Kia Sorento GT Line 2.2 CRDi 8AT AWD

Sabor americano

No fue casualidad que el nuevo Kia Sorento se presentará a finales del año pasado en el Salón de Los Ángeles. La verdad es que no desentonaría en series como Blindspot, C.S.I. o NCIS, porque su impresionante aspecto responde con vehemencia al puro sabor americano. La mejor adaptación para nuestro mercado no ha consistido en modificar esta o aquella pieza, sino en mantener el motor 2.2 CRDi de 200 CV (en Estados Unidos no existe dicha opción), eso sí, sabiamente acoplado a un nuevo cambio automático-secuencial de 8 relaciones.

Cuando las series norteamericanas están en pleno apogeo, como hace años, muchos televidentes, que también son compradores de todocaminos, ven con deseo hacerse con uno de esos impresionantes vehículos de aspecto robusto. Antes, sólo unos pocos podían permitírselo, pero ahora, con la globalización del automóvil, están al alcance de todos y con el impacto televisivo ahondan en unos anhelos que ya no son inalcanzables, menos aún cuando marcas como Kia saben tocar las teclas exactas para ofrecerlos al gran público a precios razonables, como en el caso del Sorento, uno de los todocaminos de más de 4,7 metros, 7 plazas y motor turbodiésel de 200 CV más asequibles del mercado, y que añade el plus del cambio automático-secuencial de 8 marchas. De hecho, la gama parte del precio más barato, que corresponde a la versión con tracción delantera y cambio manual (32.042 euros) y culmina en el que probamos en estas páginas, el Sorento GT Line 2.2 CRDi 8AT AWD (44.650 euros). En esta ultima configuración sólo son más económicos el Mitsubishi Montero 3.2 DI-D 5AT y el Skoda Kodiaq Scout 2.0 TDI 190 CV DSG 4×4, si bien el japonés con un equipamiento de serie sensiblemente inferior.


Pero, ¿cuáles son esas teclas?, seguro que es la pregunta que muchos os estaréis haciendo. Principalmente, cinco: el diseño, la habitabilidad, la calidad, el equipamiento y la mecánica.

Para el primero, Kia ya hizo un gran trabajo con la tercera generación que, inspirada en el prototipo Cross GT de 2013 y presentada en 2015, sólo ha tenido que remozarlo ligeramente para ponerlo al día. Así, conserva su exterior robusto y refinado, pero ahora con una imagen más nítida y afinada que se caracteriza por un diseño del radiador más detallado, por la nueva configuración de las luces delanteras de led y los antiniebla tipo “cubo de hielo” y por el esculpido paragolpes. La silueta permanece prácticamente inalterada y la zaga recibe nuevo paragolpes y ópticas led, portón trasero revisado y doble salida de escape, que le confieren un aspecto más deportivo

Amplitud y modularidad

Las mejoras también llegan al interior, con un nuevo volante de cuatro radios (antes de tres), instrumentación revisada y renovado diseño de la consola frontal, en la que cambia ligeramente la pantalla del sistema de infoentretenimiento y los mandos del climatizador, ahora más sencillos de utilizar y con visor de temperatura integrado. A destacar la buena calidad de materiales, en su mayoría blandos, y de ajustes, de milimétrica unión entre piezas, lo que transmite muy buenas sensaciones. Los mandos están agrupados en torno al conductor con lógica y cerca de la mano, para un uso intuitivo, y abundan los huecos portaobjetos, para que puedas descargar todo aquello que te incomoda en los bolsillos al conducir.

Sencilla y cómoda resulta adoptar una buena posición de conducción, con el volante regulable en altura y profundidad y los asientos, con ajuste eléctrico, en los mismos parámetros, además de en inclinación del respaldo y apoyo lumbar (curiosamente, el conductor puede regular también el del pasajero, gracias a dos botones integrados en el hombro del asiento). Unas plazas, además, amplias, ergonómicas y calefactables, que proporcionan correcto apoyo lateral en curvas y, dada su posición elevada, muy buena visibilidad y sensación de seguridad.


