Volvo XC60 Momentum D4 AWD

Codicioso

Preparado para competir con los SUV más modernos y tecnológicos del segmento prémium, con el motor turbodiésel de 190 CV, tracción total y cambio automático de 8 marchas, el XC60 es un SUV codicioso que acopia prestaciones notables, confort de marcha exquisito y un nivel de seguridad tan elevado que le aúpa como el todocamino más seguro del mundo.

Cría fama y échate a dormir. En lo primero, la celebridad de Volvo en seguridad es mundialmente conocida. En lo segundo, la marca sueca, propiedad de la china Geely, ha estado siempre muy despierta y no ha descuidado dotar a esta segunda generación de nuevos sistemas que hacen la vida a bordo no sólo más segura, sino también más placentera, como quedó demostrado el año pasado en los test de EuoNCAP, en los que obtuvo la máxima calificación, 5 estrellas, y lo ascendieron a la primera posición entre los automóviles más seguros del mundo. Airbag, control de estabilidad, City Safety con detección de ciclistas y peatones, protección contra latigazos cervicales, alerta de ángulo muerto y de mantenimiento de carril… parece que no eran suficientes para los ingenieros de la marca, que decidieron que dejaran de trabajar autónomos y armonizarlos, convirtiéndolos en los grandes baluartes que en seguridad al volante ofrece el XC60.


Y nunca mejor dicho, porque es en la dirección donde se centran las novedades, al conjuntar el detector de ángulo muerto, el City Safety y el sistema de mantenimiento de carril con el asistente de dirección. Así, si el conductor no reacciona a la alerta del retrovisor cuando tiene otro vehículo en el ángulo muerto, la dirección lo devuelve al carril. Entre 50 y 100 km/h, si la potencia de los frenos aplicada por el City Safety no es suficiente para evitar la colisión, la dirección esquiva automáticamente el obstáculo, mientras que, entre 60 y 140 km/h, si el conductor se sale involuntariamente de su carril y viene otro coche de frente, el sistema de mantenimiento de carril actúa sobre la dirección, eliminando el riesgo de choque. La conjunción de estos sistemas, junto al Pilot Assist, que mantiene velocidad y distancia respecto a otros vehículos y, hasta 130 km/h, conduce al coche por el centro del carril con pequeñas correcciones de la dirección, elevan la conducción del SUV nórdico a la categoría de semi-autónoma

Además de estos sistemas, nuestra unidad de pruebas incorporaba el Head-Up-Display, que proyecta sobre una amplia superficie en el parabrisas información sobre velocidad, señales de tráfico y navegador. La visión del mismo, en color, es nítida y situada a una altura correcta, incrementado la seguridad al no tener que retirar la mirada de la calzada.

Más de 15.000 euros

El precio de partida del Volvo XC60 Momentum D4 AWD, con tracción total y cambio automático de 8 marchas, es de 51.190 euros, ligeramente superior a rivales de similar configuración, como el Audi Q5 de 190 CV, Mercedes GLC de 170 o BMW X3 de 190 CV. Eso sí, al igualar equipamientos, el XC60 da la vuelta a la tortilla y es el más económico. En cualquier caso, aunque la dotación de origen es muy completa, nuestra unidad de pruebas incorporaba un sinfín de opciones que elevaba la factura en más de 15.000 euros y el placer a bordo y la seguridad al nivel de los más sibaritas. Para saber en qué hablo, basta enumerar algunas de ellas, como el Pack Intellisafe Pro (alerta de ángulo muerto con Steer Assist, control de crucero adaptativo con Piloto Assist y Distance Alert y detector de vehículos en movimiento al circular macha atrás), aparcamiento asistido, Chasis activo Four-C con suspensión neumática, cámara 360º, climatizador de cuatro zonas, faros Full Led, Head-Up-Display, asientos calefactables o el fenomenal equipo de audio Sensus Connect Premium Sound Bowers&Wilkins, con 12 canales, 15 altavoces y 1.100 w de potencia, entre otros.


En el apartado estético, XC60 muestra un aspecto más atractivo que nunca, con un frontal en el que los led de luz diurna desembocan justo en la calandra, de amplias dimensiones y con el logo en el centro. Dispone de entradas de aire laterales e inferior y las luces de iluminación en curva se sitúan en la parte más baja del paragolpes, que combina líneas redondeadas y rectas para transmitir sensación de potencia, a lo que coadyuva el amplio y esculpido capó. La silueta arranca en el afilado perfil delantero, continúa con los sobredimensionados pasos de rueda, aunque tampoco en exceso, y matiza su dinamismo, incluso estático, en los nervios de las puertas, en las ópticas posteriores verticales y en el protuberante final. Una estética vigorosa que, a la vez, se carga de elegancia en los cromados que recubren las ventanillas y las barras portaequipajes. Las dos salida de escape cromadas, el alerón superior y las ópticas, que recorren parte del portón hacia la matricula ponen el toque deportivo a la zaga, que luce orgulloso en el centro el nombre de la marca y a ambos lados, modelo y versión.

