BMW X2 xDrive20d

Arte en movimiento

Manifestación de la actividad humana mediante la cual se interpreta lo real o se plasma lo imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros, esto es arte. BMW X2 xDrive20d, esto también. La sensación se convierte en pasión y el arte, en movimiento cuando conduces el nuevo X2 con tracción total y motor turbodiésel 2.0 de 190 CV.

Todo un acierto el Sports Activity Coupé de la marca bávara, que me ha conquistado desde el momento en que lo vi y que me costó devolver tras la prueba. Me ha gustado todo “salvo alguna cosa”, como dijo el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al referirse a los papeles de Bárcenas. Esa “cosa” es el precio, 42.700 euros, por encima de la mayoría de sus rivales de similar configuración. En su descargo hay que decir que el X2 es, posiblemente, el abanderado de una nueva generación, la de los SUV con estilo coupé que, como señala Thomas Sycha, jefe de Diseño de la categoría compacta de BMW, “fusiona las formas que expresan movimiento de un coupé y los volúmenes robustos de un BMW X”.


Pero, ¿cómo fusionar esos aspectos aparentemente irreconciliables entre un coupé y un todocamino? El departamento de estilo de BMW encuentra la respuesta en varios “toques”, como la línea de techo alargada, el diseño estilizado de las ventanillas o la ubicación del logotipo de la marca en los pilares traseros, como en los legendarios 2000 CS y 3.0 CSL También en la parrilla que, por primera vez en un BMW moderno, es más amplia en su base que en la parte superior. Faros estilizados y la toma de aire inferior, que se alarga de lado a lado, parecen ensanchar la vista delantera y, al mismo tiempo, rebajar su altura, mejorando además su aerodinámica, con un Cx de 0,28, el mejor coeficiente de la gama X. La silueta se estiliza con el techo alargado, las esbeltas ventanillas, los pasos de rueda bien marcados, la amplia distancia entre ejes, la menor altura (70 mm menos que el X1) y las cubiertas de buenas dimensiones, 225/45 R18 en nuestra versión de pruebas. Tampoco la zaga deja en absoluto indiferente y los enormes pilotos, el esculpido portón del maletero, el alerón superior y las dos salidas de escape cromadas ofrecen una figura atlética, en la que se remarcan y confluyen los nervios del coche. Y, entonces, si su diseño es tan coupé, ¿dónde está el SUV? Pues, sobre todo, en su cota de altura, 1.526 mm, en su distancia libre al suelo, 182 mm, y en su interior.

Justo pero modulable

Un habitáculo que juega también la doble vertiente coupé/todocamino. Del primero toma la ubicación de los mandos orientados hacia el conductor, la accesibilidad de los mismos, las levas del cambio automático tras el volante, el Head Up Display (HUD) proyectados en el parabrisas, la estilizada pantalla central, el amplio espacio delantero o los acogedores asientos, que pueden regularse en inclinación y anchura de respaldo, altura, profundidad y, además, se extienden para que las piernas apoyen mejor. De los segundos hace propia la altura de conducción, que mejora la visibilidad; la modularidad, con tres asientos independientes regulables en inclinación; la capacidad del maletero, que cubica 470 litros con todas las plazas ocupadas y 1.355 cuando se abaten, dejando un piso prácticamente plano, y el generoso portón, que facilita la carga y descarga del equipaje y con un umbral de carga a ras del piso, por debajo del cual dispone de un enorme vano que puede esconder maletas de cabina.


En cambio, igual que de generosas califico las plazas delanteras y el maletero, las traseras son un tanto justas para tres ocupantes, pues si bien las laterales son ergonómicas y amplias, con espacio suficiente para piernas, caderas, hombros y en altura, si la central la ocupa un adulto (no así un niño) restará espacio para las hombros de sus acompañantes, además de ser más dura e incómoda para las piernas debido al voluminoso túnel central que la recorre. Sin embargo, dicho asiento, al poder abatirse de forma independiente, facilita el transporte de objetos largos (palos de golf, esquís…) sin que moleste a los pasajeros y, asimismo, puede transformarse en un práctico apoyabrazos con portabebidas integrado.

En cuanto a calidad interior, el BMW X2 sigue las consignas del resto de sus hermanos, con materiales de gran calidad y ajustes milimétricos, que ponen mayor énfasis en su indudable atractivo, en el que destaca, en nuestro modelo de pruebas, la contrastada combinación de negro y blanco con el negro brillante con apliques en aluminio.

