AutorentingAuthor website

AMDA aconseja realizar las revisiones oficiales en los concesionarios

Lo importante es no saltarse revisiones para conservar la garantía

La Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles (AMDA) aconseja realizar las revisiones oficiales en los concesionarios, pues, según su presidente, Moisés González, es la mejor forma de evitar sorpresas con el rendimiento del vehículo, de que se alargue su vida y utilización y, por supuesto, de no perder la garantía.


La mayor parte de las visitas que se realizan a los talleres son para cumplir con la revisión del fabricante. AMDA, la Asociación Madrileña de Distribuidores de Automóviles, recuerda la importancia de realizar las revisiones periódicas recomendadas por el fabricante, bien sea en los concesionarios oficiales o en talleres acreditados. «Es la mejor manera de evitar sorpresas con el rendimiento de nuestro coche, de que se alargue su vida y utilización y –por supuesto– de no perder la garantía», afirma Moisés González, presidente de AMDA. Aclaro, de lo que se trata no es de llevarlo a un concesionario oficial o a un taller acreditado, sino que Moisés González señala la importancia de no saltarse ninguna revisión, pues en tal caso el vehículo perdería la garantía, ya que según el reglamento UE 461/2010 de la Unión Europea, un vehículo nuevo en garantía, sea cual sea la marca, puede realizar la reparación y/o mantenimiento durante su periodo de garantía en cualquier taller mecánico.

Matizado este punto, AMDA señala que no ir al taller a revisar el coche cuando toca perjudica económicamente al conductor y también al vehículo en prestaciones y seguridad. Y es que las revisiones ponen al coche a punto y se pueden detectar posibles fallos que más tarde pueden llevarnos a averías graves.


Finalizada la garantía

Una vez finalizada la garantía del vehículo, en las revisiones realizadas en los talleres de los concesionarios se analiza y controla el desgaste que sufren las diferentes piezas del vehículo y que llegan cada cierto tiempo o por el kilometraje que le hayamos hecho al coche, lo cual también puede hacerse en un taller independiente que disponga del utillaje adecuado. Los fabricantes determinan qué debe ser controlado en estas revisiones y se indica en el Libro de Mantenimiento. Tanto si el coche necesita una revisión especial, una reparación o una inspección legal, los especialistas de los concesionarios saben qué es lo mejor para el vehículo.

Con tecnologías innovadoras de programación y diagnóstico, los servicios oficiales aseguran que el coche siempre estará en óptimas condiciones. Se puede disfrutar de una movilidad sin preocupaciones con las ofertas de la mayoría de los concesionarios afiliados a AMDA para la reparación y el mantenimiento del vehículo. Es fácil ver las ventajas de ir a un centro oficial: exigentes estándares de calidad, especialistas con amplia experiencia y que utilizan tecnologías innovadoras y recambios originales. «Además, el sello de un concesionario oficial en el libro de revisiones otorga un mayor valor a nuestro vehículo a la hora de su venta», afirma Moisés González, presidente de AMDA.


Y cuando se trata de revisiones generales y pruebas de emisiones de escape, el mejor servicio lo ofrecen los concesionarios oficiales, continúa. Mediante la revisión previa, el vehículo estará perfectamente preparado para las siguientes revisiones prescritas legalmente, indicando cualquier deficiencia y solucionándola antes de que el vehículo se someta a las pruebas pertinentes.

Un factor importante es la sustitución de neumáticos. El concesionario se asegura de que estos, llantas y componentes del bastidor se adapten perfectamente entre ellos. Así como los frenos, de vital importancia para la seguridad de conductor y pasajeros, retirando las llantas para un exhaustivo análisis del sistema de frenado, incluidos los manguitos. Si fuera necesario se aportaría un recambio profesional de los componentes desgastados (discos de freno, pastillas de freno, sensores de pastillas de freno) y se realizaría una limpieza a fondo de los mismos.

Juan Luis Franco