Volkswagen High up! 1.0 TSi 90 CV

Pequeño pero pintón

Presentada en el Salón de Ginebra de 2016, la actualización del urbano up! recibe nuevos aires juveniles, tanto en exterior como en interior y equipamiento, que lo ponen al día y mejoran, gracias también a la incorporación de un nuevo motor 1.0 TSi de tres cilindros de inyección directa de gasolina y turbo, que le dotan de mayor potencia y versatilidad de uso.

Para algunos, el anterior up! se quedaba algo justo de fuerzas cuando de viajar se trataba. Volkswagen recogió el testigo lanzado por los clientes y, aprovechando el restyling de Ginebra, incorporó a la gama un nuevo motor 1.0 TSi de tres cilindros, inyección directa y turbo, que amplía su campo de acción mucho más allá de la ciudad.


¡Y qué bien le ha venido! Son 15 CV más, que lo elevan a 90 CV entre 5.000 y 5.500 vueltas, mientras que antes rendía 75 CV a 6.200; es decir, además de incrementar la potencia, la entrega mucho antes. Más significativo, si cabe, es la subida de par máximo, que pasa de 9,7 mkg entre 3.000-4.300 rpm a 16,3 mkg entre 1.500 y 3.000 vueltas, casi un 60% más. Esto se traduce en un agrado de conducción superior y en un incremento importante en seguridad, porque si antes teníamos que cambiar de marcha ante medianas pendientes o cuando el coche iba cargado, ahora nos podemos olvidar de pisar el embrague y actuar sólo con un poco más de intensidad en el acelerador, de forma que gana en comodidad. Además, es más tolerante para rodar a regímenes bajos con marchas largas, lo que se traduce en un gasto de combustible más aquilatado. No es que haya bajado, pues el gasto urbano del 75 CV era de 5,9 l/100 km, de 4,0 l/100 km en recorrido extraurbano y de 4,7 l/100 km el ponderado, pero este último se mantiene, el extraurbano baja una décima, a 3,9 l/100 km, y el urbano sube una décima, a 6 l/100 km. Las diferencias parecen pocas, pero tengamos en cuenta que son 15 CV más y que si reducimos marchas para subir un repecho, el consumo sale perjudicado. En cuanto a la seguridad, al contar con mayor par, las recuperaciones, por ejemplo, para efectuar un adelantamiento, se hacen más livianas e invertimos menos tiempo; en otras palabras, estamos menos expuestos a otros vehículos que pudieran venir de frente. Si a ello añadimos una suavidad de marcha superior, una mejora en la elasticidad y unas prestaciones superiores, queda todo dicho.


Urbano y más

El High up! 1.0 TSi acelera de 0 a 100 km/h en 9,9 segundos y alcanza 185 km/h de velocidad máxima. Su hermano de 75 CV registraba en las mismas mediciones 13,2 segundos y 171 km/h, lo que le proporciona mayor agilidad en todos los ámbitos. Así, en ciudad, sale como una bala de los semáforos, es ligero callejeando y su maniobrabilidad, por sus reducidas cotas y por el corto diámetro de giro de la dirección, amén de su levedad de movimiento, le cataloga como un coche ideal para el día a día en la vorágine urbana. Lástima que Volkswagen no hay incorporado sistema Start&Stop para ganar en eficiencia. De hecho, el consumo urbano durante la prueba sobrepasó el oficial en algo más de un litro, situándose en 7,3 l/100 km. Eso sí, te permite rodar a 70 km/h en quinta sin problemas y si se avecina un repecho, olvídate de cambiar, simplemente, presiona un poco más el acelerador y verás como empuja sin retardo. Ese par máximo desde 1.500 rpm le cargan de energía a bajo régimen y le permiten mantenerla hasta el entorno de las 5.000, amplio margen de funcionamiento en el que el up! ofrece lo mejor de sí.

