José Luis PaderAuthor website

Híbridos y eléctricos en renting: la última tendencia

La economía de consumos, las restricciones al tráfico en las grandes ciudades y la probable llegada de nuevos impuestos a los coches de propulsión mediante combustibles fósiles están generando una mayor demanda de vehículos de impulsión 100% eléctrica o híbrida. Por Pepe Varela

Las diferentes normativas anticontaminación aprobadas en varias ciudades españolas,  como Madrid o Barcelona; la subida de precios en los combustibles de origen fósil; el miedo a la entrada en vigor de nuevos impuestos y restricciones (sobre todo, relacionadas con los propietarios de vehículos diésel). Ante esta situación, y la incertidumbre ante lo que pueda venir, quien estaba pensando en cambiar de coche no tiene muy claro que hacer.

Por qué renting y no compra

Esta inseguridad, indecisión e incertidumbre parecen estar ayudando al impulso del uso de vehículos híbridos y eléctricos en España: cuando no se sabe que va a ocurrir, parece preferible no arriesgar, en algo que, en un futuro más o menos cercano, puede tener restringido –o prohibido- su uso, como un coche de propulsión diésel o gasolina. Así pues, las últimas tendencias en movilidad llevan a muchos conductores a entrar en el concesionario con una idea muy clara: salir de allí conduciendo un coche híbrido o cero emisiones. Sin embargo, los precios de este tipo de vehículos aún son demasiado elevados para las posibilidades del consumidor español medio. Y es ahí donde aparece la posibilidad del renting. Pero, ¿por qué el renting de un coche híbrido/eléctrico en lugar  de comprarlo? Martínez Carrillo, directora general de Masqrenting, una empresa comercializadora de renting de vehículos y bienes de equipo,  da cinco razones para inclinarse por el renting, frente a la adquisición, de un vehículo híbrido o eléctrico: 1. Última tecnología a un precio asequible. Firmar un contrato de renting hace posible maximizar el valor del dinero que se invierte. O dicho de otro modo: a cambio de una cuota mensual asequible se puede conducir un coche de última tecnología… cuya compra representaría un desembolso importante. Según Volvo Cars, los precios de los coches de gasolina y los híbridos/eléctricos no se igualarán hasta el año 2025. 2. Las tecnologías de hoy mañana serán antiguas. La tecnología para vehículos eléctricos está evolucionando muy rápidamente. Modelos de coches más económicos y autónomos están llegando, cada vez más rápidamente, al mercado. 3. Menores costes de funcionamiento. El coste de recarga de un motor eléctrico resulta mínimo comparado con lo que supone llenar un depósito de gasolina o diésel. 4. Cumplir con la defensa del medio ambiente. Cuando se realizan encuestas entre la población sobre que preocupa más, los resultados suelen destacar –cada vez más- como estamos poniendo en peligro el medio ambiente.  Sin embargo, esa primera firmeza por la defensa de los hábitats de nuestro planeta tiende a diluirse cuando, en el concesionario de automóviles, nos enteramos del precio de un coche híbrido/eléctrico. ¿Una de las soluciones? Abonar una cuota de renting permite mantener nuestro compromiso con el medio ambiente… sin dejarse la cartera en ello. 5. Ahorro en mantenimiento. Muchas empresas de renting incluyen un pack de mantenimiento dentro de las mensualidades que les pasan a sus clientes. En el caso de un vehículo híbrido/eléctrico estos pagos por mantenimiento suelen ser inferiores al de los turismos convencionales. Por ejemplo, los consumibles, como las pastillas de freno, duran mucho más en los coches eléctricos, lo que lleva a un ahorro de costos… y por lo tanto a una tarifa mensual de renting más reducida, y 6. Degradación de la batería. Por otra parte, la degradación de la batería es otro punto a tener en cuenta, ya que se estima en un 20% de pérdida de autonomía durante los primeros ocho años. Todos estos problemas desaparecen al adquirir un eléctrico o híbrido mediante el renting, ya que el arrendador puede cambiar de vehículo a medio plazo y, sobre todo, es la compañía arrendadora quien se hará cargo del coche una vez lo entregues.

Porcentajes en alza

Entre  quienes ya han tomado una decisión de cambiar de coche, se ha dado un claro aumento de las operaciones de renting… y, también, que éstas sean sobre vehículos de propulsión eléctrica o híbrida. Por ejemplo, en julio, último mes del que se tienen datos, se matricularon en renting en España un total de 3.802 vehículos electrificados, esto es, eléctricos puros, híbridos o híbridos enchufables, lo que supone el 1,95% del total de matriculaciones en renting. Una cifra que no ha hecho más que aumentar en los últimos meses, ya que, respecto a los datos acumulados a julio del año pasado, la firma de contratos de renting por esta tipología de vehículos se ha incrementado en un 77,41%.

