Vehículos eléctricos y autónomos impactará en la posventa

Según el I Observatorio de la Posventa Oficial, organizado por Faconauto

El crecimiento en las ventas de coches eléctricos y autónomos modificará la facturación de los concesionarios en 2030. Mecánica, electromecánica y mantenimiento descenderá hasta el 70% en los coches eléctricos y crecerá en torno al 40% en los autónomos. Por el contrario, las reparaciones de chapa y pintura se mantendrá en los cero emisiones y descenderá en los autónomos.

Según un estudio de MSI, presentado en el I Observatorio de la Posventa Oficial organizado por Faconauto dentro de Madrid Auto, los vehículos eléctricos podrían representar el 35% y los autónomos el 20% de las matriculaciones en España en 2030. El incremento en las ventas de eléctricos tendrá importantes consecuencias en la posventa, ya que afectará a la facturación en mecánica, electromecánica y mantenimiento, con un previsible descenso de la ganancia del 70%, mientras que chapa y pintura conservará su volumen de trabajo. El pronosticado aumento del 35% en las matriculaciones para 2030 se produciría en el mejor de los escenarios, porque un retraso en la mejora de las baterías descendería dicho porcentaje al 15%.


Asimismo, el informe encargado por la patronal de los concesionarios señala que el incremento de la venta de vehículos autónomos hará caer la facturación por reparaciones de chapa y pintura, ya que vaticina menos choques, mientras que aumentará hasta el 40% la facturación por reparaciones mecánicas, al ser éstas más caras, por la compleja tecnología que incorporan. El crecimiento en las ventas de vehículos autónomos, asegura el estudio, será gradual, pasando de una cifra residual del 0,5% de las matriculaciones en 2020 al 7,5% en 2025, para alcanzar el 30% en 2030, siempre en el escenario más optimista. Por el contrario, en el escenario más conservador, y si no se producen los avances tecnológicos y legales necesarios, las matriculaciones es estancarán en el 10% del total ese año.

El análisis, además, prevé que el 20% de los vehículos que se matriculen en 2030 en nuestro país serán destinados a coche compartido, lo que tendrá un efecto positivo sobre la facturación mecánica, electromecánica y mantenimiento, que aumentará el 40% en el parque compartido.

La vicepresidenta ejecutiva de Faconauto, Marta Blázquez, afirmó que el vehículo eléctrico, autónomo, conectado o el coche compartido tardarán todavía años en tener un volumen destacable de matriculaciones, por lo que “los concesionarios tienen el tiempo, la inteligencia y la experiencia para ir adaptándose a una realidad que traerá consigo riesgos y también muy buenas oportunidades para sus negocios. En esta nueva realidad, los procesos acabarán estando muy digitalizados, pero también mucho más humanizados para proporcionarle la mejor experiencia en aquella parte del proceso en la que el cliente decida estar físicamente”. Y auguró que “en el futuro, los concesionarios seguirán vendiendo y reparando coches, pero lo harán de forma diferente. Específicamente, en la posventa, la facturación mejorará en chapa y pintura o en mecánica en función de la tecnología de la que hablemos. Mientras, en el presente, seguirán vendiendo y reparando principalmente los coches tradicionales de combustión, que son los que ahora mismo garantizan la movilidad de la gente”.


Cambios en la posventa

En 2017, según datos de Faconauto, el taller oficial acaparó cerca del 50% del mercado, porcentaje similar al del año anterior. Por áreas, la venta de recambios significó casi el 10% de la facturación de los concesionarios (3.145 millones de euros) y aportó el 35% a los resultados, mientras que el taller supuso el 3,5% (1.107 millones de euros), aportando el 10% a sus resultados.

Durante la jornada, celebrada en el recinto de Ifema, se constató que la posventa está sufriendo una transformación de sus modelos de negocio, que se van a digitalizar para buscar la máxima eficiencia. Además, los datos que generen los coches autónomos y conectados permitirán a los concesionarios tener una relación privilegiada y proactiva con sus clientes. A este respecto, Marta Blázquez explicó que “el cliente está online y decide qué taller visitar o qué recambio necesita por información obtenida en Internet. Este proceso obligará a los talleres a ser más transparentes en sus procesos. Además, el cliente también viajará en coches conectados y los datos que generen nos ayudarán a comprender mejor sus necesidades y a ser proactivos, anticipando averías o mantenimientos programados. En este contexto, la posventa oficial es y será un marchamo de transparencia, ahorro, confianza y respeto hacia el cliente; estamos legitimados para reivindicarla frente al resto del mercado, porque estamos convencidos de que una maquina tan compleja como un vehículo debe repararse por profesionales formados y con piezas originales”.


Por otro lado, Faconauto destacó la importancia (medioambiental y en seguridad vial) que tiene la posventa oficial para asegurar el correcto estado del vehículo y recordó que un correcto mantenimiento del vehículo es especialmente importante en nuestro país, con un parque envejecido, en el que casi el 30% de los coches tienen más de 15 años. Esta tendencia irá a peor en los próximos años, ya que el 62% del parque tendrá más de 10 años en 2022.

Juan Luis Franco