José Luis PaderAuthor website

RENTING DE VEHÍCULOS USADOS: LA NUEVA OPCIÓN

Quizás haya oído hablar de la economía circular. Sí, es muy probable que sea un concepto que en absoluto le sea extraño. Incluso, es muy posible que participe o haya participado de él. Aplicado al alquiler en general y al “renting” en particular -el concepto, en su acepción más amplia, abarcaría todo lo que tiene que ver con el reciclaje y reutilización de recursos-, estaríamos hablando de pagar por el uso de un bien de consumo que ya habría tenido, con anterioridad, un propietario. Es evidente que un bien de consumo de uso tan extendido como es el vehículo de transporte a motor (coches, furgonetas, camiones…) no podía quedar fuera de esta nueva práctica de mercado.

Hasta ahora muy pocos conocen esta nueva fórmula de acceso a un vehículo. Con una renta disponible reducida, no es necesario lanzarse a la aventura de la propiedad de un coche de segunda mano como instrumento de movilidad, bien a título personal o profesional. El acceso a un alquiler a largo plazo de un vehículo de ocasión ya comienza a implantarse en España.

Una demanda creciente.

Cierto. Cada vez hay más gente interesada por acercarse al “renting” de segunda mano, lo que está incentivando a las compañías de flotistas, a su vez, a ofrecer a sus clientes modalidades de contrato adaptadas a esta nueva forma de ejercer la movilidad.

En opinión de María Martínez Carrillo, directora de MasQRenting, una empresa comercializadora de vehículos, “el renting de coches de segunda mano es simplemente una opción más de la economía circular. En este caso, estamos viendo que resulta especialmente interesante para personas a las que les gusta cambiar de coche con cierta frecuencia, jóvenes o economías con menos recursos. Fuera de nuestro país, se trata de una opción muy extendida entre los consumidores y está dando buenos resultados económicos a las empresas que se dedican a ella. En España, estamos empezando, pero es una opción de “renting” que está creciendo muy rápidamente”.

Con mucha vida por delante

Así es. Para Agustín García Gómez, presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER) “hay muchos vehículos, procedentes, por ejemplo del “rent a car”, a los que se les ha dado un uso de tan sólo seis u ocho meses, que pueden ofrecer un buen funcionamiento de años. Si la oferta es buena, el sistema de negocio funcionará bien. Eso sí, habrá que ofrecer contratos más cortos que los que habitualmente se dan en el renting de primera mano. O sea, que si para un coche nuevo, lo normal es firmar contratos de 3-5 años, en el caso de los vehículos de segunda mano, se pueden ofrecer por sólo dos. Si se hace así, creo que es una propuesta de mercado que puede tener mucho potencial”.

Aunque sea precisamente ahora cuando las empresas de renting, en España, están empezando a ofrecer vehículos de segunda mano, lo cierto es que la idea ya lleva unos años en circulación. Luis Vergara, es experto estratégico especializado en el diseño e implantación de soluciones a la medida de las necesidades de clientes. Para Vergara, la idea de combinar “renting” y vehículos de segunda mano “surgió en los años de la crisis. Sin embargo, por aquel entonces, no había demanda. Todos querían vender, pero pocas empresas se atrevían a comprar, por la incertidumbre de no saber si luego iban a tener mercado. Ahora la situación ha cambiado. Estamos viviendo una fuerte demanda de particulares, por lo que las compañías que se dedican al renting han empezado a abrir canales de distribución para los vehículos de segunda mano”.

¿Cuáles son las ventajas del renting de coches usados?

Agustín García las detalla:  “En primer lugar habría que destacar que el comprador accede a un coche casi último modelo, puesto que lo normal es que éste no tenga más de tres años de antigüedad y que, con él, se hayan hecho menos de 60.000 kilómetros. Además, también se pagará por él un precio muy asequible, que puede llegar a ser un 55% más económico que si se comprara, nuevo, ese mismo vehículo. Esto es algo válido y extensible a vehículos de todas las categorías”.

Otra ventaja suele ser el alto equipamiento y el buen estado de conservación del vehículo. La consejera delegada de MasQRenting explica que “por lo general, los vehículos destinados al renting de segunda mano están muy bien equipados, dado que, en muchos casos, sólo ha sido conducido por clientes que lo emplean como vehículo de empresa y por altos directivos. Todo esto asegura que, normalmente, el vehículo de segunda mano sólo ha tenido un conductor habitual”. Esto último suele ser sinónimo de garantía del buen estado de conservación del vehículo, pero es que, además, añade García “al firmar un contrato de renting de segunda mano, el conductor se asegura todas las garantías de mantenimiento posibles. Estamos hablando no sólo de los pertinentes certificados de procedencia del vehículo. También, de que todas las revisiones del coche se han hecho en talleres homologados”. ¿Quién dijo miedo al renting de un coche de segunda mano?

P.Varela