Calidad y sencillez

Si llamativo es por fuera, por dentro, donde atesora calidad y sencillez, es ejemplo de concepción minimalista, al más puro estilo nórdico, como puede observarse, incluso, en la tapicería, que luce la bandera sueca. Tal es así que han desparecido prácticamente todos los botones de la consola frontal -excepto los de luces de emergencia, desempañado de cristales, luneta térmica y equipo de audio-, agrupándose en la enorme pantalla táctil a color de forma lógica, coherente y sin apenas submenús, de manera que el acceso es rápido y evita distracciones. En dicha pantalla encontramos los iconos de acceso directo que activa o desactivan las distintas funciones del vehículo, así como aplicaciones, climatizador, asientos y volante calefactables… El resto de botones físicos están en los brazos del volante, en la parte izquierda del salpicadero y en la consola central, donde se sitúa el de arranque (por giro y no por pulsación), la ruleta del Drive Mode (con modos Eco: conducción eficiente, Comfort: uso diario, Off Road: vía desigual, y Dynamic: alto rendimiento), el freno de mano eléctrico y el de ayuda a la salida en rampa.

Bien surtido anda también de huecos portaobjetos, que los centraliza en las puertas, en la guantera con tapa (refrigerada y de suficiente capacidad) y en la consola central, que dispone de un amplio espacio con cortinilla replegable junto al cambio (con toma de corriente de 12 voltios incluida), un pequeño hueco por delante y un cofre, con lector de CD y tomas USB bajo el reposabrazos.


En cuanto a habitabilidad, las plazas delanteras son holgadas y confortables, se regulan eléctricamente en altura y profundidad, son calefactables y la del conductor, además, dispone de memoria. El acceso a las mismas es muy cómodo, por la altura a la que están situadas y por la correcta apertura de las puertas. Con el volante regulable también en altura y profundidad, y calefactable, enseguida encuentras una buena posición de conducción. En modos Comfort y Dynamic, el cuadro de instrumentos digital a color presenta dos relojes, el del velocímetro (con velocidad digital también y señales de tráfico) y el tacómetro (con marcha insertada y nivel de combustible), mientras que el amplio espacio restante se reserva para el navegador y, en la zona inferior, para el ordenador de viaje. En Off Road es exactamente igual, pero parte del velocímetro se encuentra oscurecido, mientras que en Eco sustituye el tacómetro por un reloj que mide la presión sobre el acelerador, para que el conductor sea consciente de su eficiencia. Al activar Dynamic o Eco, un testigo en el cuadro nos informa del descenso de la suspensión y, al contrario, en Off Road. Asimismo, en busca de la máxima eficiencia, en Eco se desacopla el cambio en deceleración, dejando que el XC60 ruede por inercia. Por encima del cuadro de instrumentos, se ubica el HUD, que presenta los datos con nitidez y es una ayuda inestimable para no tener que retirar la vista de la carretera.

Detrás encontramos tres plazas, mucho más ergonómicas las laterales que la central y que, al contrario que en algunos de sus rivales, no se regulan en longitud, restándole modularidad. Correctas en altura, disponen de espacio suficiente para piernas y caderas y son algo más estrechas a nivel de los hombros. Por espacio, pueden viajar tres adultos, aunque dos adultos y un niño es más recomendable, dada la dureza del asiento central y del voluminoso túnel que la recorre. Se abaten en proporción 60:40 y cuentan con trampilla abatible para el transporte de objetos largos, aunque no muy voluminosos. La modularidad del maletero, que cubica 505 litros y puede alcanzar los 1.432 con los respaldos traseros abatidos, es muy buena. Para facilitar la transformación de 5 a 2 plazas ubica dos pulsadores que abaten automáticamente los respaldos y, para facilitar la carga, otros dos que reducen o amplían la distancia al suelo. Por debajo del piso se ubica la rueda de repuesto de emergencia y las bombonas de la suspensión neumática. Modulable, cómodo y, con portón automático, fácil también de abrir y cerrar, maniobras que pueden realizarse desde el interior (mando en el salpicadero), desde el pulsador del portón o pasando el pie por debajo de la zaga, aunque de esta última forma, el sensor no siempre detecta el movimiento y acabas abriendo con la mano.


Cómodo, silencioso y seguro

Son tres características que dibujan al XC60 D4 AWD y que se completan, al menos, con dos más, buenas prestaciones y bajo consumo, que derivan del notable compromiso entre el motor turbodiésel de 190 CV y el cambio automático de 8 marchas. Ambos son responsables de su suavidad de marcha y de su elástico, pero contundente, empuje, que agradecerás tanto al viajar por vías de un solo sentido como al adelantar, mientras adviertes como te acompaña toda la caballería. Acelera de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos y alcanza 205 km/h, prestaciones que están a la altura de sus rivales y que consigue sin la más mínima brusquedad, ni mecánica ni sonora.

