Las portadas gemelas de Santa María de Eunate y San Miguel de Olcoz

Rutas Sagradas. Lugares míticos y mistéricos de España

Pocos monumentos resultan tan impactantes y enigmáticos como el templo de Santa María de Eunate. Situado en la Navarra Media y en Valdizarbe, la iglesia detiene el paso de los peregrinos del Camino de Santiago, asombrando, desde el primer momento que se divisa, por la belleza de su factura, la originalidad del propio edificio, por todos los misterios que la rodean o por mil y un motivos más, cada uno una respuesta a la petición del viajero.


Debemos empezar por decir que carecemos de noticias documentales que aclaren definitivamente sus incógnitas y continuaremos añadiendo que, a pesar de ser románica, construida en la segunda mitad del siglo XII, el conjunto se aleja un poco de lo que es habitual en el románico. Tiene, pero no tiene nave, ábside y claustro. Es decir, su planta es octogonal, siendo la nave un espacio abovedado interior que quita protagonismo al ábside semicircular; una escalera de caracol, recogida dentro de un cuerpo prismático que está adosado al muro sur, debió servir de acceso al tejado y a una supuesta linterna, si la hubo, que pudo ser guía para los peregrinos del Camino, aunque se perdió o se quedó sin hacer, puesto que sólo corona el templo una espadaña, que fue un añadida después a la construcción, por lo que una escalera para llegar sólo al tejado no parece tener mucho fundamento. Por otro lado, el templo se encuentra rodeado, y abrazado, por una arquería también octogonal, lo que aún asombra más, dado lo inusual de dicha arquería y lo poco claro que queda el fin para el que fue construida, aunque nos inclinemos a dar la razón a los investigadores que suponen su carácter procesional, admitiendo la posibilidad de que hubiera otra paralela en lo que hoy es el muro de delimitación del conjunto. Son 33 los arcos que la componen.


Por si fuera poco, se han encontrado diversos enterramientos bajo dicha arquería o cerca de ella, lo que añade más preguntas sin respuestas, con mayor motivo si se tiene en cuenta la similitud de la planta con el Santo Sepulcro de Jerusalén. Todo ello, combinado, ha dado pie a la tradicional vinculación de la iglesia de Eunate y los templarios y a un supuesto carácter funerario. Incluso, dando un paso más e introduciendo el simbolismo y el hecho de que la fachada de la cercana iglesia de Olcoz sea la imagen especular de la septentrional de Eunate, de lo que hablaremos en breve, hay estudiosos que afirman que las líneas de una posible ruta que enlace Eunate con la Torre y la Iglesia de Olcoz se prolongan hasta Nazaret y Jerusalén con una precisión asombrosa y que ese trazado se hizo a conciencia, mediante navegación astronómica y guiados por las estrellas del Cinturón de Orión, recogiendo en las citadas obras el sentido transcendente del nacimiento y de la muerte.

Volviendo a cosas tangibles, un documento del priorato de Navarra de los caballeros de la orden de San Juan , fechado en 1251, habla de un acuerdo para que unos cofrades de Obanos (a unos dos kilómetros de Eunate) se reunieran en el hospital que la citada orden tenía en el Camino, incorporándolos a los privilegios de la Orden y dándoles el derecho a ser enterrados. Aunque no hay certeza sobre la identificación de Eunate y dicho hospital, sí parece que los investigadores se inclinan a creerlo y que, por tanto, Santa María podría ser un templo, posiblemente funerario, relacionado con un complejo hospitalario de asistencia al peregrino.


La portada gemela

Hasta el momento hemos planteado sólo unos cuantos de los enigmas de los que se ocupa el decimoséptimo capítulo de Rutas Sagradas. El resto tienen que ver con una cercana iglesia, la de San Miguel Arcángel de Olcoz. Se trata de un templo románico en origen, de finales del XII, aunque la reforma que vivió entre los siglos XVII y XVIII hicieron que cambiara totalmente su fisonomía, lo que no ocurrió con la torre que hay al lado, del siglo XV, cuyas características medievales son evidentes y que ha sido sabiamente restaurada y acondicionada como sede del Concejo de Olcoz, Centro de Interpretación del románico de la zona y del paso del Camino de Santiago, además de como lugar de exposiciones.

El hecho de que la portada del muro norte de su iglesia sea idéntica a la de Santa María de Eunate, invertida eso sí, ha dado pie a estudios, suposiciones, líneas y líneas y más investigaciones, pero no existe de momento ninguna explicación segura, más allá de la leyenda que pesa sobre su construcción, según la cual, un cantero templario no pudo terminar la portada de la iglesia y la dejó sin acabar, de lo que se encargó una serpiente que salió del vecino río durante la noche de San Juan; el ofidio la terminó con “piedras de luna” e hizo otra igual, aunque con pequeñas diferencias. La leyenda comenta que fue el templario quien, a su vuelta, vio lo que había ocurrido y le dio una patada a la portada gemela, enviándola a Olcoz, donde se encuentra hoy.


Sea como sea, lo cierto es que ha sido una suerte que la portada de Olcoz se mantuviera dentro de un recinto que se utilizaba de almacén para la parroquia hasta los años 70 del siglo pasado, momento en que los propios vecinos la sacaron, pues todo lo que la erosión ha afectado a Eunate, no ha hecho mella en Olcoz, de manera que el detalle de las figuras románicas tiene un gran estado de conservación, emitiendo toda la belleza y el misterio que rodea a ambas portadas.

Como pequeña introducción a su simbología, diremos que un bello guardapolvo enmarca las arquivoltas de las fachadas y en él están representados seres fantásticos. En cuanto a los capiteles, los que más llaman la atención son los que tienen unas cabezas cuyas barbas se enroscan y ocupan ambos lados del capitel.


Explicaciones sobre Eunate

Son muchas las incógnitas que pesan sobre el templo de Santa María, lo decíamos líneas arriba. Hay quien la vincula con los heréticos y heterodoxos caballeros templarios que, según la tradición popular, fueron quienes la construyeron. Hay quien se centra en su poco frecuente planta octogonal, aunque irregular por la presencia del ábside, vinculándola al islam y, principalmente, al sufismo, aunque hay que recordar que a unos 50 kilómetros volvemos a encontrarnos con otra iglesia, también de planta octogonal, en la localidad de Torres del Río. Hay quien ve un deambulatorio en su extraño claustro exterior y quien se centra en su propio nombre de Eunate, que en euskera ha sido traducido como “la buena puerta”, aunque hay quienes se inclinan por la traducción de “cien puertas”.

Nosotros añadimos algo más. Merece la pena destacar que, dentro de la profusa iconografía medieval es común ver la famosa imagen de “el hombre verde” que suele estar representado por una faz masculina y barbada en la que, precisamente, la barba y a veces el pelo adoptan formas con motivos vegetales. Otras veces salen de su boca dichos motivos que parecen ramas con hojas. En Eunate, y mejor en Olcoz, podemos verlo claramente. Esta representación, en clave simbólica, indicaba que la construcción “estaba viva” y lista por tanto para “ser despertada”. ¡El misterio está servido!

Esther de Aragón

www.damadelsur.com

  • Ficha técnica de Rutas Sagradas
  • Título: Rutas Sagradas. Lugares Míticos y Mistéricos de España
  • Sebastián Vázquez y Esther de Aragón
  • Ed.: La Esfera de los Libros, Col. Palmyra. Madrid, 2015