Pequeños pero matones

La DGT estrenó los radares Autovelox 105 en Semana Santa

Así son los 60 nuevos radares móviles que fueron estrenados la pasada Semana Santa por la Dirección General de Tráfico, los novedosos Autovelox 105. Este proyecto estaba previsto desde el verano de 2016; sin embargo, por problemas presupuestarios, entre otros, no ha sido hasta este año que han empezado a contar con este tipo de radares minúsculos dotados de 3G, 4G y Wi-Fi.

Su compra era anunciada por el Director General de Tráfico, Gregorio Serrano, al publicar en Twitter: “Invertimos 860.130 euros en la adquisición de radares láser portátiles para motoristas de la Guardia Civil. 2016: 300 muertos por velocidad”. La empresa adjudicataria, Saima Seguridad S.A.


Estos radares destacan por su reducido tamaño, su versatilidad a la hora de colocarlos, y las múltiples funciones y ventajas tecnológicas con las que cuentan. Para decepción de aquellos que tienen instalados detectores de radar, comunicarles la mala noticia que estos nuevos aparatos, al funcionar con tecnología láser, son indetectables. Entre sus especificaciones técnicas cabe destacar su acondicionamiento para funcionar en condiciones extremas, ya que aguantan desde los 0ºC hasta los 50ºC. Son capaces de captar una velocidad máxima de 250 km/h en dos carriles simultáneamente.

Igualmente, están diseñados para discriminar en función del tipo de vehículo de que se trate (turismo, furgoneta, pick-up…), distinguiendo de este modo las velocidades máximas establecidas para cada uno de ellos.

Cabe señalar, asimismo, que son capaces de detectar la distancia de seguridad mantenida entre los vehículos que circulan, por lo que este tipo de infracciones también serán sancionadas con ellos. Tienen funcionamiento tanto diurno como nocturno y es casi imposible detectar su presencia, ya que pueden instalarse mediante trípode o directamente sobre el guardarraíl. Con mayor razón, al estar dotados de 3G, 4G y Wi-Fi, la presencia de un vehículo o un agente no nos alertará de su presencia, por lo que a efectos sancionadores auguran ser letales. La autonomía de su batería es de 5 horas, y pueden ser instalados en las motos de los Agentes.


Nuevos juguetes

A todo lo anterior, cabe anunciar que el sucesor del Autovelox 105 ya está en periodo de prueba. El abanico de juguetes sancionadores de la Guardia Civil puede verse ampliado con este nuevo radar, para cuya compra aún no se ha licitado. El Autovelox 106 es capaz de multar simultáneamente cuatro carriles; esto es, el doble que su antecesor. La cámara tiene 19 megapíxeles y está dotado de luz infrarroja. Cuenta con un almacenamiento de 80 GB y es controlable desde un iPad o un dispositivo Android. Se aumenta con ellos la efectividad en la detección de infracciones al volante y, sobre todo, de los excesos de velocidad.

Desde el punto de vista de la práctica, señalar que en Pyramid Consulting S.L., aún no hemos recibido ninguna multa del nuevo radar Autovelox 105. Si bien, podemos adelantar la posible ilegalidad de los mismos. Esta posible ilegalidad no radica en el dispositivo en sí, sino en su instalación en los guardarraíles de las carreteras. Se irán estudiando los casos una vez que se empiecen a recibir multas con estos dispositivos.

Asimismo, habría que valorar las consecuencias que podrían acontecer en el caso de un impacto contra el guardarraíl con el consecuente desprendimiento de éstos, máxime si se trata de motocicletas. Por lo demás, el control metrológico o el margen de error serán igualmente de aplicación en estos radares.

Después de todo lo expuesto cabe preguntarse, ¿estos radares son fruto del afán recaudatorio o de velar por la seguridad en las carreteras? El debate está servido.

Itziar Garcimartín

Dpto. Jurídico / Pyramid Consuting

www.pyramidconsulting.es