Mini Seven Cooper S 3 puertas automático

Materia reservada

Sólo el 0,0007% de los conductores podrá disfrutar de esta primera Edición Especial -150 unidades-, del Mini actual que, en nuestra versión de pruebas, oculta bajo el capó el poderoso motor 2.0 de inyección directa de gasolina y turbo, asociado al cambio Steptronic de 6 relaciones. Todo un portento en mecánica, calidad, prestaciones y comportamiento y materia reservada para los amantes de los automóviles, para quienes buscan la esencia de la conducción.

Nuestro protagonista, que toma su apellido del Austin Seven, modelo concebido por el ingeniero y diseñador Alec Issigonis y con el que empezó la producción de Mini en 1959, se puso a la venta el 30 de noviembre del año pasado a través de la web y presenta un diseño exclusivo tanto en el exterior como en el interior. Por fuera, su atractivo color Lapisluxury Blue (azul de reyes) y el techo, las carcasas de los retrovisores y las franjas sobre el capó en Melting Silver, así como las llantas de aleación ligera de 17″ Mini Seven Spoke two-tone (con la Union Jack en el tapón de la válvulas), y los elementos que acogen las luces intermitentes laterales montados encima de los pasos de rueda delanteros, con el logotipo “Seven” y el número “7”, delatan que no estamos ante una versión cualquiera, sino ante la primera y más original de la actual generación, limitada a 150 unidades, de la que tuvimos oportunidad de probar la número 1, según reflejaba la chapita incrustada en el salpicadero.


El interior, desarrollado sobre el acabado Ambiente, resalta por los asientos tapizados en combinación de tela y piel Diamond Malt Brown, por las superficies interiores de color Piano Black, por los recubrimientos en Colour Line Malt Brown en salpicadero y apoyabrazos de las puertas delanteras, por la bandera Union Jack en el volante y por los logotipos Seven en el los embellecedores de los umbrales de las puertas.

Tampoco anda exiguo su equipamiento de serie, que cuenta navegador, climatizador, elevalunas y retrovisores eléctricos, llamada de emergencias inteligente, control de velocidad con frenado automático, ordenador de viaje y anillo de diodos luminosos alrededor del instrumento central. Este último cambia de color en función de las condiciones dinámicas del coche. Así, por ejemplo, los movimientos de las manecillas del velocímetro y del cuentarrevoluciones o los cambios en la temperatura del climatizador se acompañan por impulsos luminosos emitidos por el anillo de led. En materia de seguridad, además de 6 airbag, cuenta con control dinámico de estabilidad (DSC) con sistema de control dinámico de la tracción DTC, bloqueo electrónico del diferencial del eje delantero EDLC (Electronic Differential Lock Control) y sistema Performance Control, que cuando se toman curvas a alta velocidad contrarresta la tendencia del coche a subvirar en situaciones extremas.


Opcionalmente, puede adquirirse con Mini Driving Modes, que personaliza los reglajes de acelerador, dirección y cambio (y de la suspensión, en caso de incorporar control dinámico de la misma) a través del selector giratorio ubicado en la base de la palanca del cambio automático y que permite escoger entre modos MID (normal), SPORT (deportivo) y GREEN (eficiente). Igualmente, se ofrecen navegador Professional con pantalla de 8,8″, faros y antiniebla led, sensor de lluvia y luces, techo practicable eléctrico, Head-Up-Display, asistente de aparcamiento, sistema de regulación activa de la velocidad mediante captación de imágenes con cámara, aviso de acercamiento peligroso al coche que circula delante y advertencia de presencia de peatones, con función de inicio de la activación de los frenos, sistema de detección de señales de tráfico o chasis deportivo, entre otros muchos elementos.

