de calidad del aire: «no podemos tener un sinfín de planes que requieran conocer lo que exige cada ayuntamiento para el acceso de los vehículos». Igualmente, reclamó un endurecimiento de las inspecciones en las ITV, que «deberían ser más rigurosas, pues se han convertido en una tasa para seguir circulando».

Por otro lado, el presidente de Faconauto exigió un Plan de Igualdad en las empresas de toda la cadena de valor para incorporar a la mujer en el sector antes de diciembre de 2020 y calificó de fundamental el contrato de relevo, «porque nuestros trabajos son duros y penosos y los trabajadores con 60-61 años pueden ser relevados por jóvenes».

Uno de los últimos aspectos tratados fue el de la Responsabilidad Social Corporativa, que Gerardo Pérez aseguró estar poniendo en valor, porque «somos mecenas de muchas actividades que se hacen en nuestras ciudades. Queremos ser prácticos, dar realidades y ofrecer soluciones a la sociedad».


Hoja de ruta

Estos aspectos y algunos más se encuentran recogidos en la hoja de ruta de la distribución que, en rueda de prensa, el pasado 13 de mayo, la patronal de los concesionarios plasmó en siete grandes líneas de actuación, que debe seguir el sector hasta 2025; a saber, relaciones comerciales equitativas y marco jurídico estable, mantenimiento del empleo, transición justa hacia una movilidad descarbonizada, unidad de mercado, digitalización y venta online, formación y, finalmente, planes de igualdad y Responsabilidad Social Corporativa (RSC). La patronal apunta que los primeros meses de la próxima legislatura son una oportunidad para sentar las bases del futuro del sector de la automoción para que la transición que está viviendo sea socialmente justa, además de profundizar en la sostenibilidad y la digitalización en toda la cadena de valor. Para Faconauto, el Plan Estratégico de la Automoción y el Plan Nacional de Energía y Clima son dos palancas que el sector y la Administración tienen a su disposición para empezar a trabajar conjuntamente.


Maquinaria agrícola

Por otra parte, Faconauto también propuso que los planes de renovación de maquinaria agrícola se convirtiesen en estructurales y doblasen su dotación presupuestaria anual, pasando de 5 millones de euros actuales a 10 millones. Para la patronal, el problema más urgente al que se enfrenta el sector es el envejecimiento del parque, con una antigüedad superior a los 18 años, el doble de la media europea, por parte del 55% de la maquinaria utilizada en nuestra agricultura. Para atajar el problema, Faconauto propone un Plan Nacional de Renovación, que se extienda hasta 2025, dotado con 50 millones de euros, lo que permitiría achatarrar cerca de 3.500 tractores. Para mayor eficacia del Plan, los concesionarios de maquinaría agrícola deberían participar en su diseño y puesta en marcha, junto a Gobierno y Administraciones Públicas.

Asimismo, para dinamizar del mercado de segunda mano y terminar con la desigualdad de los concesionarios españoles frente a otros actores, propondrá al nuevo Gobierno la inclusión de la maquinaria agrícola en el Régimen Especial de Bienes Usados (REBU), hasta ahora excluida.

Juan Luis Franco