DS4 Crossback BlueHDi 180 S&S EAT6 Sport

Magistralmente crossover

Si un crossover es un automóvil que combina las virtudes de modelos de distintos segmentos, el DS4 Crossback lo es en toda regla, porque compagina magistralmente el confort de una berlina, la estética de un coupé, la robustez de un todocamino, el consumo de un utilitario y el comportamiento y potencia, al menos en esta versión BlueHDi de 180 CV, de un deportivo. Y todo ello, con un ajustado precio.


El DS4 Crossback es una “Rara Avis” difícil de clasificar en un segmento concreto, porque transgrede positivamente las “normas” de la mayoría de ellos. A caballo entre las berlinas, los coupé, los todocamino y los deportivos, sólo hay un turbodiésel similar, el Infiniti QX30 (el Toyota C-HR es comparable por carrocería, pero no por motor, pues se impulsa por una mecánica híbrida de 122 CV) y a un precio que supera con creces los 33.530 euros del DS4 Crossback, aunque en su favor juega la tracción a las cuatro ruedas, si bien su motor eroga 10 CV menos y monta caja automática de 7 velocidades. Con esta configuración, el modelo japonés cuesta 40.967 euros. Podemos hablar, por tanto, de un modelo exclusivo, aunque no sería extraño que en poco tiempo otras marcas se sumaran a la moda. De mayor tamaño, sí encontramos vehículos similares en BMW y Mercedes. Dicho de otra forma, DS, con el Crossback, se codea con las marcas Premium, y eso se nota.

Se nota en el exterior, con mayor altura libre al suelo respecto al DS4 (30 mm) y una atractiva estética que llama la atención en el frontal, en el que refleja claramente la identidad de marca en el escudo, integrado en la calandra DS Wings (inspirada en el prototipo Número 9) de color negro brillante, que contrasta con la moldura plateada que la encierra. En los rasgados faros led, que cuenta con luz diurna y una de cruce tan amplia e intensa que rara vez te obligará a utilizar la de carretera. En el paragolpes específico, que incorpora una toma inferior de color negro y unos antiniebla led con función cornering light (iluminación en curva) a los costados.

Pero lo que transmite mayor exclusividad es su silueta coupé, en ascenso desde el capó y en ligera caída desde la mitad del coche, remarcándose aún más con las molduras plateadas de las barras del techo y de las ventanillas. Estas últimas terminan en forma de flecha y camuflan la perfección los tiradores de las puertas traseras, lo que llevará a más de uno a preguntar dónde están. Otro indudable rasgo de diseño se encuentra en las ópticas, con unas luces diurnas y unos modernos intermitentes secuenciales claramente perceptibles desde el costado. Los musculosos pasos de rueda con molduras en negro, los nervios que recorren las puertas, las atractivas llantas de aleación de 19″ en negro y plata y los reducidos voladizos (sobre todo el posterior) llenan de dinamismo y deportividad la vista lateral. No menos sugerente es la zaga, que incorpora un alerón superior, dos salidas de escape enmarcadas en una tira cromada (con los captadióptricos a sus costados) y difusores en las esquinas, amén de unas ópticas que se inscriben en lateral y portón, dejando en el centro del mismo el símbolo de la marca y el nombre del modelo, mientras el genérico de familia aparece junto a la matrícula.


Lo bien hecho, bien parece

Así es, lo bien hecho, bien parece. Por eso, la calidad percibida es magnífica, con buenos materiales, sutiles cromados y ajustes milimétricos que denotan un esmerado acabado interior. A ello se suma un nuevo sistema multimedia con pantalla táctil a color de 7″, que elimina 12 botones del salpicadero, de forma que el acceso a todas las funciones es más sencillo e intuitivo, y abre el mundo a New Mirror Screen, que permite utilizar el smartphone sobre la pantalla del cuadro de instrumentos. Compatible con Apple CarPlay y con MirrorLink, el conductor puede telefonear, utilizar planos, escuchar música… con sólo una palabra o una presión con el dedo. La interacción con CarPlay se hace a través de la interface nativa del coche o a través de Siri (sistema de reconocimiento de voz de iPhone). Además, con de la aplicación gratuita MyDS instalada en el smartphone, puede conocerse en cualquier momento datos relativos al mantenimiento, nivel de carburante o lugar de aparcamiento, por ejemplo.

Algo baja respecto al eje de visión de la carretera, la pantalla responde con rapidez al contacto de los dedos y se maneja con los botones de acceso directo situados bajo la misma. Desde ellos podemos ajustar la velocidad del limitador/regulador de velocidad (no activarlo, ya que los botones para ello están en el brazo izquierdo del volante), el navegador, la radio (con mandos también en el brazo derecho del volante), el smartphone, internet y distintos ajustes del vehículo.


