AutorentingAuthor website

Diésel en las flotas, ¿sí o no?

Libro Blanco de Arval

El tema del diésel está de actualidad y todo el mundo automovilístico habla de él, unos a favor y otros, que empiezan a ser mayoría, en contra. Arval, líder entre los operadores de renting que trabajan en España, acaba de lanzar su Libro Blanco sobre este tema, titulado «Despejando dudas acerca del diésel. Un vistazo a su futuro: enfoque y soluciones», con el compromiso de asesorar y apoyar a sus clientes en la futura transición hacia nuevas alternativas más respetuosas con el medio ambiente.


Para dar a conocer a la prensa su punto de vista sobre este tema, Arval convocó una rueda de prensa en el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Madrid, el pasado 24 de enero, en la que intervinieron Javier Castaño, consejero técnico en el Ayuntamiento de Madrid; Jesús Casanova, catedrático de Motores Térmicos de la ETS; Blas Vives, secretario general de Faconauto, y el coordinador Manuel Orejas, director de Marketing y Desarrollo de Negocio de Arval, con Chimo Ortega como presentador y moderador.

Javier Castaño destacó que «la contaminación figura entre las tres primeras preocupaciones de los ciudadanos, junto al paro y la limpieza de las calles. También es un problema legal, porque desde 2010 Madrid incumple la normativa de calidad del aire y se enfrenta a sanciones de la UE. El nuevo Plan de Calidad del Aire de Madrid contempla restricciones según la tecnología del vehículo, por ejemplo, en 2025, los diésel Euro3 y gasolina Euro2 no podrán circular por Madrid y, a partir de 2020, no podrán aparcar en zonas SER fuera del barrio de residencia del dueño».

Jesús Casanova confesó que «hemos realizado ensayos con nueve coches y nos hemos encontrado desde valores 15 veces superiores a la norma a otros que sí la cumplían. El nuevo ciclo de homologación WLTC es más agresivo y diferencia el tipo y potencia del coche. Se introduce una prueba en tráfico real en carreteras libres y se tiene en cuenta el estilo de conducción».

Blas Vives destacó los esfuerzos de la industria del automóvil por reducir las emisiones y abogó por políticas que favorezcan «la retirada de la circulación de los vehículos antiguos, que son más contaminantes. No se puede imputar al automóvil como emisor exclusivo de contaminación, hay otros emisores, como la calefacción, por ejemplo».

Manuel Orejas dijo que «las empresas tienen muchas dudas, pero no creemos en una muerte súbita del diésel. Habrá una disminución progresiva de su tasa de mercado, eso sí, somos el país de la UE que, en porcentaje, más ha reducido su exposición al diésel, bajando 8,2 puntos, hasta el 48%. En empresas, la tasa sigue alta, en torno al 76%. El diésel seguirá siendo decisivo para alcanzar los niveles de CO2 y la gasolina está ganando la tasa de mercado que pierde el diésel y creemos que irá creciendo mucho la hibridación, que irá subiendo desde el 3,5% actual. El eléctrico seguirá aumentando prestaciones e infraestructura e irá creciendo poco a poco. El 66% de las ventas de eléctricos son de empresa. La evolución hacia el eléctrico es imparable, pero la desaparición del diésel será un proceso largo.

¿Tiene futuro el diésel?

Para Javier Castaño, «el Libro Blanco del Transporte de la UE marca dos hitos: en 2030 las ciudades deben reducir a la mitad el uso de vehículos con combustibles convencionales y en 2050 tienen que desaparecer. En el Reino Unido y Francia apuestan por la desaparición del diésel y la gasolina en 2040».

Jesús Casanova aseguró que «el diésel tiene futuro desde el punto de vista técnico. Sus problemas tienen solución tecnológica y creo que sólo desaparecerá en los coches pequeños, por la repercusión del coste del motor en el coche y por el tamaño necesario para instalar sistemas».

Según Blas Vives, «a medio plazo, a 20 años vista, tiene viabilidad tecnológica. En Europa sólo el 1,4% del mercado es de vehículos eléctricos y el 5% de combustibles alternativos. Están pendientes muchos interrogantes, como el cobalto para las baterías. Y de los carburantes tradicionales siguen apareciendo nuevas reservas. Tiene que haber una transición razonable. En ese sentido, la tecnología híbrida está muy consolidada y el gas también tiene su recorrido. Los fabricantes apuestan por el eléctrico, pero sin saber cuándo se podrá materializar».

La posición de Arval

El diésel vive una situación de incertidumbre. La reacción de los consumidores, tras los recientes escándalos de dispositivos manipulados (dieselgate), el cambio de normativa para la medición de sus emisiones y las restricciones de acceso de vehículos con esta motorización a algunas grandes ciudades, ha despertado muchas inquietudes a cerca de su futuro. En palabras de Luc Soriau, director de Arval España, «actualmente, el diésel representa más de la mitad de matriculaciones de turismos y vehículos comerciales ligeros en Europa. En el segmento exclusivo de flotas, esa proporción alcanza incluso los dos tercios».

En este Libro Blanco, Arval analiza el actual marco normativo, con una visión general sobre las emisiones y la normativa. También se analiza el nuevo procedimiento de pruebas (WLTP-RDE), que sustituye al anterior NEDC, y despeja dudas sobre las ZUAP (Zonas Urbanas de Atmósfera Protegida).

Para aclarar dudas sobre el diésel, también se incluye un análisis del mercado del automóvil en Europa, que refleja cómo la huida del diésel se muestra más claramente entre los usuarios particulares que en la flotas de empresa. Y cómo la popularidad a la baja de los vehículos diésel tendrá un impacto sobre los valores residuales.

Por otro lado, también se realiza una comparativa sobre los diferentes tipos de combustible, comparando las ventajas relativas y examinando las distintas implicaciones de los híbridos, híbridos enchufables, eléctricos puros y vehículos alimentados con otras fuentes de energías alternativas, como son el hidrógeno y el gas.

Futuro en flotas corporativas

La voluntad de Arval es ayudar a los clientes a analizar sus flotas y sus necesidades, para ofrecerles asesoramiento a partir de los hechos y luego recomendar la mejor solución en términos del TCO y, en este Libro Blanco, se disipan las dudas más frecuentes en torno a la viabilidad continuada de los vehículos diésel en una flota de empresa. El diésel es una opción válida para los conductores que realizan muchos kilómetros y eso seguirá siendo así durante varios años, desde la perspectiva del TCO basada en la duración real prevista, el consumo real y, en especial, el kilometraje anual.

Sobre el tema de impuestos es imposible predecir si los distintos modelos impositivos penalizarán de forma concreta a los vehículos diésel en el futuro, pero es de esperar que se valore primero el impacto de la introducción del WLTP antes de dar ningún paso.

En cuanto las restricciones de acceso a centros urbanos, desde una perspectiva de flotas, a menos que se prohíba directamente la circulación de los vehículos diésel, algo que no se espera en el corto plazo a medio plazo, es poco probable que ninguna restricción adicional de acceso tenga un efecto real.

Raúl del Hoyo