Seat Ateca 2.0 TDI 150 CV 4Drive Start&Stop Xcellence

Enemigo a las puertas

Como en la película del mismo nombre, Seat ha mandado a su mejor francotirador a eliminar a sus rivales uno por uno. Con la fabricación de su primer crossover, la marca española atina con precisión, y a las 4.200 unidades vendidas desde que iniciase su comercialización, en abril, se suma un elenco de premios que le confirman como uno de los SUV de mejor relación calidad-precio-equipamiento del mercado.


Tarde o temprano, Seat tenía que estar representada en el segmento de los todocamino con un vehículo de confianza, que entusiasmara a los clientes. Y fue en abril cuando inició la comercialización del nuevo modelo, que hasta hoy ha cosechado los premios de “Mejor Coche del Año 2107”, de ABC; “Mejor Coche de los Lectores 2017”, de Prensa Ibérica y La Vanguardia; “Best Buy Car of Europe 2017”, de AutoBest; “Mejor Coche del Año en Cataluña”, de la Asociación de la Prensa catalana; “Coche SUV 2017” de Car&Driver y DeViajes… a los que no dudamos se sumaran muchos más.

Para esta prueba hemos elegido la versión con motor turbodiésel de 150 CV con cambio manual, porque es la más apropiada por relación precio-prestaciones-consumo, sobre todo, como vehículo de empresa para viajes largos. Lástima que no pueda escogerse con cambio automático DSG (disponible en diésel sólo para el 2.0 TDI de 190 CV), porque habría sido rizar el rizo. Que sea tracción a las cuatro ruedas permanente tiene sus pros y sus contras. Entre los primeros, mayor seguridad y mejor comportamiento. Entre los segundos, precio superior y mayores emisiones y gasto de combustible, pero Seat decidió retirar de la venta el de tracción delantera, que con emisiones por debajo de los 120 g/km habría tenido un precio “rompedor”.

Nuestro protagonista de estas páginas luce una imagen realmente atractiva. A primera vista, muestra el ADN de la marca española en los faros, en la calandra, con la S de Seat presidiendo la misma, y en la enorme entrada de aire inferior. Su silueta presenta un porte elegante, con unas atractivas llantas de 19″ con neumáticos 225/45 en el interior de unos pasos de rueda negros bien dimensionados. Los cromados en barras de techo y ventanillas y las brillantes molduras negras de los pilares central y trasero lo hacen aún más llamativo. En la zaga, el portón, con la “S” de Seat y el nombre del coche “Ateca”, son las notas dominantes, a las que se unen las grandes ópticas traseras, el pequeño alerón superior y la salida de escape doble cromada.


Completa dotación

El interior es muy funcional, pero no por ello carente de elegancia y buena calidad, que se divisa tanto en los materiales (predominan los plásticos blandos) y tonos empleados, como en la buena disposición de los mandos, la ubicación de la pantalla táctil a color de 8″ del sistema de infoentretenimiento, el nutrido espacio de huecos portaobjetos y el notable acabado final.

El cuadro de instrumentos, con velocímetro, tacómetro y ordenador de a bordo de grandes dimensiones, se lee con facilidad. El volante se regula en altura y profundidad, lo mismo que los asientos, facilitando una posición de guiado ligeramente elevada para ver mejor y reaccionar a tiempo. Desde el volante, además, pueden manejarse el equipo de audio, el ordenador de viaje y el sistema de órdenes por voz. Flanqueada por dos grandes salidas de aire, la pantalla de 8″ se sitúa en la zona superior de la consola frontal, para poder consultarla sin apenas retirar la vista de la calzada, y dispone de botones de acceso directo a distintas funciones. Por debajo, la botonería del sistema Start&Stop, del sistema de ayuda al aparcamiento, luces de emergencia y apertura remota del maletero, aunque éste también puede abrirse y cerrarse pasando el pie por debajo, al menos, en el acabado Xcellence de nuestra unidad de prueba. A un nivel inferior, los mandos del climatizador y un hueco portaobjetos, con dos puertos USB, entrada auxiliar y toma de 12 voltios, que enlaza con la consola central, en la que se encuentra el botón de arranque, seguido del cambio manual de 6 marchas, preciso de manejo y recorrido corto entre velocidades. La parte final se reserva para el freno de mano eléctrico, el del sistema a la ayuda en pendiente y la ruleta del Driving Experience, que permite escoger entre seis perfiles: Normal, Sport, Individual, Offroad, Nieve y Eco. Un cofre portaobjetos bajo el apoyabrazos delantero remata la consola.


