Škoda Kodiaq Style 1.4 TSI 150 CV DSG 4×4

Skodiaq

¿Qué tienen en común Karoq y Kodiaq, además de que los dos empiezan por K y terminan por Q? Pues que ambos son representantes de la nueva Škoda, que se caracteriza por ofrecer modelos prácticamente prémiun a precio generalista. Y el mejor ejemplo de esta singladura es el Kodiaq, el todocamino insignia de la marca checa.

Lo cierto es que hay pocos rivales de gasolina para el Kodiaq 1.4 TSI 150 CV DSG 4×4, si exceptuamos el Volkswagen Tiguan Allspace 1.4 TSI, con el que comparte motor, cambio y plataforma; si bien es tracción delantera y no total. El resto de competidores se impulsan por motores turbodiésel y, de ellos, sólo el Mitsubishi Outlander y el SsangYong Rexton cuestan algo más baratos, mientras que por encima están el Nissan X-Trail, el reseñado Volkswagen Tiguan Allspace y, con más orientación todoterreno, el Land Rover Discovery y el Toyota Land Cruiser. Por tanto, podríamos señalar como uno de sus valores la exclusividad y como otro, el precio, 36.714 euros. E, incluso, podríamos añadir un tercero, el grado de personalización, pues nuestra versión de pruebas, súper-equipada, cuesta 49.218 euros.


Pero centrémonos en el acabado Style que nos ocupa y, concretamente, en los sistemas de asistencia a la conducción que ofrece de serie o en opción, tales como la visión cenital con imágenes virtuales de 180º o el Asistente de Remolque, que controla el volante y dirige coche y remolque por la trayectoria elegida y, en caso de que el ángulo entre el Kodiaq y el remolque sea demasiado grande, avisa al conductor, llegando incluso a realizar una parada de emergencia en situaciones críticas. O el Asistente Frontal con Frenada de Emergencia en Ciudad (activo desde 34 km/h) que, en caso de colisión inminente, alerta al conductor de forma progresiva y, si es necesario, frena. Éste, en colaboración con el asistente frontal (funciona entre 10 y 60 km/h), realiza una parada de emergencia si un peatón se cruza en la trayectoria del vehículo.

Igualmente reseñable son el Control de Crucero Adaptativo (ACC), que acelera y frena de forma automática y permite configurar la distancia y la dinámica del control, y el detector de ángulo muerto y la alerta de tráfico trasero. Por su parte, el asistente de cambio de carril (activo a partir de 65 km/h), no sólo ayuda a mantenerse en el carril, sino que junto al asistente de emergencia detiene el Kodiaq y activa las luces de emergencia si el conductor es incapaz de conducir. Esta rica dotación se completa con dos asistentes más, el de atascos, que en tráfico lento puede tomar el control de la dirección a velocidades de hasta 60 km/h, y el de protección de pasajeros, que prepara a los pasajeros para un accidente inminente cerrando las ventanillas y el techo panorámico y tensionando los cinturones de seguridad. No falta tampoco el reconocimiento de señales de tráfico ni el de detección de fatiga. Y para mayor confort, el Park Assist busca aparcamiento en paralelo o en batería y maneja el volante mientras el conductor sólo debe ocuparse de cambio, acelerador y freno. Estos asistentes, junto a los consabidos airbag, controles de estabilidad y tracción, ABS, sensores de luces y lluvia… llevaron al Kodiaq a conquistar 5 estrellas EuroNCAP, la máxima calificación en seguridad.


