VII Convención AER: nuevas tecnologías y seguridad vial

25.000 clientes más que en 2016

Los pasados días 23 y 24 de noviembre fueron los escogidos por la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER) para celebrar su VII Convención, que tuvo la tecnología y la seguridad vial como ejes fundamentales y al vehículo, al entorno y al conductor como actores principales.

Bajo este objetivo, la AER presentó tres mesas redondas enfocadas a exponer diferentes aspectos relacionados con las nuevas tecnologías y la seguridad vial. La primera de las mesas, celebrada el jueves 23, se centró en el vehículo, mientras que las mesas del día 24 tuvieron como protagonistas al entorno y al conductor.

Durante el acto de inauguración, el presidente de la AER, Agustín García, reveló las previsiones del sector para este año que, de mantenerse el ritmo actual en lo que queda de año, el renting superará los 100.000 clientes, 25.000 más que los 75.000 con los que se cerró el año 2016.

Estos 25.000 nuevos clientes de renting se distribuirían de la siguiente forma: 200 corresponderían a empresas con 25 o más vehículos de flota, 12.500 a empresas con hasta 24 vehículos y 12.300 a personas físicas (autónomos y particulares). La media de vehículos de las empresas con más de 25 vehículos sería de 125 unidades por cliente; la de menos de 25, de 3 unidades por cliente y la de personas físicas, 1,1 vehículos por cliente.

El presidente, Agustín García, señaló que se prevé un crecimiento de la flota del 12% para 2017, “algo excepcional desde el punto de vista del volumen pero, siendo esto importante, consideramos más relevante el ritmo de crecimiento de la cifra de nuevos clientes que se acogen al renting, un 33% más en 2017 sobre 2016. Evidentemente, ya no podemos hablar sólo de clientes de flotas, pues muchas empresas, autónomos y particulares con uno o dos vehículos encuentran en el renting su solución de movilidad”.


De izquierda a derecha: Davide de Sanctis (Octo Telematics), Enrique Peral (Renault), Jesús Romera (Volvo Car), Clara Santos, moderadora (ALD Automotive), Agustín García (presidente AER), José Manuel Barrios (Idiada), Juan Navarrete (Caser Seguros) y Sergio Hernández (Xesol Innovation).

Vehículo y tecnología

Clara Santos, directora de Operaciones de ALD Automotive, actuó como moderadora de la primera mesa: “Vehículo y tecnología, innovaciones que salvan vidas”, y presentó a los distintos participantes. El primero fue Davide de Sanctis, country manager de Octo Telematics, quien señaló como una plataforma telemática puede ser la base para desarrollar varias líneas de negocio interconectadas. Por otro lado, Davide destacó que un coche conectado permite a las empresas de renting conocer cómo se usa el vehículo, lo que genera ventajas como la reducción de la frecuencia de accidentes y los costes que estos llevan asociados.

Enrique Peral, representante de Renault, recalcó que la industria del automóvil está volcada en hacer que el vehículo autónomo “sea una realidad y dentro de muy poco tiempo”, lo que conducirá a una reducción de la siniestralidad. Destacó, asimismo, la importancia que tendrá el periodo transitorio dado que, no se tenga un parque mayoritariamente autónomo, deberán convivir con vehículos convencionales. Concluyó enfatizando en la idea de que todo lo que concierne al vehículo autónomo es una cuestión de educación, por lo que la educación vial debería de estar incluida como materia troncal en el sistema educativo.

El tercer participante, Jesús Romera, fleet sales manager de Volvo, destacó el objetivo de la marca sueca de que, en 2020, no hayas ningún muerto ni herido grave en un Volvo, para lo que hizo hincapié en que tecnología y seguridad vial “tienen que ir de la mano”. Señaló, por otra parte, la importancia de que se renueve el parque de vehículos. En lo referente al vehículo autónomo, Romera tiene claro que, aunque no sea inmediato, no tardará en llegar 50 años; de hecho, en Volvo, ya se han vendido 24.000 coches autónomos.