Otra de las características notables del Sorento es su modularidad, con un habitáculo distribuido en tres filas de asientos. Los de la central se ajustan longitudinalmente y los respaldos pueden regularse en inclinación y abatirse en proporción 40:20:40. Holgado para piernas -a no ser que llevemos los asientos a la posición más adelantada-, caderas y en altura, resulta estrecho a nivel de hombros si viajan tres. Los laterales son más cómodos que el central, que está recorrido por el túnel de la transmisión y su mullido es más duro. En cambio, puede transformarse en un práctico reposabrazos cuando sólo viajan dos en estas plazas. Por espacio de entrada y altura, el acceso a la tercera fila de dos asientos (50:50) es complicado y tampoco es muy confortable la posición para los pasajeros, pues las rodillas superan la altura de las caderas. Bien ajustados los asientos de la fila central, para que quepan cómodamente los pies de los pasajeros de la última, el espacio disponible es bastante amplio y cuenta con salida de aire (también en los asientos centrales) y huecos para dejar objetos. Además, pasar de 7 a 5 o 2 plazas es sencillísimo. De 5 a 7, basta con tirar de la cinta situada en los respaldos traseros, y de 7 a 5, viceversa; mientras que para dejar la máxima amplitud de carga, sólo hay que tirar de unas palancas situadas en las paredes del maletero. Éste cubica 142 litros con aforo completo, 605 con 5 plazas y 1.622 litros con dos. La amplitud de la boca de carga, el piso plano y el umbral a ras suman practicidad a la amplitud y polivalencia del maletero.

Hasta las trancas

Sin duda, otro de los grandes atractivos del Sorento, al menos en la versión GT Line que nos ocupa, es su equipamiento, en el que prácticamente todo es de serie. Es más rápido enumerar las opciones que lo que incorpora de origen. Hagámoslo así, pues. A excepción de las pinturas Clear White y metalizada y del Pack Luxury, el resto viene por defecto y son elementos importantes para la seguridad como 6 airbag, sistema de mantenimiento de carril, cambio automático de luces, detector de fatiga, controles de estabilidad y de tracción, reconocimiento de señales de tráfico, sensores de aparcamiento… Una batería de sistemas que en 2014 calificaron con 5 estrellas EuroNCAP al modelo coreano. Sólo por dar una pequeña reseña, en confort y entretenimiento encontramos climatizador bizona, asientos delanteros eléctricos y calefactables, elevalunas y retrovisores exteriores eléctricos, acceso y arranque sin llave, sensores de luces y lluvia, techosolar panorámico, navegador, pantalla a color táctil de 8″, Android Auto y Apple CraPlay, cargador inalámbrico para smartphone, etc.


Cierto es, como he señalado, que el Pack Luxury (4.250 euros) es una de las pocas opciones y que contemplan, entre otros, alerta de tráfico trasero, aparcamiento asistido, asistencia de frenada de emergencia, control de crucero adaptativo, cámara de visión 360º, detector de vehículos en ángulo muerto, asientos exteriores de 2ª fila con calefacción, portón trasero manos libres y equipo de audio Harman Kardon; pero no es menos deseable que algunas de estas opciones se ofreciesen por separado, pues me parece un importe demasiado alto si lo único que queremos es crecer en seguridad con sistemas como el control de crucero adaptativo o el detector de vehículos en ángulo muerto. En este sentido, no me parece muy acertada la política de personalización de Kia.

Al mejor nivel

Tanto en mecánica como en comportamiento, el Sorento está al mejor nivel. Su motor turbodiésel 2.2 CRDi de 200 CV es una joyita por prestaciones: acelera de 0 a 100 km/h en 9,4 segundos y alcanza 205 km/h, y por silencio y suavidad de funcionamiento. En consumo, su gasto medio oficial es de 6,5 l/100 km, aunque en conducción normal no pude bajar de 7,7 l/100 km, buena cifra, en cualquier caso, para un todocamino con tracción total. Acoplado al motor, la nueva caja automático-secuencial de 8 relaciones (con levas tras el volante) se muestra fluida y suave, con transiciones rápidas y unos desarrollos bien escogidos, mientras que en agarre, el sistema de tracción total dirige la potencia al tren delantero y, en caso necesario, la transmite automáticamente a las ruedas con mayor adherencia. Además, cuando se requiere mayor capacidad de tracción, puede bloquearse el diferencial central (mediante el botón Lock, situado junto al cambio) para repartir de forma uniforme la fuerza entre ambos ejes. Junto a este pulsador encontramos también el que activa la ayuda al descenso en pendientes, que va freneado la rueda que sea preciso para que el Sorento baje seguro y cómodamente, y el Drive Mode, que te da oportunidad de escoger entre cuatro modos de conducción: Eco, Comfort, Smart y Sport, adaptando la asistencia a la dirección, la respuesta del acelerador y el régimen de cambio, además de controlar la potencia del climatizador.


