Isuzu D-MAX: eficiencia ante todo

Un nuevo motor más eficiente y una caja de cambios renovada y una apuesta por la seguridad son, aparte de los modificaciones exteriores, los cambios más importantes del popular pick-up de la marca japonesa.

El D-Max que vio la luz en el año 2007 se ofrece en el mercado español en tres tipos de  carrocería: cabina simple (“Single”), cabina extendida (“Space”) y cabina doble (“Crew”), con dos tipos de tracción: integral 4×4 y 4×2. También llega con tres terminaciones denominadas: Satelite, Planet y Solar. Hay otra especial, llamada “Quasar” sólo para cabina doble y que incluye volante y asientos en cuero calefactados, climatizador, control cruise, estriberas…

Isuzu D-MAX: eficiencia ante todo

Tiene unas dimensiones de 5,29 metros de longitud, y el interior del doble cabina es espacioso tanto en las plazas delanteras como en las traseras, con hueco suficiente para las piernas. Por supuesto, las dos plazas de la cabina sencilla son amplias y cómodas.

La posición de conducción es buena, aunque el volante sólo tiene regulación en altura. Los asientos son cómodos, aunque no sujetan demasiado el cuerpo en curvas pronunciadas y cuenta con muchos huecos portaobjetos repartidos por el habitáculo (10 portalatas y 15 huecos).

Nuevo es también el propulsor diesel de 163 CV de potencia, la misma que en el modelo anterior pero la cilindrada ha bajado de 3 a 2,5 litros y que, para adaptarse a las nuevas exigencias ecológicas, ha rebajado sus emisiones de CO2 por debajo de los 200 g/km, lo que supone que el impuesto de matriculación es ahora del 9,75% en vez del 14,75%. También se ha aumentado el par motor, fundamental en este tipo de vehículos, que ha pasado de 360 Nm a 400 Nm y a tan sólo 1.400 vueltas.

Isuzu D-MAX: eficiencia ante todo

El consumo ha sido, asimismo, mejorado en casi un litro cada 100 kilómetros en ciclo combinado, quedándose en 7,4 litros a los 100 km (8,4 con cambio automático). En cuanto a las prestaciones, la velocidad máxima es de 180 km/h.

Hemos dicho anteriormente que la seguridad, tanto activa como pasiva) ha sido uno de los temas que más han preocupado a los responsables de Isuzu a la hora del lanzamiento de este nuevo pick-up. Hay que estacar los seis airbags, el ABS con EBD, además del control de tracción y control de estabilidad (ESP). La carrocería está diseñada para proteger a los peatones en caso de atropello y cuenta con luz diurna en todas las versiones.

Respecto a las cajas de cambio, también son de nueva factura y han aumentado sus relaciones tanto la manual como la automática. La manual pasa de 5 a 6 relaciones y la automática pasa a tener 5 con cambio secuencial.

Tracción mejorada

Otro aspecto que ha sido mejorado es el de la tracción y aunque no dispone de diferencial central ni de diferencial  autoblocante trasero (se suple con el control electrónico de tracción) se ha incorporado un mando giratorio, similar al del Nissan Qasqhai, con el que se puede cambiar la tracción de trasera a total (en marcha  y hasta 100 km/h) y a total con reductora (parado, en punto muerto y con el freno pisado).

Isuzu D-MAX: eficiencia ante todo

Por último, los precios sin impuestos arrancan en los 15.900 euros del Satelite Cabina Simple 4×2 y llegan hasta los 29.440 euros del Quasar Cabina Doble y cambio automático, pasando por los 22.200 euros del Satelite Doble Cabina o los 24.300 euros del Planet Doble Cabina.

El Isuzu D-Max se fabrica en la planta que la marca japonesa tiene en Tailandia, aunque en algunos países de Sudamérica y Sudafrica se vende bajo la denominación Chevrolet, aunque el coche es exactamente el mismo, variando únicamente los anagramas.

En España se vende, desde 2010, a través de MIDI Spain Automoción, una filial de MIDI Europe y es la distribuidora en Italia, Francia, Suiza y Rumanía. En España cuenta con 40 concesionarios  y 1 servicios oficiales Isuzu.

Raúl del Hoyo