PARA CUATRO

Tras la primera, y grata, impresión de calidad que transmite nada más ponerte a los mandos, examinas con minuciosidad todos los “gadget” exclusivo del Seven. Realmente no cambia mucho respecto a sus hermanos de gama, salvo por los aspectos comentados, y encuentras todos los mandos al alcance de la mano y un puesto de conducción ideal, en el que velocímetro, cuentarrevoluciones, ordenador de a bordo y testigos de nivel de combustible están unidos en un grupo sobre la caña de la dirección y la pantalla de infoentretenimiento coronando la consola central, para que apenas tengas que retirar la vista del asfalto, aunque para su empleo sí debas hacerlo, ya que el Mini Controller desde el que se maneja está entre los asientos. El volante multifunción, al igual que los asientos delanteros se ajustan en altura y profundidad, facilitando una óptima posición tras el volante. En estas plazas hay espacio suficiente en longitud, anchura y altura y los asientos deportivos y ergonómicos sujetan muy bien el cuerpo. De lo que anda algo escaso es de huecos portaobjetos, al menos, grandes, porque se limita a uno pequeño y dos portalatas delante del cambio. Tampoco la guantera ni el reposabrazos central, con espacio para el teléfono móvil, ofrecen demasiada capacidad. Tres cuartos de lo mismo sucede en las plazas traseras, donde sólo cuenta con tres portabebidas, dos a los laterales y una central. Respecto a la versión 5 puertas, el Seven de 3 puertas son homologa dos plazas traseras, por lo que no hay problema de espacio a nivel de caderas, hombros ni altura. Sin embargo, con un conductor de 1,80 metros de altura, la plaza tras el mismo queda bastante justa para las piernas. El acceso a estas plazas resulta algo complicado por la escasa altura y por la posición retrasada de las mismas. No así por el sistema de acceso fácil, para lo que basta tirar de una palanca situada en los respaldos de los asientos delanteros para que se abatan hacia delante y el asiento se deslice longitudinalmente, abriendo un correcto espacio de entrada.


Los respaldos de los asientos posteriores pueden ajustarse en dos posiciones mediante una palanca situada en el maletero, una más vertical e incómoda, pero que suma capacidad al maletero, y otra más tendida y confortable. También se abaten por partes asimétricas, ampliando los 211 litros de volumen del maletero. No queda un piso totalmente plano, a no ser que pongamos en su posición más elevada el piso de uso variable, que enrasa con los asientos abatidos y deja por debajo un amplio hueco para dejar objetos. Por sus formas regulares, por la altura del nivel de carga y por las armellas de amarre es muy práctico y utilizable. Además, cuenta con una toma de 12 voltios.

COMO UN KART

Arranco pulsando el botón rojo de Start y apenas se oye el motor. Acelero y la musicalidad de la mecánica de cuatro cilindros con turbo me encanta, ¡cómo suena! En GREEN se oye bastante menos, pero en SPORT, el sonido deportivo que transmite es impresionante, con petardeos al reducir y una resonancia de los escapes dobles, situados en el centro de la zaga, que enamora y que te imbuye de deportividad. Son 192 CV y un par máximo de 30,6 mkg entre 1.250 y 4.000 rpm, que se dejan sentir en su rápida respuesta al acelerador a cualquier régimen, amparada por el magnífico funcionamiento del cambio Steptronic, que selecciona siempre la marcha más adecuada al tipo de uso que deseemos darle; es decir, si queremos ser eficientes, seleccionamos GREEN en la base de la palanca y los cambios se realizarán a menor régimen; si optamos por el modo normal MID, la transmisión elige automáticamente, en función de la presión al acelerar, el régimen idóneo, mientras que en SPORT apura mucho más los cambios. En cualquier caso, si pisamos a fondo el acelerador, el Mini Seven apura las relaciones para ofrecernos toda la potencia y par disponibles. En el modo eficiente, cuando alcanza la velocidad de crucero deseada, desacopla el cambio del motor al dejar de acelerar y rueda por inercia, con gasto cero.

Por ciudad, las contenidas dimensiones del coche, su amplio radio de giro, 10,8 metros, y la ligereza del volante hacen cómodo el rodar entre el intenso tráfico y las maniobras. El consumo, a pesar de su elevada potencia, se contiene por debajo de los 7,5 l/100 km, a lo que ayuda el sistema Start&Stop, que para el motor en detenciones y arranca en cuanto aliviamos la presión sobre el freno. Por la dureza de las suspensiones y el bajo perfil de los neumáticos, 45 sobre llanta de 17″, el Mini Seven no es un coche especialmente confortable, pues deja pasar al interior las irregularidades del asfalto de forma seca. Luego, en carreteras de montaña, agradecemos el aplomo que brindan estos neumáticos y unos muelles y amortiguadores que pegan las ruedas al asfalto como lapas, reprimiendo los balanceos de la carrocería.


