José Luis PaderAuthor website

Mitsubishi renueva el ASX en todos sus aspectos

La marca japonesa actualiza de cara a 2020 uno de sus modelos de más éxito comercial en Europa y en España: el ASX. Estrena nueva imagen exterior, actualización de su habitáculo, conectividad mejorada y más ayudas a la conducción de serie.

Mitsubishi es una de las marcas con más experiencia en el ámbito de los todo terreno, lo que ha hecho que su experiencia se haya trasladado a los SUV. Es la firma líder en el mundo en ventas de todo camino híbridos enchufables gracias al Outlander PEHV, y, aunque tiene una gran historia en el mundo de los rallies con los Lancer, triunfa también en el segmento de los SUV’s más urbanizados en cuanto a dimensiones.

La marca japonesa ha vendido en España más de 50.000 unidades del ASX desde su lanzamiento; casi 14.000 de la primera generación. Tocaba actualizarlo en todas sus facetas y el resultado es excelente, empezando por el precio. Si tenemos en cuenta que ya la versión de acceso a la gama cuenta de serie con ayudas a la conducción como la mitigación de daños por choque por alcance, alerta de cambio involuntario de carril, alerta de tráfico trasero con frenada para evitar colisiones en maniobras, asistente de arranque en rampa, cambio automático de luces largas a cortas, etc. por 16.700 euros (promociones de la marca incluidas), la oferta es muy tentadora. Sobre todo por que avala a este modelo la fiabilidad de la que hacen gala todos los coches del catálogo de la firma.

En el nuevo ASX se han mejorado los materiales plásticos, tejidos de tapizado, que en Kaiteki+ es sustituido por el cuero. Hay remates en plásticos de efecto metalizado, que dan una specto más deportivo y refinado al habitáculo. El techo panorámico de la versión portastandarte cuenta de serie con techo panorámico de gran tamaño con dos líneas de leds longitudinales regulables en intensidad y cortinilla retráctil. Asimismo, se ha mejorado el enlace con los teléfonos móviles, logrando una conectividad mucho más avanzada, toda vez que el procesador del sistema multimedia es más rápido. El tamaño de la pantalla se ha incrementado de siete a ocho pulgadas e incluso nos permite visionar videos almacenados en memorias. Sigue siendo capaz para cinco personas, aunque como siempre, mejor cuatro. La capacidad de maletero es de  406 litros, lo que permite alojar tres maletas de cabina de avión; un espacio ampliable hasta 1.183 si abatimos las plazas posteriores.

Aire de familia

Estéticamente el nuevo ASX es reconocible por el “dynamic shield” , el escudo dinámico de su frontal, que imita los rasgos de sus hermanos mayores, con unos vistosos cromados que aportan elegancia al coche . El capó se ha elevado ligeramente para lograr un aspecto más robusto aún y se ha incrementado la percepción de anchura al incorporar dos aberturas laterales rectangulares para los intermitentes y las luces de niebla de leds. Toda la gama se beneficia de los de faros Bi-LED con regulación en altura automática y con luces diurnas leds integradas en los mismos.

Hay que señalar que, en estos tiempos anti-diésel, se sigue comercializando solo con el motor de gasolina de 150 caballos, que es el mismo que mueve al Outlander 2.0 , pero con la electrónica del Eclipse Cross. Respecto al propulsor precedente, de 1.6 litros, este de mayor cilindrada ofrece más empuje, más par; en concreto, 195 newtonmetro.  Eso asegura unas prestaciones en línea o superiores con sus rivales en precio y una economía de consumos excelente. Está a la venta con caja de cambios manual para las versiones Challenge y Spirit (2.000€ más) y con un cambio de variador continuo (CVT) con levas en el volante para las versiones Motion (20.700€), Kaiteki  (22.000 €) y Kaiteki+ AWD (25.700€). La caja de cambios CVT INVECS-III incorpora un modo Sport de control manual similar a la del Eclipse Cross. Con sus seis marchas preconfiguradas para este modo, permite sacar todo el partido a la potencia del motor.  En honor a la verdad hay que decir que su funcionamiento no da esa sensación de resbalamiento que, por ejemplo, muestran los Toyota Prius o CH-R, en los que la aceleración no se corresponde con el incremento de giro del motor.

En unos tiempos en los que la tracción total es mínima en los SUV de formato más urbano, Mitsubishi recupera las cuatro ruedas motrices para el ASX. En condiciones normales el coche funciona con las dos ruedas delanteras transmitiendo la potencia al suelo, pero mediante un mando se puede seleccionar la activación automática de las cuatro cuando se detectan diferencias de giro entre las de un eje y otro. En el modo 4WD AUTO, la transferencia de par se gestiona entre los dos ejes para permitir la máxima motricidad en terrenos de poco agarre, enviando desde 98% al eje delantero y el 2% al posterior o llegar al 50% para ambos. En el modo 4WD LOCK se transfiere aproximadamente 1,5 veces a las ruedas traseras para mejorar la tracción en carreteras con superficies menos adherentes.

Como rival de una infinidad de modelos, que van desde el superventas Nissan Qashqai al más minoritario Ssangyong Korando, tiene a su favor la política de precios para el mercado español. De ahí que en 2019 se hayan las ventas de este modelos rocen las 7.000 unidades; más de 7.500 para 2020.