La actualización mecánica del urbano alemán ha mejorado, al mismo tiempo, su campo de acción. No es que antes no pudiera realizar largos viajes, que podía, sino que ahora los afronta con superior gallardía y un plus de comodidad y seguridad. Por autopistas y autovías, basta adecuar la velocidad a los límites de la vía para que vaya ligero, sin tener que recurrir al cambio, y con un silencio de marcha destacable. La dirección copia las órdenes del conductor al volante y las suspensiones, bien calibradas en el difícil compromiso entre confort y aplomo, mantienen al coche pegado al asfalto y filtran eficazmente las irregularidades. En carreteras secundarias, cuando se impone la labor de conducir, el pequeño up! muestra idéntica contundencia, con una sujeción eficaz y un rodar placentero, con un comportamiento dinámico bien parecido al de modelos de mayor tamaño. Que tienes que adelantar, pisas a fondo el acelerador, porque margen ahí. Si quieres hacerlo aún más rápido, echas mano al cambio, bien situado, preciso y de corto recorrido entre marchas, y verás como sube de revoluciones y el turbo le da ese empujón que andabas esperando. Y si el motor responde, el chasis también lo hace, con maniobras exactas a la dirección y unos muelles y amortiguadores que apenas dejan sitio a las inercias. Por no mencionar los frenos, que durante la prueba dosificaron a las perfección la presión sobre el pedal, paradas cortas y ausentes de fatiga.


Una auténtica delicia fue conducirlo por carreteras de montaña. Su corta distancia entre ejes y su amplitud de vías lo hacen nervioso, pero bien asentado y extremadamente manejable. En curvas muy cerradas, apoya con fuerza y ambos trenes siguen con exactitud la trazada, sin que apenas registre balanceos de la carrocería. Entre los urbanos, el comportamiento dinámico del up! es el que mayor seguridad me ha ofrecido, porque apenas hay balanceos de la carrocería, por su precisión al volante, por la respuesta del motor, por el agarre lateral de sus asientos y por el mordiente de sus frenos. Además, en caso de desmadre, el control de estabilidad actúa con rapidez y, en la medida de lo posible, evita males mayores cortando par y frenando las ruedas con menor tracción. Enlazar curvas rápidas con el up! es concederte un tiempo para disfrutar, porque no se mueve de la trayectoria y ruedas con similar aplomo con lo que lo hace un kart, pero con el añadido que las suspensiones relajan la tensión e impiden las reacciones secas. Tras comprobar su eficacia por todo tipo de vías, es el momento de medir el gasto por el recorrido habitual. Si en ciudad el consumo subió más de lo esperado, por carretera se mantiene en unos razonables registros, en torno a los 4,2 l/100 km, lo que establece una media de 5,6 l/100 km. Con su depósito de 35 litros, tendremos margen para recorrer algo más de 500 km.


Más juvenil y tecnológico

La puesta al día del up! ha incrementado su atractivo de cara al público más joven. Los parachoques más envolventes, las luces diurnas led y los pilotos oscurecidos son los principales cambios en el frontal, que se suman a la integración de los intermitentes en los retrovisores exteriores y a nuevos colores y llantas. En el interior, estrena molduras decorativas en el salpicadero y tapizados, realzando un habitáculo al que se incorpora un nuevo sistema de infoentretenimiento compatible, mediante aplicaciones para iOS y Android, con los modernos smartphones y que supone una apuesta decidida por la conectividad. Con un único acabado para esta versión de 90 CV, el High up!, de serie integra airbag frontales y laterales delanteros, control de estabilidad, ABS con asistente de frenada de emergencia y distribución electrónica de frenado, sensor de presión de neumáticos, Isofix en plazas traseras, acceso a plazas traseras Easy Entry con memoria en los dos asientos, retrovisores exteriores térmico y regulables eléctricamente, elevalunas delanteros eléctricos, control de velocidad, climatizador, Radio Composition Phone con SD-Card y conexión auxiliar, bluetooth para móvil, pantalla de 5″, suelo del maletero regulable en dos alturas y extraíble… Un equipamiento que puede completarse con diferentes paquetes, como el up!&safety (sensor de lluvia, desactivación de airbag de pasajero, frenada de emergencia City Safe…), el Colour (luna trasera y lunas posteriores tintadas, llantas de aleación de 16″…), etcétera, o elementos como cámara de marcha atrás, volante multifunción, asientos delanteros con ajuste en altura, USB o soporte para smartphone, entre otros. Lástima que no se haya contemplado ni como serie ni en opción los asistentes a la conducción tan de moda hoy en día.

