Tres millones de conductores reconocen ser altamente agresivos al volante

Fundación Línea Directa: la agresividad y los accidentes de trafico

Francisco Valencia, director general de la Fundación Línea Directa, ha presentado un interesantísimo informe que titula “Influencia de la agresividad en los accidentes de tráfico”, un tema que, prácticamente, no se había difundido nunca para conocimiento del público en general.

Las revelaciones que hace son verdaderamente asombrosas. ¿Sabía usted, por ejemplo, que 2,6 millones de conductores admiten que se han peleado o estarían dispuestos a hacerlo por una riña de tráfico? ¿Y que alrededor de 3,2 millones reconocen haber retado a otro conductor a salir del coche para solventar sus diferencias?


Además, casi tres millones de automovilistas (el 10,9% del censo de conductores) reconocen ser altamente agresivos cuando se ponen al volante, ejerciendo esa agresividad mediante expresiones verbales (insultos o gritos), expresiones físicas (realizar gestos ofensivos, como “peinetas” o agresiones) o hacer maniobras, usando el propio vehículo, para bloquear o intimidar a otros coches.

Otra conclusión del informe es que 105.000 conductores son “violentos viales” que reconocen haber sido los culpables directos de accidentes de tráfico causados por su conducta altamente agresiva al volante, tales como adelantar para intimidar a otros conductores, circular en zigzag o acosar al coche de delante.

La agresividad al volante no es sólo una falta de educación: mantener actitudes provocadoras al conducir multiplican por 10 el riesgo de sufrir un accidente con víctimas y por 30 el riesgo de sufrir un siniestro con heridos graves. De hecho, en los últimos 5 años, casi 300.000 conductores muy agresivos reconocen que se vieron implicados en accidentes con víctimas.

Perfil del conductor agresivo

Sobre el perfil de conductor agresivo accidentado, el estudio dice que se trata de un hombre joven, de unos 32 años, con pareja, estudios medios y que circula principalmente por ciudad, reaccionando con mucha más agresividad contra las mujeres y los conductores noveles.


Por comunidades, murcianos y riojanos admiten ser los más agresivos conduciendo, mientras que gallegos y extremeños se ven a sí mismos como los más tolerantes. Por su parte, los madrileños (51%) y los catalanes (12%) son vistos por los demás como los más agresivos cuando se ponen al volante.

Según Francisco Valencia, “debemos acabar con la agresividad al volante, no sólo por una obvia cuestión de civismo sino, sobre todo, porque la irascibilidad es una mala compañera de viaje que, cada año, está presente en miles de accidentes en España. Por eso, en una época del año especialmente sensible, en la que la DGT prevé más de 90 millones de desplazamientos, debemos ser conscientes de que ninguna maniobra y ningún atasco debe comprometer nuestra seguridad y la de los que nos rodean”.

El informe se basa en una encuesta realizada a 1.700 conductores de toda la geografía nacional, de la que se ha extraído unos parámetros de conducción agresiva construidos de forma estadística, agrupando a los conductores en tres grupos, con alta, media o baja agresividad. Esos resultados se han aplicado al censo oficial de conductores y a los datos oficiales de la DGT, que incluyen 464.322 accidentes con víctimas acaecidos entre 2012 y 2016, en los que se vieron implicados 788.925 conductores.

Raúl del Hoyo