La tendencia se va a mantener, puesto que se suman diversos factores para ello. Uno de ellos es la extensión de incentivos y legislaciones favorables al uso del vehículo eléctrico/híbrido por parte de las Administraciones. Por ejemplo, la legislación comunitaria ya establece que el 95% de todos los vehículos que matricule cada fabricante en Europa en 2020 deberá emitir de media 95 gramos de CO2 por kilómetro en vez de los 130 gramos de CO2 actuales. Esto significa que un fabricante que en 2020 matricule 100.000 vehículos y supere tan solo 1 gramo de CO2 esa media, tendrá que hacer frente a una multa de 9.025.000 de euros, multiplicando esa suma por cada gramo adicional. Si a esto le sumamos que los gobiernos tendrán que impulsar la matriculación de eléctricos/híbridos, para así poder compensar las emisiones de CO2, el porcentaje de vehículos eléctricos e híbridos sólo puede crecer… y el renting con ellos.

El tema del IVA para empresas y autónomos

Gracias al renting, un cliente puede hacerse con un coche eléctrico/híbrido sin tener que afrontar un desembolso inicial importante, incluso sin entrada. Algo a lo que tanto empresas como autónomos pueden añadir el poder desgravarse el IVA de las propias cuotas en un contrato que cuando se termina, supone la devolución del vehículo. En este caso, explica María Martínez Carrillo “sería importante que las administraciones abogaran por la implantación de medidas de corte fiscal que ayuden a las empresas a seguir electrificando la flota, tales como que la deducción en el rendimiento en especie para vehículos corporativos eléctricos puros, sea de, al menos el 50%, O que aquellos modelos, cuyo precio antes de IVA supere el techo establecido para las ayudas, puedan computar con el máximo coste establecido”.

Que uso se le va a dar al vehículo

Es evidente que la última decisión sobre qué tipo de vehículo conviene más,  tendrá que tomarla uno mismo, basándose en el estilo de vida y tipo de conducción que se realiza con más asiduidad. Y es que, sin duda alguna, uno de los factores claves a analizar a la hora de decidirse entre un vehículo híbrido o eléctrico, es el tipo de recorrido más común en el que se va a utilizar ese vehículo. ¿Se suelen hacer muchos kilómetros por la ciudad? ¿Es más habitual conducir por carretera? Aquí van algunos planteamientos que pueden ayudar a elegir entre uno y otro: Los coches híbridos. Al recargar la batería eléctrica mediante frenadas, se desenvuelven muy bien en zonas urbanas, donde, gracias a la ayuda del motor eléctrico, ven cómo su consumo de combustible se reduce En autopista, su consumo de combustible suele equipararse al de los coches con motor de combustión. Eso sí, no corren ningún peligro de quedarse tirados en mitad de una autopista si se quedan sin energía, ya que en ese momento pueden moverse gracias al motor de combustión.

Coches eléctricos. En este caso, el tipo de recorrido que vas a realizar es muy importante, porque, al contrario de lo que sucede con los híbridos, los coches eléctricos sí que dependen exclusivamente de la electricidad, con lo que si en mitad de una carretera se quedan sin energía, no podrán seguir circulando.

Saber distinguir un híbrido de un eléctrico

Claro que, antes de plantearse si firmar un contrato de renting por un híbrido o un eléctrico, quizás haya que aprender a diferenciar que es uno y que es otro. Y no es una cuestión baladí, si se tiene en cuenta que, el 42% de los conductores aún no es capaz de reconocer las diferencias entre coches híbridos, híbridos enchufables y eléctricos. Son datos del estudio Españoles ante la Nueva Movilidad, elaborado por la Fundación Pons

De hecho, solo un 23% de los encuestados reconocen haber podido conducir alguna vez un vehículo híbrido, por un 16% que afirma haberse puesto en alguna ocasión al volante de un coche eléctrico. Sin embargo, un 78% afirma estar interesado en poder probar un híbrido, mientras que un 76% desea conocer en primera persona el funcionamiento de algún modelo eléctrico. El estudio de Pons  refleja, también, que uno de cada cuatro españoles que desean adquirir un nuevo vehículo antes de un año reconocen estar interesados especialmente en la tecnología híbrida, por delante de los coches impulsados por gasolina (20%) y de los diésel (17%).

Ahora llega el momento de decidir: ¿compra o renting? ¿Eléctrico o híbrido?

Galería de Fotos

The new Volvo XC60

www.laurentnivalle.fr