Renault Captur Zen Energy TCe 120 CV

Así en la tierra como en el cielo

Nadie puede negar la merecida fama que tiene España en la fabricación de automóviles. El “made in Spain” es una etiqueta de buena calidad, de trabajo bien hecho, y este Renault Captur TCe 120 de inyección directa de gasolina y turbo, producido en Valladolid, es una prueba palpable de ello.

Cuando los crossover urbanos están más de moda que nunca, el modelo de Renault ocupa la tercera posición en el ranking de ventas en España y es líder en Europa, así en la tierra como en el cielo. Los tres crossover derivados del segmento B más vendidos en nuestro país son, por orden, Peugeot 2008, Opel Mokka X y Renault Captur. La idiosincrasia nacional tiene mucho de aquella célebre frase: “nadie es profeta en su tierra”, que Jesucristo dijo en su Nazaret natal y que podemos aplicar al Captur, que se valora más fuera que dentro de nuestras fronteras. Y no es que aquí no venda, puesto que de lo contrario no ocuparía ese tercer puesto, sino que en Europa lo hace mucho más y es líder del mercado, seguido de Peugeot 2008 y Opel Mokka X.


Pucelano de nacimiento, vio la luz en 2013, el Captur se ha sometido a su primera y ligera intervención estética. Los cambios han sido someros y sigue conservando el atractivo de siempre, pero con nuevas tecnologías y retoques que lo ponen al día, tales como el junquillo cromado de la parrilla, las luces delanteras Full Led “Pure Vision”, que mejoran la estética y la seguridad; las luces de día Led en forma de “C” o los parachoques con nuevos protectores de bajos. Asimismo, recibe dos nuevos colores de carrocería: Naranja Atacama y Azul Océano, un nuevo color de techo: Gris Platino, y 6 paquetes de personalización interior de colores variados. Además, desde el acabado Zen y únicamente en configuración bitono puede optarse por un techo acristalado fijo, que mejora la luminosidad interior. Hablando del interior, asegura Renault que gana en refinamiento con plásticos específicos, finos cromados y colores sobrios y elegantes. El volante está ahora recubierto de piel plena flor y el pomo del cambio es plateado. Asimismo, se han rediseñado los paneles de puerta, los plafones de techo montan led y luces individuales para lectura y los asientos son más envolventes y ofrecen mejor apoyo lateral.

Práctico e ingenioso

Sin variaciones en medidas exteriores ni interiores, el Captur conserva idéntica habitabilidad e instrumentación, de forma que el acceso a las plazas delanteras y traseras es holgado y cómodo. La posición al volante se adopta con sencillez, gracias a los reglajes de asiento y volante en altura y profundidad, mientras que la ubicación de los mandos sigue siendo igual de correcta y agrupados con lógica en torno al conductor, con la pantalla táctil a color de 7″ ejerciendo de centro neurálgico de la mayoría de las funciones del sistema R-Link Evolution, como navegador, aparcamiento asistido, ajustes del vehículo, multimedia, control por voz, teléfono manos libres o Android Auto y servicios de conectividad TomTom Live.


Para mayor funcionalidad y sencillez de manejo dispone de botones de acceso directo, a la derecha de la pantalla, a aparcamiento asistido; configuración, como detección de obstáculos, alerta de ángulo muerto, bloqueo de puertas o indicador de estilo de conducción; volumen y menú principal. Por debajo se ubican los mandos del climatizador, al que siguen el botón de parada y arranque. Por delante de la palanca de cambios, en correcta posición para un empleo rápido, se abre espacio un hueco portaobjetos con toma de 12V (hay otro al final de la consola para los pasajeros traseros) entrada auxiliar, lector de tarjetas y puertos USB. En la misma consola central, junto al tirador del freno de mano y en una posición algo retrasada y alejada de la vista encontramos los botones ECO, que activa el modo eficiente, y control/limitador de velocidad. El primero actúa sobre climatizador, dirección asistida y motor para rebajar unas décimas el consumo y, mediante colores en el cuadro de instrumentos (verde: conducción suave y eficiente; amarillo: conducción no demasiado suave, y rojo: conducción dinámica) nos alerta el grado de eficiencia al volante. A este fin colabora también el indicador de cambio de marchas, que aconseja mediante flecha subir o bajar relaciones. El control de crucero se activa desde el segundo mando, si bien se maneja desde los pulsadores del volante.

