ALD Automotive adquiere Reflex, compañía de renting flexible de vehículos

Seguridad vial, combustibles alternativos y postventa, retos del renting en Latinoamérica

ALD Automotive ha firmado un acuerdo para la adquisición de Reflex y refuerza su estrategia de crecimiento para brindar valor añadido en sus servicios de movilidad entre sus clientes. Por otro lado, en el III Encuentro LATAM, ALD ha analizado la seguridad del vehículo, la apuesta por las nuevas tecnologías y por los combustibles alternativos y el servicio de posventa en Latioamérica

ALD Automotive ha firmado un acuerdo para adquirir Reflex, compañía independiente de renting flexible de vehículos en el mercado español, y consolidar su oferta de servicios de renting en España, incrementando la disponibilidad de flota con 2.000 vehículos. De esta forma, aumenta el alcance comercial de sus soluciones para pymes y autónomos que, en la actualidad, gestiona una flota de 4.000 vehículos en régimen de renting flexible. La compra supone, según Mike Masterson, CEO de ALD Automotive, mantenerse en la “línea estratégica de negocio para incrementar y optimizar nuestros servicios y posicionarnos líderes en el mercado”. Por su parte, Pablo Martínez, CEO de Reflex, ha mostrado su satisfacción por unirse al Grupo ALD y ha asegurado que “se trata de un paso clave para el desarrollo de Reflex, ya que la combinación entre las características únicas del renting flexible que ofrece Reflex y el alcance comercial y la oferta de productos y servicios de ALD va a potenciar el crecimiento del grupo empresarial”.


Encuentro LATAM

Por otra parte, ALD Automotive reunió a directivos de la compañía en España y Latinoamérica con marcas y proveedores para analizar los retos a los que se enfrenta la industria de la automoción en la región de Latinomérica. La seguridad del vehículo, la apuesta por las nuevas tecnologías y por los combustibles alternativos y el servicio de posventa en el sector fueron los ejes centrales de este III Encuentro LATAM. Sobre el primero, los expertos señalaron la seguridad vial como uno de los ejes transversales a los que las empresas tienen que enfrentarse en Latinoamérica y que impacta directamente sobre su productividad. En este sentido, Pedro Malla, director general de ALD Automotive en España, matizó que “más allá de hacer negocio, queremos hacer las cosas bien en la región para equiparar el sector del renting en Latinoamérica con Europa, por eso apostamos por el desarrollo de la seguridad en el continente y trabajamos para adecuarnos a ese mercado”. Esta declaración coincide con la del resto de participantes, que ven la necesidad de importar de Europa a Latinoamérica políticas exitosas de seguridad vial a través de planes de formación para conductores en las empresas. Jesús Catalán, director de productos de Willis Tower Watson, destacó la importancia de “dotar al conductor de buenas herramientas y de tecnologías para su formación y concienciación, como la telemetría que, con un feedback constante, incide en la forma de conducir de los usuarios”. La misma línea siguió Fructuoso González, director de flotas de Prosegur, para quien integrar la seguridad vial en la cultura preventiva de la empresa “es una inversión que al final revierte en las propias compañías, pues la reducción de costes operativos supone un retorno rápido y eficaz de la reducción de la siniestralidad”. Ante esta situación, Jorge Ortega, responsable del programa de seguridad vial en Fundación Mapfre, instó a las Administraciones a aumentar las inversiones en infraestructuras y a endurecer las normativas de tráfico, y recordó a las marcas que “la inversión en seguridad y tecnología debe ser universal”, porque, como incidió Agustín Alarcón, Global IoT Product Manager de Telefónica, “en la región hay muchas carencias, no puede ser que el mismo modelo de coche en Europa, al otro lado del Atlántico ,carezca de airbag, ABS, dirección asistida, etc.”.


Mantenimientos más altos

Clima, altitud, tipo de infraestructuras y combustible provocan unos niveles de desgaste excesivamente altos en las flotas latinoamericanas, lo que supone mayores costes de mantenimiento de los vehículos que en Europa y mayor impacto en la operatividad de los clientes. Por ello, la posventa especializada en empresas en la región debe postularse como uno de los ejes más importantes del sector. Como afirmó Miguel Ángel Gavilanes, director regional de Bosch Services, “el mercado del recambio tiene que ser atractivo, seguro, eficiente y económico”.

Otro de los temas más interesantes fue el de la diferencia de carburantes utilizados en Latinoamérica y Europa, si bien la progresiva desaparición del gasóleo en el Viejo Continente para cumplir con las políticas medioambientales es un problema que no afecta a Latinoamérica, ya que, como manifestó Julio Trenas, director general del Grupo Bergé Perú, la región es inmune a esta problemática, “pues la calidad de este combustible, que en estos países lleva muchos aditivos, junto a la falta de disponibilidad del carburante, hace que apenas exista un parque automovilistico diésel importante”.

En la parte negativa, los asistentes coincidieron en destacar la ausencia de vehículos eléctricos o híbridos en los parques latinoamericanos que, como explicaron los Key Account Manager de PSA y Renault, Christine Soares y Héctor Magaña, respectivamente, se debe a la falta de recursos para políticas medioambientales. “Este tipo de vehículos es muy caro, porque no existen incentivos a la compra como en Europa; no obstante y, aunque no hay una apuesta clara, la conciencia está cambiando, está dejando de ser una moda para empezar a ser una opción”, apuntaron ambas marcas.

Juan Luis Franco