José Manuel Barrios, jefe de innovación de Idiada, explicó que hay diferenciar entre un vehículo autónomo y automatizado y que se ha definido una hoja de ruta que fija la conducción completamente automatizada para uso privado en 2030. Cree que veremos el vehículo automatizado de una manera masiva en los concesionarios y las empresas de renting pero, dada la cadencia de renovación del parque, la implementación será salgo más complicada. Apuntó, además, que uno de los retos en la conducción automatizada es la ciberseguridad, para lo que ya se está trabajando en modelos que definirán el nivel de ciberseguridad que ofrecen los vehículos.

Juan Navarrete, de Caser Seguros, señaló que el concepto de coche conectado traerá grandes cambios al sector del seguro, por lo que “hay que aprovechar las oportunidades y solucionar los desafíos”. Así, la conexión de los vehículos va a mejorar los costes de siniestralidad y permitirá nuevos servicios. Además, las telemática ayudará a ver cómo se comportan los riesgos y ser más equitativos. También hizo hincapié en la importancia de la educación, aunque lamento que “será lo más costoso de cambiar”.

Por último, Sergio Hernández, representante de Xesol Innovation, apuntó que un coche autónomo no es sólo un sistema ADAS, que es importante, sino que requiere de más elementos, como mapas en tiempo real, comunicarse con la infraestructura y otros coches… y se necesitará una “masa crítica suficiente” si bien, actualmente, ya hay una conducción parcialmente automatizada con algunas ventajas, aunque no hay que olvidar los riesgos que se darán en los niveles 3 y 4, que plantearán un reto tecnológico, porque hay momentos en los que tendrá que intervenir el conductor y el tiempo de reacción será clave.


De izquierda a derecha: Marc Figuls, moderador (RACC), Ana García (Hub de Movilidad Conectada), Francisco Javier López Carmona (Ayuntamiento Madrid), Gema Villalba (ISST de Madrid), Jorge Ordás (DGT) y José María Riaño (Anesdor).

El entorno

La mesa “Implicaciones del entorno en la seguridad vial. Adaptación de las infraestructuras, planes de movilidad y nuevas tendencias intermodales” estuvo moderada por el mobility projects del RACC, Marc Figuls, y tuvo a Ana García, responsable del Hub de Movilidad Conectada de Madrid, como primera interviniente, quien comentó que el modelo actual de movilidad está “obsoleto”, entre otras cosas porque el coche privado está infrautilizado, ya que el 96% del tiempo está aparcado. Destacó, también, las cuatro tendencias mundiales que se están perfilando en movilidad y que son: coche conectado, eléctrico, compartido y coche autónomo”.

El representante del Ayuntamiento de Madrid, Francisco Javier López Carmona, ensalzó la iniciativa de la Asociación de debatir sobre seguridad vial: “una muestra de responsabilidad por parte del sector y de sensibilidad en relación con los impactos que causa la utilización del vehículo en nuestra vida diaria”. Destacó que, históricamente, se le ha dado menos importancia a la seguridad vial en entornos urbanos y la DGT está trabajando con los Ayuntamientos para preparar una nueva ley para acomodar esta realidad. En cuanto al vehículo autónomo, lo calificó como la “nueva promesa de la movilidad rodada”, pero, preciso: “se trata de un desarrollo que llevará su tiempo, porque tendrá que convivir con vehículos tradicionales, y allí hay que ver cómo funciona la circulación en las ciudades”.

Gema Villalba, jefa de la Unidad Técnica de Formación y Entidades Especializadas del ISST Instituto de Seguridad y Salud en el Trabajo de la Comunidad de Madrid, destacó la importancia de introducir el ámbito laboral en el debate de seguridad vial y señaló cómo las empresas se están dando cuenta de que la mayor siniestralidad es por accidente in itinere, donde no existe obligación legal a intervenir, pero sí la responsabilidad ética de facilitar a los trabajadores el acceso a su puesto de trabajo. También alertó de cómo la irrupción de la bicicleta, además de los beneficios que se le presuponen, conlleva un riesgo para la seguridad vial. Así, según las cifras que expuso, se ha pasado de 87 accidentes laborales con bicicleta, en 2012, a los 258, en 2016.

