Dacia Logan Ambiance TCe 90 CV GLP

Sobrio, eficiente y muy económico

Cuatro cosas caracterizan al Dacia Logan TCe 90 CV GLP, su sobriedad, tanto interior como tecnológica; su habitabilidad, su eficiencia, gracias a su motor bicombustible, y su economía en todos los sentidos, porque es el modelo de GLP más barato del mercado. Cuatro características que para unos tienen sus virtudes y para otros, su defectos.

En tiempo de crisis, como el que seguimos padeciendo, ¿qué es más importante, disfrutar de la movilidad que te da un automóvil o estar empeñado hasta las cejas y no poder utilizarlo porque no tienes dinero ni para mantenimiento, impuestos o combustible? ¿Qué es mejor, sobriedad con coche o tecnología sin él? ¿Qué es más cómodo, no poder circular a causa de las restricciones anti-contaminación o hacerlo sea cual sea el nivel decretado por el ayuntamiento de turno?

Yo, desde luego, prefiero no estar atado a un banco y gozar de la vida a bordo de mi coche que tener uno tan ostentoso que sólo puedo mostrarlo en el garaje, pues su principal finalidad, la movilidad, no puedo cumplir por falta de capital. Yo, desde luego, prefiero un coche nuevo que me cueste unos 10.000 euros que uno de segunda mano que me cueste lo mismo. Yo, desde luego, prefiero la seguridad que me dan tres años de garantía que contar con unos pocos meses o, a lo sumo, un año de un vehículo de ocasión. Yo, desde luego, prefiero menos tecnología en materia de conectividad y comodidad que un quiero y no puedo. En este aspecto, además, debemos tener en cuenta dos consideraciones importantes: gran parte de conductores no sabe utilizar la mayoría de sistemas que incorpora su automóvil y dos, en ocasiones, estos sistemas derivan en distracciones que provocan accidentes. La falta de información sobre los mismos, o el protagonismo excesivo que les damos, hacen que el remedio sea peor que la enfermedad. Con esto no quiero decir que tengamos que renunciar a la tecnología, a los asistentes de conducción, por ejemplo, pero sí que debemos saber utilizarla sin dudas ni vacilaciones, y la piedra angular aquí es el concesionario. Y yo, desde luego, prefiero levantarme por la mañana y moverme con mi coche que tener que estar pendiente del nivel de alerta anti-contaminación.


A día de hoy, EuroNCAP no ha hecho una valoración de seguridad del nuevo Dacia Logan, pero seguro que no supera las tres estrellas a causa de la ausencia de asistentes a la conducción. A este respecto quiero decir, a título personal y como periodista probador de coches que soy, que cuando voy a recoger algunos nuevos modelos que sí cuentan con estos asistentes, me encuentro con ellos desconectados y que, en numerosas ocasiones, otros compañeros las llevan desactivadas porque les molesta el sonido que te avisa del cambio involuntario de carril o porque el volante les corrige. Eso entre profesionales. ¿Qué será entre personas que, como en el caso del renting, no tienen asignado un coche fijo? ¿O entre personas de avanzada edad? La seguridad hay que valorarla, sin duda, pero antes hay que enseñar a utilizarla y no ir probando mientras conducimos.

Seguridad y equipamiento

Creo que la reflexión es importante y añade méritos a modelos tan sencillos como el Logan que, lejos de apartarse de la tecnología (por cuestión de precio), emplea dispositivos que no tenemos que conectar para que nuestra seguridad a bordo sea mayor, como el ESP con sistema antipatinado ASR, el ABS con asistente a la frenada de emergencia SAFE y la ayuda al arranque en pendiente, los airbag frontales y laterales delanteros, el aviso de cinturones abrochados, el sensor de neumáticos, las fijaciones Isofix o las luces diurnas de led, amén de tres reposacabezas traseros regulable. Con esto quiero decir que los asistentes a la seguridad son una incorporación importantísima a la seguridad del automóvil, pero que coches económicos, como el Dacia Logan, son también muy seguros, no tan sofisticados, pero sí muy seguros, tengan tres, cuatro o cinco estrellas EuroNCAP.


