Opel y Autorenting, socios en las victorias

Con Grandland X 2.0 CDTi 180 CV automático en la categoría ≤ 135 g/km de CO2

Si el año pasado ganamos la categoría de menos de 114 g/km de CO2 con el Opel Insignia turbodiésel de 136 CV, este año lo hemos hecho con el Opel Grandland X 2.0 CDTi 180 CV con caja automática-secuencial de 8 marchas en la categoría de más de 135 g/km de CO2. José Antonio San Pedro, director de Flotas de la marca alemana, y el que suscribe logramos reducir el gasto medio oficial del todocamino y llevar un nuevo galardón a nuestras vitrinas.


Socios en la victoria. Ésta parece ser la conjura que Opel y Autorenting se hacen antes de iniciarse un nuevo ALD Ecomotion Tour. Y de nuevo, se cumplió. En la edición de este año, la número 11, se han dado cita 19 marcas (Alfa Romero, Audi, BMW, Citroën, DS, Fiat, Ford, Hyundai, Kia, Mazda, Nissan, Opel, Peugeot, Renault, Seat, Skoda, Toyota, Volkswagen y Volvo) y 27 automóviles que, durante los días 7 y 8 de junio, han recorrido aproximadamente 500 kilómetros por todo tipo de carreteras de Madrid, Soria y Guadalajara, para completar un recorrido que se iniciaba en las instalaciones de ALD Seconddrive, en Leganés, y terminaba en la estación de servicio de Repsol en El Molar. Junto a ellos, y como viene siendo habitual, Michelin y Repsol se sumaron a la competición como patrocinadores de la ruta, uniéndose a ALD Automotive con el cuidado del medio ambiente.

Para mayor veracidad de la prueba, todos los modelos participantes son vehículos de producción actualmente en el mercado que utilizan combustión estándar o híbrida, con una motorización igual o inferior a 3 litros para los diésel y 2,5 litros para los gasolina. Además, por primera vez, se han incluido vehículos 100% eléctricos, que han competido en un desafío paralelo.

El ganador absoluto en la edición de este año fue el BMW X3, pilotado por Miguel Molina, jefe de ventas corporativas de la marca bávara, y Sergio Fernández, periodista de Renting Automoción, que lograron una reducción del 31,87% sobre el consumo oficial homologado por la marca. El mismo equipo, evidentemente, fue primero en la categoría SUV de gasolina con emisiones mayores a 135 g/km. En SUV turbodiésel con emisiones inferiores a 135 g/km, como he señalado, fuimos José Antonio San Pedro, jefe de Flotas de Opel, y Juan Luis Franco, redactor jefe de Autorenting, mientras que en híbridos, el galardón recayó en el Hyundai Ionic. Entre los turismo con emisiones mayores a 118 g/km la victoria fue para el Audi A6 y entre los turismos con emisiones menores a 118 g/km, para el Seat Ibiza FR.

En el desafío eléctrico, que enfrentaba a vehículos eléctricos, el e-Golf se llevó el gato al agua, con Mario de las Muelas, director general de Terra, y Javier Costas, periodista de espirituracer.com, a los mandos, con un consumo de 12,699 kWh a lo largo de 94,10 km de recorrido.


El director general de ALD Automotive, Pedro Malla, señaló durante la entrega de premios que “las reducciones de consumo de los participantes durante la competición muestran la importancia que tiene la conducción de forma eficiente. Está demostrado que adoptar una actitud responsable al volante, además de incrementar la seguridad vial de todos los conductores, reduce la huella ecológica. Después de 11 años es evidente que este evento, que une a fabricantes de vehículos y medios de comunicación, es un reflejo de nuestra implicación y compromiso como empresa con el cuidado de nuestro entorno”.

Piano piano

El objetivo de la prueba, que se celebra en dos etapas, divididas en cuatro tramos, consiste en rebajar lo máximo posible el consumo homologado por la marca en un tiempo determinado. Para evitar la picaresca, todos los depósitos de combustible van precintados. Sobrepasar ese tiempo supone penalizar. Por ejemplo, llegar un minuto tarde al control de tiempos cuesta 0,10 l/100 km extra, misma penalización que se aplica por desajuste kilométrico, por exceso o por defecto, si bien hay un margen permitido del 5%. Puede parecer difícil controlar ambos parámetros. Para eso, ALD Automotive cuenta con la ayuda inestimable de GPS Profleet, sistema montado en cada coche y con el que la organización tiene un control exacto del kilometraje realizado. Al final de la prueba, que en esta ocasión concluyó en la estación de servicio Repsol de El Molar, se desprecintan los depósitos y se llenan hasta el tope para saber exactamente los litros consumidos. En nuestro caso, gastamos 25,30 litros de gasóleo en recorrer 502,34 kilómetros, por lo que la media fue de 5,036 l/100 km, lo que supone un descenso del 31,5%, aproximadamente, apenas 37 décimas más que el ganador absoluto.


Aplicando el dicho italiano “piano piano si va lontano” (poco a poco se va lejos), José Antonio San Pedro y yo iniciamos la prueba rozando apenas el acelerador. El primer tramo, con José Antonio a los mandos, fue muy duro, porque le tocó subir, entre otros, los puertos de Canencia y Somosierra, lo que nos hacía perder algo de tiempo que luego recuperábamos en las bajadas, con el Opel Grandland en octava marcha, consumo 0,0 l/100 km y velocidad en torno a los 100 km/h. Tras la comida, en Los Claustros de Ayllón, seguimos ruta hacia Sigüenza con idénticas consignas, mantener el acelerador a raya y aprovechar las bajadas para hacer descender el consumo y recuperar el tiempo.

Al día siguiente, la ruta partía del la bonita ciudad alcarreña para finalizar el primer tramo en Santo Tomé del Puerto. Carreteras reviradas, subidas y bajadas constantes y pasos por Riaza y La Pinilla ponían el consumo al límite, pero con paciencia y tesón conseguimos mantener un consumo muy bajo. El cuarto tramo, que nos debía conducir al final de la prueba, no fue menos fácil, con la subida a Somosierra y pasos por Piñuecar, Paredes de Buitrago, Berzosa de Lozoya, El Berrueco, Torrelaguna… un paisaje espectacular donde reinaba la Jara y el rebosante embalse de El Atazar ponía color azul de esperanza a nuestro propósito de vencer en la meta. Al final, logramos la victoria en nuestra categoría y nos quedamos a décimas de la absoluta. El excelente comportamiento dinámico del Opel Grandland, su economía de consumo, su confort de marcha y la excelencia en la conducción de nuestro equipo seguro nos regalan nuevas victorias en años sucesivos, a ellas parece que estamos abonados el tándem Opel-Autorenting. Felicitaciones al resto de ganadores y a mi compañero, que me hizo la prueba sumamente agradable, ilustrativa y amena.


No quiero dejar sin reseña al broche de oro con el que ALD Automotive cierra la edición, que es la plantación en el Bosque ALD, ubicado en el Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama (Madrid), de un árbol por cada vehículo participante en la competición. De esta forma, el terreno suma una veintena de árboles a los más de 300 ya plantados con motivo de la pasada edición del ALD Ecomotion Tour, así como por cada mes de los 25 años de presencia de la compañía en nuestro país.

Juan Luis Franco