Las empresas españolas apuestan por el renting y las flotas limpias

Según el Observatorio del Vehículo de Empresa 2018

El 70% de las empresas españolas apuestan claramente por incorporar a sus flotas vehículos con bajas emisiones de CO2, situándolas a la cabeza de Europa en concienciación medioambiental, según se deduce del Estudio de Tendencias de Movilidad Corporativa, publicado por el Observatorio del Vehículo de Empresa, en el que también se desvela que el renting triunfa más en España que en el resto de Europa.

Así lo indica el 14º Estudio de Tendencias de Movilidad Corporativa, publicado en 12 países de Europa por el Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO), promovido por Arval, compañía de movilidad del Grupo BNP Paribas. El barómetro, parte del estudio que analiza el sector a través de 4.000 entrevistas a gerentes de flotas de compañías de todo tipo y tamaño, señala entre sus conclusiones más relevantes que el 70% de las empresas españolas tiene en cuenta las emisiones de CO2 en sus flotas de automóviles, lo que demuestra su gran concienciación medioambiental. Un porcentaje que sitúa a nuestro país a la cabeza de Europa, donde la media es del 59%. Asimismo, con la puesta en marcha del nuevo ciclo de homologación de vehículos WTLP, el 44% de los gestores de flotas europeos ya han implementado, o planean implementar, cambios en sus políticas de vehículos de empresa.

El porcentaje de empresas españolas que creen que sus flotas crecerán en los próximos tres años (el 14%, cuatro puntos más que en 2017 y en línea con el resto de Europa) es más del doble de las que opinan que disminuirán, tendencia que está más clara entre las grandes y medianas corporaciones (31% frente al 24% del año anterior). Entre las pymes, aunque el porcentaje crece respecto al ejercicio anterior, sólo el 10% prevé aumentar y el 4% estima que deberá reducirla. En el resto de Europa, el 24% de las grandes compañías, el 1% más que en 2017, prevé aumentar flota, porcentaje que llega al 15% entre las pymes.

Como modelo de financiación de las flotas, el renting repite como la preferida por las empresas españolas y supone el 41% de todas las operaciones, cuatro puntos por encima del año anterior que incrementan la distancia con la compra directa (33%) y el leasing (19%). En Europa, la opción preferida es la compra (39%), seguida del renting (28%) y el leasing (26%). Discriminando exclusivamente a la parte de flotas, el 66% de los vehículos se financian mediante renting en España, lo que hace del nuestro, el país europeo con mayor penetración del renting en las flotas (la media europea es del 44%).

Crecerán híbridos y eléctricos

Por lo que se refiere a híbridos y eléctricos, el barómetro vaticina una aceleración en los tres próximos años. Así, el 76% de las grandes empresas españolas consideran, o han considerado incorporar a sus flotas este tipo de vehículos (tres puntos más que en Europa), porcentaje que se reduce al 41% en la mediana empresa (el 47% en Europa) y al 22% en la pequeña (el 33% en Europa). En otras opciones de movilidad, estamos por debajo de la media europea y la principal alternativa es compartir vehículo con otras firmas, opción contemplada por el 19% de las empresas y utilizada por el 15%. El 18% de las compañías nacionales comparte conductor y el 22% valora hacerlo, cifras también por debajo del resto de países analizados. Casi un tercio de las firmas españolas ya utiliza o valora aceptar otras alternativas al coche de empresa en el próximo trienio, cinco puntos porcentuales menos que la media comunitaria. En Europa, el 37% de las empresas ya están utilizando, o considerarán, el uso compartido de automóviles en los próximos tres años. Por el contrario, el porcentaje de empresas dispuestas a renunciar a la totalidad o parte de los automóviles de su compañía para compartir coche y viaje es aún baja, con un promedio del 9%.

En cuanto a la telemática para la gestión de flotas, su uso está más extendido en España que en el resto de Europa. El 42% de las firmas con más de medio millar de empleados utiliza dispositivos telemáticos en sus flotas (+12% sobre la media europea), porcentaje que baja al 32% (+6%) entre las que tienen de 100 a 499 trabajadores y que se reduce drásticamente en las pymes, donde su utilización decae respecto al resto de socios comunitarios. El estudio desvela que conocer la ubicación exacta de los vehículos es la principal razón por la que las flotas españolas utilizan los dispositivos telemáticos (61%), seguido de la mejora de la seguridad para los conductores (59%), la reducción de costes (50%) y la optimización de los trayectos (50%), además de para mejorar el comportamiento de los conductores (45%). En este sentido, apenas diferimos del resto de Europa.


Crecimiento hasta 2019

El estudio del CVO sobre el mercado automovilístico y sus tendencias augura que este año se superarán las 1,5 millones de unidades, tendencia alcista que se mantendrá en los próximos ejercicios, hasta que en 2019 se llegue a su punto de inflexión, momento en el que se iniciará una ligera ralentización de dos años. La falta de estímulos a la compra lastrará el canal particular, que apenas crecerá hasta las 765.282 unidades en 2019 y entrará en recesión en 2020, mientras que las flotas de empresa mantendrán el crecimiento en los próximos dos años, tras superar el medio millón de matriculaciones en 2018. Al contrario que el resto de canales, el renting crecerá el 15,5% en turismos este año y, aunque ralentice su crecimiento, rozará las 171.000 matriculaciones en 2020.

Respecto a vehículo de ocasión, el estudio muestra que los turismos de más de 10 años representaron el 59,5% de las ventas, el 3% más que en 2016, lo que vuelve a elevar la antigüedad del parque. Por el contrario, los de menos de 5 años registraron un avance sostenido y, probablemente, superará el 28% de las ventas al final de este ejercicio, gracias, en parte, a las automatriculaciones de los concesionarios. En los próximos años, esta bipolaridad se mantendrá.

Analizadas las cifras, el ratio anual del VO frente al VN (vehículo nuevo) en turismos creció el 2,9% en 2017, con lo que rompió la tendencia descendente iniciada en 2013, aunque se mantiene el ratio de 1,6 vehículos de ocasión por cada nuevo matriculado.

En cuanto a los combustibles, el diésel perdió el 6,4% de cuota de mercado en 2017, mientras que los gasolina aumentaron del 14,8% al 19,6%, alcanzando las 92.273 unidades matriculadas. Este incremento ha elevado hasta 115 g/km las emisiones de CO2 en 2017, casi el 1% más que en 2016. Los vehículos de renting se mantuvieron por debajo de la media, 110 g/km, y el canal de empresa en 113 g/km.

Juan Luis Franco