En cuanto al cuadro de instrumentos, consta de relojes analógicos para cuentarrevoluciones y nivel de combustible y pantallas digitales para velocímetro y ordenador de viaje, configuración práctica, legible y que no distrae. Ese sentido práctico e ingenioso del interior se traslada también a los huecos portaobjetos, con espacios utilizables, entre otros, en lo alto del salpicadero, con tapa y cajón deslizante Easy Life, que ocupa el puesto de la guantera y cubica 11 litros. Otros ejemplos de dichas características los vemos en los asientos desenfundables, que facilitan su lavado, o en la banqueta trasera con ajuste longitudinal, por ejemplo.


Modulable y equipado

Precisamente, el ajuste de la banqueta en longitud hace del Captur un crossover urbano modulable. En su posición más retrasada, el volumen del maletero alcanza los 377 litros, 455 en la más adelantada y 1.235 abatiendo los respaldos de los asientos, que lo hacen por partes asimétricas. Asimismo, dispone de piso ajustable a dos alturas, que en la superior dibuja una zona de carga totalmente plana y enrasada con el umbral, facilitando la entrada y salida del equipaje, a lo que también contribuye la enorme boca del portón. Bien es cierto que en la posición más adelantada, el hueco para las piernas de los pasajeros se reduce considerablemente, aunque dispone de holgura suficiente para gente menuda, como niños. Ni en altura ni para las caderas hay problemas. Tampoco para las piernas cuando los asientos van en su posición original. Por el contrario, como en el resto de rivales, falta espacio a nivel de hombros, por lo que dos personas normales viajarán más cómodas que tres.

Por lo que respecta al equipamiento, el acabado Zen incorpora de origen airbag frontales y laterales delanteros, faros Full Led Pure Vision y antinieblas led con alumbrado en curva, retrovisores exterior calefactables, abatibles y regulables eléctricamente, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, climatizador, sensor de lluvia y luces, R-Link Evolution… Una dotación que aconsejo completar, sin duda alguna, con el Pack Techno (411 euros), que incluye aparcamiento asistido Easy Park Assist (busca hueco y aparca en línea, batería y oblicuo y ayuda a salir), cámara de visión trasera y detector de vehículos en ángulo muerto. Y para aquellos que la seguridad es lo primero, señalar que el Captur obtuvo la máxima calificación EuroNCAP en 2013.

Ciudadano y viajero

El puesto de conducción del Captur, más alto que un compacto, ofrece muy buena visibilidad hacia todos los ángulos y se apoya, además, en el testigo de vehículo en ángulo muerto, que avisa en los retrovisores exteriores con una señal luminosa si tenemos algún vehículo en los flancos. Con esta seguridad, y sumergido en la suavidad y silencio del motor de 118 CV inicio los primeros compases por la ciudad. La respuesta a bajo y medio régimen, con unos desarrollos de cambio bien escogidos, es contundente e invita a la eficiencia, ya que puedes rodar a bajas vueltas, con lo que supone de ahorro de combustible, sin que merme la respuesta en recuperación, pues dispone de suficiente fuerza, 20,9 mkg de par máximo a 2.000 rpm, para ganar velocidad inmediata gracias al turbo. Vira ágil en calles estrechas, con una dirección suave y bien asistida, y las suspensiones, orientadas al confort, filtran con dulzura los baches. El sistema de arranque y parada automático es tan rápido que en cuanto posas el pie sobre el embrague se pone en marcha, sin hacerte esperar ni un milisegundo. Si quieres guerra, pisa fuerte a la salida y verás como la aguja del tacómetro escala hasta lo más alto del tacómetro, el indicador de cambio de marcha brama por la transición y el Captur acelera hasta los 100 km/h en 9,9 segundos. Y una vez en tu destino, deja que el asistente de aparcamiento trabaje por ti buscando el hueco y moviendo el volante, mientras te indica que frenes o cambies.