A nivel de equipamiento, el Xcellence es el más completo e incluye, entre otros elementos, faros full led, control de estabilidad con ABS, control avanzado de tracción, faros antiniebla con iluminación en curva, asistente de salida involuntaria de carril, asistente de luces de carretera, 7 airbag, asistente de arranque en pendiente, detector de fatiga, asistente de frenada en ciudad, climatizador bizona, Radio Media System Plus con pantalla táctil de 8″ en color, sistema Kessy de apertura y arranque sin llave con apertura automática del maletero por detección del pie, elevalunas eléctricos, cristales oscurecidos, asientos delanteros deportivos y tapicería Alcántara. Para los que quieren aún más, las opciones del Ateca pasan por aparcamiento asistido automático, detector de ángulo muerto y alerta en tráfico posterior, lector de DVD, conexión WiFi y conectividad Seat Full Link (Apple Car Play, Android Auto y Mirror Link), Seat Sound System con 10 altavoces, techo eléctrico panorámico, calefacción programable, control de crucero adaptativo (ACC)…

Máxima seguridad

La seguridad del Ateca es uno de los aspectos que más ha trabajado la marca española y el resultado no ha podido ser mejor, tal y como demuestran sus calificaciones EuroNCAP, con un 93% en protección a adultos, 84% a niños, 71% a peatones y 60% en asistentes de seguridad, lo que acreditan sus 5 estrellas, la máxima calificación del organismo europeo. Para ello, a la excelente construcción de carrocería y chasis, basados en la plataforma del Seat León, el Ateca suma un amplio elenco de sistemas de asistencia al conductor, como el Traffic Jam Assist, que integra el asistente de salida involuntaria de carril Lane Assist y el control de crucero adaptativo (ACC), de forma que, en atascos, acelera, frena y mantiene al Ateca dentro del carril, siempre que no se superen los 60 km/h y mantengamos las manos en el volante. O el ACC con Front Assist, que a más de 60 km/h puede frenar en caso de peligro si el conductor no lo hace. Incluido en el Front Assist está la función de emergencia en ciudad con reconocimiento de peatones, que hace lo mismo que el anterior pero reaccionando también ante peatones.


No faltan el sistema de reconocimiento de señales de tráfico, la detección de vehículos en el ángulo muerto, la alerta por tráfico posterior o la visión cenital, que mediante cuatro cámaras presenta una visión del coche desde arriba, lo que facilita las maniobras de aparcamiento. Asimismo, puede mostrar las llantas delanteras o las cuatro llantas para no dañarlas al aproximarnos a un bordillo, por ejemplo. Otros sistemas integrados o que pueden integrarse en el el Ateca son el Park Assist 3.0, que detecta el hueco para estacionar y lo hace solo; el Emergency Assist, que si el conductor permanece inactivo durante cierto tiempo le envía advertencias visuales y acústicas y, si no reacciona, detiene el coche en el carril, o el asistente de luz de carretera, que adapta el haz a la circulación que haya en cada momento.

Habitabilidad y dinamismo

El Ateca mide 4.363 mm de longitud, 1.841 de anchura y 1.611 mm de altura, con una distancia entre ejes de 2.638 mm. Unas medidas exteriores que se acompasan con lo que encontramos en el habitáculo, en el que conductor y pasajero disponen de espacio suficiente para viajar confortablemente. El puesto de conducción, con volante y asiento regulables en altura y profundidad, se amolda a cualquier talla con facilidad y la elevada posición de conducción nos deja ver más allá, de manera que podemos anticiparnos con tiempo a lo que sucede delante. Los asientos son cómodos, ergonómicos y sujetan bien el cuerpo. Detrás, presume de buenas cotas para piernas, caderas, hombros y altura, aunque el voluminoso túnel de la transmisión y la poca ergonomía del asiento central hacen incómoda esta plaza. Las laterales, en cambio, están diseñadas para que los pasajeros lleguen a destino sin el menor cansancio. Los respaldos de los asientos traseros se abaten por partes asimétricas, ampliando los 485 litros del maletero, un volumen suficiente para el equipaje de una familia de 5 miembros. Para abatirlos, basta con tirar de unas palancas situadas en las paredes del maletero, para que los respaldos caigan por su propio peso. Aunque el piso no queda totalmente plano, es igualmente práctico y utilizable. Por debajo del mismo se aloja la rueda de repuesto de emergencia.