El representante de Anesdor, José María Riaño, describió alguna de las nuevas tecnologías que incorporan las motos, donde el campo más ambicioso es la comunicación entre vehículos y con las infraestructuras y cómo pueden aportar una gran mejora en seguridad. No hay que olvidar, sin embargo, que implementar la tecnología y los AFAS en las motocicletas tiene una “dificultad especial”, por las características de la moto. Riaño resaltó la importancia de la infraestructura, ya que en tan sólo 83 kilómetros se producen el 10% de los accidentes mortales, por lo que reclamó que se tengan en cuenta a los usuarios vulnerables en el diseño de las mismas. También reivindicó que se elabore un plan específico de seguridad para las dos ruedas.

Luis Fernando de Velasco, de la DGT, hizo un repaso a la implicación de este organismo en el ámbito del vehículo conectado y autónomo y los cambios en las modalidades de movilidad y explicó que, en el seno de la DGT, existe el debate de qué va a ocurrir en el momento en que el vehículo tome el control de la conducción y se reduzca el factor humano. Velasco explicó, además, que la DGT considera que el vehículo es la “gran oportunidad para reducir las víctimas en accidentes de tráfico”. Por este motivo, cree que el ciudadano debe exigir que el vehículo que compre tenga determinada tecnología. Finalizó perfilando los esfuerzos que está llevando a cabo la DGT en conectividad con la plataforma DGT 3.0, un proyecto que está en la última fase de adjudicación del contrato y que pretende crear una gran nube de información, gratuita, nacional, donde estén los fabricantes de vehículos, se compartan los datos de manera anónima, pero se aleje del concepto sancionador.


De izquierda a derecha: Jesús Monclús, moderador (Fundación Mapfre), Carlos Ramos (Alphabet), Damián Amaro (Universidad de Murcia), José Ruiz Pardo (Golin), Luis Botija (Dräger Iberia) y Octavio Palomo (Arval).

El conductor

La tercera mesa, “El conductor. La influencia de las emociones en la conducción”, tuvo como moderador al director de Área de Prevención y Seguridad Vial en la Fundación Mapfre, Jesús Monclús, quien recordó que el objetivo cero no es una utopía y ya hay ámbitos donde se ha logrado, y vaticinó 2030 como el año en el que se podría obtener una “movilidad libre de víctimas mortales en entornos urbanos”.

Carlos Ramos, gerente de Desarrollo de Negocio de Alphabet, explicó la trayectoria de esta empresa de renting en materia de certificaciones y se centró, concretamente, en la implementación de la Norma 39001, enfatizando en la importancia de que los máximos responsables de las empresas hagan suyo el discurso de la seguridad vial y se mantenga una mejora constante de toda la organización.

Entre las medidas concretas que Alphabet ha tomado se encuentran, por ejemplo, los cursos de formación, iniciados en 2105 y 2016 para todos los empleados, la incorporación del
carsharing para los empleados que no tienen vehículo de empresa… Además, participan con sus clientes en la definición de qué vehículo es el idóneo desde el punto de vista de la seguridad. Otro elemento importante que impulsan es embarcar en los vehículos un sistema telemático para poder hacer propuestas concretas, según los comportamientos registrados. Todas estas medidas tienen como objetivo el de cero muertes y reducir al máximo el riesgo de accidente grave. En dos años, han conseguido disminuir en casi 20 puntos la frecuencia de accidentes entre sus empleados, pero el objetivo más importante conseguido es mantener a cero el contador de muertes en accidentes de tráfico en este año.

Damián Amaro Egea, profesor de Psicología de la Universidad de Murcia, expuso un experimento que demuestra cómo el ser humano no está capacitado para dar una respuesta eficaz ante dos estímulos visuales fuertes. Por ello, es importante que se tengan en cuenta las limitaciones humanas a la hora de diseñar los dispositivos tecnológicos de los vehículos. Egea destacó que lo mejor es ser “consciente de las limitaciones”, si bien el entrenamiento puede hacer que la gente, al menos, sepa gestionar ese uso de la tecnología.