Realmente, el sueco es un todocamino cómodo y silencioso, como he podido comprobar circulando por todo tipo de vías. En ciudad, la posición elevada de conducción permite anticipar, a lo que contribuye la buena visibilidad, y la dirección se muestra ligera en cambios de dirección y callejeando. El sistema de cámaras 360º ofrece una visión nítida del entorno, por lo que, a poco que nos fijemos, evitaremos pequeños roces, más aún porque desde la propia vista cenital podemos dar prioridad a una cámara u otra, facilitando el acceso por calles estrechas, el aparcamiento y, en caso de salir por pistas, observando que sucede junto a las ruedas. El sistema Start&Stop es rápido y suave, tanto en la parada como en el arranque, y ahorra unas décimas de polución y de gasoil, que siempre viene bien. Las suspensiones filtran bien los baches y la insonorización interior es sobresaliente, lo que añade un plus de exquisitez a los melómanos que hayan optado por el magnífico equipo Bowers&Wilkins.

Por carretera, cualquiera de los tres modos de conducción sobre asfalto (Comfort, Eco o Dynamic) proporciona una conducción agradable para viajar. La adaptabilidad de las suspensiones neumáticas camufla todo tipo de irregularidades del terreno y la tracción a las cuatro ruedas, que prioriza la transmisión de par a las ruedas delanteras y, en caso necesario, pasa fuerza a las traseras, aferra al XC60 a la calzada con aplomo. Si, además, conectas los asistentes a la conducción, como el Pilot Assist, que te sugiere con pequeñas correcciones al volante la trayectoria, llegarás a tu destino relajado.

Y si la carretera se “retuerce”, aunque el XC60 no es el más vivo en curvas cerradas, es capaz de tomarlas rápido y seguro y, si se requiere, el control de estabilidad no se corta y disminuye par y frena las ruedas que pierden tracción en el momento preciso. En sucesión de virajes, aunque las inercias derivan en ligeros balanceos de la carrocería, el eje trasero sigue con precisión al delantero, mientras que el sistema AWD se encarga de que el coche no se despegue del asfalto, brindando buen agarre y guiado.


En cuanto a los frenos, sin tacha durante toda la prueba, con distancias correctas de parada, correcta dosificación al pedal y ausencia de fatiga en uso intenso.

Cuando hay una lucha abierta contra el diésel, los 6,0 l/100 km consumidos de media por el XC60 durante la prueba -5,1 l/100 km oficiales, con emisiones de 133 g/km de CO2-, que suponen unas emisiones de CO2 en torno a los 158 g/km de CO2, no termino de ver claro, menos aún cumpliendo Euro6, por qué desdeñar la opción del gasoil, pues se trata de un todocamino pulcro y cuya autonomía ronda los 1.000 km, cuando, en el mejor de los casos, ningún modelo eléctrico se le acerca ni por potencia ni por prestaciones ni por autonomía. Y si hablamos de contaminación, habría que saber primero de dónde procede la electricidad que alimenta a los eléctricos y qué sucede con las baterías al final de su vida útil. No trato de hacer una apología del diésel, pero hasta que los eléctricos no estén más desarrollados, me parece absurdo asustar al usuario con falsos temores y desecharlos.

En fin, el Volvo XC60 D4 cumplen sobradamente las expectativas de cualquier usuario que busque un todocamino prémium, equipado, potente, de gran comportamiento, con un precio similar al de sus rivales y número 1 en seguridad. Y esto sí que es importante.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 4, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 1.969
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección directa por raíl común, turbo de geometría variable e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 190 CV/4.250
  • Par máximo/rpm: 40,8 mkg/1.750-2.500

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: A las cuatro ruedas
  • Caja de cambios: Automático, 8 marchas
  • Dirección: Cremallera asistida eléctrica
  • Diámetro de giro: 11,8 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Discos ventilados

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Paralelogramo deformable, resortes neumático, amortiguadores activos y barra estabilizadora
  • Trasera: Paralelogramo deformable, resortes neumático, amortiguadores activos y barra estabilizadora
  • Neumáticos: 235/60 R18

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.971 kilos
  • Long./Anch./Altura: 4.688/1.902/1.658 mm
  • Capacidad depósito: 60 litros
  • Capacidad del maletero (mín./máx.): 505/1.432 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,4 seg.
  • Velocidad máxima: 205 km/h
  • Consumo urbano: 5,8 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 4,7 l/100 km
  • Consumo medio: 5,1 l/100 km

EURONCAP: 5 estrellas (2017)