Líder en confort…

Nuestra versión de pruebas incorporaba, en materia de confort, climatizador de tres zonas, acceso y arranque sin llave, elevalunas eléctricos, retrovisores exteriores regulables y abatibles eléctricamente, portón del maletero de apertura automática, cajones bajo los asientos delanteros, paraguas en las puertas delanteras, pantalla táctil de 8″, navegador, equipo de audio con 8 altavoces, puertos USB, bluetooth y SD Card, conectividad para smartphone, soporte de tablets en asientos traseros, telefonía con WLAN, etc. Una amplia dotación que puede completarse con elementos como asientos eléctricos con memoria, ventilados y calefactables, techo panorámico corredizo, smartLink con wireless, WiFi y LTE, carga inductiva para el móvil… En fin, que conductor y pasajeros se sentirán como en casa. Y nada mejor para ello que un puesto de conducción amplio y ergonómico, con plazas delanteras y volante ajustables en altura y profundidad para un sencillo acomodo; organizado, con los mandos agrupados lógicamente y al alcance de la mano para evitar distracciones; práctico, con diversos huecos portaobjetos para vaciar los bolsillos y algo más; informativo, con velocímetro y tacómetro analógicos y pantalla digital central Maxi Dot, en la que el conductor puede consultar ordenador de a bordo, navegador, estado del vehículo, etc.; diáfano, con buena visibilidad hacia todos los lados; rápido, con una pantalla central de 8″ de alto contraste que acelera el uso de la tecnología incorporada, y conectado, con acceso a redes, aplicaciones…


La modularidad marca positivamente la vista posterior con dos filas de asientos. La primera, de fácil acceso, se desplaza longitudinalmente 170 mm y sus respaldos se regulan en inclinación y abaten, de forma que aloja a uno, dos o tres pasajeros, además de contar con la posibilidad de plegar sólo el asiento central, por ejemplo, para el transporte de objetos largos. Son plazas cómodas y amplias en espacio para piernas y caderas y un poco menos a nivel de los hombros. Con ellas totalmente retrasadas, el hueco para las piernas es enorme, mientras que si las situamos en la posición más adelantada es muy corto para una persona de talla normal (1,75 m). A la última fila –de dos plazas escamoteadas en el piso del maletero–, se accede con mayor dificultad, por la altura del coche y por lo estrecho de la entrada, pero disponen de buena amplitud, siempre y cuando desplacemos, al menos hasta la mitad, los asientos que tiene delante.

Con aforo completo, la capacidad del maletero es de 270 litros, que se amplía a 560 con cinco asientos y a 735 litros si situamos estos en su posición más avanzada. Abatiendo la fila central, lo que puede hacerse desde los mismos asientos o desde unas palancas en las paredes del maletero, el volumen llega hasta los 2.005 litros. Para mayor facilidad de carga, el portón se abre automáticamente, bien mediante botón, bien pasando el pie por debajo del maletero (opcional).


…Y en placer de conducción

Con un interior atractivo y bien hecho, tanto por calidad de materiales como de ajustes, da gusto ponerse a sus mandos. Pulso el botón de arranque y el motor inicia el movimiento suave y silencioso, sin que apenas se sienta. Su cilindrada de apenas 1,4 litros puede parecer insuficiente para mover al Kodiaq con aforo completo, pero nada más lejos de la realidad. Los 150 CV, gestionados por el cambio DSG de 6 velocidades, dan para mucho y nunca sentirás falta de fuerza, porque el cambio se encarga de gestionar en milisegundos las transiciones sin que te des cuenta. Que hay que adelantar, pisas a fondo el acelerador y las marchas se acoplan como un guante para llevar a buen puerto y con gran rapidez la maniobra. Que ruedas tranquilo por la carretera, el motor desactiva dos cilindros para rebajar el consumo y si, de repente, surge un imprevisto, pisas el acelerador y ya tienes tus cuatro cilindros a pleno rendimiento. Y todo ello sin que notes nada, ni por sonoridad ni por vibraciones al volante.

Si motor y cambio actúan en consonancia, lo propio hace el sistema de tracción a las cuatro ruedas, que calcula constantemente el par ideal a transmitir al eje trasero y evita las pérdidas de tracción, asegurando aplomo y seguridad. A velocidad legal, y sin grandes altibajos al acelerador, transmite la mayor parte de la fuerza al tren delantero, ahorrando consumo, pero, cuando se necesita, pasa la fuerza necesaria al trasero para mejorar el agarre. Además, el Kodiaq cuenta también con la inestimable ayuda del bloqueo electrónico del diferencial XDS+, que en curvas frena las ruedas interiores cuando pierden agarre, afianzando la trayectoria y haciendo la conducción más ágil, estable y precisa.