Por lo que se refiere al habitáculo, los ergonómicos y cómodos asientos recogen bien el cuerpo y proporcionan buen agarre, lo que unido a sus diferentes reglajes y a los del volante facilitan una buena posición de conducción. Nuestra unidad de pruebas disponía de luces automáticas, así como volante multifunción, desde el que puede manejarse el volumen del equipo de audio, el teléfono manos libres y el ordenador de viaje. Tras él, el cuadro de instrumentos es práctico y bien legible, con tacómetro, velocímetro e indicador de combustible, además de integrar la pantalla digital del ordenador de a bordo, que también proporciona información sobre puertas abiertas y otras. La parte superior de la consola frontal está presidida (en caso de adquirir la opción) por el soporte para el smartphone, bajo el que se sitúa los mandos del climatizador y la pantalla de 5″ del sistema de infoentretenimiento, que también muestra los datos suministrados por los sensores de marcha atrás. No falta huecos portaobjetos ni portalatas, bien repartidos para todos los pasajeros, tanto delanteros como traseros.


El acceso a las plazas traseras libera suficiente espacio para entrar y salir con facilidad. Las dos plazas son cómodas y holgadas tanto en anchura como en altura y espacio para las piernas para los ocupantes que homologa y sus respaldos se abaten por partes asimétricas, ampliando su modularidad. El maletero es uno de los de mayor capacidad de su segmento, con 251 litros, que puede llegar a los 959 litros plegando los respaldos y dejando un piso casi plano. Al contar con piso movible y ajustable a dos alturas, pueden ocultarse objetos bajo el mismo. La gran boca de carga facilita la entrada y salida del equipaje y sus formas regulares le hacen muy utilizable.

En cuanto a precio, los 14.190 euros que cuesta, le sitúan en la zona media-alta de la tabla, con sus primos de Skoda (Citigo) y Seat (Mii), por debajo. En cualquier caso, el nuevo up! con motor 1.0 de 90 CV es un utilitario que ofrece entre sus principales atractivos un potente motor asistido por un gran cambio de 5 marchas y un comportamiento dinámico sobresaliente, lo que unido a su renovada imagen, su amplitud y modularidad le califican como un urbano juvenil -pequeño por fuera, grande por dentro y muy pintón-, con amplias miras hacia los largos viajes.

Juan Luis Franco


FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 3, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 999
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección directa, turbo e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 90 CV/5.000-5.500
  • Par máximo/rpm: 16,3 mkg/1.500-3.500

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: Delantera
  • Caja de cambios: Manual, 5 marchas
  • Dirección: Cremallera asistida eléctrica
  • Diámetro de giro: 9,8 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Tambores

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente, tipo McPherson, muelles helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Trasera: Rueda tirada, muelles helicoidales y amortiguadores
  • Neumáticos: 185/55 R15

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.002 kilos
  • Long./Anch./Altura: 3.600/1.641/1.504 mm
  • Capacidad depósito: 35 litros
  • Capacidad del maletero (mín./máx.): 251/959 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,9
  • Velocidad máxima: 185 km/h
  • Consumo urbano: 6,1 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 3,9 l/100 km
  • Consumo medio: 4,7 l/100 km

EURONCAP: 5 estrellas (2011)