Por debajo, los mandos del climatizador, los testigo de cinturones abrochados y, en un recóndito hueco portaobjetos, un puerto USB con entrada auxiliar y una toma de 12V. Y digo recóndito no porque esté alejado de la zona de influencia del conductor, sino porque al ser tan estrecho resulta difícil conectar cualquier dispositivo. Sigue a continuación, en excelente posición de manejo, el cambio automático-secuencial de 6 marchas, que presenta botones Sport, que hacen más vivas sus reacciones, y Snow, que selecciona una velocidad superior para que el coche tenga tracción en caso de terrenos deslizantes. Es una lástima que DS no ofrezca ni como opción levas de cambio en el volante. Tras el cambio encontramos el botón de puesta en marcha, el freno de mano eléctrico y un cofre de buena capacidad bajo el reposabrazos, en cuyo interior alberga una toma de 230V. El resto de mandos, también muy a mano, se encuentran a la izquierda del conductor; son los de apertura del depósito de combustible, ESP, ayuda al aparcamiento, Start&Stop y avisador de vehículo en ángulo muerto, mientras que en la caña de la dirección, las tradicionales palancas de luces e intermitentes y de los limpiaparabrisas. Todo muy bien ordenado y de fácil manejo, para evitar distracciones y restar el mínimo tiempo posible al conductor en su empleo.

Facilidad también en el cuadro de instrumentos (azul y/o blanco), que distribuye la información en tres relojes independientes, tacómetro, velocímetro e indicador de combustible. Los tres ponen en común la grafía al borde de la esfera, para reservar la parte central a otros datos. Así, el cuentarrevoluciones circunscribe la marcha seleccionada y el indicador de combustible, los kilómetros totales y parciales. El velocímetro se ubica en el centro y es el más grande, por lo que puede presentar en su interior hasta tres líneas del ordenador de a bordo (autonomía, consumo instantáneo y tiempo ahorrado por la función ECO o velocidad y consumo medio y kilómetros realizados desde el último repostaje), o bien la emisora seleccionada o las indicaciones para llegar al destino marcado en el navegador o la velocidad o si el sistema Start&Stop estás activo.


Seguridad y confort

El equipamiento Sport de nuestra versión de pruebas es la más completa y, en materia de seguridad, contempla 8 airbag, ESP con ABS, ayuda a la frenada de emergencia y a la salida en pendiente, faros autodireccionables, llamada de emergencia y asistencia localizada, sistema de vigilancia del ángulo muerto, aviso de cambio involuntario de carril, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, cámara trasera y control de tracción inteligente. Este último, asociado a los neumáticos Michelin Crossclimate, optimiza la tracción en suelos con baja adherencia. Con una dotación similar, el DS4 de 2011 calificó con 5 estrellas EuroNCAP, por lo que es lógico pensar que el DS4 Crossback está, al menos, a la misma altura; es decir, todo un portento en seguridad.

En materia de confort, al arranque manos libres se unen elementos como el climatizador bizona, el apoyabrazos deslizante, los asientos delanteros de cuero con masaje y calefacción (opcional), los sensores de luces y limpiaparabrisas, los retrovisores ajustable eléctricamente, el equipo de audio con USB, jack y toma de corriente, la conexión bluetooth para móviles, el Mirror Screen o el techo panorámico con parasoles desplazables 200 mm, toda una virguería.

Si lujosa y amplia es la dotación, la habitabilidad delantera se encuentra al mismo nivel, con una posición al volante que se adquiere sin problemas, gracias a los ajustes en altura y profundidad de éste y de los asientos, a lo que añade buena amplitud para conductor y pasajero y una posición elevada de conducción, que permite ver más allá y transmite seguridad. Detrás la cosa se complica un poco, porque la entrada no es muy amplia y la puerta termina en un puntiagudo pico, las ventanillas son fijas y está mejor preparado para recibir a dos ocupantes que a tres, pues el espacio para las piernas y la altura para pasajeros de hasta 1,80 metros es algo angosta, sobre todo, en el asiento central. Es el canon que se cobra el diseño coupé. Sin embargo, transformando esa plaza en un apoyabrazos, el confort se incrementa notablemente. Los asientos se abaten por partes asimétricas y aunque no dejan un piso plano, es muy utilizable por sus formas regulares. El maletero cubica 359 litros y alcanza los 1.021 litros cuando se pliegan los asientos. Dispone de luz y uno de los plafones es, además linterna, lo que en noches oscuras nos puede resolver más de un problema. Las anillas de amarre, curiosamente, no van ancladas a la carrocería, sino al suelo extraíble del maletero, bajo el cual se encuentra el kit reparapinchazos. La boca de carga es amplia, aunque hay que salvar un desnivel que complica la entrada y salida del equipaje.