Dicho esto, y tratando de equipamiento, el Logan Ambiance muestra una dotación liviana que, a lo ya reseñado, añade aire acondicionado, elevalunas eléctricos delanteros, Dacia Plug&Radio, tomas de 12 V y retrovisores exteriores ajustables manualmente, mientras que en cuestión de eficiencia (ser económico no significa que sea derrochador, como veremos más adelante) suma indicador de cambio de velocidad y modo de conducción Eco. Opcionalmente, puede incorporar asiento del conductor, volante y cinturones de seguridad regulables en altura (61 euros); sistema multimedia Media Nav Evolution (436 euros), faros antiniebla (182 euros) y pintura metalizada (333 euros). Todos estos extras entraban dentro de la configuración de nuestra versión de pruebas, lo que sitúa el precio final en 10.492 euros, y he quedado gratamente sorprendido por los cinturones regulables en altura (que algunos modelos más caros no incluyen y se ajustan fácilmente) y por el sistema multimedia, muy parecido, sino igual, al de otros modelos del Grupo Renault. Situado en la consola central, en una posición que obliga a retirar la vista del asfalto para consultarlo, cuenta con pantalla táctil a color de 7″ con mandos analógicos de encendido y apagado y volumen, además de puerto USB y toma auxiliar, y digitales, accionables desde la propia pantalla, de radio, multimedia, teléfono manos libres, mapa, navegación y ajustes. Es rápido en los procesos y muestra la información nítidamente, por lo que es un elemento muy aconsejable. Por encima de él encontramos dos salidas de aire y los mandos del cierre centralizado y las luces de emergencia y por debajo, los reguladores del aire acondicionado, seguidos de un deslucido detalle de acabado, pues ha dejado, cerrado con tapas, la antigua ubicación de los mandos de los elevalunas eléctricos, realojados ahora en las puertas, Más abajo, encontramos un pequeño hueco portaobjetos con dos portabebidas, una toma de 12 V y el mando que nos permite alternar gasolina y gas o viceversa, que incorpora además el testigo de gas de que disponemos. Por normal general, el Dacia Logan arranca siempre en gasolina y transcurridos unos instantes empieza a utilizar gas, a no ser que el depósito del mismo esté vacío o decidamos seguir nuestra ruta con gasolina, en cuyo caso, presionamos en el centro del botón y listo.


La palanca de cambios, de accionamiento suave y preciso, está situada muy a mano, lo que agiliza su empleo y, a continuación, el mando del sensor de neumáticos, el freno de mano y otra toma de 12 V, además de huecos portaobjetos.

Tras el volante, que sólo se regula en altura, incorpora las levas de las luces e intermitentes, limpiaparabrisas y mandos de la radio, mientras que a la izquierda del conductor, en el salpicadero, se ubica el mando Eco y mucho más abajo, el de regulación de altura de faros, algo desfasado. El cuadro de instrumentos, por su sencillez, se lee al primer golpe de vista y está compuesto por tres esferas, la del cuentarrevoluciones, la del velocímetro y la de testigo de gasolina, que además muestra kilómetros totales y parciales.

Confortable y eficiente

Aunque el volante sólo se regula en altura, la posición de conducción se adquiere con facilidad y la visibilidad desde el mismo es muy buena. Con los asientos regulables en altura y profundidad es aún mejor y el mullido de los asientos resulta confortable para viajar, si bien no sujetan demasiado el cuerpo en apoyos fuertes. Son espaciosos y los respaldos pueden regularse casi hasta la posición horizontal, por lo que nos permitirá llevar objetos largos sin problemas. Una alternativa válida, pero no tanto como si el respaldo trasero también se abatiese, lo cual es imposible. Detrás, la amplitud del asiento corrido no presenta dificultad para que tres adultos viajen cómodamente, aunque dos y una persona menuda sería lo ideal. El maletero, de boca ancha, es de formas regulares, cuenta con luz y su capacidad es de 510 litros, lo cual no está nada mal si tenemos en cuenta que el hueco de la rueda de repuesto está ocupado por el depósito de GLP. Éste es de acero, cubica 32 litros y tiene un grosor 6 veces superior a uno normal, además de contar con diferentes elementos para garantizar la seguridad en caso de choque o incendio.


