La nueva zona de bajas emisiones Madrid Central

Sanciones por acceso a áreas de prioridad restringida

Tras haber sido aprobado por la Junta de Gobierno el proyecto definitivo de la nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible, el pasado 26 de julio de 2018 (actualmente en tramitación por el Pleno del Ayuntamiento), Madrid blinda a los vehículos el acceso, la circulación y el estacionamiento en la zona de bajas emisiones “Madrid Central”

Esta nueva ordenanza municipal disparará el número de sanciones administrativas impuestas a los conductores si no cumplen los requisitos establecidos, pues el incumplimiento de las medidas se sancionará con arreglo a lo establecido en el Texto Refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, aprobado por el Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre.

El nuevo concepto amplía el actual de “Área de Prioridad Residencial”, agrupando las cuatro APR actuales e incluyendo casi todo el distrito Centro (barrios de Palacio, Embajadores, Cortes, Justicia, Universidad y Sol), de manera que no habrá calles de libre circulación, salvo algunos viales con objeto de permitir determinadas incorporaciones, y se eliminará el tráfico de paso por el centro de la ciudad.

Los criterios de acceso y aparcamiento premiarán a residentes, personas con movilidad reducida y los servicios públicos y profesionales, además, se tendrá en cuenta la tecnología del vehículo según el sistema de distintivos ambientales de la DGT, en función de su contaminación; para estos últimos, en caso de utilización de aparcamientos públicos y garajes.

Se prevé que la Ordenanza entre en vigor antes de terminar 2018. La nueva Área de Prioridad Restringida entrará en vigor desde noviembre, tras la correspondiente campaña informativa e instalación de la señalización vertical y horizontal, si bien, las primeras multas llegarán en febrero de 2019.


Periodo de aviso

Antes de la implantación definitiva de los nuevos dispositivos automatizados que permiten la identificación de las matrículas de los vehículos, o de los procedimientos sistemáticos de control de detección de infracciones a la normativa de tráfico, seguridad vial y circulación de vehículos, o de la modificación de los parámetros de funcionamiento de los sistemas de control, se realizará un periodo de aviso no sancionador a los conductores, durante un periodo mínimo de dos meses.
Durante este periodo, el Organismo competente enviará a los titulares de los vehículos que hayan sido detectados, una comunicación de carácter informativo que incluirá las razones que han motivado en esa ubicación la instalación del dispositivo de control, la fecha prevista para la efectiva operatividad del sistema y el tipo de sanción y cuantía de la misma.


En aras a la seguridad jurídica y defensa de nuestros intereses como ciudadanos, la Administración deberá probar la correcta imposición de sanciones por el acceso, circulación y aparcamiento en esta zona restringida mediante la emisión de diversas pruebas como hasta ahora, no siendo suficiente la inclusión de una fotografía del vehículo al expediente administrativo. Será necesario probar el correcto funcionamiento de los sistemas de control utilizados, el sometimiento de estos aparatos al control metrológico que establece la Ley de Seguridad Vial en su artículo 83. En este sentido se pronuncia asimismo la Ley 22/2006, de 4 de julio, de Capitalidad y de Régimen Especial de Madrid, al indicar que se regularán las garantías que deben reunir los aparatos a través de los cuales se realice la captación y transmisión de imágenes, así como numerosos juzgados de lo Contencioso-Administrativo de Madrid en recientes sentencias.

Carmen Olivas del Palacio

Dpto. Jurídico de Pyamid Consulting

www.pyramidconsulting.es