Por autopistas y autovías es sencillamente magnífico. Con o sin el control de velocidad activo, cuando alcanza la velocidad de crucero puedes olvidarte del resto y sólo preocuparte de que en una distracción te lleve a superar la velocidad máxima, porque corre que se las pela. Como señalé antes, al dejar de presionar el acelerador en GREEN, rueda por inercia, rebajando el gasto medio a unos bien contenidos 4,7 l/100 km. La ausencia de tanto bache hace confortables los viajes y el elevado par máximo, unido a la buena sincronía con el cambio Steptronic, resuelve con rapidez los adelantamientos. La dirección es fiel a las órdenes del conductor y la rumorosidad, tanto de rodadura como aerodinámica, apenas se escucha. Es, entonces, el momento de disfrutar del equipo de música, integrado en el sistema de infoentretenimiento y que, entre otras cosas, nuestra versión de pruebas incluía navegador Professional y Mini Connected, opción con las que es posible integrar plenamente el smartphone en el coche, y utilizar numerosas funciones de entretenimiento, información y comunicación, además de otras que incrementan el placer de conducir, con aplicaciones a través de Internet. Además, todos los Seven equipan tarjeta SIM, con la que puede hacerse uso del servicio de llamada de emergencia inteligente con localización automática del coche y detección de la gravedad del accidente, así como también utilizar los MINI TeleServices (informa al taller oficial de revisiones y averías).


Por carreteras de montaña es donde el carácter kart del Mini Seven Cooper S mejor se percibe. Con el cambio en posición SPORT o manual-secuencial, con levas tras el volante, prepárate para disfrutar, porque te encuentras un coche cargado de potencia para hacer casi lo que quieras. En curvas muy cerradas, tiende a subvirar, pero enseguida el bloqueo electrónico del diferencial delantero te ayuda a corregir la trayectoria. Traza por donde se le indica y la carrocería apenas balancea ni en los virajes más cerrados. Enlaza curvas con rapidez, sin que inercias extrañas le descoloquen. En curvas cerradas, basta con pisar el freno un poco antes de entrar. En ese momento, el cambio reduce con rapidez varias marchas, agarra al Seven con aplomo y seguridad al asfalto y, a la salida, basta con que aceleres para conseguir una reacción espontánea de fuerza, con el tren trasero copiando la trayectoria del delantero, sin desvaríos y haciendo sencillísima la trazada. Su “feeling” de kart te dejará impresionado y querrás repetir una y otra vez.

Tras la prueba, lo primero que hice fue entrar en la web para conocer el precio del Mini Seven Cooper S 3 puertas automático. Cuesta alrededor de 35.000 euros, pero desafortunadamente no podrás hacerte con uno igual, pues esta versión en concreto está agotada. Y no me extraña, porque acapara toda la esencia de la marca británica y la envuelve en un halo de calidad, prestaciones, comportamiento y equipamiento. Suerte que pude probarla.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 4, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 1.998
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección directa de gasolina, turbo e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 192 CV/4.700-6.000
  • Par máximo/rpm: 30,6 mkg/1.250.4.000

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: Delantera
  • Caja de cambios: Automática con accionamiento secuencial de 6 marchas
  • Dirección: Cremallera asistida eléctrica
  • Diámetro de giro: 10,8 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Discos

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente, tipo McPherson, muelles helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Trasera: Independiente multibrazo, muelles helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Neumáticos: 205/45 R17

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.250 kilos
  • Long./Anch./Altura: 3.850/1.727/1.414 mm
  • Capacidad del depósito: 44 litros
  • Capacidad del maletero: 211 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 6,7 segundos
  • Velocidad máxima: 233 km/h
  • Consumo urbano: 6,8 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 4,4 l/100 km
  • Consumo medio: 5,3 l/100 km

EURONCAP: –