Ford Ka+ Ultimate 1.19 Ti-VCT 85 CV

La mitología egipcia está muy presente en el nuevo Ka+. No sólo por su nombre, Dios que representa la fuerza vital del componente humano, sino también por la “Bes”, deidad egipcia defensora de todo lo bueno y que, en este caso, lo troco a nuestras famosas y deseadas “bes”: bueno, bonito y barato. Y es que el Ka+ las acumula como fuerza vital.


Nuestro protagonista, con motor 1.19 Ti-VCT de 85 CV, derivado del 1,25 de la marca del óvalo, destaca por su calidad, por su atractivo y por su precio; es decir, es bueno, bonito y barato. Respecto al Ka, el apellido Plus le viene que ni pintado, porque crece 310 mm en longitud, añade 2 puertas y homologa una plaza más. Por si fuera poco, se ha desarrollado sobre la base del Fiesta, por lo que comparte idéntica distancia entre ejes, 2.489 mm, pero es 290 mm más alto. Ese estirón se nota en el interior, donde el Ka+ es uno de los coches más habitables del segmento, con 1.002 mm de distancia libre al techo en las plazas delanteras y 896 mm de espacio para las piernas y 1.338 mm para las caderas en las traseras, lo que se traduce en una correcta amplitud para cinco ocupantes. Y si suficiente es el espacio, no lo son menos las zonas de almacenamiento, con hasta 21 huecos portaobjetos, con vanos en las puertas delanteras para guardar una botella de un litro, otra de 0,6 litros y un paraguas, además de portavasos para las filas delanteras y traseras y un espacio oculto al final del salpicadero, al que sólo se accede cuando se abre la puerta del conductor, de forma que podemos dejar objetos de valor alejados de la vista de los amigos de lo ajeno. Entre todos ellos, uno llama especialmente la atención, MyFord Dock, que, situado en el centro del panel de instrumentos, permite a los ocupantes almacenar, guardar, colocar y cargar dispositivos móviles tales como teléfonos y sistemas de navegación. Porque, todo hay que decirlo, el Ka+ no dispone ni de serie ni en opción de navegador, ¿pero quién lo necesita hoy día con los incluidos en los smartphone, que proporcionan información en tiempo real?


Más pluses que no se ven, pero se notan, se ocultan en el chasis, construido en casi un 50% con aceros de alta resistencia, incluyendo el suelo, los travesaños, los soportes del paragolpes delantero y las puertas de los pasajeros, lo que mejora el rendimiento. O que, a diferencia de los Ka+ destinados a Asia y Sudamérica, al que se vende en Europa se le ha dotado de muelles y amortiguadores más firmes, de una estabilizadora más gruesa, de una barra de torsión reforzada y de unos rediseñados subchasis frontal y soportes de motor, amén de un calibrado más fino de la dirección y una altura libre al suelo rebajada 10 mm. Todo para mejorar su agilidad y precisión de guiado; en suma, su comportamiento.

Encanto y calidad

No voy a entrar en disquisiciones de si es bonito o no, pero de lo que no puede dudarse es de su encanto. Estéticamente, su frontal lleva la firma Ford en los faros rasgados, la rejilla trapezoidal, los antiniebla, la toma de aire inferior y el capó nervado. Su silueta es una equilibrada combinación entre el Ka y el Fiesta de 5 puertas, con grandes ventanillas y perfiles y pasos de rueda marcados, que no musculosos; mientras que la zaga es limpia, con grandes ópticas que se unen entre sí por el pliegue del portón, que recibe el nombre de la marca en el centro y del modelo a la izquierda, y un parachoques dimensionado rematado en un sencillo “spolier” en gris oscuro.


El interior es similar al del Fiesta, con profusión de mandos por todo el salpicadero, desde la izquierda, donde se encuentra el de las luces; hasta el volante, donde encontramos los del equipo de audio, manos libres, control/limitador de velocidad… pasando por la consola frontal, coronada por la pantalla de 4,2″ del sistema de infoentretenimiento, los mandos para su manejo, los del climatizador, asientos calefactables (en caso de incorporarlos) y puertos USB, auxiliar y toma de corriente de 12 voltios. Todos muy a mano del conductor, para que no tenga que retirar la vista de la calzada mientras conduce. La palanca de cambios, de 5 marchas, está ligeramente elevada para facilitar su manejo y se distingue por precisión y adecuado recorrido entre marchas.

Aunque los plásticos empleados son duros, la calidad percibida es muy buena, lo mismo que los ajustes entre piezas. En cuestión de equipamiento, el Ka+ en su acabado Ultimate, el más alto de la gama, integra de serie lo mismo que el Essential; es decir, ESP con ABS y asistente al arranque en pendiente HLA, sensor de presión de neumáticos, 6 airbag, retrovisores exteriores ajustables eléctricamente, ordenador de abordo con limitador de velocidad, elevalunas eléctricos delanteros, cristales tintados… y añade aire acondicionado y tecnología SYNC (conexión bluetooth con sistema de reconocimiento de órdenes vocales, radio, puertos USB y auxiliar y toma de 12V), MyKey (puede fijar la velocidad máxima entre dos opciones predefinidas, el volumen máximo del sistema de audio o avisar con mayor antelación del nivel bajo de combustible), asistente de emergencia, pantalla a color de 4,2″ y mandos en el volante.


Una completa dotación que realza el compromiso entre precio (9.250 euros, incluidos 1.800 euros de descuento), equipamiento y calidad. Opcionalmente puede completarse con control de crucero, paquete City (sensor de aparcamiento trasero, elevalunas eléctricos traseros y retrovisores exteriores abatibles eléctricamente), asientos delanteros con calefacción, climatizador, llantas de aleación de 15″, etcétera.

