Es el 50% más barato que la gasolina y el 30% que el diésel

El gas natural y el automóvil

Dos son las ventajas del gas sobre la gasolina: por un lado, reduce las emisiones frente a la gasolina y el gasóleo y, por otro, el tema económico, ya que sale hasta el 40% más barato circular con un automóvil a gas que con un diésel. Pero también hay problemas, como es la falta de infraestructura de repostaje adecuado, sobre todo en España, todavía bastante en sus inicios.


Los combustibles más utilizados para el funcionamiento de los motores de los automóviles son algunos productos derivados del petróleo y del gas natural, como la gasolina, el gasóleo, el gas licuado del petróleo (GLP), el gas natural vehicular (GNV) o el gas natural comprimido (GNC).

Además de las ventajas comentadas anteriormente, dos son, también, los tipos de gas más usados por los automovilistas: el gas licuado del petróleo (GLP) o Autogás, que es una mezcla de propano y butano, en una proporción mínima del 20% de propano y máxima del 80% de butano, y el gas natural vehicular (GNV), idéntico al utilizado para el hogar, aunque comprimido hasta los 3.000 PSI.

MÁS DE 1.100 MATRICULADOS

Según datos facilitados por la Asociación Ibérica del Gas Natural, Gasnam, más de 1.100 vehículos que utilizan gas natural como combustible se matricularon en España en 2016 y, actualmente, el parque total asciende ya a 6.100 unidades, la mayor parte de ellos pesados y de utilización intensiva.

El uso de gas natural como combustible para esta flota hace que se dejen de consumir actualmente más de 142.000 toneladas de diésel, a lo que se une el fuerte incremento que se ha producido en las ventas de vehículos de gas natural, siendo del 133% en 2106 con respecto al año anterior. Este escenario demuestra como el gas natural en automoción es el primer combustible alternativo utilizado en España.


Los vehículos de “emisiones cero” son aquellos que cumplen la Euro VIU y que utilizan GNC/GNL como combustible. En estos vehículos, las emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2) son prácticamente nulas. Las partículas (PM) suponen una reducción del 96% sobre los límites permitidos por la normativa europea. Además, estos elementos, que son los que más afectan la salud, están considerados como los principales responsables de la baja calidad del aire en las ciudades.

Ante esta realidad, el gas natural se ha convertido en la alternativa real y económica al diésel tradicional, suponiendo un ahorro por kilómetro recorrido del 30% respecto al diésel y del 50% respecto a la gasolina.

Por todo ello, el GNC es el combustible urbano recomendado para turismos, taxis y vehículos comerciales ligeros, así como los pesados urbanos. Los distintos fabricantes ya ofertan en Europa una gran variedad -9 marcas y 24 modelos- de turismos y vehículos comerciales ligeros.


PLAN MOVEA

Para fomentar la compra de este tipo de vehículos entre la población, en 2016 se creó el plan de impulso a la Movilidad con Vehículos de Energías Alternativas (MOVEA), que ya va por su segunda edición. Dotado con 16,6 millones de euros, de los cuales 12 corresponden a movilidad eléctrica, establece ayudas de hasta 5.500 euros a aquellas personas que se quieran comprar un turismo eléctrico o un híbrido enchufable, de 3.000 euros a los movidos por gas natural y de 1.000 euros a los de Autogás.

Raúl del Hoyo