La caótica ciudad se despide por una amplia avenida hacia las vías rápidas. Acelero poco a poco y la progresividad del motor me invita a cambiar: cuarta, quinta y sexta. A 120 km/h no se oye el más mínimo murmullo y, si me descuido, me veo rodando por encima de los límites, menos mal que el navegador tomtom incorpora aviso de radares y velocidad máxima, porque sino… En trazado recto va como la seda y apenas hay que corregir al volante. En curvas rápidas sigue la trayectoria con un ligero toque de dirección y con las ruedas pegadas al asfalto, mientras las suspensiones camuflan las irregularidades y contienen los balanceos. Seguridad y confort a bordo son sobresalientes. El consumo se mantiene en torno a los 5,0 l/100 km, con el tacómetro contenido por debajo del medio régimen y sin que la rumorosidad impida una conversación en tono normal. Salgo a una carretera secundaria y el poderoso par me ayuda a adelantar sin dificultad, a toque de acelerador, sin que tenga que cambiar de marcha. Comienzan las subidas y bajadas, las curvas cerradas, loa agujeros en la carretera… El motor sortea sin dificultad alguna las primeras, siempre lleno de energía y sin que te veas obligado a cambiar. Los virajes más cerrados se dejan sentir en forma de balanceos, por la propia altura del coche y por la suavidad de las suspensiones, pero con una pisada estable y con un control de estabilidad que, en determinados momentos, deja sentir como corta par a la rueda con menor tracción para devolver al Captur del ligero sobreviraje, consecuencia de una velocidad inadecuada. Pero para eso es el ESP, que cumple perfectamente su cometido. En sucesión de curvas rápidas encadena una tras otra ligero, aunque su velocidad de paso no es elevada, pues no se trata de un modelo de aspiraciones deportivas, sino de un todocamino que se defiende bien en todos los terrenos. Los frenos, con discos ventilados delanteros y tambores traseros, proporcionaron cortas distancias de parada, sin fatiga en uso intenso.

Así en la tierra como en el cielo, el Captur TCe 120 ha demostrado, con su buena habitabilidad, correcto equipamiento y notable comportamiento, porqué es uno de los crossover urbanos preferidos del público. Si añadimos a sus virtudes una relación precio-equipamiento muy aquilatada, 19.074 euros (a los que sumaría los 411 del Pack Techno), entenderemos su número 1 en Europa.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 4, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 1.197
  • Nº válvulas por cilindro: 2
  • Alimentación: Inyección directa de gasolina, turbo e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 118 CV/5.000
  • Par máximo/rpm: 20,9 mkg/2.000

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: Delantera
  • Caja de cambios: Manual, 6 velocidades
  • Dirección: Cremallera asistida eléctrica
  • Diámetro de giro: 10,4 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Tambores

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente, tipo McPherson, resortes helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Trasera: Rueda tirada con elemento torsional, resortes helicoidales y amortiguadores
  • Neumáticos: 205/55 R17

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.270 kilos
  • Long./Anch./Altura: 4.122/1.778/1.556 mm
  • Capacidad depósito: 45 litros
  • Capacidad del maletero (mín./máx.): 377/455/1.235 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,9 seg.
  • Velocidad máxima: 182 km/h
  • Consumo urbano: 7,0 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 4,7 l/100 km
  • Consumo medio: 5,5 l/100 km

EURONCAP: 5 estrellas (2013)