José Luis PaderAuthor website

Nuevas versiones electrificadas en la gama Volvo española

Los Volvo XC60 y el XC90 acaban de estrenar las versiones electrificadas «Mild Hybrid», tanto para mecánicas diésel como degasolina, que se suman a las híbridas enchufables ya existentes.

La marca sueca es una de las marcas que más experiencia tiene en cuanto a la comercialización de modelos electrificados. En 2011 se puso a la venta el C30 Eléctrico, que ya ofrecía 150 kilómetros de autonomía –posteriormente 164 km- con sus baterías de iones de litio. Poco después apareció el V60 Plug-in Hybrid, como versión híbrida enchufable con un motor diésel de 215 caballos, asistido por un motor eléctrico de 50 kW y, ya más recientemente, los motores T8 y T6 Twin Engine como híbridos enchufables de gasolina. Ahora,con el objetivo de que en 2020 el 20 % de sus ventas sean de modelos con algún tipo de electrificación y que en 2025 la mitad correspondan a coches eléctricos, Volvo acaba de presentar una completa gama de modelos mirco híbridos o de hibridación ligera «Mild hybrid»para sus SUVs XC60 y XC90.

Aunque la principal novedad salta a la vista con la nueva denominación de los modelos, con la“B”, de «Battery», en lugar de la “D” elegida para sus motores turbodiésel o la “T” para los propulsores turbo de gasolina, lo más importante se emplaza bajo su capó. Así, el motor de combustión se complementa con un eléctrico de 10 kilowatios, dotado de un avanzado sistema de recuperación de la energía en fases de frenado para recargar la batería de 48 voltios y utilizarla posteriormente para reducir el consumo y las emisiones contaminantes hasta en un 15 por ciento. Su función no es mover el coche, sino descargar de trabajo al motor térmico, que lo asiste para que no pierda ni gaste energía en satisfacer las demandas de elementos como la dirección, climatización, etc. Como valor añadido, estas versiones son acreedoras de la etiqueta Eco de la DGT, con todas las ventajas de circulación y fiscales que ello conlleva.

Micro híbrido en diésel y en gasolina

A diferencia de algunos de sus competidores, ésta micro hibridación se asocia tanto a mecánicas diésel como de gasolina. El B4, sólo en diésel y reservado al XC60, combina un motor de 2,0 litros y 197 CV con un eléctrico de 10 kW, asociados siempre a la tracción total y el cambio automático de ocho velocidades. El B5-D está propulsado por un turbodiésel también de dos litros y 235 caballos, más el eléctrico de 10 kW, y el B5-G cuenta con un motor de gasolina 2.0 de 250 CV e idéntico electromotor, ambos disponibles tanto en los XC60 como XC90, siempre con tracción total y el cambio automático de 8 marchas. En la gama XC60 las versiones “B” convivirán en un principio junto a los “D” y “T”, mientras que en el caso del XC90, directamente los sustituyen.

La ligera actualización estética de la gama XC90 se ha aprovechado para optimizar simultáneamente las mecánicas de las versiones híbridas enchufables. Con ello, el T8 Twin Engine, disponible en los S60, XC60 y XC90, eleva su potencia máxima a 420 caballos, en tanto que incrementa la autonomía en modo 100% eléctrico en torno al 15 por ciento. Cuenta con una nueva batería y sistema de regeneración de energía mediante frenado por cable eléctrico. El T6 Twin Engine, disponible en el V60, también estrena batería así como sistema de recarga mediante frenado por cable eléctrico.