Dinámicamente eficiente

Al volante, los aspectos que más llaman la atención son la suavidad y silencio de marcha, la potencia y respuesta de la mecánica y su mesurado gasto. Aloja bajo el capó el motor 2.0 BlueHDi de 180 CV, que se asocia a una caja de cambios automática-secuencial de 6 marchas. El primero, con un par máximo de nada menos que 40,8 mkg a 2.000 rpm, lo encuentras siempre lleno de fuerza, dispuesto a dar lo mejor de sí mismo con enorme elasticidad. La segunda es su pareja ideal, porque gestiona con eficacia, eficiencia y asombrosa sedosidad los cambios, para que ni te enteres cuando ha pasado de una marcha a otra. Pero si quieres contundencia, reduce tantas velocidades como sea necesario para que afloren sus caballos y el par lo empuje con tesón y rapidez para que los adelantamientos, por ejemplo, se llevan a cabo en un abrir y cerrar de ojos o las subidas parezcan simples llanos, sin pérdida de velocidad ni vigor. Acelera de 0 a 100 km /h en 8,6 segundos y alcanza 205 km/h, prestaciones más que suficiente para circular ágilmente por cualquier tipo de vía.

Por ciudad, la docilidad del cambio se adapta perfectamente al conductor y le permite conducir en marchas largas a velocidades bajas, lo que conllevó un gasto que, durante la prueba, fue de apenas 6,5 l/100 km. Un consumo bajo en el que puso su grano de arena el sistema Start&Stop, magníficamente adaptado al coche y que funciona con rapidez, tanto en las paradas como en la puesta en marcha y sin que apenas se note. La dirección electrohidráulica es ligeramente más dura que las eléctricas, pero a cambio transmite esa fidelidad a lo que sucede bajo las ruedas que se echa de menos en algunos modelos con asistencia eléctrica. Por dimensiones de carrocería, se mueve liviano en el enmarañado tráfico y en calles estrechas, mientras que por altura, su posición 30 mm más elevada que el DS4 y con muelles y amortiguadores específicos determina una correcta visibilidad hacia todas direcciones.


Por autopistas y autovías, las calibradas suspensiones sujetan con aplomo al Crossback al asfalto, sin que registre en modo alguno inercias. Es un completo atleta, al que le van bien tanto las carreras de sprint como las de fondo. Sale con rapidez desde parado, recupera con fuerza en marcha y el confort y agrado de conducción en viajes largos es sobresaliente, más todavía cuando encuentras esa inmediatez que demandas al acelerador. Tiene par y potencia para dar y tomar y cumplirá con creces tus expectativas y las de los más exigentes. Rueda raudo y silencioso, confortable y preciso y diligencia el consumo para que el combustible te dure y dure.

Por carreteras de montaña, a pesar de su mayor altura al suelo, apenas balancea en curvas cerradas y es rápido y seguro enlazando unas con otras. Nuevamente he de reseñar el ajuste fino de las suspensiones, que sin restar ni un ápice de confort y conteniendo los balanceos, asienta al Crossback al asfalto con enorme estabilidad, apoyado con nobleza en todos los virajes y transmitiendo al conductor cualquier pequeño devaneo. En tal caso, el control de estabilidad ejerce su autoridad y lo devuelve a la trazada. En cuanto a los frenos, poco que reseñar, porque brillan a la misma altura que el resto de la mecánica. Son eficaces y no presentaron fatiga en uso intenso durante la prueba. Y me reservo para el final una de sus mayores virtudes, el consumo. Con sus 180 CV, su destacable par y el buen ejercicio del cambio automático-secuencial, obtuve una media de 5,2 l/100 km. Memorable.

Para quienes buscan el atractivo de un coupé, pero no renuncian a la accesibilidad de un 5 puertas; quieren un todocamino, pero no desisten de un gasto aquilatado y de una buena visibilidad; quieren tecnología a buen precio y priorizan el comportamiento de un pseudo-deportivo, el DS4 Crossback tiene las respuesta a sus oraciones. Y todo ello, envuelto en un halo de seguridad y agrado de conducción

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 4, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 1.997
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección directa por conducto común, turbo de geometría variable e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 181 CV/3.750
  • Par máximo/rpm: 40,8 mkg/2.000

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: Delantera
  • Caja de cambios: Automática, 6 marchas
  • Dirección: Cremallera elerctrohidráulica
  • Diámetro de giro: 10,7 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Discos

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente, tipo McPherson, muelles helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Trasera: Rueda tirada con elemento torsional, muelles helicoidales y amortiguadores
  • Neumáticos: 225/40 R19

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.495 kilos
  • Long./Anch./Altura: 4.284/1.810/1.529 mm
  • Capacidad depósito: 60 litros
  • Capacidad del maletero (mín./máx.): 359/1.021 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,6 seg.
  • Velocidad máxima: 205 km/h
  • Consumo urbano: 5,3 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 3,9 l/100 km
  • Consumo medio: 4,4 l/100 km

EURONCAP: 5 estrellas (2011)