Entrevista a Luca Parasacco, CEO de FCA España

“El Estado debería fomentar el renting en lugar de frenarlo, que es lo que provoca con las ayudas”

Luca Parasacco, licenciado en Ingeniería por la Universidad Politécnica de Turín, cuenta con una dilatada trayectoria profesional que le ha llevado a desempeñar con éxito puestos de gran responsabilidad en Iveco, desde 1997 hasta 2009, y también durante los últimos años dentro de diferentes divisiones del Grupo FCA (Fiat, Chrysler Automobiles). Desde marzo de 2015, ocupa el cargo de Consejero Delegado de FCA para España y Portugal.

Sr. Parasacco, cuando queda ya muy poco para terminar el 2017, ¿cómo está yendo el año para FCA?

– Desde hace dos años, podemos decir que las marcas de FCA en España han crecido prácticamente todos los meses. El mes de octubre fue positivo para el mercado del automóvil y en esa misma línea fueron los resultados para FCA, destacando un nuevo hito histórico para Jeep en el mercado español ya que, tras haber matriculado 710 unidades durante octubre (+36,5% con respecto a octubre 2016), la marca consigue superar las 7.000 matriculaciones por primera vez en España (7.067 unidades, + 24,4% comparado con el acumulado enero-octubre de 2016). Hay que destacar, asimismo, la gran acogida que ha tenido el nuevo Jeep Compass, que ya es el segundo Jeep más vendido en España, por detrás del Renegade.


Por su parte, Fiat mantiene la estabilidad en sus brillantes niveles de crecimiento, con un volumen de matriculaciones en octubre de 3.903 unidades (+15,8% comparado con octubre 2016) y un total acumulado de 48.003 unidades (+14,5% con respecto a 2016).

Por último, Alfa Romeo también sigue en valores de crecimiento francamente positivos, aumentando su volumen de matriculaciones en octubre un 46,6% con respecto al mismo mes del año pasado (305 unidades) y un crecimiento acumulado en 2017 de un +35,6% (3.440 unidades) comparado con 2017.

Hablemos de renting, ¿cuál es su opinión sobre esta forma de adquirir un vehículo?

– Es una forma muy inteligente, ya que permite el uso y disfrute de los vehículos sin tener que comprarlos en su totalidad y con los servicios necesarios para que el coche no suponga nunca un problema. Además, tiene ventajas fiscales para muchos usuarios.

Los contratos de renting, ¿son directos o se hacen a través de los concesionarios?

– De las dos maneras. Nuestra red de concesionarios trabaja de forma regular con todas las compañías de renting y nosotros intentamos formarles para mejorar el proceso de ventas, tanto para los clientes como para las compras a las compañías de renting. También tenemos un departamento de ventas directas, que se ocupa de las relaciones institucionales con las compañías de renting y las ventas de las grandes flotas que, en ocasiones, se entregan en directo y en otras, a través de la red de concesionarios.

¿Qué modelos de sus distintas marcas son los preferidos para el renting?

– Todos los modelos de nuestras marcas prémium (Alfa Romeo, Jeep y Abarth) son excepcionales para las compañías de renting, porque hay una mayor penetración del renting en el segmento prémium. En cuanto a Fiat Professional, el porcentaje de vehículos comerciales adquiridos en renting es altísimo en todos los modelos.

En cuanto a Fiat, el Tipo para flotas funciona bien y va a funcionar todavía mejor el año que viene, según vayamos incrementando nuestra penetración en este segmento. En cuanto al renting particular, el Fiat 500 es el rey absoluto. Un coche estupendo, gracias a su alto valor residual y al enorme atractivo del modelo.


El cliente de renting, ¿es más exigente que el cliente particular?

– Todos los clientes son exigentes y cada día más. El cliente de renting no es distinto. Depende mucho de la tipología del usuario. No es lo mismo un usuario de un coche de renting de una flota grande, que no suele exigir tanto (estas flotas tienen normalmente gestores de flota profesionales que incluyen toda la exigencia en la negociación de compra). Por otro lado, muchos usuarios de coches en renting a título particular tienen una expectativa mucho más alta, porque precisamente adquieren el vehículo con servicios para no tener ningún problema en su día a día.

¿Qué modelos son los más demandados para flotas y coches de empresa?

– El Fiat Tipo, sin duda. Es el coche perfecto para flotas de todos los tamaños. En cuanto a los vehículos prémium, hay mucho renting, pero en ventas de uno en uno o de “user chooser”, no tanto de flota. Fiat Panda y 500, aunque no sean coches típicamente de flotas, sí hay clientes que por su tipología están encantados con estos modelos.

En la parte de Fiat Professional, todos los modelos funcionan de maravilla, desde la pequeña Fiorino hasta la Fiat Ducato, con la que acabamos de cerrar una de las flotas más grandes de Europa.