Los mandos se agrupan en el volante y en las consolas, además de en la pantalla táctil. Ésta, al quedar retirada de la mano del conductor, es más cómoda de utilizar desde el iDrive, situado por detrás de la palanca de cambios, junto a los pulsadores de freno de mano eléctrico, control de descenso, ayuda al aparcamiento, modos de conducción (Eco Pro, Comfort y Sport) y ESP. Dispone de botones de acceso directo a distintas funciones y panel háptico para introducir direcciones, por ejemplo. En este sentido, debo señalar que el navegador del BMW es de los mejores que he manejado, tanto por su rapidez como por los buenos gráficos y facilidad para introducir direcciones. Además, para no tener que retirar la vista del asfalto, muestra la señalización en el HUD, amén de velocidad y señales de tráfico.


Si cómodo es por la ubicación de los mandos, lo mismo puede referirse por localización de huecos portaobjetos, con uno, con tapa, a la izquierda del conductor, por debajo del mando de las luces; otro con doble apertura por laminillas en la consola, que alberga dos portabebidas y una toma de 12V, toma que encuentra réplicas bajo el reposabrazos delantero, por debajo de las salidas del aire posteriores y en el maletero. Asimismo, bajo el apoyabrazos delantero oculta un doble espacio, el superior para recarga inalámbrica del smartphone y la inferior, con la mencionada toma de 12V, puerto USB y hueco para diversos objetos. Finalizo la enumeración con la guantera, de amplia capacidad, y con los vanos de los paneles de las puertas.

Poder de personalización

El equipamiento de serie es completo y puede mejorarse con multitud de elementos opcionales, lo que le da un amplio poder de personalización. Algunos de los sistemas que en materia de seguridad incorpora de origen son 6 airbag, ABS, controles de estabilidad (DSC), de tracción (ASC), de frenada en curva (CBC), de presión de neumáticos y de descenso de pendientes (HDC); anclajes Isofix en plazas traseras, freno multicolisión, función de frenado City, acceso a modos de conducción, retrovisores exteriores calefactables y ajustables eléctricamente… mientras que son opcionales sistemas como advertencias de choque con función de frenado automático y de salida de trayecto, reconocimiento de señales de tráfico, control de crucero activo, control de distancia de aparcamiento, cámara de marcha atrás… que se recogen en diferentes paquetes, si bien ninguno incluye (tampoco individualmente) el testigo de ángulo muerto. En materia de confort incorpora cierre centralizado con mando a distancia, climatizador, arranque sin llave, elevalunas eléctricos, sensores de lluvia y luces, equipo de audio con 6 altavoces, Bluetooth con audiostreaming, ConnectedDrive para Android y Apple, etc. El navegador, en cualquier caso, es opcional y su incorporación añade, como mínimo, cuadro de instrumentos TFT de 6″ y control por voz. En la versión superior, Navigation Plus, suma a lo anterior Head Up Display y Navegador Plus con pantalla de 9″ táctil y a color. Su precio, 3.420 euros, hace mucho más interesante decantarse por los paquetes Connectivity o Innovation, ya que por 10 euros más cuenta con lo anterior más, en el caso del segundo, advertencia de choque con función de frenado automático, advertencia de salida de trayecto, asistente de luz de carretera, reconocimiento de señales de tráfico y alarma antirrobo, entre otros.


Siempre un placer

Nunca un eslogan fue tan acertado como el de la marca bávara, ¿Te gusta conducir? Tres palabras que ponen el acento sobre su verdadera filosofía, el placer de manejarlo. Y en nuestro X2 se cumple a rajatabla. Con un reparto de pesos ideal, 50% sobre cada eje, tracción a las cuatro ruedas que envía fuerza al tren que más lo precisa, motor turbodiésel de 190 CV eficaz, económico y limpio y cambio automático-secuencial de 8 velocidades, el X2 xDrive20d muestra unas prestaciones sobresalientes y un comportamiento magnífico. Acelera de 0 a 100 km/h en 7,7 segundos; adelanta como un tiro, gracias a sus 40,8 mkg de par máximo entre 1.750 y 2.500 rpm, alcanza 221 km/h y consume oficialmente una media de 4,8 l/100 km. Pero lo que más impresiona es cómo lo hace, con la enorme suavidad y elasticidad del conjunto motor-cambio, lleno de energía desde bajo a alto régimen y un fugaz y discretísimo cambio de marchas, tanto en automático como actuando sobre las levas del cambio. Y mencionado el cambio, señalar que, desconectando el ESP, mantiene la marcha sin pasar a una superior, que será muy del gusto de aquellos que prefieren un manejo manual puro.