Al volante, la sonoridad en frío es desdeñable, pues apenas suena, y el paso de un combustible a otro se hace sin que te enteres. Progresivo y elástico de funcionamiento, el motor eroga 90 CV y las relaciones del cambio de 5 marchas están muy bien adaptadas a la potencia, de manera que puede circularse a baja velocidad en marchas largas, apoyado por un buen par máximo, 24,28 mkg desde 2.250 vueltas. Acelera de 0 a 100 km/h en 11,3 segundos y alcanza 175 km/h. En recuperaciones, por ejemplo, para realizar un adelantamiento raudo, no basta con acelerar si vamos a bajas vueltas, sino que habrá que reducir, momento en que el Logan sube con premura de régimen y podremos hacer la maniobra con celeridad. En tal caso, yendo en gas, notaremos por un instante un ligerísimo vacío, al que acompañará la llegada de la potencia en bruto. No es nada preocupante, porque recupera con tesón, pero a alguno puede sorprender. Con el botón Eco pulsado, la respuesta al acelerador se demora un poco más, pero también el consumo es más bajo.

Tanto por ciudad como por carretera, circular con GLP no conlleva ningún cambio respecto a hacerlo con gasolina: misma potencia, idéntico par, por lo que es recomendable ser prevenido y llevar siempre el depósito de GLP lleno, porque además es más limpio también para el motor y la mecánica se ensucia menos, lo que deriva en mantenimentos más bajos.

En cuanto al comportamiento, nada que objetar. El Logan es un coche que pesa poco y sigue con precisión las órdenes al volante. Mientras otros tracción delantera tienden al subviraje en curvas cerradas, el Logan sigue la trayectoria, y con las cuatro ruedas apoyadas en el suelo, proporcionando aplomo y seguridad. Eso sí, el recorrido de la suspensión y su tarado hacen que balancee un poco más, pero eso en curvas cerradas y a elevada velocidad. En trayectos urbano y en carretera, prima la comodidad y no tendremos queja de los ocupantes. La dirección se nota algo más dura que en las eléctricas modernas y los frenos, con discos ventilados delanteros y tambores traseros, cumplen con distancias de parada cortas y sin fatiga su cometido. Pero uno de los aspectos que más he valorado ha sido su consumo.


Con los 32 litros de gas pueden realizarse, conduciendo normalmente, más de 450 km. Si tenemos en cuenta que el precio del GLP es de aproximadamente 60 céntimos, invertiremos 19,2 euros en recorrer ese kilometraje. Un diésel que consuma 4 l/100 km gastará 19,8 euros. La diferencia es poca, pero ¿dónde puedes comprar un diésel de 90 CV y más de 4 metros de longitud que consuma tan poco y te aporte tanta suavidad? Evidentemente, sólo en Dacia y, aún así, más caro que el de GLP. Además, los coches alimentados por GLP emiten menos partículas, óxidos de nitrógeno y CO2, por lo que puede circular con restricciones anti-contaminantes y pagan un 20% menos en zona ORA. Por precio, consumo y nivel de emisiones, el Dacia Logan GLP juega con una gran ventaja respecto a todos sus rivales y es un coche altamente recomendable. De ahí que sea todo un superventas.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero transversal
  • Nº cilindros: 3, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 898
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección multipunto, turbo e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 90 CV/5.000
  • Par máximo/rpm: 14,28 mkg/2.250

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: Delantera
  • Caja de cambios: Manual, 5 marchas
  • Dirección: Cremallera asistida electrohidráulica
  • Diámetro de giro: 10,8 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Tambores

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente, tipo McPherson, muelles helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Trasera: Eje en H con perfil deformable y con diseño programado, muelles helicoidales y amortiguadores
  • Neumáticos: 185/65 R15

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.144 kilos
  • Long./Anch./Altura: 4.358/1.733/1.517 mm
  • Capacidad depósito gasolina: 50 litros
  • Capacidad depósito GLP: 32 litros
  • Capacidad del maletero: 510 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 11,3 segundos
  • Velocidad máxima: 175 km/h
  • Consumo urbano gasolina: 5,8 l/100 km
  • Consumo urbano GLP: 7,6 l/100 km
  • Consumo extraurbano gasolina: 4,3 l/100 km
  • Consumo extraurbano GLP: 5,4 l/100 km
  • Consumo medio gasolina: 4,9 l/100 km
  • Consumo medio GLP: 6,2 l/100 km

EURONCAP: –