El cuarto participante, José Ruiz Pardo, director de Proyectos en Golin y experto en neuromarketing, explicó distintos estudios que se han llevado a cabo para detectar las reacciones humanas a bordo de un coche y que constatan cómo, si se hace una labor de asesoramiento en seguridad vial, la percepción de la marca se incrementa y mejora. Otro aspecto importante que destacó fue que, a partir de la segunda opción del menú de los ordenadores de a bordo de los vehículos, la distracción del conductor es completa, por lo que si los fabricantes los reducen, se actúa sobre la seguridad. Por otro lado, subrayó que la señal de tráfico que produce una mayor concentración en la conducción es la de radar. Como anécdota, refirió como uno de los parámetros que más afectan a la percepción de seguridad vial es el sonido del cierre de la puerta. De este modo, concluyó que, actuando sobre percepciones, podemos actuar sobre la seguridad vial con medidas menos costosas.

Por su parte, Luis Botija, responsable de Equipos de Control de Influencia de Dräger Iberia, enunció el problema de la incidencia del alcohol y las drogas en la conducción y dio la cifra de que el alcohol está presente en más del 10% de los accidentes y más de la mitad de los fallecidos presentan tasas de alcohol superiores a las reguladas. Para atajar este problema, explicó cómo desde Dräger están trabajando en la prevención antes de que el vehículo se ponga en marcha, con un sistema que permitirá conducir o no, en función de si detecta o no índices de alcohol o drogas en el conductor. Esta tecnología persigue un cambio de conducta y de hábitos con la disociación entre conducción y consumo de alcohol. Botija explicó que las empresas son pioneras en la implementación de este tipo de sistemas.

El último de los participantes fue Octavio Palomo, responsable de Seguros y Seguridad Vial de Arval, la primera empresa que se certificó en la 39001. Destacó los buenos datos de España, donde hay 49 empresas certificadas en esta norma, detrás de Japón y Reino Unido. Explicó, asimismo, las diferentes ventajas que tiene certificarse en esta norma, que persigue el objetivo de cero accidentes. Así, destacó que es una herramienta muy útil para conseguir una mejora en la gestión de la seguridad vial, la imagen de la empresa, reducir accidentes de tráfico y el coste y severidad de estos, lo que conlleva a disminuir las bajas laborales y fomenta la movilidad. Con la norma han conseguido reducir el 30% la frecuencia de accidentes y su severidad, lo que repercute en el coste. A su juicio, este tipo de iniciativas “les convierten en un referente en materia de seguridad vial”, algo que trasladan a sus clientes.


Agustín García, presidente de la AER, Teófilo de Luis, presidente de la Comisión de Seguridad Vial y Mobilidad Sostenible del Congreso de los Diputados, y Carmelo Sanz de barros, presidente del RACE

Clausura

Carmelo Sanz de Barro, presidente del RACE, y Teófilo de Luis, presidente de la Comisión de Seguridad Vial en el Congreso, fueron los responsables de poner la guinda final a esta extraordinaria VII Convención de la AER.

El primero explicó el acuerdo por el que la ONU establecerá el primer centro mundial de seguridad vial en España, (un centro de formación de formadores) y el RACE será quien lo gestione. Sanz de Barros también felicitó al sector del renting por ser “una parte muy importante en la reactivación del sector de la automoción”. Además, explicó que la seguridad vial es un tema de responsabilidad compartida y es fundamental la implicación de las empresas, y se congratuló de que el modelo de seguridad vial que se ha llevado a cabo en España estos años funciona, “aunque no nos podemos relajar”, precisó.

De su lado, Teófilo de Luis habló del trabajo de la Comisión de Seguridad Vial en el Congreso y del consenso político que hay en beneficios de la seguridad vial, explicando que, si se suman esfuerzos, el valle de 2016 y 2017 respecto al número de víctimas en carretera puede, en los próximos ejercicios, seguir bajando. En este sentido, de Luis incidió en la importancia que tiene el conductor, quien “debe saber que la responsabilidad es suya y tiene que tener la capacidad de poder evaluar el riesgo y controlar las situaciones”. Nos recordó, asimismo, que nuestro modelo de seguridad vial es ejemplar y España está a la cabeza, en Europa, como uno de los cinco mejores países que abordan el problema de la seguridad vial, gracias a la conjunción de todos los actores. Finalizó poniendo en valor la actividad de las empresas de renting, puesto que ofrecen vehículos nuevos en perfectas condiciones y bien mantenidos.