De primera

Amplitud, esa es la primera impresión que transmite el Ka+ nada más acceder a su interior y que se corrobora en cuanto el aforo se completa. Empezando por el puesto de conducción, con un asiento ergonómico y que se ajusta en profundidad y altura, aceptando sin problema conductores de cualquier talla, a pesar de que el volante sólo cuenta con reglaje en el último parámetro. Amplitud y comodidad ofrece también el del acompañante, aunque no se regula en altura y carece, como las plazas traseras, de asidero en el techo o en las puertas, por lo que resulta difícil sujetarse en curva o ante frenazos inesperados. Detrás, las plazas laterales son más amplias y confortables que la central, pero con espacio suficiente en las tres para recibir a adultos de tamaño superior a 1,80 metros de altura, tanto por espacio para las piernas como de las caderas y al techo. Ligeramente más estrecho resulta a nivel de hombros, lo que no quita para que sea uno de los habitáculos más capaces de su categoría. Los respaldos se abaten por partes asimétricas, ampliando los 270 litros de capacidad del maletero, incluidos los 13 litros ocultos bajo el piso.


Me acomodo en el puesto de conducción y arranco. Apenas se escucha el motor, que gira suavemente y sin transmitir vibraciones al volante. Inicio la marcha y la mecánica 1.19 Ti-VCT de 85 CV se acomoda como un guante al cambio de 5 relaciones. Oficialmente, acelera de 0 a 100 km/h en 13,3 segundos y alcanza 169 km/h, con un consumo ponderado de 5,0 l/100 km. Por ciudad, la suave asistencia de la dirección, las apenas 2,5 vueltas de volante entre topes y su tamaño contenido favorecen su buena maniobrabilidad y agilidad entre el tráfico, aunque el motor es algo perezoso por debajo de las 3.000 vueltas a partir de la segunda marcha, lo que termina traduciéndose en mayor consumo si deseamos una respuesta rauda o en cierta pasividad si le llevamos en velocidades largas por debajo del citado régimen. Durante la prueba nos fue imposible llegar al gasto urbano anunciado por el fabricante, a pesar de que en muchos momentos el consumo instantáneo marcaba entre 3,5 l/100 km y cero (cuando levantas el pie del acelerador), pero afinando con el acelerador alcancé un buen registro, 7,0 l/100 km, que hubiese sido unas décimas menor de haber contado con sistema de arranque y parada automático. En cuanto a la visibilidad, es correcta por delante y por detrás, pero no tanto en fronto-lateral, ya que el pilar delantero resta visión, sobre todo, del lado del conductor.

En autopistas y autovías, el motor a bajo y medio régimen apenas se oye y la cuidada aerodinámica atenúa la rumorosidad del aire. Las cómodas suspensiones filtran bien las irregularidades de la calzada y, al mismo tiempo, amarran bien el Ka+ al asfalto en curvas de amplio radio, asegurando un elevado agrado de conducción. Los kilómetros pasan volando y sólo en ligeros ascensos o para adelantar nos veremos obligados a reducir, lo cual rompe un poco la monotonía de la conducción. Por lo demás, su comportamiento es de primera, y al final de un largo viaje nos sentiremos tan descansados como al inicio, de forma que cumple sobradamente su cometido como vehículo urbano, pero también como utilitario resuelto para afrontar “tiradas” largas.

En carreteras de montaña, con subidas, bajadas y curvas a derecha e izquierda, los 85 CV del motor y los 11,4 mkg de par máximo mueven con destreza al coche en la zona media del tacómetro. Por debajo, decae la alegría, que vuelve en cuanto reducimos una o dos marchas y la mecánica gira de nuevo en torno a las 3.500-5.000 rpm. La precisión de la dirección sigue fielmente las órdenes al volante y muelles y amortiguadores sujetan con fuerza al Ka+ al asfalto, sin permitir excesivos balanceos en curvas cerradas lleven a los pasajeros a la queja. Incluso en los virajes más cerrados, el compromiso entre aplomo y confort obtiene buena nota, lo mismo que los frenos, que realizan eficazmente su labor sin que acusen fatiga en uso intenso. Eso sí, para rodar ligeritos por este tipo de vías tendremos que usar frecuentemente el cambio que, por otra parte, es de exacto funcionamiento. En cuanto a consumo, los cálculos arrojaron un gasto medio de 6,5 l/100 km.


Por su buena dinámica, amplitud interior, correcto equipamiento y precio ajustado, el Ka+ hace honor a su apellido y ofrece más que su antecesor en todo. Y excelente trabajo el de Ford, que entra con un nuevo modelo en el segmento utilitario, el más reñido del mercado, plateando dura competencia no sólo a rivales de otros fabricantes, sino también al propio Fiesta.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 4, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 1.196
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección electrónica de gasolina
  • Potencia máxima/rpm: 85 CV/6.300
  • Par máximo/rpm: 11,4 mkg/4.000

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: Delantera
  • Caja de cambios: Manual, 5 marchas
  • Dirección: Cremallera asistida eléctrica
  • Diámetro de giro: 10,7 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Tambores

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente, tipo McPherson, muelles helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Trasera: Eje de torsión semi-independiente, muelles helicoidales y amortiguadores
  • Neumáticos: 195/55 R15

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.084 kilos
  • Long./Anch./Altura: 3.939/1.695/1.524 mm
  • Capacidad del depósito: 42 litros
  • Capacidad del maletero: 270 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 13,3 segundos
  • Velocidad máxima: 169 km/h
  • Consumo urbano: 6,6 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 4,0 l/100 km
  • Consumo medio: 5,0 l/100 km

EURONCAP: –