Los sistemas de seguridad del vehículo, a examen

Las razones de Sixt para utilizar el cinturón de seguridad

De la mano de ALD Automotive, repasamos los diferentes elementos que constituyen las formas de seguridad del vehículo que protegen a los conductores. La compañía de renting y gestión de flotas del grupo financiero Société Générale recuerda, asimismo, la importancia de revisar y mantener estos elementos en perfecto estado. Por su parte, la empresa de rent-a-car Sixt nos ofrece 7 razones para utilizar el cinturón de seguridad.


Con el paso de los años, los fabricantes de automóviles han trabajado en el diseño de sus vehículos para garantizar la incursión de las mejores novedades en dispositivos de seguridad vial. Cuando nos encontramos ante una colisión inevitable, existe una serie de dispositivos que minimizan los daños que puede ocasionar un fuerte impacto. Estos elementos, como recuerda ALD Automotive, conforman el sistema de seguridad pasiva del vehículo y son, básicamente, los cinturones de seguridad, los airbag, los reposacabezas, el chasis, la carrocería, los cristales y los limpiaparabrisas.

Los cinturones de seguridad son el elemento de seguridad pasiva por excelencia. Desde su nacimiento, en los años 50, ha salvado la vida de millones de personas. Estos dispositivos cuentan con un elemento que bloquea el cinturón en caso de sufrir una frenada fuerte, impidiendo el desplazamiento de la persona fuera del vehículo. Son imprescindibles para cualquier viajero y uno de los elementos básicos en seguridad vial. El uso del cinturón de seguridad es obligatorio en todo tipo de vías y su correcta colocación es con la parte superior de la cinta sobre la clavícula, entre el hombro y el cuello, y la parte inferior colocada sobre los huesos de la cadera, siempre por debajo del abdomen. Debemos comprobar con frecuencia que el carrete de recogida de la cinta funciona de forma correcta y que el anclaje no presenta ninguna anomalía que pueda impedir su correcto funcionamiento.

Otro de los elementos imprescindibles para aportar seguridad al volante en caso de impacto es el airbag. Cuando se produce una colisión, estas bolsas alojadas bajo los embellecedores, puertas, volante, y salpicadero se inflan en cuestión de milisegundos, actuando como amortiguadores de los golpes que pueden sufrir los ocupantes del vehículo. Actualmente, la autonomía del airbag es igual a la vida del vehículo. Determinados modelos indican en su manual la necesidad de reemplazar el sistema a partir de una determinada fecha o kilometraje. No obstante, los fallos en el sistema de airbags o SRS aparecerán en el cuadro de mandos de nuestro vehículo.

Los reposacabezas, por su lado, protegen al conductor del latigazo cervical, siempre que se ajusten correctamente a la altura de la persona que viaja en el asiento.


Respecto a chasis y carrocería, ALD señala que protegen a los ocupantes del vehículo absorbiendo parte de la energía producida en la colisión y los parabrisas están preparados para que no se desprendan astillas en caso de impactos. Es fundamental que los limpiaparabrisas estén en buenas condiciones, pues de lo contrario, dificultarán la visión en caso de lluvia, por ejemplo. Las ventanillas laterales son de cristal más débil y es posible su rotura, para facilitar la salida del vehículo en caso de que las puertas se hayan bloqueado. Es necesario asegurarse de que el cristal delantero no presenta impactos o grietas que puedan poner en riesgo la seguridad de los integrantes del vehículo y acudir a un centro para su reparación en caso de que así sea.

ALD Automotive recuerda, además, la importancia de la actitud de los conductores en la seguridad vial y de mantener los elementos de seguridad pasiva en óptimas condiciones. Por tanto, es esencial establecer conductas preventivas que garanticen la seguridad del conductor, de los pasajeros y del resto de conductores que circulan por la vía, para que así no sea necesaria la activación o actuación de estos elementos.

Las 7 razones

A pesar de que se ha demostrado que el cinturón de seguridad puede reducir hasta el 90% el riesgo de muerte en caso de colisión frontal, todavía muchas personas siguen sin utilizarlo. Los últimos datos facilitados por la Dirección General de Tráfico confirman que el 22% de los conductores y pasajeros fallecidos en turismos y furgonetas en 2016 no llevaban puesto el cinturón.

Es por ello que la empresa premium de alquiler de coches explica por qué hay que usar el cinturón de seguridad.

La función principal del cinturón de seguridad es impedir que los ocupantes de un vehículo salgan despedidos en caso de accidente. En España, su uso es obligatorio tanto en los asientos delanteros como traseros y, en caso de no hacerlo, supondrá una multa de 200 euros, tres puntos menos en el carné de conducir y posibilidad de retirada del mismo durante tres meses.


Aunque estas ya son razones más que suficientes, Sixt analiza en profundidad las razones para ponérselo, como que reduce en el 90% el riesgo de fallecimiento y de heridas graves en la cabeza en caso de colisión frontal, amén de minorar en el 75% el riesgo de heridas, fracturas y lesiones de otro tipo. Asimismo, disminuye a la mitad el riesgo de muerte o heridas graves en caso de alcance, incluso esta reducción del riesgo puede llegar al 80%. También impide que los ocupantes salgan despedidos del vehículo en caso de colisión y evita que un ocupante lesione a otro ocupante. Si los ocupantes traseros no llevan puesto el cinturón, el riesgo de que golpee mortalmente a un pasajero delantero es hasta ocho veces superior.

Otra de sus funciones es distribuir las fuerzas del choque entre las partes más fuertes del cuerpo, el pecho y la pelvis. El objetivo es que la presión que soporte el cuerpo y el riesgo de lesiones sea el menor posible en caso de frenado brusco.

Es importante saber que el cinturón de seguridad y el airbag funcionan de manera complementaria y si no se utiliza el cinturón, el impacto del ocupante contra el airbag puede ser mortal. Por último, no utilizarlo conlleva el riesgo de que el seguro de responsabilidad civil no se haga cargo de los gastos y daños en caso de sufrir heridas.

Juan Luis Franco