Raúl del Hoyo


El presidente se confiesa

Una pequeña contribución a una gran causa


Durante el pasado año y, previsiblemente, también en éste, la tendencia a la baja que venía registrándose en las cifras de fallecidos en carretera se ha estancado, algo que ha encendido los pilotos de alerta de todos los actores implicados en velar por la seguridad vial y que obliga a seguir viendo en qué puntos hay que incidir para revertir esta situación y conseguir que en los próximos ejercicios se mejoren estas estadísticas de tráfico. Porque no hay que cansarse de repetir que detrás de cada número, hay una persona y una historia de futuro que, posiblemente, se ha visto truncada. La seguridad vial es, con diferencia, el aspecto en el que cualquier aportación de mejora, por pequeña que ésta sea, debe ser calurosamente aplaudida. Por otro lado, estamos asistiendo a un gran cambio del modelo de movilidad, tanto en lo que se refiere a la tecnología como a la inclusión de nuevos actores, hasta ahora desconocidos o marginales.

Estas razones y el hecho de que junto con la eficiencia y el cuidado al medio ambiente, la seguridad vial es uno de los pilares fundamentales en los que se sustenta la actividad de la Asociación Española de Renting de Vehículos y de las compañías a las que representa, nos han impulsado a elegir esta temática para nuestra VII Convención. Porque, como reza el título de este artículo, mantenemos el espíritu de hacer nuestra pequeña contribución a esta gran causa. El sector tiene el compromiso social, voluntariamente adquirido, de ayudar a mejorar las cifras de accidentes, heridos y muertes en carretera. Y este tipo de iniciativas, que abren y mantienen debates enfocados a esta materia, contribuyen, de alguna manera, a que se piense y se hable de seguridad vial, con el ánimo de conocer mejor en qué puntos se debe seguir incidiendo.

Así, durante estas dos jornadas, hemos podido constatar cómo los fabricantes no escatiman esfuerzos para conseguir que sus vehículos sean cada vez más seguros; las empresas de telemática contribuyen a concienciar y a mejorar el comportamiento de los conductores, minimizando los riesgos; las administraciones priorizan la seguridad vial en sus planes; las empresas emergentes apoyan un transporte más seguro; hay compañías que centran su negocio en ayudar a cambiar los malos hábitos del conductor al volante, la psicología adapta sus teorías para conocer la respuesta del conductor ante los nuevos avances… Y, por supuesto, hemos podido comprobar cómo las compañías de renting se toman muy en serio la seguridad vial dentro y fuera de sus empresas.

Una de las formas en las que se concreta este compromiso del sector del renting con la seguridad vial es la certificación ISO 39001. En la mesa dedicada al conductor, dos compañías de renting nos hablaron precisamente de su experiencia en esta certificación y de las diferentes iniciativas que han puesto en marcha al amparo o impulsadas por esta Norma. Pero hay que recordar que ésta no es la única contribución del renting a la seguridad vial, su papel prescriptor en la elección de los diferentes dispositivos de seguridad, su liderazgo en la implantación de la telemática, los cursos de conducción segura y eficiente que imparten entre sus trabajadores y clientes o un aspecto en el que siempre ponemos el acento, pero que conviene repetir: el mantenimiento de un parque joven y perfectamente cuidado, son la clave para conseguir un objetivo que para algunas compañías ya no es una utopía: la Visión Cero.

Para la Asociación ha sido muy gratificante comprobar la respuesta tan positiva que han dado los diferentes actores a su participación en estas mesas. Actores que no sólo provenían del entorno del renting, sino también del sector de la movilidad en general, las administraciones, el mundo del seguro, la telemática, o el ámbito universitario. Escuchar durante estas dos jornadas las diferentes aportaciones de todos los participantes ha sido muy edificante. La conclusión más importante a la que hemos llegado es que en la lucha para mejorar la seguridad vial hay unión. El objetivo es común y hay un gran consenso en la forma de lograrlo. Como colofón, me quedaré con dos de las ideas volcadas en estas jornadas: la primera es que estamos ante una revolución en la movilidad, cuyo máximo exponente será el vehículo autónomo, que contribuirá sobremanera a evitar el error humano, presente ahora en el 90% de los accidentes, y la segunda, y quizá la más importante, que la educación y concienciación no debe salirse del foco y debe orquestar todas las iniciativas y desarrollos de futuro.

Agustín García

Presidente AER