Al volante, basta con acercarse al Ateca con las llaves en el bolsillo para que proyecte desde los retrovisores la silueta y el nombre del coche en el suelo, a la vez que se encienden las luces interiores de cortesía y el botón de arranque empiece a palpitar. Me acomodo y presiono el botón. Suena ligeramente el motor turbodiésel, pero a los poco minutos desparece. Por ciudad, el motor responde muy bien desde bajo régimen y su aceleración es muy buena. El cambio de seis velocidades acoge con precisión las marchas y su posición invita a utilizarlo. Los desarrollos del cambio se amoldan perfectamente a la circulación urbana y permiten circular en marchas largas a bajo régimen. Y es que este motor TDI de 150 CV puede con lo que le echen. El sistema Start&Stop es otro punto notable, con rápidas detenciones y paradas del motor. La visibilidad delantera en circulación por calles estrechas es muy buena, por la elevada posición de conducción, pero no lo es tanto la fronto-lateral, debido al ancho pilar delantero y a la altura de las puertas.


Por autopistas y autovías circula con un aplomo increíble. Las suspensiones matizan los baches y transmiten perfectamente lo que sucede bajo las ruedas. Se puede rodar muy rápido sin que ruidos aerodinámicos, de motor o de rodadura molesten. El sistema de mantenimiento de carril nos avisa cuando nos salimos de las líneas de demarcación, pero no es en absoluto intrusivo, como sucede en otros coches. Hacer largos viajes con el Ateca es casi como viajar en tren, porque no se mueve de la trazada, apenas balancea en curvas y te sientes seguro. En carreteras secundarias, el par máximo disponible es más que suficiente para hacer adelantamientos con rapidez, incluso en sexta.

Por carreteras de montaña, el sistema de tracción cuatro, con embrague Haldex de quinta generación, sujeta el Ateca al asfalto con garra, tanta, que parece levantar el asfalto a su paso. En curvas cerradas, el excelente equilibrio de suspensiones le dotan de enorme agilidad y el tren trasero sigue con naturalidad al delantero, sin que se registren en conducción rápida desvaríos de la zaga. Los frenos son potentes y en ningún caso sufrieron fatiga, a pesar del uso intenso a los que se vieron sometidos.


También por pistas el Ateca registró buenas maneras, lo que no es de extrañar si tenemos en cuenta sus cotas todoterreno, con 20,6º de ángulo de ataque, 25,5º de salida, 14º ventral y una altura libre al suelo de 189 mm, más que suficientes para aventurarse por terrenos no muy quebrados. Además, desde la ruleta Driving Select, muy a mano, puede escogerse la función Offroad, que facilita y asegura el tránsito por dichas zonas.

En cuanto a consumos, la media fue de 5,9 l/100 km, algo más elevada que los 5,1 l/100 km que anuncia la marca, pero que se ajusta bien a un uso diario muy económico.

Seat ha hecho un excelente trabajo con el Ateca, un crossover dispuesto a plantar cara a sus rivales por equipamiento, seguridad, tecnología y comportamiento. Su primera incursión en el segmento SUV no puede ser mejor, porque hasta el precio, 32.860 euros para esta versión alta de gama de 150 CV con tracción total, está perfectamente ajustada a lo que ofrece.

Juan Luis Franco


FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 4, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 1.968
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección directa por raíl común, turbo de geometría variable e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 150 CV/3.500-4.000
  • Par máximo/rpm: 34,69 mkg/1.500-3.000

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: Permanente a las cuatro ruedas
  • Caja de cambios: Manual, 6 marchas
  • Dirección: Cremallera asistida eléctrica
  • Diámetro de giro: 10,8 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Discos

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente, tipo McPherson, muelles helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora
  • Trasera: Independiente multibrazo, muelles helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora
  • Neumáticos: 225/45 R19

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.548 kilos
  • Long./Anch./Altura: 4.363/1.841/1.611 mm
  • Capacidad del depósito: 55 litros
  • Capacidad del maletero: 485 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,0 segundos
  • Velocidad máxima: 196 km/h
  • Consumo urbano: 5,9 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 4,7 l/100 km
  • Consumo medio: 5,1 l/100 km

EURONCAP: 5 estrellas