¿Cuál es el punto de vista de FCA sobre el renting en España? ¿Cree que debe evolucionar?

– El renting a particulares está creciendo exponencialmente y será la estrella de los próximos años, las pymes están orientándose cada vez más al renting, los rent-a-car y flotas de movilidad y carsharing también se van adquiriendo cada vez más en esta modalidad. El renting flexible cada vez pesa más en las compras de las compañías y seguirá creciendo en volumen y en servicios ofrecidos, que es donde realmente estará el hecho diferencial entre una compañía de renting y otra. Esta será la gran evolución del mercado: servicios y flexibilidad para los clientes.

Últimamente se ha definido como un claro partidario del coche movido por gas, ¿podría explicarnos las razones?

– Podríamos decir que el GLP, o gas licuado del petróleo, es una de las mejores alternativas existentes actualmente en el mercado, en términos de respeto medioambiental, autonomía, facilidad de recarga y precio. El autogás contribuye a mejorar la calidad del aire, ya que apenas emite dióxido de carbono (CO2), ni partículas contaminantes (NOx) a la atmósfera, principales causantes de la contaminación en las grandes urbes. Lo que muchos clientes no conocen es que estos vehículos impulsados por autogás están autorizados a circular por la ciudad cuando se activan las medidas de restricción al tráfico por alta contaminación. Si a esto le sumamos que cada kilómetro recorrido cuesta la mitad que otros combustibles tradicionales y que los conductores se ven beneficiados del 50% en las zonas ORA y en la rebaja en el pago del impuesto técnico de vehículos, creo que sobran razones para plantearse la compra de vehículos propulsados por GLP.

Y del coche eléctrico, ¿qué piensa como solución? ¿Y de los híbridos?

– No cabe duda que representan alternativas en el mercado y tendrán una importancia fundamental en el futuro, también para FCA, pero la realidad es que, hasta que estas opciones sean competitivas en cuanto a precio del producto y red de recarga, la opción del GLP es hoy la más razonable y beneficiosa para el cliente.


Los SUV están de moda, ¿cómo lo lleva FCA?

– Ciertamente, es un segmento que sigue creciendo y somos conscientes del atractivo del SUV para el cliente, por lo que somos plenamente competitivos con nuestros productos. Prueba de ello es que en Jeep, con la llegada del Compass, tenemos la gama más completa de SUV del mercado pero, además, este año hemos incorporado nuevos lanzamientos de marcas que no tenían presencia en ese segmento, como el Alfa Romeo Stelvio, y estamos contentos con la acogida que hemos tenido por parte del cliente.

¿Es FCA partidario del carsharing?

– El carsharing es un producto atractivo para el cliente, pero la realidad es que no conozco a nadie que esté ganando dinero con ello, por lo que este modelo de negocio tiene que evolucionar más. Desde el punto de vista de un constructor, lo interesante del carsharing es que puede ser una vía para que la gente entre en contacto con un producto de una marca.

¿Es correcto al valor residual de sus modelos?

– Los valores residuales de los modelos que tenemos son correctos desde el punto de vista de cómo nos valora el mercado. En FCA no jugamos con estos valores y tampoco podemos generalizar con todos ellos, ya que hay modelos en los que tenemos que trabajar, como es el Grand Cherokee, y otros, como el Stelvio, en el que el valor residual es muy alto. En resumen, podemos decir que estamos trabajando en mejorar los valores residuales y se están notando ya los resultados.

Lo que no le acaba de gustar son los planes PIVE, ¿por qué?

– No es que no me gusten, es que estos planes suelen dejar fuera a los clientes del renting, lo cual no ayuda en este canal. Por el contrario, puede llevar a clientes que están convencidos de hacer un renting a la compra de un modelo de forma tradicional. Las ayudas se articulan para eliminar coches antiguos y los que manejan los usuarios de renting son coches mucho más modernos, más seguros y que contaminan menos. Por eso, el Estado debería fomentar este tipo de compra en lugar de frenarla, que es lo que provoca con estos estímulos. Los estímulos para renovar el parque son correctos, pero precisamente debemos renovar en un formato de compra que mantenga esos vehículos en permanente renovación.

¿Qué piensa del renting de vehículos de segunda mano?

– Es, ahora mismo, casi una utopía. Hay mucho futuro para este producto, pero a día de hoy nadie es capaz de apostar por él. Al final, la cuota de renting se ve influida más por el valor residual que por el precio del coche, lo que hace que la ventaja de la mayoría de coches usados (precio más barato) desaparezca al aplicar las compañías de renting valores residuales sensiblemente más bajos para un coche usado que para uno nuevo.

De todos modos, hay canales, como el rent-a-car, donde estos productos usados tienen mucha vida y estoy convencido de que los operadores de renting verán tarde o temprano este nicho de mercado y apostarán por ello. Lo considero necesario y estoy convencido de que se desarrollará en un futuro bastante inmediato.

Raúl del Hoyo