En cuanto a comportamiento dinámico, es una gozada manejarlo por ciudad. No sólo por la posición dominante y segura que ofrece desde el puesto de conducción, sino también por su agilidad en calles estrechas, pues con sólo 2,5 vueltas de volante entre topes maniobras con rapidez. Y a la hora de estacionar, el asistente de aparcamiento te mide el hueco y mueve el volante, con lo que sólo debes ocuparte de acelerador, freno y cambio. Y para que la carga al bolsillo sea más ligera, escoges Eco en los modos de conducción y él sólo se encarga de hacer la conducción más eficiente. Por cierto, además del modo Eco, puedes elegir Comfort, Normal, Sport, Individual y Snow, de manera que varía asistencia al volante, climatizador, motor, cambio y suspensión en función de la conducción que desees hacer. En el caso de la suspensión, sólo si dispone de Control Adaptativo Dinámico del Chasis, que suaviza o endurece la suspensión en Comfort, Normal y Sport, controlando el flujo de aceite del amortiguador.


Si en ciudad transmite excelentes sensaciones, imagínate en viajes largos, en los que es pura comodidad, con un rodar comparable al de una berlina, pero ampliando por esa suspensión que enmascara cualquier irregularidad, esa dirección rápida y precisa, ese conjunto motor y cambio que, en cuanto se dan las condiciones, trabaja por inercia, y esa seguridad que te aportan su tracción total y buena visibilidad. Vamos, que te pueden echar kilómetros y llegarás como nuevo a tu destino.

Igualmente seguro y eficaz se muestra en carreteras plagadas de curvas, en las que exhibe un calibrado compromiso entre confort y estabilidad, agarrándose fuerte al asfalto en todo tipo de virajes, controlando las pequeñas pérdidas de tracción y excluyendo de su vocabulario las palabras balanceo y cabeceo. Y en pistas no muy dañadas, porque sus cotas todoterreno (altura libre: 187 mm y ángulos de ataque: 19,7º y de salida: 15,3º) te abrirán nuevos camino mientras disfrutas del equipo de audio o los pasajeros se conectan a internet. Señalar que los frenos dosifican adecuadamente las paradas y no acusaron fatiga en uso intenso, y que el consumo medio durante la prueba fue de 7,6 l/100 km, apenas medio litro más del anunciado por la marca y correcto en cualquier caso.

Ahora sí, creo que no me dejo ninguna sensación en el teclado y termino como empecé, con una pregunta: ¿por qué Skodiak? Porque este acrónimo resume el excelente rumbo que ha tomado la marca checa, que encuentra una clara demostración en su versátil, polivalente y tecnológico todocamino, fabricado con esmero y buenos materiales y destacable en aspectos como relación calidad-precio y confort general.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 4, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 1.395
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección directa de gasolina, turbo e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 150 CV/5.000-6.000
  • Par máximo/rpm: 25,5 mkg/1.500-3.500

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: A las cuatro ruedas
  • Caja de cambios: Automática DSG de doble embrague, 6 marchas
  • Dirección: Cremallera asistida eléctrica
  • Diámetro de giro: 12,2 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Discos

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente, tipo McPherson, muelles helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Trasera: Independiente multibrazo, muelles helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Neumáticos: 235/50 R19

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.668 kilos
  • Long./Anch./Altura: 4.697/1.882/1.655 mm
  • Capacidad depósito: 60 litros
  • Capacidad del maletero (mín./máx.): 270/560/735/2.005 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,9 seg.
  • Velocidad máxima: 193 km/h
  • Consumo urbano: 8,5 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 6,3 l/100 km
  • Consumo medio: 7,1 l/100 km

EURONCAP: 5 estrellas (2017)