Al volante, soberbiamente acoplado al puesto de conducción, inicio la prueba dinámica por la ciudad. A bajo y medio régimen la sonoridad interior es casi nula, mientras que a alto régimen deja que los oídos se deleiten con el agradable rugido del motor. Sus dimensiones, la rapidez y giro de la dirección, la entrega de potencia y los discretos cambios de marchas tripulan con agilidad el callejeo. Sale como un rayo a poco que pisemos el acelerador y el sistema de parada y arranque automático no retarda ni una milésima la salida, a la vez que contribuye a un gasto inferior.

Por vías rápidas, el HUD proyecta en el parabrisas la velocidad y sus límites y hace más sencilla y segura su vigilancia sin tener que observar continuamente el velocímetro del cuadro de instrumentos. La seguridad se incrementa con los asistentes de conducción, que te avisan cuando te acercas a las marcas de limitación de carril o cuando vas demasiado pegado al vehículo que te precede. Las marchas se suceden con dulzura, tanto al acelerar como al frenar, y las calibradas suspensiones ni acusan balanceos ni cabeceos y filtran a la perfección las irregularidades, pero no te desenganchan de lo que sucede bajo las ruedas, ampliando la sensación de control.


Por carreteras de montaña, muelles y amortiguadores lo sujetan estable al asfalto y apenas permiten leves balanceos en virajes muy cerrados, mientras que la tracción a las cuatro ruedas lo encarrilan como las ruedas de un tren a las vías. En curvas cerradas, el cambio reduce con velocidad a la mínima insinuación sobre el freno y lo carga de fuerza y agarre al toque de acelerador. Enlaza sucesión de curvas con enorme agilidad y sin que ningún movimiento parásito lo desplacen de la trazada, con un tren trasero que sigue fielmente al delantero. Los frenos ajustan con fidelidad la detección a la presión sobre el pedal. Por pistas, la tracción total deriva la fuerza al eje en función del agarre de cada rueda, conteniendo perfectamente los deslizamientos, y el control de descenso evita que tengamos que utilizar el freno para bajar a reducida velocidad, si bien no se trata de un todoterreno ni está diseñado para rodar por trialeras.

En cuanto al consumo, en nuestro recorrido habitual gastó una media de 5,3 l/100 km, bastante comedido para un tracción total de 190 CV, lo que sitúa la autonomía muy cerca de los 1.000 km.

Con un diseño atractivo, una excelsa calidad de materiales y ajustes, un conjunto mecánico eficaz y eficiente, una buena dotación de seguridad y un comportamiento dinámico brillante, BMW corrobora con el X2 que el placer de conducción es algo propio y muy suyo.

Juan Luis Franco

FICHA TÉCNICA

Datos del fabricante

MOTOR

  • Disposición: Delantero longitudinal
  • Nº cilindros: 4, en línea
  • Cilindrada (c.c.): 1.995
  • Nº válvulas por cilindro: 4
  • Alimentación: Inyección directa por raíl común, turbo de geometría variable e intercooler
  • Potencia máxima/rpm: 190 CV/4.000

Par máximo/rpm: 40,8 mkg/1.750-2.500

TRANSMISIÓN, DIRECCIÓN Y FRENOS

  • Tracción: A las cuatro ruedas
  • Caja de cambios: Manual, 6 velocidades
  • Dirección: Electromecánica con Servotronic
  • Diámetro de giro: 11,3 metros
  • Frenos delanteros: Discos ventilados
  • Frenos traseros: Discos ventilados

SUSPENSIÓN

  • Delantera: Independiente, tipo McPherson, resortes helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Trasera: Independiente multibrazo, resortes helicoidales, amortiguadores y barra estabilizadora
  • Neumáticos: 225/45 R19

PESOS Y MEDIDAS

  • Peso en orden de marcha: 1.675 kilos
  • Long./Anch./Altura: 4.360/1.824/1.526 mm
  • Capacidad depósito: 51 litros
  • Capacidad del maletero (mín./máx.): 470/1.355 litros

PRESTACIONES Y CONSUMOS

  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 7,7 seg.
  • Velocidad máxima: 221 km/h
  • Consumo urbano: 5,4 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 4,5 l/100 km
  • Consumo medio: 4,8 l/100 km

EURONCAP: 5 estrellas (2015)