Con este arsenal, su dinámica de marcha sobrepasa las expectativas de cualquier conductor, más aún porque el calibrado entre confort y estabilidad de las suspensiones se ha optimizado y ofrece ambas cualidades en amplias dosis y porque la dirección asistida, con motor eléctrico a la cremallera, potencia buena respuesta y tacto.

Circulando por las calles de Madrid, opté por el modo Eco, que acorta los cambios y suaviza la respuesta al acelerador a cambio de menor consumo. Desde la privilegiada y elevada posición de conducción, de muy buena visibilidad, puedes anticiparte a todo lo que sucede delante, si bien la elevada longitud y anchura del coche, 4.800 y 1.890 mm, respectivamente, no favorece el callejeo. En cambios, los sensores de parking y la cámara de marcha atrás resultan muy útiles y cómodos para aparcar y evitar roces con otros coches. El sistema de arranque y parada se mostró rápido en todo momento, aunque la inserción automática de la marcha deja un pequeño lapsus de tiempo que retarda la salida.

Autopistas y autovías son su terreno favorito. Rueda confortable y bien asentado sobre el asfalto y las ayudas a la conducción te alertan y corrigen en salidas de carril, te muestran los límites de velocidad y te dan un toque de atención cuando llega la fatiga. El Sorento es un todocamino en el que viajas con comodidad comparable a la de una berlina y en el que los pasajeros agradecen que Kia también haya pensado en ellos, con los confortables asientos regulables, con huecos portaobjetos y con salidas de aire para todas las plazas.


Sin embargo, su gran envergadura no le convierte en el más ágil para afrontar reviradas carreteras de montaña y los balanceos de la carrocería y las inercias se dejan sentir en conducción rápida, sobre todo, al negociar cerrados virajes, donde se hace preciso frenar adecuadamente para inscribirlo en la trayectoria. En conducción normal, va como la seda y se controla sin dificultad, gracias, entre otros controles, al de par vectorial en curva, que se activa cuando los sensores de guiñada y dirección detectan subviraje, si bien noté más tendencia a lo contrario, al sobreviraje, también fácilmente corregible. De cualquier forma, es un vehículo muy versátil sobre cualquier tipo de asfalto, y también fuera de él, como pude comprobar con subidas y descensos por terrenos escarpados, vadeando arroyos y sobre terreno deslizante, como barro, del que sale sin dificultad activando el bloqueo de diferencial. Bien es cierto que no es un todoterreno y que sus ángulos de entrada, salida y ventral no son los más propicios para terrenos excesivamente duros ni el recorrido de las suspensiones ni las estriberas ayudan, pero es mucho más capaz que otros todocaminos.

De atractivo y robusto diseño, mecánica fiable, eficiente y suave de funcionamiento, buena habitabilidad y modularidad, con un comportamiento notable y una relación calidad-precio-equipamiento, el Sorento es un gran producto, muy al estilo de los nuevos cánones de excelencia de Kia.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 4, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 2.199
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección directa por raíl común, turbo de geometría variable e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 200 CV/3.800
  • Par máximo/rpm: 45 mkg/1.750-2.750

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: A las cuatro ruedas
  • Caja de cambios: Automático, 8 velocidades
  • Dirección: Cremallera con asistencia por motor eléctrico
  • Diámetro de giro: 11,36 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Discos

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente, tipo McPherson, resortes helicoidales, amortiguadores de gas y barra estabilizadora
  • Trasera: Independiente multibrazo, resortes helicoidales, amortiguadores de gas y barra estabilizadora
  • Neumáticos: 235/55 R19

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.957 kilos
  • Long./Anch./Altura: 4.800/1.890/1.685 mm
  • Capacidad depósito: 71 litros
  • Capacidad del maletero (mín./máx.): 142/605/1.622 litros

COTAS TODOTERRENO

  • Ángulo de entrada: 16,9º
  • Ángulo de salida: 21º
  • Ángulo ventral: 18º
  • Altura libre: 185 mºm

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 9,4 seg.
  • Velocidad máxima: 205 km/h
  • Consumo urbano: 7,3 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 6,0 l/100 km
  • Consumo medio: 6,5 l/100 km

EURONCAP: 5 estrellas (2014)